Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España - Última actualización 03/2021

Editorial

Sobre la prescripción de actividad física en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Actividad física en la EPOC

Se considera actividad física (AF) cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija un gasto de energía1. En cambio, el ejercicio es una variedad de AF planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física.

La AF abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Es de sobra conocido que el AF regular es un factor muy importante para un mejor estado de salud. En las enfermedades crónicas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se ha demostrado que el bajo nivel de AF se asocia a un riesgo aumentado de hospitalización y muerte2. Por este motivo, el tratamiento de esta enfermedad no puede basarse únicamente en la medicación y debe incluir siempre un enfoque global que contemple la AF como una pieza básica en el esquema terapéutico.

La AF no debe interpretarse como un concepto simple, sino todo lo contrario, ya que está influida por múltiples factores personales, psicológicos, ambientales y sociales, así como por otras variables dependientes del propio profesional sanitario que repercuten sobre el paciente para poder llevarla a cabo. Por tanto, es importante remarcar que se trata de un comportamiento complejo y, como tal, difícil de modificar. Cambiar la actitud del paciente con EPOC ante la AF necesita de una aproximación interdisciplinar que incluya las ciencias médicas, las ciencias sociales y las ciencias del comportamiento, y las intervenciones deben estar basadas en modelos teóricos de cambio de conducta3.

No existen hasta la fecha recomendaciones específicas sobre el nivel de AF que deberían realizar los pacientes con EPOC. Sin embargo, están bien aceptadas recomendaciones generales como las de la American College of Sports Medicine sobre los beneficios de realizar AF moderada un mínimo de 30 minutos al día cinco días por semana, o el equivalente a 1000 kcal/semana, considerándose una actividad moderada si el paciente reporta una sensación de disnea o fatiga de entre 4 y 6 según la escala de Borg modificada4.

Recientemente, Demeyer et al. han demostrado que la diferencia mínima clínicamente importante tras un programa de rehabilitación pulmonar con una duración de tres meses oscila dentro de un incremento de entre 600 y 1100 pasos al día. Además, los reingresos hospitalarios disminuyeron en los pacientes que habían registrado un aumento de más de 600 pasos al día5. Por otro lado, la realización de marcha o el ejercicio con bicicleta dos horas a la semana han evidenciado mejoras en relación con el descenso del número de ingresos hospitalarios6.

Esta «dosis» de actividad física la podríamos recomendar como intervalos cortos de tiempo de AF (mínimo de 10 minutos) distribuidos durante el día hasta contabilizar la suma total de dos horas a la semana. La decisión de valorar la prescripción en intervalos cortos nos la sugieren los resultados obtenidos en la cohorte PAC-EPOC, en que los pacientes EPOC graves y muy graves realizaban sus actividades diarias en períodos más cortos y en menor número que los pacientes en fases leves y moderadas de la enfermedad6.

La complejidad de la prescripción de AF, tal como hemos mencionado, y la falta de evidencia y consenso en la «dosis» de la prescripción, nos deben invitar a plantearnos estrategias adaptadas a la vida cotidiana y pactadas con el propio paciente, para que no interfieran en su vida y así conseguir un incremento en la adherencia a la AF.

Por tanto, y a modo de mensaje, la prescripción de AF por parte del facultativo debería ser un acto prioritario en la consulta de los pacientes de EPOC. El profesional sanitario debería dar un papel importante y esencial (o, mejor, «vital») a la prescripción y cumplimiento de la «dosis» de AF de sus pacientes.

Bibliografía

1.  Caspersen CJ, Powell KE, Christenson GM. Physical activity, exercise, and physical fitness: definitions and distinctions for health-related research. Public Health Rep. 1985;100:126-31.

2. Benzo RP, Chang CC, Farrell MH, Kaplan R, Ries A, Martínez FJ, et al. Physical activity, health status and risk of hospitalization in patients with severe chronic obstructive pulmonary disease. Respiration. 2010;80(1):10-8.

3. Pleguezuelos E, Ramon MA, Moreno E, Miravitlles M. Don’t forget to walk at least 30 minutes per day 5 days a week. Why and how to prescribe physical exercise in chronic obstructive pulmonary disease. Med Clin (Barc). 2015;144: 418-23.

4. Nelson ME, Rejeski WJ, Blair SN, Duncan PW, Judge JO, King AC, et al. Physical activity and public health in older adults: Recommendation from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Med Sci Sports Exerc. 2007;39:1435-45.

5. Demeyer H, Burtin C, Hornikx M, Camillo CA, Van Remoortel H, Langer D, et al. The minimal important difference in physical activity in patients with COPD. PLoS One. 2016;11:e0154587.

6. Donaire-González D, Gimeno-Santos E, Balcells E, Rodríguez DA, Farrero E, Batlle JD, et al. Physical activity in COPD patients: patterns and bouts. Eur Respir J. 2013;42:933-1002.

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos