El catarro puede complicar las afecciones respiratorias del paciente crónico pluripatológico

consejos epoc

El Dr. Andrés Álvarez, de semFYC, explica que es fundamental tomar una serie de medidas preventivas en función del tipo de cronicidad

El catarro puede agravar las afecciones respiratorias del paciente crónico pluripatológico, por lo que es fundamental tomar una serie de medidas preventivas para evitar complicaciones, su contagio (nota explicativa: las medidas no previenen estas complicaciones), según ha explicado el Dr. Andrés Álvarez Hodel, miembro del Grupo de Trabajo en Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Este facultativo ha señalado que podríamos diferenciar distintos tipos de pacientes crónicos, “porque no es lo mismo un paciente con hipertensión arterial o diabetes que un paciente crónico con por alguna patología respiratoria o una enfermedad cardíaca o alguien que tenga varias patologías a la vez”. Por ello, ha destacado tres grupos: el paciente crónico, el crónico complejo y el paciente que además tiene patologías respiratorias.

“En una persona con pluripatologías no complejas, por ejemplo, alguien que tenga diabetes y sea hipertenso con una edad avanzada, la verdad es que las recomendaciones no son muy distintas de las del resto de la población. Para los pacientes, frente a personas con catarros e infecciones de vías respiratorias altas: siempre hay que comenzar a hablarles hablándoles de la prevención”.

Estas medidas preventivas, según el Dr. Álvarez Hodel, pueden ser gestos tan simples como:

  • Evitar el contacto con pacientes ya acatarrados o infectados con cualquier tipo de virus respiratorio, especialmente los niños pequeños.
  • Lavarse las manos de manera frecuente y siempre después de estornudar.
  • Utilizar pañuelos desechables para sonarse la nariz.
  • No toser en la mano, sino en el ángulo del codo.

“Son recomendaciones sumamente sencillas pero que ayudan mucho a evitar este tipo de situaciones. De todas formas, se trata de patologías muy fáciles de contagiar, sobre todo cuando un paciente anciano está en contacto con niños. Si los pequeños tienen catarro, es aconsejable disminuir o limitar su estancia con las personas mayores”, ha dicho.

Recomendaciones para el paciente crónico

En cuanto a las recomendaciones, una vez que un paciente crónico no complejo y pluripatológico se ha contagiado de catarro debe seguir, como se ha dicho, los mismos consejos que cualquier persona. Las principales complicaciones podrían ser, por ejemplo, una sinusitis no bacteriana o una bronquitis, que, al ser patologías virales, no tienen tratamientos específicos, sino que solo se pueden disminuir los síntomas, exactamente igual que en una persona que no tenga una patología compleja.

Pluripatológicos crónicos más complejos

Cuando el paciente es pluripatológico crónico de mayor complejidad, como, por ejemplo, con una patología oncológica o, que requieren tratamiento que puede causar una inmunosupresión como un trasplante o enfermedades inflamatorias intestinales enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, en este tipo de pacientes, deberían implementarse las además de medidas de prevención y medidas para evitar el contacto con personas infectadas. “No significa que no puedan compartir habitación o sentarse a tomar un café juntos, pero sí deberían evitar el contacto con los fluidos o por lo menos exigirle a la persona con catarro que tenga cuidado en el momento de toser o de estornudar y que también aumente la higiene de las manos. En ocasiones, puede ser recomendable que el paciente en cuestión utilice un tapabocas para protegerse. Son pacientes en los que sí puede haber riesgo de sufrir alguna complicación bacteriana, sobre todo infección respiratoria inferior tipo neumonía o, como una bronquitis de mayor dificultad para el tratamiento o incluso reinfección del propio catarro recidivas del catarro o una bronquitis con mayor dificultad de manejo con el tratamiento.

Como ha recordado este facultativo, los catarros no son un solo virus, sino varias familias de las cuales cada una tiene sumando aproximadamente 100 o 200 tipos de virus distintos. “Por tanto, no es raro que una persona que tenga inmunosupresión pueda contagiarse de una familia de catarro y luego, estando todavía con ella, se contagie de otra y sufra varios episodios consecutivos”.

Pluripatológico con afección respiratoria

En cuanto al paciente pluripatológico crónico con una afección respiratoria de base, que puede ser simplemente una persona asmática sin una enfermedad demasiado compleja no complicada (nota explicativa: tal vez me expliqué mal cuando hablamos. Me refería a un paciente pluripatológico y como afección respiratoria de base tiene también asma no complicada), el abordaje puede ser diferente: “Por ejemplo, un pluripatológico asmático de 45 años que está bien tratado controlado y sufre un catarro puede originar presentar una exacerbación en el asma o incluso exacerbaciones complicaciones más importantes que en una persona sin estos problemas una persona con las mismas patologías, sin asma. Las exacerbaciones del asma también pueden tener concurrencia con otras patologías como una bronquitis, con lo que aumenta la dificultad de su manejo. Otro ejemplo es el paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o una fibrosis pulmonar o un paciente que haya pasado alguna cirugía de pulmón. Son personas con más posibilidades mayor riesgo de tener complicaciones como una insuficiencia respiratoria aguda hipoxémica o infecciones respiratorias bajas tipo neumonía. De hecho, son pacientes que pueden requerir ingreso en algunas ocasiones”.

Autora: Eva Fariña

Fuente Original: elMedicoInteractivo