Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España - Última actualización 03/2021

La opinión de La Opinión de: FERNANDO GONZÁLEZ-TORRALBA Facultativo especialista de área. Servicio de Neumología. Hospital Universitario del Tajo. Aranjuez (Madrid).

La broncodilatación dual (LABA/LAMA) frente a la terapia combinada (LABA/CI) en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

El tratamiento de la EPOC. Broncodilatación Dual

El tratamiento del paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en fase estable está sufriendo un cambio de paradigma en los últimos tiempos.

Las nuevas evidencias demostradas respecto a la superioridad de la broncodilatación dual en combinación fija (LABA: long acting beta2 agonist/LAMA: long acting muscarinic antagonist) comparada con la de LABA/CI en determinados grupos de pacientes ha desplazado el uso de corticoides inhalados (CI) a fenotipos concretos.

La piedra angular del tratamiento del paciente con EPOC estable son los broncodilatadores de larga duración (BDLD)1. Combinar dos BDLD con diferente mecanismo de acción farmacológica (LAMA + LABA) aumenta la eficacia de la broncodilatación sin incrementar los efectos secundarios, respecto a aumentar la dosis de un solo broncodilatador2.

Actualmente, según la guía GesEPOC, solo se beneficiarán de tratamiento con combinaciones fijas de LABA/CI aquellos pacientes con un volumen espiratorio máximo en el primer segundo (FEV1) < 60 % con exacerbaciones frecuentes (dos o más en el año previo) o los pacientes con fenotipo mixto EPOC-asma, independientemente del nivel de gravedad3.

Del mismo modo, en la actualización 2015 del documento GOLD no se recomienda el tratamiento con CI en los grupos A y B (pacientes con un FEV1 > 50 %, con 0-1 exacerbaciones en el año previo, sintomáticos o no). Sin embargo, en la práctica clínica real y en todos los niveles asistenciales, existe una prescripción no adecuada de CI que difiere de las recomendaciones actuales de las guías4,5.

Este hecho es aún más importante si tenemos en cuenta los efectos secundarios ya demostrados de los CI: disfonía, candidiasis orofaríngea, neumonía, infecciones por micobacterias u osteoporosis, entre otros6,7.

La base del tratamiento del fenotipo no agudizador, según GesEPOC, son los BDLD, inicialmente en monoterapia. Los resultados del estudio ILLUMINATE8 avalan la recomendación de GesEPOC de asociar BDLD con diferente mecanismo de acción farmacológica sin CI en pacientes con fenotipo no agudizador como segundo escalón de tratamiento.

La broncodilatación dual con la combinación fija LABA/LAMA ha demostrado beneficios frente a LABA/CI en los pacientes con EPOC y fenotipo no exacerbador (0-1 exacerbaciones en el año previo). Estos beneficios han sido avalados por los resultados de múltiples estudios con las diferentes combinaciones de dosis fija LABA/LAMA ya comercializadas o en desarrollo.

Combinación de dosis fija de indacaterol y glicopirronio

El primer estudio publicado en el que se comparaba la combinación fija de LABA/LAMA frente a LABA/CI fue el ILLUMINATE8.

La broncodilatación dual de indacaterol (IND)/glicopirronio (GLI) demostró superioridad significativa en función pulmonar (FEV1, capacidad vital forzada), mejoría de la disnea y disminución del uso de la medicación de rescate frente a salmeterol/fluticasona (SFC) (fig. 1), en pacientes con EPOC moderada-grave
(80 % > FEV1 ≥ 30 %) sin ninguna exacerbación en el año previo.

Los resultados en mejoría de la calidad de vida fueron clínicamente significativos en ambos grupos de tratamiento sin que se objetivara diferencia entre ambos.

Una tercera parte de los pacientes incluidos en ambos grupos recibía tratamiento continuado con CI antes de su inclusión (a pesar de no estar indicados en el fenotipo no agudizador). Debido al diseño del estudio, a los pacientes del brazo de tratamiento con IND/GLI que tomaban previamente de forma crónica CI se les interrumpió este tratamiento.

A pesar de esta retirada de los CI, no se observaron diferencias en el número de agudizaciones entre ambos grupos, lo que apoya la recomendación de GesEPOC de no administrar CI en pacientes con fenotipo no agudizador y también sugiere que la retirada de los CI en pacientes en los que no están indicados, cuando se sustituyen por IND/GLI en combinación de dosis fija, es segura y no resulta un riesgo aumentado de exacerbaciones.

Posteriormente, en el estudio LANTERN9 la combinación de IND/GLI proporcionó de nuevo superioridad significativa en función pulmonar (FEV1 valle) y redujo significativamente la tasa anual de exacerbaciones moderadas o graves frente a SFC en un 31 % en pacientes con EPOC moderada-grave (80% > FEV1 ≥ 30%) y con 0 o 1 exacerbación moderada-grave en el año previo.

Combinación de dosis fija de vilanterol y umeclidinio

La combinación de vilanterol (VI)/umeclidinio (UMEC)10 ha demostrado un incremento significativo de la función pulmonar (FEV1 valle y medio) frente a SFC en pacientes con EPOC moderada- grave (80 % > FEV1 ≥ 30 %), sin exacerbaciones en el año previo (0 exacerbaciones) y sintomáticos (mMRC ≥ 2).

Tanto UMEC/VI como SFC demos- traron mejoría clínicamente significativa en disnea y calidad de vida, pero sin diferencias entre ambos tratamientos.

Combinación de dosis fija de formoterol y aclidinio

La combinación de dosis fija de formoterol (FORM)/aclidinio (ACL)11 ha demostrado incremento significativo en función pulmonar (FEV1 pico) comparada con SFC en pacientes con EPOC no exacerbadores y sintomáticos (CAT ≥ 10).

Los beneficios objetivados en control de síntomas y reducción del riesgo de exacerbaciones fueron similares en ambos grupos de tratamiento.

Conclusiones broncodilatación dual

La evidencia científica existente en la actualidad demuestra la superioridad de la broncodilatación dual LABA/LAMA frente a LABA/CI en el paciente con EPOC y fenotipo no exacerbador (60 % de la población con EPOC en España).

Asimismo, esta evidencia refuerza el concepto de que no existe riesgo significativo de exacerbación debido a la retirada de CI en esta población concreta.

Por tanto, deberíamos evaluar la retirada de CI en aquellos pacientes con EPOC no exacerbadores sin fenotipo mixto EPOC-asma y elegir el tratamiento correcto para cada paciente concreto.

Bibliografía

1.  Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica sobre Atención Integral al paciente con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Desde la Atención Primaria a la Especializada. Barcelona: Sociedad Española de Medicina de Familia (semFYC) y Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR); 2010. Disponible en: http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_468_EPOC_ AP_AE.pdf

2. Guía de práctica clínica para el diagnóstico y trata- miento de pacientes con enfermedad pulmonar obs- tructiva crónica (EPOC)-Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Arch Bronconeumol. 2012;48(Supl 1): 2-58.

3. Miravitlles M, Murio C, Guerrero T, Gisbert R. Costs of chronic bronchitis and COPD: a 1-year follow-up study. Chest. 2003;123(3):784-91.

4. Miravitlles M, Soriano JB, García-Río F, Muñoz L, Duran-Taulería E, Sánchez G, et al. Prevalence of COPD in Spain: Impact of undiagnosed COPD on quality of life and daily life activities. Thorax. 2009;64: 863-8.

5. Llordés M, Jaén A, Almagro P, Heredia JL, Morera J, Soriano JB, et al. Prevalence, Risk Factors and Diagnostic Accuracy of COPD Among Smokers in Primary Care. COPD. 2015;12(4):404-12.

6. Castillo D, Burgos F, Guayta R, Giner J, Lozano P, Estrada M, et al. Airflow obstruction case finding incommunity-pharmacies: a novel strategy to reduce COPD underdiagnosis. Respir Med. 2015;109(4): 475-82.

7. Soriano JB, Ancochea J, Miravitlles M, García-Río F, Duran-Tauleria E, Muñoz L, et al. Recent trends in COPD prevalence in Spain: a repeated cross-sectional survey 1997-2007. Eur Respir J. 2010;36(4):758-65.

8. López-Campos JL, Tan W, Soriano JB. Global burden of COPD. Respirology. 2016;21(1):14-23.

9. Jones RCM, Price D, Ryan D, Sims EJ, von Ziegen- weidt J, Mascarenhas L, et al. Opportunities to diagnose chronic obstructive pulmonary disease in routine care in the UK: a retrospective study of a clinical cohort. Lancet Respir Med. 2014;2(4):267-76.

10. Miravitlles M, Fernández I, Guerrero T, Murio C. [Development and results of a screening program for COPD in primary care. The PADOC Project (Program for the Increase in the Diagnosis of COPD in Primary Care]. Arch Bronconeumol. 2000;36(9):500-5.

11. Tinkelman DG, Price D, Nordyke RJ, Halbert RJ. COPD screening efforts in primary care: what is the yield? Prim Care Respir J. 2007;16(1):41-8.

12. Ancochea J, Miravitlles M, García-Río F, Muñoz L, Sánchez G, Sobradillo V, et al. Infradiagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en mujeres: cuantificación del problema, determinantes y propues- tas de acción. Arch Bronconeumol. 2013;49:223-9.

13. Jiménez-Ruiz C, Solano-Reina S, Signes-Costa J, Higes-Martínez E, Granda-Orive J, Lorza-Balsco J, et al. Budgetary impact analysis on funding smoking-cessation drugs in patients with COPD in Spain. Int J Chron Obstruct Pulmon Dis. 2015;10:2027-36.

14. García-Río F, Calle M, Burgos F, Casan P, del Campo F, Galdiz JB, et al. Espirometría. Arch Bronconeumol. 2013;49(9):388-401.

15. Cerveri I, Corsico AG, Accordini S, Niniano R, Ansaldo E, Antó JM, et al. Underestimation of airflow obstruction among young adults using FEV1/FVC <70% as a fixed cut-off: a longitudinal evaluation of clinical and functional outcomes. Thorax. 2008;63(12): 1040-5. 16. Naberan K, de la Roza C, Lamban M, Gobartt E, Martín A, Miravitlles M. Utilización de la espirometría en el diagnóstico y tratamiento de la EPOC en atención primaria. Arch Bronconeumol. 2006;42:638-44.

17. Monteagudo M, Rodríguez-Blanco T, Parcet J, Peñalver N, Rubio C, Ferrer M, et al. Variabilidad en la realización de la espirometría y sus consecuencias en el trata-
miento de la EPOC en Atención Primaria. Arch Bron- coneumol. 2011;47:226-33.

18. Salas T, Rubies C, Gallego C, Muñoz P, Burgos F, Escarrabill J. Requerimientos técnicos de los espirómetros en la estrategia para garantizar el acceso a una espi- rometría de calidad. Arch Bronconeumol. 2011;47(9): 466-9.

19. Represas-Represas C, Botana-Rial M, Leiro-Fernández V, González-Silva AI, García-Martínez A, Fernández- Villar A. Short- and long-term effectiveness of a super- vised training program in spirometry use for primary care professionals. Arch Bronconeumol. 2013;49(9): 378-82.

20. US Preventive Services Task Force (USPSTF). Screening for chronic obstructive pulmonary disease: Us preventive services task force recommendation statement. JAMA. 2016;315(13):1372-7.

21. Han MK, Steenrod AW, Bacci ED, Leidy NK, Mannino DM, Thomashow BM, et al. Identifying patients with undiagnosed copd in primary care set- tings: insight from screening tools and epidemiologic studies. Chronic Obstr Pulm Dis (Miami). 2015;2(2): 103-21.

22. Demir T, Ikitimur HD, Koc N, Yildirim N. The role of FEV6 in the detection of airway obstruction. Respir Med. 2005;99(1):103-6.

23. Vandevoorde J, Verbanck S, Schuermans D, Kartou- nian J, Vincken W. FEV1/FEV6 and FEV6 as an alternative for FEV1/FVC and FVC in the spirometric detection of airway obstruction and restriction. Chest. 2005;127(5):1560-4.

24. Akpinar-Elci M, Fedan KB, Enright PL. FEV6 as a surrogate for FVC in detecting airways obstruction and restriction in the workplace. Eur Respir J. 2006;27(2): 374-7.

25. Vandevoorde J, Verbanck S, Schuermans D, Kartounian J, Vincken W. Obstructive and restrictive spirometric patterns: fixed cut-offs for FEV1/FEV6 and FEV6. Eur Respir J. 2006;27(2):378-83.

26. Jing J, Huang T, Cui W, Xu F, Shen H. Should FEV1/FEV6 replace FEV1/FVC ratio to detect airway obstruction? A metaanalysis. Chest. 2009;135(4):991-8.

27. Kaufmann M, Hartl S, Geyer K, Breyer MK, Burghuber OC. Measuring FEV6 for detecting early airway obstruction in the primary care setting. Quality and utility of the new PiKo-6 device. Respir Int Rev Thorac Dis. 2009;78(2):161-7.

28. Miravitlles M, Llor C, Calvo E, Diaz S, Díaz-Cuervo H, Gonzalez-Rojas N. [Validation of the Spanish version of the Chronic Obstructive Pulmonary Disease- Population Screener (COPD-PS). Its usefulness and that of FEV1/FEV6 for the diagnosis of COPD]. Med Clin (Barc). 2012;139(12):522-30.

29. Represas-Represas C, Fernández-Villar A, Ruano- Raviña A, Priegue-Carrera A, Botana-Rial M, study group of «Validity of COPD-6 in non-specialized healthcare settings» (2016). Screening for chronic obs- tructive pulmonary disease: validity and reliability of a portable device in non-specialized healthcare settings. PLoS ONE 11(1): e0145571.

30.Haroon S, Jordan R, Takwoingi Y, Adab P. Diagnostic accuracy of screening tests for COPD: a systematic review and meta-analysis. BMJ Open. 2015;5:e008133.

31.Parkes G, Greenhalgh T, Griffin M, Dent R. Effect on smoking quit rate of telling patients their lung age: the Step2quit randomised controlled trial. BMJ. 2008; 336(7644):598-600.

Además, en la revista...

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos