Solo un 15% de los pacientes con EPOC utilizan correctamente el inhalador

Broncodilatadores

De hecho, más de dos tercios de las personas que tienen EPOC cometen “al menos un error” al usar su dispositivo. El éxito de las terapias inhaladas radica en la administración eficiente del fármaco

¿Qué ocurre con los pacientes de EPOC que no son capaces de generar el flujo inspiratorio necesario que requiere el dispositivo para su uso correcto?

Es determinante en la consulta a la hora de elegir el dispositivo más adecuado para cada paciente, ya que permitirá garantizar una correcta adherencia terapéutica.

Recomendaciones de uso de los dispositivos

Según la guía Estrategia GOLD 2019, se recomienda considerar un cambio de dispositivo en los pacientes si no hay mejoría de síntomas o exacerbaciones durante el tratamiento farmacológico. En este sentido, Núria Sánchez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del CAP Comte Borrell, reconoce que “en consulta, muchas veces detectamos que la barrera es no tener el dispositivo inhalador adecuado. Cuando diagnosticas a un paciente, lo que buscas es que el tratamiento sea el adecuado y que actúe rápido para que mejore su disnea, pero si el dispositivo no se adapta a su capacidad inspiratoria o de fácil manejo, luego el tratamiento no será efectivo”.

La guía también hace hincapié en la importancia de la educación y la formación en la técnica de uso del inhalador. Por eso, la labor de enfermería es fundamental. En opinión de Isabel Portela, enfermera de trastornos respiratorios del sueño del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, “debemos ser constantes y aprovechar cada vez que tengamos contacto con el paciente con EPOC para comprobar si sabe utilizar bien el dispositivo que le han pautado y si con el paso del tiempo es el que más se ajusta a su situación actual. Siempre hay que hacer hincapié en comprobar que sabe utilizarlo bien, que no tiene ninguna duda y, sobre todo, que nos perciba como una fuente de información para consultarnos siempre que lo necesite”.

Finalmente, se recomienda que la técnica de uso del inhalador se evalúe regularmente, por lo que el último eslabón en la cadena del tratamiento, la farmacia, es el espacio perfecto para ello. En consonancia con ello, Virtudes Roig, farmacéutica, señala que “el farmacéutico juega un papel fundamental en favorecer la adherencia al tratamiento. En un primer momento, cuando el paciente es diagnosticado, desde la farmacia podemos reforzar la información que le ha dado el médico o enfermería. En posteriores contactos con el paciente, como cuando viene a la farmacia a retirar su inhalador, debemos comprobar que sabe utilizarlo correctamente siempre de manera activa”.

En muchas ocasiones, los pacientes no identifican un empeoramiento de los síntomas, por lo que se recomienda que consulten con su médico. Por eso, Consuelo, paciente de EPOC y miembro de la APEAS, animar a otros pacientes a tener una buena actitud ante la enfermedad y, sobre todo, a que sean conscientes de que hay que seguir las pautas que les recomienda el médico y no resignarse ante la enfermedad.

La EPOC afecta a un 10,2 por ciento de la población española comprendida entre los 40 y 80 años. Según ha manifestado Holger J. Gellermann, director médico de Boehringer Ingelheim España, “no olvidemos que la EPOC puede convertirse en la tercera causa de muerte en el mundo en 2030, por lo que además de sensibilizar sobre la enfermedad, esta campaña de concienciación pone de manifiesto la importancia de poner en valor la adhesión al tratamiento y elevar que, si los pacientes no pueden desempeñar su día a día con normalidad, esto debe ser un parámetro que requiere atención.

Fuente Original: MedicoInteractivo

Más Información. Dispositivos de terapia inhalada en la EPOC