,

Las mujeres fumadoras reducen a la mitad las probabilidades de lograr un embarazo.

epoc mujeres

“La disminución progresiva de la fertilidad es evidente. Esta situación no solo se debe al retraso en la edad de la mujer para lograr el primer embarazo, sino también a los efectos que el estilo de vida actual ocasiona en la fertilidad”, ha explicado el doctor Elkin Muñoz, director de IVI Vigo y organizador de la jornada. Así, en el “X Curso de actualidad en factores ambientales y estilos de vida en ginecología y obstetricia y técnicas de reproducción asistida” se puso de manifiesto la importancia de ciertos hábitos a la hora de lograr un embarazo.

Entre ellos, se ha podido conocer que las mujeres que fuman más de 10 cigarrillos diarios ven reducidas hasta en un 50% las probabilidades de lograr un embarazo. “A esta situación se suman otros efectos que provoca el consumo de tabaco, como un aumento del riesgo de aneuploidías, un aumento en las tasas de aborto e incluso de gestaciones ectópicas”, apunta el doctor Muñoz.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Europa, el porcentaje de mujeres fumadoras crece progresivamente, llegando a alcanzar en España a un 24% de la población femenina. Este hábito, en ocasiones, repercutirá negativamente en la fertilidad natural y ocasionará peores resultados en los tratamientos reproductivos, afectando la reserva ovárica, la respuesta ovárica a la estimulación y la receptividad uterina. “La implantación embrionaria requiere un endometrio adecuado para que el embrión en estadio de blastocisto se fije y pueda continuar su desarrollo intrauterino. Los diferentes compuestos del tabaco, tales como el benzopireno, el cadmio y la nicotina están implicados en mecanismos que pueden comprometer la implantación embrionaria”, comenta la doctora Susana Portela, ginecóloga de IVI Vigo.

Además, el tabaquismo puede afectar de igual modo a la fertilidad masculina, ocasionando una disminución y alteración tanto en la cantidad como en la calidad seminal o un aumento del estrés oxidativo, ligado directamente a problemas de infertilidad. Según el doctor Agustín Ballesteros, director de IVI Barcelona, entre un 20-40% de las mujeres embarazadas “son obesas o alcanzan un exceso de peso en el embarazo, según muestra un estudio que realizamos durante 2012 entre más de 9.000 pacientes de las clínicas IVI”. La obesidad femenina también tiene consecuencias a corto y largo plazo sobre la descendencia, ya que ha demostrado ser un factor de riesgo importante de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, el síndrome metabólico y la diabetes.

Vía: immedicohospitalario