“Hay evidencia de que el cambio climático aumenta el asma en niños”

Xavier Muñoz. Neumólogo Separ

El 52º Congreso Separ evidencia la relación entre el aumento de las temperaturas y el empeoramiento de enfermedades

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) tiene claro que el cambio climático y la contaminación ambiental tienen efectos sobre la salud de las personas, ya sean indirectos o directos.

Xavier Muñoz, neumólogo y miembro de Separ, ha hecho hincapié durante la rueda de prensa del 52º Congreso Nacional de la sociedad, en dos: el aumento de número de personas con ingreso hospitalario por esta causa y el incremento de los casos de asma, sobre todo en la población pediátrica. “Aunque haya estamentos dentro de nuestra sociedad que quieran negar el cambio climático, nosotros pensamos que es una auténtica realidad y que los efectos que tienen los aumentos de las temperaturas a lo largo de los años como aumento del CO2 por las diferentes actividades humanas que vamos realizando, se pueden desglosar en dos grupos de efectos: directos e indirectos“, ha explicado.

Según ha expuesto, los efectos indirectos hacen referencia a aquellas patologías respiratorias que se pueden ver aumentadas por los efectos migratorios producidos por culpa de este cambio climático. Por la desertización y por las inundaciones. Y llevan a más enfermedades infecciosas.

“Hay previsiones que a lo largo de estos primeros 50 años de este siglo, alrededor de mil millones de personas tendrán que emigrar. Estos movimientos migratorios importantes conllevan condiciones económicas especiales que facilitan propagación de enfermedades infecciosas. En el caso respiratorio se traduce, sobretodo, en un aumento de neumonías y tuberculosis y de afectación del pulmón por otras microbacterias, con las resistencias que estos gérmenes a los fármacos acarrean”, ha explicado.

Enfermedades crónicas pueden empeorar

“Los efectos directos ya los estamos notando”, ha proseguido. Muñoz señala que los aumentos de temperatura empeoran las condiciones de enfermedades crónicas cardiovasculares y respiratorias, sobre todo en población anciana. Ellos tienen más riesgo de padecer golpes de calor y de peores descansos nocturnos, sobre todo cuando viven en situaciones menos favorables, lo que lleva a un empeoramiento de sus patologías. “En los servicios de Urgencias vemos aumento de demanda, agudizaciones y peor control del manejo de enfermedades tan importantes como son la EPOC o el asma“.

“El otro punto directo hace referencia a la unión entre cambio climático y contaminación ambiental. El aumento de las temperaturas favorece que las partículas en suspensión y los gases como el NO2 se acumulen y aumenten sus niveles”, ha explicado. Y la interrelación de la contaminación y el aumento de temperaturas, ha dicho, “es terrible”.

Estas partículas contaminantes, de menos de 10 microgramos de diámetro (PM10) y de menos de 2,5 microgramos de diámetro (PM2,5) se hllan en suspensión en el aire, sobre todo, por culpa de las emisiones de los vehículos con motor diésel.

Más hospitalizaciones y fallecimientos

“Ya no hay ninguna duda de que los aumentos de contaminación incrementan los números de urgencias por asma, por EPOC y también por embolia pulmonar. Pero, además, hay evidencias de que la propia contaminación ambiental puede ser causa de asma por si sola y, sobre todo, en población pediátrica“, ha asegurado. Esta es una de las novedades en investigación que se van a tratar, durante el viernes 14 de junio, en la sesión ‘¿Cómo afecta la contaminación y el cambio climático a los pacientes asmáticos?’.

“Se calcula que más o menos el 20 por ciento de las muertes que hay en el mundo podrían retrasearse en años si los niveles de contamienación se redujeran a la mitad. En España mueren medio millón de personas al año: 80.000 podrían ser retrasables si incidiéramos en contener la contaminación”, ha concluído.

Autora: María García

Imagen: Juan Santos

Fuente Original: RedaccionMedica