“La EPOC es una enfermedad bastante desconocida pese a los datos alarmantes de mortalidad”

Radiología Epoc

La asignatura pendiente de la neumología pasa por seguir avanzando en la difusión de las enfermedades respiratorias crónicas más prevalentes.

Unos 30 millones de europeos tienen una afección crónica de las vías respiratorias que dificulta la respiración. Tienen asma, la enfermedad respiratoria crónica más prevalente en el mundo al afectar a 339 millones de personas “a pesar de las múltiples opciones de tratamiento disponible”. La neumóloga María Jesús Rodríguez Prieto, presidenta de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (NeumoMadrid), también aporta el dato español: entre un 4 y 5% de adultos tiene asma, con una incidencia de 5,53 por 1.000 casos al año.

“La mortalidad por asma disminuye, pero su prevalencia sigue aumentando y se ha estimado que en el año 2020 probablemente afecte a 400 millones de personas en el mundo”, apunta, explicando que hay factores de riesgo que se relacionan con la aparición de esta enfermedad. Por un lado, “algunos relacionados con el huésped como la predisposición genética, la prematuridad o la atopia” y, por otro, “ambientales como la exposición al humo del tabaco en la infancia o la contaminación ambiental”. Además, el 3,9% de los pacientes con asma, según diversos estudios, tienen un asma grave no controlada.

La EPOC, que causa gran morbilidad y mortalidad, es la segunda dolencia respiratoria más prevalente. “Se estima que cada año mueren en España más de 18.000 personas a causa de la EPOC que, de hecho, constituye la quinta causa de muerte entre los varones y la séptima entre las mujeres”, recuerda Rodríguez, que apunta también que esta enfermedad tiene una prevalencia en España del 9,1% de la población adulta, afectando al 14,3% de los varones y al 3,9% de las mujeres.

Incremento de EPOC

“Además de la EPOC como causa de muerte, también es de prever que sus cifras de prevalencia aumenten. A pesar de que, hoy por hoy, hay más fumadores que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad, realmente son los cambios demográficos asociados al envejecimiento que se producen en todo el mundo los que ocasionan el incremento de la EPOC”. En este sentido, remarca que ese aumento en España será muy importante si se tiene en cuenta “que estamos a la cabeza de Europa en tabaquismo en adolescentes y entre los primeros del mundo en mujeres”.

También apunta que entre las enfermedades respiratorias más comunes se encuentran, en el caso de las agudas, las infecciones respiratorias vitales y la neumónica y, en las crónicas, al asma y la EPOC se añaden el cáncer de pulmón y el síndrome de la apnea del sueño. Y considera que las enfermedades respiratorias, y sobre todo la EPOC, no están a día de hoy lo suficientemente visibilizadas: La EPOC sigue siendo una enfermedad bastante desconocida para la población en general a pesar de los datos alarmantes de mortalidad y su causa prevenible, que es la exposición al humo del tabaco”.

Del asma, en NeumoMadrid han destacado en diversas ocasiones también la importancia de la comorbilidades asociadas, cuyo impacto se ha incremento en los últimos años. “Las comorbilidades se asocian a un menor control de la enfermedad con la persistencia de los síntomas y a un mayor número de crisis o exacerbaciones. También estarían factores psicológicos como la ansiedad o la depresión, así como el tabaquismo, el reflujo gastroesofágico o la obesidad, entre otros”.

Contaminación ambiental

Rodríguez, que mencionaba la contaminación ambiental como una de los factores de riesgo en el caso del asma, recuerda que “cada vez hay más datos que muestran la relación entre agravamiento de las enfermedades respiratorias crónicas y la exposición a contaminantes ambientales”. De hecho, en el caso de los asmáticos, según señala, “la exposición a niveles elevados de material particulado (partículas diésel), ozono, anhídrido sulfuroso y óxido nitroso (O3, SO2 y NO2) pueden precipitar la aparición de síntomas, incrementando el número de consultas a los servicios de urgencias y hospitalizaciones por descompensación de la enfermedad”.

En este sentido, considera que, poco a poco, la población se está concienciando del problema de la contaminación ambiental, “pero tenemos que seguir trabajando en el conocimiento a través de la investigación y se debe seguir concienciando a las autoridades de los graves efectos para la salud que la contaminación ambiental comporta”. Esta situación se une, además, al repunte del tabaquismo y el crecimiento de la incidencia de cáncer de pulmón. “Con las medidas legislativas del 1 de enero de 2005, acotando el uso del tabaco en lugares públicos y su publicidad, se había conseguido un retroceso en el tabaquismo, pero actualmente está repuntando sobre todo en mujeres y adolescentes”, confirma, considerado que se deberían realizar campañas específicas para evitar el comienzo del hábito tabáquico en adolescentes, “quizá utilizando los canales de comunicación mayoritarios en esta edad como son las redes sociales”.

Avances

En su opinión, los avances más importantes en el diagnóstico de enfermedades respiratorias de los últimos años han sido, en general, a nivel de radiodiagnóstico, “con TACs multicorte que permiten visualizar mejor el pulmón, técnicas como el PET-TAC que mejora el estadiaje de los tumores malignos, o el estudio genético y molecular de estos tumores que abren puertas para un tratamiento personalizado buscando mayor eficacia y menos efectos secundarios”. También destaca que se ha asistido a una mejora en el tratamiento del asma grave con tratamientos biológicos, “caminando hacia una medicina personalizada buscando el tratamiento más adecuado para cada tipo de paciente según el fenotipo en esta heterogénea enfermedad”.

Asimismo, remarca el potencial que la medicina de precisión tiene principalmente en el cáncer de pulmón, en el tratamiento con fármacos biológicos del asma grave y, en un futuro cercano, en la EPOC. NeumoMadrid, apunta, está trabajando en indicadores de calidad para la Comunidad de Madrid con el estudio de marcadores biológicos que permitan ofrecer precisamente a los pacientes tratamientos personalizados, así como en la detección precoz del cáncer de pulmón con técnicas de imagen especiales en un proyecto conjunto con SEPAR.

Base de datos

También se está planteando para el futuro un estudio multicéntrico sobre toxicidad pulmonar de la inmunoterapia y, en cuanto al asma grave, Rodríguez señala que se ha trabajado en una base de datos multicéntrica de los centros de la Comunidad de Madrid (ASMACOM), además de que se tiene en proyecto reevaluarla “con el fin de ver las características de los pacientes en cuanto a la posibilidad de ser buenos candidatos para los nuevos tratamientos biológicos”.

Ante este panorama, las asignaturas pendientes de la especialidad, en opinión de Rodríguez, pasan por “avanzar en la difusión de las enfermedades respiratorias, sobre todo en aquellas enfermedades crónicas muy prevalentes como la EPOC que tienen una causa prevenible como el tabaquismo”. Por ello, insiste en que se debe seguir investigando en el tratamiento de patologías “que continúan teniendo un mal pronóstico como el cáncer de pulmón o la fibrosis pulmonar idiopática” e impulsando el trabajo en equipos multidisciplinares “que permiten ofrecer un manejo clínico global a los pacientes”.

Fuente Original: Immedicohospitalario