,

Las bronquiectasias son la tercera enfermedad de la vía aérea con más prevalencia

El HUC reúne a una treintena de profesionales para exponer los avances en esta patología

Los servicios de Cirugía Torácica y Neumología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC) organizaron recientemente la III Reunión de la Sociedad Canaria Neumocan en la que participaron una treintena de médicos, enfermeros y fisioterapeutas que se dieron cita en el Colegio de Médicos de Santa Cruz con el objetivo de exponer los avances en las bronquiectasias, una dilatación irreversible de los bronquios, ya sea de manera localizada o, más frecuentemente, difusa en ambos pulmones y que cursa clínicamente con tos y expectoración crónicas, además de dificultad respiratoria con los esfuerzos.

Puede acompañarse de obstrucción permanente en la vía aérea, hemoptisis (expulsión de sangre con la tos) de diferente cuantía y, sobre todo, de infección bronquial crónica por diversos gérmenes, lo que facilita, en forma de círculo vicioso, las agudizaciones infecciosas, de manera recurrente, y conduce a múltiples visitas médicas, incluidas las de los servicios de Urgencias, y, eventualmente, a ingresos hospitalarios. Se trata de la tercera enfermedad de la vía aérea en prevalencia, después del Asma Bronquial y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

En la actualidad asistimos a un aumento importante en el número de casos diagnosticados de bronquiectasias, por múltiples motivos: mayor detección por pruebas de imagen (mediante TAC de alta resolución), mayor longevidad de la población y cronicidad de los procesos que conducen a las mismas o que se asocian (los pacientes con asma o enfisema pulmonar tienen mayor riesgo de padecerlas).

Hay que destacar que el deterioro en la calidad de vida que sufren estos pacientes y el elevado gasto sanitario que genera esta enfermedad, tanto por el tratamiento farmacológico diario (fundamentalmente los antibióticos inhalados) como, sobre todo, por las hospitalizaciones. Se calcula en que nuestro país, el coste medio del tratamiento está entre 4.700-10.000 euros anuales, según la gravedad.

La jornada contó con la presencia del doctor David De la Rosa, un neumólogo tinerfeño que desarrolla su actividad asistencial e investigadora en Barcelona y que es autor y coautor de innumerables artículos en revistas científicas nacionales e internacionales, como las recientes Normativas sobre el Manejo y Tratamiento de los pacientes con Bronquiectasias, siendo además el impulsor del Registro Nacional de enfermos con bronquiectasias, primer registro nacional sobre esta enfermedad a nivel mundial.

Fuente Original: laOpinion

La estancia media de un ingreso en el hospital se ha reducido un 15% en ocho años

La duración de la estancia media de un ingreso hospitalario ha decrecido un 15 por ciento entre 2007 y 2015 y se sitúa actualmente en 8,1 días, tal y como revela el informe RECALMIN, desarrollado por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), con el apoyo de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS).

El estudio, que analiza la atención en las unidades de Medicina Interna en el Sistema Nacional de Salud, también muestra que las altas dadas por los servicios de medicina han crecido un 21 por ciento en el mismo período, con un aumento de 7 puntos porcentuales solo en el último año.

En cuanto a las causas de los ingresos, el informe arroja que las mujeres ingresan en mayor medida por enfermedad de insuficiencia cardiaca, el diagnóstico más frecuente para el alta con un 10 por ciento, y los hombres más por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). De hecho, las enfermedades respiratorias han sufrido un notable aumento, según el estudio.

El estudio también muestra que la media de internistas por unidad es de 15, con un promedio de 7,7 por cada 100.000 habitantes. El número promedio de las altas por médico internista y año es de 240, mientras que, de media, cada enfermera atiende, en turno de mañana y día laborable, a 10 pacientes ingresados en las unidades de Medicina Interna.

Por otro lado, el 61 por ciento de las unidades de Medicina Interna, que representan el 68 por ciento de las camas instaladas, muestra que solo el 31 por ciento de la población está cubierta por programas de atención sistemática al paciente crónico y complejo y únicamente en el 35 por ciento de las unidades el pase de visita es multidisciplinar.

Interconsultas e investigación

El 94 por ciento de las unidades de Medicina Interna realiza interconsulta con otros servicios hospitalarios, con una media de 6 médicos dedicados a esta actividad. Para finalizar, en cuanto a la actividad docente e investigadora, el 63 por ciento de las unidades de medicina interna están acreditadas para docencia MIR, con un promedio de dos residentes de cada año de formación.

Fuente Original: elMédicoInteractivo

 

Tabaco: su impacto económico en la salud supera los 7.500 millones de euros

El impacto económico del tabaquismo se fija en 7.695 millones de euros y deriva de las cinco enfermedades que más frecuentemente se relacionan con el tabaco: enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma, enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular y cáncer de pulmón.

Así lo refleja el informe ‘Evaluación del control del tabaquismo sobre los costes empresariales y sanitarios’, elaborado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.

Los resultados ponen de manifiesto que el mayor gasto corresponde a la patología coronaria, con un total de 3.642 millones de euros; seguida de EPOC, 2.912 millones, y en tercer lugar las enfermedades cardiovasculares, 710 millones.

Más de 8.700 millones de impacto para las empresas

La partida de gasto que genera el tabaquismo a las empresas es “aún más alta”, según el documento del comité nacional, y alcanza los 8.780 millones de euros como consecuencia del absentismo laboral por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, la pérdida de productividad por el consumo de tabaco en el lugar de trabajo y los costes adicionales de limpieza y conservación de instalaciones.

Según ha declarado el presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia, José Antonio Páramo, esta “cascada de consecuencias negativas se puede frenar”, ya que advierte que la mortalidad atribuible al tabaco se podría reducir un 40 por ciento con una estrategia agresiva que promueva el cese del consumo, “que es la única forma realmente efectiva para reducir las complicaciones derivadas del tabaquismo”.

Los fumadores tienen un riesgo cuatro veces mayor de desarrollar un accidente cerebrovascular que los no fumadores, y solo la exposición al humo del tabaco aumenta entre un 20 y un 30 por ciento ese peligro.

Además, el tabaco está “detrás de 2,5 millones de muertes en el mundo cada año, de las que el 29 por ciento son por problemas cardiovasculares”, han insistido desde la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia.

España está por encima de la media en Europa

Según los datos del Eurobarómetro 2016, el 28 por ciento de la población española fuma, un nivel “superior a la media europea (24 por ciento), aunque desde la entrada en vigor de las sucesivas leyes del tabaco -las de 2005, 2010 y 2017- ha mejorado la salud de la población, sobre todo, con menos mortalidad cardiovascular y mejor salud respiratoria“.

“El tabaco produce infinidad de efectos indeseables y favorece la trombosis por diversos mecanismos: disfunción endotelial, vasoconstricción, estrés oxidativo, inflamación crónica y dislipemia, activación de las plaquetas y coagulación”, ha enumerado Páramo, quien ha explicado que “todos estos factores aceleran el proceso aterosclerótico, desestabilizan la placa de ateroma y desencadenan el evento vascular agudo”.

Además, el tabaco “favorece la activación de factores trombóticos y la agregabilidad plaquetaria por inhibición del activador tisular del plasminógeno, el aumento del fibrinógeno plasmático y de la expresión del factor tisular”, ha explicado.

El aspecto positivo es que, “el abandono del tabaco proporciona un beneficio cardiovascular inmediato: mejora la tensión arterial, la circulación sanguínea y disminuye la recurrencia de eventos coronarios y la mortalidad”, ha subrayado el presidente de esa sociedad médica. “Después de cinco a diez años sin fumar, muchos de los parámetros que estaban alterados se equiparan a los de un no fumador”, ha concluido Páramo.

Fuente Original: Redacción Médica

Las muertes por enfermedades respiratorias disminuyen en un 9,7 por ciento

Pese a ello se mantienen como tercera causa de mortalidad, por detrás de las enfermedades cardiovasculares y oncológica

Con 46.812 muertes al año, las enfermedades respiratorias se mantienen como tercera causa se muerte en España, por detrás de las enfermedades cardiovasculares y oncológicas, pese a que  las muertes por patologías del sistema respiratorio bajaron un 9,7 por ciento en 2016 respecto a 2015. Así se observa en los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al año 2016, que en opinión de Carlos A. Jiménez, presidente electo de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica), son datos que irán variando, ya que  “las enfermedades respiratorias son un paradigma de cronicidad, y su incremento es constante”.

En concreto, las causas de muerte respiratoria más frecuente en 2016 fueron el cáncer de pulmón, con 22.155 defunciones (17.598 en hombres y 4.557 en mujeres); las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, con 15.071 defunciones (11.011 en hombres y 4.060 en mujeres); y la neumonía, con 9.310 defunciones (4.090 en hombres y 5.220 en mujeres).

Respecto al descenso de la mortalidad, este se aprecia sobre todo en las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, que comprende la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y sus diferentes formas, tales como la bronquitis crónica y el enfisema. En hombres, las muertes por estas enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores bajaron un 8,8 por ciento respecto a 2015 y en mujeres un 11,8 por ciento. “Sin duda, en este descenso se refleja el importante desarrollo terapéutico e investigador que se ha producido entorno a estas enfermedades en los últimos años. Conocemos cada vez mejor la EPOC lo que nos permite un mejor manejo de la misma”,  ha reflexionado por su parte Agustín Valido, neumólogo y miembro del Comité de Relaciones Institucionales de SEPAR.

Demografía de las enfermedades respiratorias

Aportando más datos sobre la realidad de las enfermedades respiratorias, cabe reseñar que por género, las enfermedades respiratorias fueron la tercera causa de muerte tanto entre hombres como entre mujeres, con una tasa bruta de fallecimiento de 114,9 muertes por 100.000 habitantes en varones y de 87,2 muertes por 100.000 habitantes en el caso de las féminas, de nuevo por detrás de los tumores (primera causa de defunción en hombres, con una tasa bruta de 300,9 muertes por 100.000 habitantes) y las enfermedades del aparato circulatorio (primera causa de defunción en mujeres con una tasa bruta de 272,7 muertes por 100.000 habitantes).

A nivel territorial, las enfermedades del sistema respiratorio se situaron como la tercera causa de muerte en todas las comunidades. Las tasas brutas de mortalidad más elevadas, debido a estas enfermedades, se dieron en Castilla y León (143,9 fallecidos por 100.000 habitantes), el Principado de Asturias (140,0) y Extremadura (139,3). Por su parte, Extremadura registró la mayor tasa estandarizada de mortalidad debido a las enfermedades del sistema respiratorio (116,5), seguida de Canarias (115,3) y la Región de Murcia (113,0), según datos del INE.

Fuente Original: Médico Interactivo

Fumar no sólo daña los pulmones: el humo atrofia los músculos de las piernas

Fumar no solo es malo para los pulmones, sino que una nueva investigación muestra que los componentes del humo del cigarrillo dañan directamente los músculos.

La investigación, publicada en The Journal of Physiology, indica que fumar reduce la cantidad de pequeños vasos sanguíneos que aportan oxígeno y nutrientes a los músculos de las piernas.

Sabemos que fumar limita la capacidad de ejercicio de una persona porque debilita sus músculos. Se creía ampliamente que esta debilidad muscular se debe a que los pulmones se inflaman y eventualmente se destruyen por el tabaquismo habitual, lo que limita la actividad y el ejercicio.

Sin embargo, los hallazgos de este estudio sugieren que el humo del cigarrillo daña directamente los músculos al reducir el número de vasos sanguíneos en los músculos de las piernas, lo que reduce la cantidad de oxígeno y nutrientes que pueden recibir. Esto puede afectar al metabolismo y los niveles de actividad, que son factores de riesgo para muchas patologías crónicas, incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la diabetes.

Así, la falta de nutrientes y de oxígeno “puede impactar el metabolismo y los niveles de actividad, ambos factores de riesgo para muchas enfermedades crónicas, incluyendo la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (COPD) y la diabetes”, reza el informe.

Experimento con ratones

La investigación, conducida por la Universidad de California, San Diego, Estados Unidos, en conjunto con la Universidad Federal de Río de Janeiro, en Brasil, y la Universidad de Kochi, en Japón, consistió en exponer a ratones al humo de cigarrillos de tabaco durante ocho semanas, bien por inhalación o inyectando a los animales una solución con humo.

El estudio no identificó cuáles de los aproximadamente 4.000 químicos en el humo del cigarrillo son responsables de este daño muscular. La identificación de los químicos responsables es una vía clave para futuras investigaciones, junto con la comprensión del proceso por el cual reducen el número de vasos sanguíneos.

“Es de vital importancia que demostremos a las personas que el uso de cigarrillos tiene consecuencias perjudiciales en todo el cuerpo, incluidos los grandes grupos musculares necesarios para la vida diaria, y desarrollemos estrategias para detener el daño provocado por los componentes perjudiciales del humo del cigarrillo”, afirma la doctora Ellen Breen, investigadora principal del estudio.  Tanto identificar los componentes químicos como “profundizar en el conocimiento del proceso por el que los vasos sanguíneos se reducen”, fueron metas señaladas para próximos análisis por parte de la científica.

Fuente Original: eleconomista

Los pacientes con EPOC grave presentan “su peor momento” por las mañanas

El empeoramiento de los síntomas en la EPOC es lo que se conoce como exacerbaciones. Los “días malos” que manifiestan los pacientes, equivalen a los “días más sintomáticos”. Una mayor intensidad de los síntomas puede requerir tratamiento específico para su control.

El equipo de la Dra. Espinosa publicó en la revista Archivos de Bronconeumologia el estudio Variabilidad de los síntomas respiratorios en la EPOC grave donde han demostrado que en España los pacientes con EPOC grave perciben una gran variabilidad de sus síntomas respiratorios, especialmente por las mañanas. Este grupo de estudio ha formado parte del estudio europeo donde participaron 16 países.

El equipo investigador invitó a participar a neumólogos de atención primaria de toda España que atendieran a pacientes con EPOC. Se excluyeron para el estudio los pacientes que: en el momento de la inclusión o en los 3 meses previos hubieran presentado una agudización, presentaran historia de asma o rinitis, cáncer de pulmón u otra patología respiratoria significativa como las bronquiectasias, fibrosis pulmonar, patología intersticial, tuberculosis o sarcoidosis o eran incapaces de comprender el procedimiento del estudio. Todos los pacientes firmaron un consentimiento informado.

Una vez el paciente aceptó participar en el estudio, en la primera visita se recogieron datos demográficos, grado de disnea, exacerbaciones e ingresos hospitalarios previos, medicación habitual y se identificaron otras enfermedades que también padecía el paciente además de la EPOC. Durante el estudio los pacientes fueron entrevistados por teléfono y se les preguntó sobre los síntomas: disnea, tos, opresión en el pecho, expectoración, sibilancias, calidad del sueño y el momento de día, semana, estación del año en que estas eran más importantes.

En España participaron 134 médicos (73% neumólogos y 27% médicos de atención primaria) y se incluyeron 677 pacientes. Finalmente 472 pacientes (70%) cumplían los criterios del estudio y pudieron finalizarlo. La edad media de los pacientes fue de 68 años siendo un 7% mujeres. El 80% tenía además de la EPOC otras enfermedades siendo la más frecuente la hipertensión arterial. Los pacientes del estudio presentaron una media de 2 agudizaciones en el año previo.

La mayoría de los pacientes (84%) reportaron tener al menos un síntoma en la semana previa al estudio y el más citado fue la expectoración y la disnea. Entre un 36-55% de los pacientes manifestaron que sus síntomas les afectaba todos los días de la semana pero que variaba a lo largo del día y también en función de las estaciones del año, siendo las peores en invierno y verano. Al analizar los datos, se observa que la opresión torácica y la disnea son los síntomas percibidos con mayor frecuencia como variables, y la expectoración es el percibido como más constante.

El impacto de los síntomas en relación a las actividades de la vida diaria, afectó más a los pacientes que reportaron un empeoramiento de los síntomas por la mañana. Además también comentaron realizar menos actividad física y tener una peor calidad del sueño.

Las mañanas son la parte del día en que estos síntomas son percibidos con mayor gravedad o intensidad y cuando interfieren en un mayor grado con las actividades cotidianas.

Los pacientes con EPOC en España, tienen en general una vida sedentaria, lo que no es beneficioso para su enfermedad. Personalizar el tratamiento, incidiendo en conseguir un mejor control de los síntomas de forma personalizada, conseguiremos una mejor calidad de vida de los pacientes.

Informar al médico de los síntomas, cuando empeoran y las limitaciones que provoca, por parte del paciente, puede ayudar a conseguir un óptimo tratamiento.

Bibliografía.

María José Espinosa de los Monterosa, Carolina Peña, Enrique Javier Soto Hurtado, Javier Javier Soto Hurtado y Marc Miravitlles. Variabilidad de los síntomas respiratorios en la EPOC grave. Arch. Bronconeumol 2012; 48 (1): 3-7.

Autora: Carme Hernández

Via: ForumClinic

La exposición a polvo orgánico, humos y pesticidas aumenta el riesgo de EPOC

Tras un seguimiento de 20 años a más de 3.300 personas, un equipo de científicos liderados por el Instituto de Salud Global de Barcelona ha establecido una relación entre determinadas exposiciones en el ámbito ocupacional y el riesgo de padecer enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El 21% de los casos detectados de esta patología estuvo asociado con exposición a polvos orgánicos, gases, humos y pesticidas.

Un equipo internacional liderado por investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por la Fundación Bancaria ‘la Caixa’, ha aportado nuevas evidencias sobre el papel de las exposiciones laborales como un factor de riesgo importante en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Un estudio con más de 3.300 participantes ha relacionado la exposición a polvos orgánicos, gases, humos y pesticidas con una mayor incidencia de EPOC.

Los resultados se han publicado en la revista Thorax.

La investigación se ha llevado a cabo en el marco del Estudio Europeo de Salud Respiratoria (ECRHS), una trabajo longitudinal multicéntrico. El equipo seleccionó a un total de 3.343 participantes de 24 centros en 12  países entre 1991 y 1993 y realizó un estudio de seguimiento con ellos 20 años después. Los voluntarios  realizaron pruebas de espirometría para medir la función pulmonar tanto al inicio del estudio como en el momento del seguimiento, mientras que las exposiciones en el lugar de trabajo se estimaron a partir de la información obtenida en entrevistas, combinada con una matriz de empleo-exposición externa.

Tras el análisis de la exposición ocupacional a 12 agentes diferentes, los resultados mostraron que los participantes expuestos a polvo orgánico tenían un 60% más de riesgo de EPOC que los no expuestos. Asimismo, entre los voluntarios expuestos a gases y humos se dio un 50% más de riesgo de EPOC, mientras que en el caso de las personas expuestas a pesticidas el riesgo fue un 120% mayor.

Exposiciones ocupacionales

Sin embargo, el efecto observado con la exposición a los pesticidas se basó en un número reducido de casos. El cómputo global de los resultados indicó que un 21% de los 96 casos de EPOC detectados durante el seguimiento estuvieron asociados con las exposiciones ocupacionales indicadas.

“Estudios anteriores habían estimado que cerca del 15% de los casos de EPOC son atribuibles a exposiciones en el lugar de trabajo. Nuestros resultados fortalecen estas evidencias de manera substancial”, explica Jan-Paul Zock, investigador de ISGlobal y último autor del estudio.“Hasta donde nosotros sabemos, este es el primer estudio que demuestra un efecto de la exposición al polvo orgánico en la incidencia del EPOC de forma prospectiva y en una cohorte de población general”, subraya.

Una de las principales cuestiones que este trabajo deja abiertas para investigaciones futuras es si los efectos observados experimentan modificaciones por el hecho de fumar, ya que el tabaco es el principal factor de riesgo para el desarrollo de la EPOC. Otras cuestiones a resolver son cómo los efectos observados interaccionan con el asma y cuáles son los riesgos particulares con respecto a profesiones, actividades y agentes específicos.

Referencia bibliográfica:

Lytras T, Kogevinas M, Kromhout H, et al Occupational exposures and 20-year incidence of COPD: the European Community Respiratory Health Survey. Thorax. 2018. doi: 10.1136/thoraxjnl-2017-211158

Fuente Original: Agencia SINC

Células madre para tratar las enfermedades respiratorias. Investigación

La conferencia ‘Células madre en el tratamiento de las enfermedades respiratorias: realidad o ficción’, realizada por el Dr. Luis Ortiz, director del departamento de salud ambiental y ocupacional de la universidad de Pittsburgh, clausuró las XII Jornadas de Neumología de Baleares

«Es algo que apenas ha empezado a desarrollarse», matizó el experto antes del cierre del congreso, organizado por la Policlínica Nuestra Señora del Rosario y la Associació Illenca de Respiratori (AIRE). Esto se debe, continuó, a que ahora «está empezando a entenderse cómo un pulmón crece y se mantiene en el trascurso de la vida», lo que sirve para afirmar que la mayoría de las enfermedades que aquejan a los adultos «pueden haber empezado durante el crecimiento».

Comenzar a fumar en la adolescencia «implica que el pulmón nunca alcance el desarrollo apropiado», lo que lo predispone a las enfermedades, explica el experto, que detalla la idea de usar células madre en el tratamiento de estas enfermedades: «Se hace con un tipo especializado de células del pulmón adulto que se encargan de mantenerlo día a día de una forma muy organizada. Lo que se pretende es que esas células se puedan usar para facilitar ese mantenimiento apropiado del pulmón. La idea es muy simple, pero ha costado desarrollarla».

El «mecanismo oscuro»

Ortiz justifica que esto se debe a que los mecanismos del pulmón son «mucho más oscuros» que los de otros órganos, como el hígado o la médula, y sólo se han conseguido esclarecer «en la última década». Esto se suma a la complejidad que supone estar en contacto directo con la atmósfera por el aire que se inhala, el «volumen circulatorio minuto a minuto» y que funciona de forma casi imperceptible: «No somos conscientes de que respiramos y cuando lo somos es porque nos cuesta. Cuando pierdes esa bonita espontaneidad no puedes vivir con comodidad».

Ortiz reconoce que históricamente se ha prestado más atención a las enfermedades cardiovasculares que a las respiratorias debido a que «el gran culpable» de la mortalidad era el infarto de miocardio, seguido de las neoplasias. «A medida que la prevención ha hecho que la mortalidad por enfermedades cardiovasculares baje y que se reduzca la incidencia de las enfermedades neoplásicas, las respiratorias han tomado más preeminencia», señala.

El conferenciante señala que «una enorme carga» de las enfermedades respiratorias está relacionada con la contaminación y el consumo de tabaco. En este sentido, destaca la necesidad de educar a la población para reducir su incidencia. «Las enfermedades respiratorias son una carga social importante y hay que controlarlas», apunta el experto, que es optimista: «Toda mi generación fumó, mis padres y yo, personalmente, estuve expuesto al tabaco casi hasta que llegué a la universidad. Mis hijas nunca vieron el tabaco en casa porque no se fumaba y en las escuelas en Estados Unidos hay mucho énfasis en que los chicos estén informados, así que ellas nunca se han expuesto al tabaco. La educación tiene un papel fundamental».

Ortiz reconoce que en un sitio como Ibiza dejar de fumar es algo más complicado «al ser un destino turístico» ya que mucha gente asocia el tabaco a los momentos de ocio. A pesar de esto, afirma que, según la estadística, España no es de los países europeos en los que más se fuma y, de hecho, apunta a una caída en el consumo: «Recuerdo ir en tren de Madrid a Sevilla y acabar con un olor como si hubiera fumado una cajetilla de cigarros. Ahora ya no». «El gran reto es que la población entienda que debe ser responsable de sí misma, que muchos de los problemas son autoinfligidos y que a través de la prevención se puede lograr mucho», añade.

El médico no sólo es optimista en cuanto a la educación, también con los tratamientos, que, afirma, han progresado «mucho», sobre todo para mejorar la calidad de vida de los enfermos: «Son más seguros y más directos».

Fuente Original: Diario de Ibiza

Calidad vida, comorbilidades e infradiagnóstico EPOC, principales diferencias entre las mujeres y los hombres

Los datos de calidad de vida, comorbilidades, infradiagnóstico y supervivencia en la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) son peores en las mujeres que en los hombres que tienen esta patología, según han manifestado hoy especialistas en neumología en unas jornadas celebradas en Madrid.

El debate sobre la EPOC en las mujeres como ejemplo de morbilidad diferencial se ha producido en la Jornada “Salud y Mujer: necesidad y desafíos de un enfoque de género”, un acto organizado por el Foro Salud de la Mujer, adscrito a la Fundación para la Investigación en Salud (Fuinsa); y la Fundación AstraZeneca.

La Jornada se ha completado con otros dos debates, uno sobre cómo influye el factor de género en la salud de las mujeres; y otro sobre las actuaciones de las CCAA para incorporar la perspectiva de género a sus estrategias sanitarias.

En la apertura de la Jornada, Paloma Casado, subdirectora general de Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, ha defendido un cambio cultural para que desaparezcan las desigualdades de género en salud, mientras que el presidente de Fuinsa, Alfonso Moreno, ha señalado que aunque las mujeres viven más años “tienen peor salud”.

El caso de la EPOC como ejemplo de enfermedad donde existe desigualdad entre mujeres y hombres se ha tratado en profundidad.

El doctor Julio Ancochea, neumólogo y moderador de la mesa, ha resaltado que la calidad de vida de las mujeres con EPOC es peor que la de los hombres, al igual que el infradiagnóstico, que si en esta patología se eleva al 77 por ciento, en el caso de las mujeres se dispara al 86 por ciento.

Las comorbilidades de las mujeres con EPOC son superiores a las de los hombres en diabetes y osteoporosis, y en el caso de la depresión y la ansiedad, si en ellos se sitúa en un 25 por ciento, en las mujeres se eleva al 44 por ciento.

Ancochea ha defendido un plan de prevención de la EPOC en la mujer; campañas con perspectiva de género; programas específicos de deshabituación tabáquica de la mujer; apoyo al abandono del tabaco en el embarazo y la maternidad; y valorar la financiación o cofinanciación de programas específicos para mujeres con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

En el curso de la Jornada, el doctor Carlos Jiménez, coordinador de la Unidad de Tabaquismo de la Comunidad de Madrid, ha ofrecido datos epidemiólogicos que reflejan las diferencias entre hombres y mujeres en el hábito tabáquico. Si en las edades comprendidas entre los 15 y 65 años, los hombres fuman un 34,2 por ciento y las mujeres un 27,3 por ciento, entre los 14 y 18 años hay un 8,7 por ciento en hombres y un 9,1 por ciento en mujeres.

En cuanto a la edad de inicio al consumo de tabaco, las chicas lo hacen a los 14,5 años y los chicos a los 14,6.

Otros datos ofrecidos por este médico señalan que el cáncer de pulmón en hombres disminuye, mientras en las mujeres aumenta.

Fuente Original: cope

La telemedicina reduce las visitas hospitalarias de los pacientes con EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es actualmente la cuarta causa de muerte en el mundo y la OMS estima que será la tercera en el año 2030.

La alta prevalencia y la carga asistencial que genera, junto con un elevado coste para la sanidad pública, justifica un esfuerzo para mejorar esta situación y la calidad de vida de los pacientes, que se está traduciendo en programas de telemedicina y de programas de atención domiciliaria, tal y como han dispuesto María Enríquez Jiménez, enfermera en el Hospital Universitario 12 de Octubre y miembro del grupo de trabajo de Neumomadrid, y Ana Campillo Palomo, enfermera de las consultas de Neumología Infantil del Hospital Universitario La Paz y miembro del grupo de trabajo de Neumomadrid, en la mesa dedicada al paciente crónico en el XXIII Congreso de Neumomadrid, que se ha celebrado los días 11, 12 y 13 de abril.

Esta mesa ha versado sobre los nuevos modelos de atención al paciente respiratorio crónico, así como los requerimientos clínicos a través de la telemedicina y la atención al paciente EPOC frágil. Tal y como han asegurado las moderadoras, estos son procedimientos “muy necesarios, ya que evitan el máximo número de desplazamientos a hospitales de los pacientes más frágiles a nivel respiratorio y garantizan un seguimiento estrecho de su patología”.

Programa mediante el uso de eSalud

“La telemedicina consiste en la atención del paciente mediante una comunicación entre el paciente y profesional sanitario. Por eso, se usan herramientas como las tecnologías de la información y la comunicación (TICs)”, han explicado ambas expertas.

Marta Morales Machua, enfermera de exploración funcional de Neumología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, ha expuesto la elaboración de un programa multidisciplinar para el paciente con EPOC mediante el uso de eSalud –conjunto de TICs que se emplean en materia de prevención, diagnóstico, tratamiento, seguimiento, así como en la gestión de la salud- para medir la evolución del paciente y el apoyo familiar.

“Dado el aumento de patologías crónicas y el envejecimiento de la población, es necesaria la elaboración de estos programas que mejoren la vida de los pacientes, ayudando a dar respuesta a la demanda y evitar los reingresos”, ha afirmado.

“En líneas futuras se plantearía una evaluación del programa una vez realizada la implantación del servicio de eSalud para los pacientes con EPOC. Para ello, se debería realizar a los distintos pacientes y familiares involucrados, así como al personal sanitario que ha intervenido, una valoración mediante una encuesta estructurada para conocer la satisfacción del proyecto, así como el registro de las posibles mejoras a implantar”, ha asegurado Morales Machua.

Seguimiento telemático y domiciliario

Marta Padilla, enfermera de la Unidad de Hospitalización a Domicilio del Servicio de Neumología del Hospital Universitario 12 de Octubre y miembro del grupo de trabajo de Enfermería de Neumomadrid, ha hablado sobre el programa de atención al paciente EPOC frágil de dicho hospital y de la necesidad de dar una respuesta asistencial a un subgrupo de pacientes con esta enfermedad.

“Los objetivos del programa son disminuir estas visitas a urgencias e ingresos y mejorar la calidad de vida del paciente. Realizamos un seguimiento telefónico y a domicilio de estos pacientes, a los que atendemos de forma programada adecuando la periocidad a las características del paciente, o bien a demanda, cuando detecta signos o síntomas de una exacerbación”, ha explicado la enfermera Marta Padilla.

“En el domicilio realizamos anamnesis y exploración física del paciente, tenemos la posibilidad de realizar algunas pruebas como analíticas, gasometría arterial, espirometría. Revisamos y, si es necesario, modificamos el tratamiento farmacológico y valoramos la adherencia y el buen uso de las terapias respiratorias domiciliarias, así como de la terapia inhalada”, ha asegurado.

Mesa técnica

Para finalizar la jornada, Silvia Arranz Alonso, de la Fundación para el desarrollo de la Enfermería, y Víctor Martínez Viola, enfermero de la Unidad de Neumología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, han moderado una mesa técnica en la que se han expuesto dos comunicaciones. La primera ha tratado sobre las ‘Nuevas técnicas broncoscopicas. Reducción de Volumen’, que ha sido presentada por Susana Álvarez López, enfermera del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, en la que mostraba los últimos avances que se utilizan para  el tratamiento de pacientes con hiperinsuflación.

La segunda ha tratado sobre la ‘Calidad asistencial en el laboratorio de función pulmonar’. Almudena Batanero Rodríguez, enfermera del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, ha hecho hincapié, de forma clara y metódica, sobre todos los apartados necesarios que hay que tener en cuenta para que las pruebas diagnósticas practicadas a los pacientes se puedan considerar fiables y de alta calidad.

Fuente Original: redacciónmédica

Fotografía: Marta Padilla, María Enríquez, Ana Campillo y Marta Morales