Una molécula de acción vasodilatadora consigue resultados positivos en un modelo experimental de EPOC

Se trata de un modelo por exposición a humo, creado por el CIBERES en el que un fármaco estimulador de la enzima sGC ha conseguido mejorar la hipertensión pulmonar y el enfisema.

Investigadores del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES), el Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer y el Hospital Clínic de Barcelona han ensayado una terapia basada en un fármaco estimulador de la síntesis de GMP cíclico, una molécula de acción vasodilatadora, en un modelo experimental de EPOC por exposición a humo de cigarrillo.

Se trataba de modelo animal expuesto al humo de cigarrillo, que desarrolla cambios funcionales y anatómicos similares a los que presentan los pacientes con EPOC. Los resultados en este estudio preclínico han mostrado que esta terapia, que promueve de la enzima sGC, podría frenar la progresión y eventualmente revertir la enfermedad.

En concreto, tal y como se ha publicado en  la revista American Journal of Physiology – Lung Cellular and Molecular Physiology, este fármaco estimulador de la enzima sGC mejoraría la hipertensión pulmonar y el enfisema.

Como resumía  el investigador del  CIBERES Víctor I. Peinado, “hemos administrado un fármaco capaz de reducir el enfisema y de mejorar la hipertensión pulmonar en cobayas que llevaban un tiempo expuestos al humo de tabaco y que habían desarrollado las alteraciones características de la EPOC”. Al mismo tiempo, “hemos revelado algunas de las vías moleculares que se encontraban alteradas por la exposición al humo de cigarrillo y hemos visto que se normalizaban tras la administración del fármaco”.

De esta forma, estos resultados experimentales abren la puerta a la realización de estudios en pacientes con EPOC con esta nueva aproximación farmacológica, que ya se está empleando en otras formas de hipertensión pulmonar.

Así, Joan Albert Barberà, del Servicio de Neumología del Hospital Clínic-IDIBAPS de Barcelona, explicaba que “este tipo de fármaco se emplea actualmente para tratar algunas formas de hipertensión pulmonar. Ahora vemos que además mejoran el enfisema pulmonar y reducen la inflamación, lo que sugiere la activación simultánea de varios mecanismos que podrían revertir los cambios pulmonares que se producen en la EPOC, abriendo nuevas vías potenciales para el tratamiento de la enfermedad”.

Cabe recordar que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por la obstrucción persistente del flujo aéreo, asociada a una respuesta inflamatoria aumentada a partículas nocivas, principalmente el humo de cigarrillo. La EPOC se debe a la obstrucción de las vías aéreas de pequeño calibre y al enfisema pulmonar. Hasta la fecha, no se dispone de una terapia que pueda prevenir o revertir la progresión de la EPOC. Actualmente, sólo se pueden aliviar los síntomas para mejorar la calidad de vida de los pacientes con fármacos broncodilatadores.

Fuente Original: MedicoInteractivo