Editorial

La importancia de las grandes bases de datos en la investigación de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

En este editorial se pretende abordar la importancia de la investigación observacional a través de grandes bases de datos poblacionales, como complemento de los ensayos clínicos (estudios experimentales), en relación con dos aspectos metodológicos: el primero sería el hecho de que el tamaño muestral deja de ser un inconveniente para convertirse en una fortaleza, con repercusión en la potencia estadística y la precisión de los resultados; el segundo es un aspecto metodológico comúnmente olvidado, como es la validez externa. Por último, se repasarán ejemplos de grandes bases de datos en el ámbito internacional, nacional y autonómico. Recordemos previamente los conceptos relativos a la precisión y la validez. La precisión es la carencia de error aleatorio, es decir, el mundo de la precisión trata de descartar el papel del azar en los resultados obtenidos en el estudio. La potencia estadística es la capacidad para que, si en realidad una diferencia existe, nuestro estudio sea capaz de detectarla como estadísticamente significativa. A mayor tamaño muestral, por tanto, mayor potencia estadística y precisión en nuestras estimaciones1.

La validez interna es la carencia de sesgos o errores sistemáticos. En un ensayo clínico tradicional, en ausencia de pérdidas en el seguimiento, el hecho de que sea controlado, aleatorizado y realizado bajo condiciones de enmascaramiento («doble ciego») minimizaría la posibilidad de sesgos. En consecuencia, sus resultados serían, al margen del error aleatorio, ciertos y aplicables a la población de estudio. En los estudios observacionales basados en grandes bases de datos, la calidad de los registros, la ausencia de valores perdidos y el control del sesgo de confusión son aspectos fundamentales para garantizar la validez interna de los resultados1.

La validez externa se refiere al grado en que esos resultados pueden ser generalizados desde el grupo de personas estudiadas (población de estudio) hasta la población diana o población general, es decir, extrapolables a nuestros pacientes. En este sentido, los ensayos clínicos tradicionales con criterios de selección restrictivos y desarrollados en condiciones más controladas de práctica clínica tendrán mayores limitaciones para la extrapolación1.

La base poblacional (vida real) de las grandes bases de datos, con poblaciones menos seleccionadas y en condiciones de práctica clínica real, ayudarán, por tanto, a incrementar el conocimiento y la toma de decisiones en el área de la epidemiología y el manejo clínico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

En cuanto a ejemplos de grandes bases de datos, es imperativo mencionar la británica CPRD-GOLD (Clinical Practice Research Datalink – Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease), anteriormente conocida como GPRD (General Practice Research Database). Se trata de uno de los mayores repertorios informatizados de registros médicos de atención primaria anonimizados vinculados en el mundo; destaca su gran producción científica, que incluye publicaciones específicas en el ámbito de la EPOC2.

En España destaca, en cuanto a magnitud, la BIFAP (Base de Datos para la Investigación Farmacoepidemiológica en Atención Primaria), con contribuciones recientes en EPOC3.

A nivel autonómico, cabe mencionar, por su trayectoria y contribuciones en EPOC, la base de datos catalana SIDIAP (Sistema de Información para el Desarrollo de la Investigación en Atención Primaria)4. También es reseñable el hecho de que el tamaño y población de la comunidad autónoma no tiene por qué suponer un impedimento, pues en comunidades autónomas de menor superficie y volumen demográfico como Cantabria, se ha conseguido generar bases de datos poblacionales de EPOC con contribuciones en revistas internacionales de impacto5.

Bibliografía

  1. Santibáñez M, García-Rivero JL, Barreiro Don’t put the cart before the horse (if you want to publish in a journal with impact factor). Arch Bronconeumol. 2020;56(2):70-1.
  2. Müllerová H, Shukla A, Hawkins A, Quint Risk factors for acute exacerbations of COPD in a primary care population: a retrospective observational cohort study. BMJ Open. 2014;4(12):e006171.
  3. Aguilar-Shea AL, Bonis J. COPD from an everyday primary care point of view. J Family Med Prim Care. 2019;8(8): 2644-50.
  4. Morros R, Vedia C, Giner-Soriano M, Casellas A, Amado E, Baena JM; proyecto Neumonías adquiridas en la comunidad en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica tratados con corticoides inhalados u otros broncodilatadores. Estudio PNEUMOCORT. Aten Primaria. 2019;51(6):333-40.
  5. Santibáñez M, Garrastazu R, Ruiz-Núñez M, Helguera JM, Arenal S, Bonnardeux C, et al. Independent effect of prior exacerbation frequency and disease severity on the risk of future exacerbations of COPD: a retrospective cohort NPJ Prim Care Respir Med. 2016;26:16046.

Compartir:

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos