El Hospital Doctor Negrín atendió a un 9% más de pacientes a domicilio con cuidados hospitalarios

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, atendió el pasado año, a través de la Unidad de Hospitalización a Domicilio (HADO), a 398 pacientes nuevos que requerían una atención especializada, lo que supuso un incremento del 9,34 por ciento respecto a 2016.

Desde esta unidad se realizaron en 2017 un total de 7.484 visitas médicas, de Enfermería y fisioterapeutas. Se trata de un modelo asistencial que ofrece un conjunto de atenciones, cuidados médicos y de Enfermería de rango hospitalario fuera del propio centro. En los últimos cinco años, esta unidad ha atendido más de 1.500 pacientes en su domicilio evitando que estén ingresados en el hospital.

“Este tipo de unidades son muy útiles para el manejo de pacientes ancianos, crónicos y frágiles que necesitarían ingreso hospitalario, puesto que el hogar les permite afrontar mejor su padecimiento y se potencia, entre otros aspectos, su autonomía funcional”, explica la Consejería de Sanidad del Ejecutivo insular, que añade que, generalmente, las principales patologías que pueden ser tratadas son la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) agudizada, infecciones respiratorias como la neumonía y del tracto urinario complicada.

El requisito principal para que un paciente sea atendido en su domicilio por la Unidad de Hospitalización a Domicilio es que esté clínicamente estable, con evolución favorable, un diagnóstico establecido y un tratamiento pautado que, luego, podrá ser modificado por el equipo médico especialista según su evolución.

Aumento de recursos

Durante el año 2017, la Unidad de Hospitalización a Domicilio puso en marcha un programa para evitar ingresos desde el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín orientado a pacientes crónicos, geriátricos agudizados para poder ofrecerles cuidados de rango hospitalario, pero en su entorno y con sus familias en el domicilio, siempre y cuando cumplan unos requisitos clínicos y familiares necesarios.

En este año 2018 se aumentó la plantilla con un segundo fisioterapeuta para realizar sesiones de Fisioterapia domiciliaria a pacientes ingresados en el hospital con deterioro funcional, para evitar que permanezcan en planta y puedan recuperarse en su casa. Además, también se puso en marcha un circuito para evitar ingresos de pacientes crónicos de alta complejidad del Servicio de Medicina Interna, remitidos para control hospitalario desde Atención Primaria con el objetivo de ser contrdos en sus domicilios.

Desde esta unidad se realizaron en 2017 un total de 7.484 visitas médicas, de Enfermería y fisioterapeutas. Se trata de un modelo asistencial que ofrece un conjunto de atenciones, cuidados médicos y de Enfermería de rango hospitalario fuera del propio centro. En los últimos cinco años, esta unidad ha atendido más de 1.500 pacientes en su domicilio evitando que estén ingresados en el hospital.

“Este tipo de unidades son muy útiles para el manejo de pacientes ancianos, crónicos y frágiles que necesitarían ingreso hospitalario, puesto que el hogar les permite afrontar mejor su padecimiento y se potencia, entre otros aspectos, su autonomía funcional”, explica la Consejería de Sanidad del Ejecutivo insular, que añade que, generalmente, las principales patologías que pueden ser tratadas son la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) agudizada, infecciones respiratorias como la neumonía y del tracto urinario complicada.

El requisito principal para que un paciente sea atendido en su domicilio por la Unidad de Hospitalización a Domicilio es que esté clínicamente estable, con evolución favorable, un diagnóstico establecido y un tratamiento pautado que, luego, podrá ser modificado por el equipo médico especialista según su evolución.

Aumento de recursos

Durante el año 2017, la Unidad de Hospitalización a Domicilio puso en marcha un programa para evitar ingresos desde el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín orientado a pacientes crónicos, geriátricos agudizados para poder ofrecerles cuidados de rango hospitalario, pero en su entorno y con sus familias en el domicilio, siempre y cuando cumplan unos requisitos clínicos y familiares necesarios.

En este año 2018 se aumentó la plantilla con un segundo fisioterapeuta para realizar sesiones de Fisioterapia domiciliaria a pacientes ingresados en el hospital con deterioro funcional, para evitar que permanezcan en planta y puedan recuperarse en su casa. Además, también se puso en marcha un circuito para evitar ingresos de pacientes crónicos de alta complejidad del Servicio de Medicina Interna, remitidos para control hospitalario desde Atención Primaria con el objetivo de ser controlados en sus domicilios.

Fuente Original: ActaSanitaria