“La contaminación contribuye a provocar EPOC en alguien sano”

La polución ambiental es uno de los principales factores de riesgo para personas con enfermedad respiratoria

El tabaquismo sigue siendo el principal factor de riesgo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), pero la contaminación ambiental también es uno de los factores que más contribuye a su empeoramiento. Es más, “la contaminación contribuye a provocar EPOC en alguien sano”.

Así lo confirma Javier de Miguel Díez, neumólogo del Hospital Gregorio Marañón, que ha participado en la reunión de invierno de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), en el área de EPOC, para exponer los factores de riesgo ambiental para esta patología.

Hasta la fecha había numerosos estudios que indicaban el papel que tenía la contaminación ambiental sobre el desarrollo de exacerbaciones de EPOC, es decir, sobre la aparición de procesos de empeoramiento de la enfermedad. Un empeoramiento que lleva al paciente a tomar más medicación, visitar a su médico de forma no programada, acudir a Urgencias e ingresar en el hospital”, señala.

“Cada vez hay más evidencia, y así lo reconocen guías nacionales e internacionales, sobre el papel de la contaminación ambiental no solo en el empeoramiento de la enfermedad en pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, sino sobre la aparición de la enfermedad. Tenemos estudios a largo plazo que así lo indican”, añade Díez.

De hecho, la reunión de invierno de Separ ha servido para exponer un “estudio realizado en España, que recoge más de 160.000 ingresos hospitalarios en un período de 10 años, en el que hemos podido ver cómo la epidemiología de los ingresos hospitalarios por exacerbación de EPOC se ve influida adversamente por condiciones climatológicas, temperatura más fría y contaminación ambiental (niveles más altos de dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, ozono y material particulado)”.

Sin medicación para la contaminación

Para Díez, la contaminación “se trata de un problema global que requiere medidas globales: reducir el uso de combustibles contaminantes, limitar las emisiones de los vehículos, fomentar el transporte `público, crear zonas verdes y peatonales donde el nivel de contaminación sea más bajo para que las personas puedan pasear sin riesgos de los efectos secundarios de la contaminación y sobre todo informar mucho y educar a la población”.

No obstante, este neumólogo se muestra optimista con la situación actual: “Creo que cada vez existe más concienciación. Hasta ahora había poca, pero gracias a los medios de comunicación la conciencia sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente es cada vez mayor”.

“No hay medicación contra la contaminación”, es el principal mensaje que Díez quiere trasladar. Los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas “deben estar atentos a los medios, ya que cuando hay picos de contaminación se recomienda que no salgan por zonas de mucho tráfico y lo hagan por zonas verdes. Pero, no creo que vayamos a ver imágenes como las de algunos países asiáticos donde la gente va con mascarilla. El mundo está muy concienciado y en el futuro iremos bajando estos niveles de contaminación”.

Autor: Borja Negrete

Fuente Original: RedaccionMedica