«El tabaco debería costar el triple para evitar nuevos fumadores» Entrevista Dr. Pedro Marcos Rodríguez

Dr. Pedro Marcos Rodríguez

El neumólogo del Chuac, premiado por sus colegas españoles por un estudio sobre el tratamiento de la EPOC

Pedro Marcos Rodríguez (Salamanca, 1977) es neumólogo, subdirector de Procesos Asistenciales del área sanitaria de A Coruña y presidente de la Sociedade Galega de Neumoloxía. En el congreso nacional de la especialidad que se celebra en Mallorca, recibirá un premio por su investigación sobre el tratamiento de la EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica directamente relacionada con los cigarrillos.

-Sentencie, por favor, sobre la adicción.

-Dejar el tabaco te va a mejorar la vida en todos los aspectos. Ahora vivimos más, es verdad, pero se trata de vivir más y mejor. El tabaco es la primera causa de mortalidad y morbilidad evitable. Todas las medidas que tomemos van a ser pocas. En una sociedad como la nuestra, que se considera evolucionada, no vale ir a mínimos, hay que ir máximos.

-¿Qué medidas echa en falta?

-Hay que ser más restrictivos en las prohibiciones antitabaco, por ejemplo en las zonas públicas al aire libre, como jardines y playas. Y aumentar muchísimo el precio. Y después tomar medidas drásticas frente a sistemas como los cigarrillos electrónicos o, ahora, los combustionadores.

-¿Subir el precio? ¿Cuánto?

El tabaco debería costar el triple de lo que vale ahora para evitar nuevos fumadores. La clave es frenar nuevas adicciones y el contacto con el tabaco se inicia en la adolescencia. Se ha visto en otros países que funciona.

-Al margen de su relación con el cáncer, está la EPOC.

-El tabaco es la principal causa de mortalidad por cáncer de pulmón, está relacionado con otros cánceres, y es la causa de la EPOC. El problema de esta enfermedad es que no te mata de repente, pero te condiciona la vida. Muchos no se dan cuenta de o sí, pero por culpabilidad, no van al médico porque ‘cómo no me voy a fatigar o tener tos si fumo’. Hay mucho infradiagnóstico y cuando lo detectamos, ya suele estar muy avanzada.

-¿Hasta qué punto?

Se calcula que afecta al 10,2 % de la población de 40 a 80 años, y que el infradiagnóstico alcanza al 70 %. A menudo su primer síntoma ya es un ingreso por insuficiencia respiratoria severa.

-¿El remedio es dejar de fumar?

-Eso es innegociable. Pero hay un porcentaje muy alto que cuando nos llega ya lo ha dejado, pero el daño está ahí y con el paso de los años… Los pulmones van teniendo sus arrugas.

-Ha investigado sobre cambios en el tratamiento.

-Clásicamente, cuando ingresa un paciente con deterioro agudo e insuficiencia respiratoria se le administran dosis altas de corticoides durante estancias largas. Hemos analizado la aplicación de dosis más bajas y durante menos días, con lo que se logran los mismos resultados.

«Al igual que en cirugía, hay medicina mínimamente invasiva»

El estudio premiado por la Sociedad Española de Neumología incluyó a 158 pacientes del Chuac, de 69,8 años de edad media.

-¿Qué ventajas ofrece este tratamiento «reducido»?

-Para el enfermo, menos tiempo de ingreso, que pasó de 11,1 días a 6,1, y sobre todo reducir los efectos secundarios de los corticoides: diabetes, infecciones, cuadros de delirio, osteoporosis, trombosis… Y desde el punto de vista de la gestión es importante, porque se liberan camas para otros pacientes. Estamos también haciendo un estudio fármaco-económico sobre el tema, aunque los corticoides son unos fármacos muy baratos. Al final, lo importante, es reducir el impacto sobre el enfermo. Al igual que existe cirugía mínimamente invasiva, esto es medicina mínimamente invasiva.

-¿Se está aplicando?

-Pese a que las guías clínicas ya lo recomendaban, cuando empezamos el estudio, vimos que apenas se aplicaba en el 5 % de los casos. El tratamiento convencional funcionaba y lo importante era salvarle la vida al paciente. Ahora, estamos haciendo un estudio con 20 hospitales de toda España, pero ya hemos visto, por ejemplo, que en Urgencias, que era donde se le daba el 80 % de la dosis en las primeras 24 horas, se ha reducido en un 70 %.

Autora: R. DOMÍNGUEZ

Fuente Original: laVozdeGalicia