La mortalidad por enfermedad pulmonar sube de media un 6% al año

La Fundación Gaspar Casal ha elaborado el informe ‘La Sanidad en Cifras 2018’ en el que hace balance de los principales indicadores que describen el funcionamiento del sistema sanitario español

La tasa de mortalidad se puede entender como la cantidad de defunciones por cada mil ciudadanos de una determinada comunidad en un periodo de tiempo concreto. Este indicador es uno de los que desglosa el informe ‘La Sanidad en Cifras 2018’ elaborado por la Fundación Gaspar Casal.

Según datos del documento, la tasa de mortalidad por cada 100.000 habitantes ha disminuido por término medio en España un 3,15 % entre los años 2012 y 2015, pero ha aumentado un 3,20 % entre los años 2014 y 2015. Este aumento se debe a la acumulación de incrementos sufridos entre estos dos años en 17 autonomías.

No obstante, la tasa española de mortalidad por cada 1.000 habitantes sigue ocupando un lugar muy alto en una lista de 32 países europeos, la décima posición, con un valor de 9, que queda por debajo de la media de dicho conjunto que es de 10,01 muertes por cada 1.000 habitantes.

Madrid es la autonomía con la tasa de mortalidad general más baja. En el año 2015, último dato que recoge el informe, la tasa se sitúa en 400,85 fallecimientos por cada 100.000 habitantes. A pesar de ser el dato más bajo de España, entre 2014 y 2015 se registra un aumento del 4 %.

Llama la atención la tasa de mortalidad relacionada con las enfermedades pulmonares, que han aumentado a un promedio del 6,3 % al año. Melilla presenta el aumento más espectacular alcanzando casi un 163%, lo que coloca a la ciudad en la tasa más elevada del 2015 cuando ostentaba la más baja del 2014. Ceuta presenta la tasa más favorable de 2015.

Autora: Judith Arrillaga

Fuente Original: ConSalud