Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España - Última actualización 03/2021

Editorial

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica en tiempos de pospandemia

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) supone un gran problema para la salud pública. Se estima que el 11,8 % de la población española mayor de 40 años padece EPOC, aunque un 74,7 % de los casos no están diagnosticados1. Asimismo, en la actualidad, representa una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Por si no fuera suficiente, estas cifras continúan empeorando, por lo que es necesario, de una vez por todas, tomar conciencia sobre la enfermedad y adoptar las medidas oportunas. Algunas de ellas pasan por la prevención del consumo de tabaco y por disminuir el impacto de la contaminación, los principales factores de riesgo. Pero también queda por optimizar el diagnóstico precoz de la enfermedad y progresar en el desarrollo de nuevos tratamientos personalizados.

La enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19; del inglés, coronavirus disease-2019) ha repercutido, sin duda, en los pacientes con EPOC. Al comienzo de la pandemia, se pensaba que un alto porcentaje de ellos ingresaría por COVID-19. Sin embargo, ya desde el principio, se constató que la frecuencia de hospitalización por esta enfermedad entre los pacientes con EPOC era menor de lo esperado2, aunque su presencia podía asociarse a un peor pronóstico. Además, durante esta pandemia, se ha observado también una reducción significativa en el número de ingresos hospitalarios por agudización de la EPOC, lo que ha suscitado la preocupación de que estos pacientes no hayan acudido al hospital por problemas agudos y, por consiguiente, hayan podido experimentar un aumento de su morbimortalidad.

Por otra parte, la irrupción de la COVID-19 se ha traducido en un cambio de hábitos para muchos pacientes con EPOC, que han visto mermada su actividad física, restringiendo sus salidas al exterior. Esta situación puede haberles llevado a caer en una espiral de sedentarismo y aislamiento social, que puede empeorar su pronóstico y afectar a su estado anímico, así como a su calidad de vida3. En cuanto a la atención sanitaria, el impacto de la pandemia se ha reflejado en una pérdida de seguimiento de estos enfermos, tanto en atención primaria como en atención especializada, creándose una necesidad de adaptación y de búsqueda de nuevas formas de asistencia de una manera rápida y efectiva.

En la actualidad, la atención a los pacientes con EPOC dista aún de ser óptima. Más allá de la pandemia, mejorar el impacto de esta enfermedad respiratoria pasa también por su detección precoz. Sin embargo, la realidad es que continúan las dificultades para realizar espirometrías, sobre todo, en atención primaria, lo que supone un obstáculo a la hora de diagnosticar la enfermedad en dicho nivel asistencial. En este sentido, un estudio reciente publicado en la revista JAMA ha señalado que las personas con alto riesgo de EPOC podrían identificarse en 7-8 minutos usando un solo cuestionario o un cuestionario combinado con una evaluación del flujo espiratorio máximo4. Hay que reseñar que este estudio se ha realizado en países de ingresos bajos y medios, en los que el diagnóstico de EPOC se ve dificultado por la falta de espirometría. Sin embargo, deja un margen para la priorización de los pacientes que más se beneficiarían de pruebas que, hoy por hoy, no pueden realizarse de forma amplia en el ámbito de la atención primaria.

La adaptación a la telemedicina es otro de los retos a los que se enfrentan los pacientes con EPOC y los profesionales sanitarios. La pandemia de COVID-19 ha cambiado la forma de atender a nuestros pacientes y ha introducido esta herramienta como una modalidad de asistencia sanitaria en la EPOC. Sus potenciales aplicaciones son claras, aunque es necesario estandarizar el seguimiento para hacerlo más homogéneo, establecer sistemas de evaluación periódica para validar su utilidad, replantear el marco jurídico y la protección de los datos, definir los roles profesionales y sistematizar adecuadamente los protocolos de actuación5. Una vez que la situación se normalice, la forma de atender a los pacientes con EPOC tendrá que adaptarse a la nueva realidad. Además de retomar la realización de espirometrías en los centros de atención primaria como herramienta imprescindible para el diagnóstico de la enfermedad y potenciar la telemedicina como una forma de atención complementaria y de apoyo a la consulta presencial, existen otras medidas que pueden ayudar al manejo de estos enfermos tras la pandemia de COVID-19, especialmente, a los más vulnerables. Entre ellas, se incluyen las siguientes: priorizar en las consultas a aquellos que precisen un diagnóstico precoz o una optimización del tratamiento; identificar comorbilidades como la depresión o la ansiedad, reforzando la atención a la salud mental de estos enfermos; garantizar el seguimiento del tratamiento para evitar problemas de adherencia; promover la rehabilitación respiratoria en el ámbito comunitario; asegurar la continuidad asistencial y desarrollar programas personalizados de educación terapéutica para los pacientes con EPOC3.

 

Bibliografía

  1. Soriano JB, Alfageme I, Miravitlles M, De Lucas P, Soler-Cataluña JJ, García-Río F, et al. Prevalence and determinants of COPD in Spain: EPISCAN II. Arch Bronconeumol (Engl Ed). 2021;57(1):61-9.
  2. Halpin DMG, Faner R, Sibila O, Badia JR, Agusti A. Do chronic respiratory diseases or their treatment affect the risk of SARS-CoV-2 infection? Lancet Respir Med. 2020;8(5):436-8.
  3. Calle Rubio M, De Simón Gutiérrez R, Hass N (coords.). Impacto de la pandemia por COVID-19 en el paciente con EPOC y la asistencia sanitaria. Informe de resultados y recomendaciones para retomar la normalidad. Disponible en: https://www.apepoc.es/descargas/pdf_APEPOC-Neumomadrid_ImpactoCOVID19.pdf?wmode=transparent
  4. Siddharthan T, Pollard SL, Quaderi SA, Rykiel NA, Wosu AC, Alupo P, et al.; GECo Study Investigators. Discriminative accuracy of chronic obstructive pulmonary disease screening instruments in 3 low- and middle-income country settings. JAMA. 2022;327(2):151-60.
  5. Díez Piña JM, Villar-Álvarez F, De Miguel Díez J, López-Padilla D, Peña-Otero D, Segrelles-Calvo G. Atención del paciente con EPOC mediante un programa de e-salud. Rev Patol Respir. 2021;24(2):61-70.

Javier De Miguel-Díez

Jefe de Sección de Neumología. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Madrid. Profesor titular de la Universidad Complutense de Madrid. Coordinador del Área EPOC de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Además, en la revista...

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos