Editorial

EPOCONSUL: ¿cómo tratamos a los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica en España?

Auditoría EPOCONSUL

Los objetivos del tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) son aliviar los síntomas, prevenir el número e intensidad de las agudizaciones, mejorar o preservar la función pulmonar, incrementar la tolerancia al esfuerzo y aumentar la calidad de vida de los enfermos: un tratamiento que durante muchos años estuvo centrado en la gravedad de la obstrucción y cuyo cambio ha venido de la mano de la publicación en el 2012 de la Guía Española de la EPOC (GesEPOC)1.

Esta guía recomienda una aproximación al paciente basada en fenotipos clínicos, lo que ha determinado un cambio significativo en el tratamiento de esta enfermedad hacia un enfoque del tratamiento farmacológico más personalizado según las necesidades clínicas.

La GesEPOC fue la primera guía clínica en EPOC en proponer un tratamiento guiado por fenotipos, un enfoque que posteriormente fue adoptado por otras guías nacionales de EPOC2y cuya implementación ha sido importante, ya que en la auditoría EPOCONSUL, realizada en consultas externas de neumología en España entre mayo de 2014 y mayo de 2015, un 46,3% de las historias clínicas de pacientes con EPOC ya recogían la clasificación por fenotipos de GesEPOC3

En los últimos años, estudios realizados en España que han evaluado el tratamiento según fenotipos clínicos han puesto de manifiesto que el uso de corticoides inhalados (CI) ha disminuido en los pacientes no agudizadores.

Así, el estudio FENEPOC4, realizado en 2013 en ambos ámbitos asistenciales en España, nos mostraba que la triple terapia era el tratamiento de mantenimiento en un 28,7% de los no agudizadores, en un 58% en los agudizadores y en un 59,5% en los pacientes con solapamiento de asma y EPOC, o ACO (asthma-COPD [chronic obstructive pulmonary disease] overlap syndrome). Estos datos nos muestran un cambio en la planificación de las intervenciones terapéuticas según el fenotipo clínico, si bien todavía es una realidad el elevado uso de CI en pacientes con EPOC.

En la nueva versión de la GesEPOC 20175, el abordaje terapéutico se ha simplificado con la estratificación en riesgos: así, se establece como tratamiento farmacológico en los pacientes de riesgo bajo la broncodilatación, en monoterapia o con doble broncodilatación, mientras que en los de riesgo alto se aconseja un abordaje más personalizado del tratamiento por fenotipos clínicos, siendo la primera elección la doble broncodilatación. Los CI se restringen al fenotipo ACO, y como segunda elección tras la doble broncodilatación en el resto de agudizadores frecuentes.

Estas recomendaciones han sido evaluadas en la base de datos de la auditoría clínica EPOCONSUL3, cuyos resultados nos muestran que, si bien existe un porcentaje alto de pacientes con CI en ambos niveles de riesgo, la opción más utilizada en el riesgo bajo fue la monoterapia broncodilatadora (en un 34,8 %), y en el riesgo alto, la triple terapia (presente en un 53,7%). En el riesgo alto, la triple terapia fue la terapia más utilizada, presente en un 47,4 % de los no agudizadores y alcanzando su máximo en los agudizadores con bronquitis crónica, con un 60,8%. Asimismo, en los pacientes con bajo riesgo, pese a que la opción más frecuente fue la monoterapia con un broncodilatador de larga duración, hay que reseñar que un 10,4% seguían tratamiento con terapia combinada con CI y un 27,4 % con triple terapia.

Estos resultados de la auditoría EPOCONSUL confirman un cambio en nuestra práctica clínica en consonancia con las actuales recomendaciones de la GesEPOC, si bien todavía quedan importantes áreas de mejora.

Bibliografía

  1. Grupo de Trabajo de GesEPOC. Guía de Práctica Clínica para el Diagnóstico y Tratamiento de Pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Arch Bronconeumol. 2012; 48(Supl 1):2-58.
  2. Kankaanranta H, Harju T, Kilpelainen M, Mazur W, Lehto JT, Katajisto M, et al. Diagnosis and pharmacotherapy of stable chronic obstructive pulmonary disease: the Finnish guidelines. Basic Clin Pharmacol Toxicol. 2015;116(4):291-307.
  3. Calle Rubio M, Alcázar Navarrete B, Soriano JB, Soler-Cataluña JJ, Rodríguez González-Moro JM, Fuentes Ferrer ME, et al. Clinical audit of COPD in outpatient respiratory clinics in Spain: the EPOCONSUL study. Int J Chron Obstruct Pulmon Dis. 2017;12:417-26.
  4. Calle M, Casamor R, Miravitlles M. Identification and distribution of COPD Phenotypes in clinical practice according to Spanish COPD Guidelines: the FENEPOC study. Int J Chron Obstruct Pulmon Dis. 2017;12:2373-83.
  5. Miravitlles M, Soler-Cataluña JJ, Calle M, Molina J, Almagro P, Quintano JA, et al. Guía española de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (GesEPOC) 2017. Tratamiento farmacológico en fase estable. Arch Bronconeumol. 2017; 53:324-35.

Compartir:

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos