Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España - Última actualización 03/2021

Editorial

¿Las medidas de higiene y el uso de la mascarilla repercutirán en la evolución de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica?

El mes de marzo de 2020 significó el inicio de una nueva era, de una vida diferente a la que hasta ese momento entendíamos como «normal» (eventos multitudinarios, reuniones en espacios cerrados, etc.). Esta situación no ha sido ajena a nuestros pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), a los cuales un tiempo después —ante nuestra sorpresa— veíamos menos afectados por la COVID-19 de lo que cabría esperar. Y empezamos a preguntarnos cuál sería la causa subyacente; muchas han sido las hipótesis, pero hay algo que nos ha podido conducir a la justificación y, quizá sin ser conscientes de ello, a la solución.

Sabemos que en la EPOC las exacerbaciones representan la principal causa de morbimortalidad y requerimiento de atención médica, pero también el origen de un mayor temor y una ansiedad creciente del paciente ante su enfermedad. La mayoría de los episodios son causados por virus respiratorios, especialmente rinovirus, por lo que las «medidas COVID», centradas en minimizar las salidas del domicilio, el lavado frecuente de manos y el uso de la mascarilla, podrían frenar la transmisión y, por tanto, disminuir las agudizaciones.

Recientemente se ha publicado en Thorax un estudio, desarrollado por Tan et al., en el que se seguía la evolución de una muestra de pacientes ingresados en un gran hospital terciario de referencia en Singapur con exacerbaciones de la EPOC durante el período pandémico de febrero a julio de 2020 y se comparaba con el período prepandémico, de enero de 2018 a enero de 2020. El primero se asoció con una reducción de más del 50 % en las admisiones mensuales por exacerbación, así como con una reducción en la proporción de aquellas, con resultados positivos para virus respiratorios del 49 % al 11 % (a pesar del aumento de la tasa de pruebas)1. Estos resultados se han visto reforzados por otra publicación en Alemania2 que constataba una mayor reducción en los ingresos por EPOC en comparación con los ingresos por infarto de miocardio, lo que llevó a los autores a concluir que la reducción en los ingresos por exacerbación se debió a una reducción real de la incidencia de episodios y no simplemente a un cambio en el comportamiento de búsqueda de atención médica.

Otro interesante estudio, este realizado en España (concretamente en el Hospital Arnau de Vilanova, en Lleida), siguió a 310 pacientes con EPOC, comparados consigo mismos en 2019 y 2020), observándose una disminución del 62 % en el número de exacerbaciones. Curiosamente, esta diferencia se centró en el número de reagudizaciones moderadas y graves. En cuanto a los síntomas, los pacientes obtuvieron mejor puntuación en el COPD Assessment Test (CAT) global durante el confinamiento. Otro hallazgo significativo fue la reducción del 74 % en los costes de salud relacionados con la enfermedad3.

Todos estos resultados llevan a preguntarse si no serán sino un espejismo derivado del miedo a salir a la calle o si realmente las medidas anti-COVID han demostrado una utilidad real en el control de una enfermedad con una tasa de morbimortalidad tan elevada. Ante los datos reseñados más arriba, las preguntas que surgen son: 1) ¿Hay que ser más estrictos con el aislamiento durante las fechas epidémicas de virus en los pacientes con EPOC?; 2) ¿Cuál sería (teniendo en cuenta que no sería razonable pedir un aislamiento total) el beneficio de pedir a los seres queridos del enfermo que usen mascarilla, se laven las manos e, incluso, no los visiten cuando no se encuentren bien?; y 3) ¿Las mascarillas han llegado para quedarse?

Bibliografía

  1. Cheng DO, Hurst JR. COVID-19 and ‘basal’ exacerbation frequency in COPD. Thorax. 2020;thoraxjnl-2020-216637. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1136/thoraxjnl-2020-216637
  2. Berghaus TM, Karschnia P, Haberl S, Schwaiblmair M. Disproportionate decline in admissions for exacerbated COPD during the COVID-19 pandemic. Respir Med. 2020;14:106120.
  3. González J, Moncusí-Moix A, Benítez ID, Santisteve S, Monge A, Fontiveros MA, et al. Clinical consequences of COVID-19 lockdown in patients with COPD: results of a pre-post study in Spain. Chest. 2021:S0012-3692(21)00045-3. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.chest.2020.12.057

PEDRO LANDETE RODRÍGUEZ

Servicio de Neumología. Hospital Universitario de La Princesa. Universidad Autónoma de Madrid.

Además, en la revista...

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos