El Hospital Doctor Negrín atendió a un 9% más de pacientes a domicilio con cuidados hospitalarios

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, atendió el pasado año, a través de la Unidad de Hospitalización a Domicilio (HADO), a 398 pacientes nuevos que requerían una atención especializada, lo que supuso un incremento del 9,34 por ciento respecto a 2016.

Desde esta unidad se realizaron en 2017 un total de 7.484 visitas médicas, de Enfermería y fisioterapeutas. Se trata de un modelo asistencial que ofrece un conjunto de atenciones, cuidados médicos y de Enfermería de rango hospitalario fuera del propio centro. En los últimos cinco años, esta unidad ha atendido más de 1.500 pacientes en su domicilio evitando que estén ingresados en el hospital.

“Este tipo de unidades son muy útiles para el manejo de pacientes ancianos, crónicos y frágiles que necesitarían ingreso hospitalario, puesto que el hogar les permite afrontar mejor su padecimiento y se potencia, entre otros aspectos, su autonomía funcional”, explica la Consejería de Sanidad del Ejecutivo insular, que añade que, generalmente, las principales patologías que pueden ser tratadas son la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) agudizada, infecciones respiratorias como la neumonía y del tracto urinario complicada.

El requisito principal para que un paciente sea atendido en su domicilio por la Unidad de Hospitalización a Domicilio es que esté clínicamente estable, con evolución favorable, un diagnóstico establecido y un tratamiento pautado que, luego, podrá ser modificado por el equipo médico especialista según su evolución.

Aumento de recursos

Durante el año 2017, la Unidad de Hospitalización a Domicilio puso en marcha un programa para evitar ingresos desde el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín orientado a pacientes crónicos, geriátricos agudizados para poder ofrecerles cuidados de rango hospitalario, pero en su entorno y con sus familias en el domicilio, siempre y cuando cumplan unos requisitos clínicos y familiares necesarios.

En este año 2018 se aumentó la plantilla con un segundo fisioterapeuta para realizar sesiones de Fisioterapia domiciliaria a pacientes ingresados en el hospital con deterioro funcional, para evitar que permanezcan en planta y puedan recuperarse en su casa. Además, también se puso en marcha un circuito para evitar ingresos de pacientes crónicos de alta complejidad del Servicio de Medicina Interna, remitidos para control hospitalario desde Atención Primaria con el objetivo de ser contrdos en sus domicilios.

Desde esta unidad se realizaron en 2017 un total de 7.484 visitas médicas, de Enfermería y fisioterapeutas. Se trata de un modelo asistencial que ofrece un conjunto de atenciones, cuidados médicos y de Enfermería de rango hospitalario fuera del propio centro. En los últimos cinco años, esta unidad ha atendido más de 1.500 pacientes en su domicilio evitando que estén ingresados en el hospital.

“Este tipo de unidades son muy útiles para el manejo de pacientes ancianos, crónicos y frágiles que necesitarían ingreso hospitalario, puesto que el hogar les permite afrontar mejor su padecimiento y se potencia, entre otros aspectos, su autonomía funcional”, explica la Consejería de Sanidad del Ejecutivo insular, que añade que, generalmente, las principales patologías que pueden ser tratadas son la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) agudizada, infecciones respiratorias como la neumonía y del tracto urinario complicada.

El requisito principal para que un paciente sea atendido en su domicilio por la Unidad de Hospitalización a Domicilio es que esté clínicamente estable, con evolución favorable, un diagnóstico establecido y un tratamiento pautado que, luego, podrá ser modificado por el equipo médico especialista según su evolución.

Aumento de recursos

Durante el año 2017, la Unidad de Hospitalización a Domicilio puso en marcha un programa para evitar ingresos desde el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín orientado a pacientes crónicos, geriátricos agudizados para poder ofrecerles cuidados de rango hospitalario, pero en su entorno y con sus familias en el domicilio, siempre y cuando cumplan unos requisitos clínicos y familiares necesarios.

En este año 2018 se aumentó la plantilla con un segundo fisioterapeuta para realizar sesiones de Fisioterapia domiciliaria a pacientes ingresados en el hospital con deterioro funcional, para evitar que permanezcan en planta y puedan recuperarse en su casa. Además, también se puso en marcha un circuito para evitar ingresos de pacientes crónicos de alta complejidad del Servicio de Medicina Interna, remitidos para control hospitalario desde Atención Primaria con el objetivo de ser controlados en sus domicilios.

Fuente Original: ActaSanitaria

Investigadores de la complutense identifican los cambios de la disbiosis que desarrollan la hipertensión arterial pulmonar

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red del área temática de Enfermedades Respiratorias (Ciberes) de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), liderados por Francisco Pérez Vizcaíno, han identificado en roedores los cambios de la microbiota intestinal (disbiosis) que desarrollan hipertensión arterial pulmonar.

El trabajo, publicado en la revista ‘Scientific Reports’, abre un campo de investigación para el estudio de nuevas posibilidades terapéuticas para el abordaje de la hipertensión arterial pulmonar.

Esta enfermedad se caracteriza por un aumento de la presión en la circulación pulmonar como consecuencia de un estrechamiento de las arterias pulmonares. Se trata de una enfermedad progresiva que va sobrecargando paulatinamente el corazón.

La corrección de la disbiosis bacteriana podría tener efectos beneficiosos en la evolución de la enfermedad, según el estudio. “Varias estrategias terapéuticas se pueden emplear para restaurar el perfil bacteriano incluyendo cepas bacterianas específicas (probióticos), fibra o polifenoles que modulan el crecimiento bacteriano (prebióticos), antibióticos, o incluso el trasplante de heces”, sostuvo el investigador del Ciberes Francisco Pérez Vizcaíno.

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos del intestino. En personas sanas, la microbiota está compuesta por 100 billones de bacterias, hongos y virus; tres veces más que en las células. Con el desarrollo de las técnicas de secuenciación genética masiva y el análisis bioinformática, el estudio de la composición detallada de la microbiota se ha convertido en una tarea asequible.

En los últimos años, según Ciberes, se ha encontrado una relación muy firme entre la composición bacteriana de la microbiota y el estado de salud. En general, una mayor diversidad bacteriana, es decir, un mayor número de especies de bacterias, se relaciona con un mejor estado de salud.

La alteración patológica de la composición de la microbiota se conoce como disbiosis. Tanto en modelos animales como en humanos, varias enfermedades se relacionan con cambios específicos en la composición microbiana. Entre ellas destacan enfermedades cardiovasculares, respiratorias, metabólicas, cáncer e incluso enfermedades psiquiátricas.

Según Ciberes, la disbiosis no es meramente una consecuencia de la enfermedad, sino que desempeña un papel en el proceso patológico. Así, la microbiota es capaz de regular el sistema inmunológico.

Fuente Original: EcoDiario

El deterioro de la función pulmonar no está asociado con la gravedad del Síndrome Coronario Agudo

El deterioro de la función pulmonar no está asociado con la gravedad del SCA, pero sí con una estancia más corta en la unidad coronaria, según un estudio realizado por CIBERES

Un estudio muestra que existe un fenotipo clínico de sujetos con Síndrome Coronario Agudo (SCA) en los que la presencia de alteraciones de la función pulmonar y otras comorbilidades respiratorias como, por ejemplo, el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS), podrían asociarse con un mejor pronóstico a corto plazo -determinado por una estancia más corta en la Unidad Coronaria- que es independiente de la gravedad del evento subyacente.

El estudio publicado en Journal of Thoracic Disease ha sido coordinado por Ferran Barbé, director científico del CIBERES e investigador del Hospital Arnau de Vilanova y han participado otros investigadores del CIBERES.

Las alteraciones de la función pulmonar son comunes en la población general y a menudo están infradiagnosticadas. Globalmente, la prevalencia estimada de enfermedades asociadas con obstrucción crónica al flujo aéreo es superior al 13% en la población adulta, principalmente enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y asma; mientras que aquellas asociadas con un defecto restrictivo, ya sea por patología pulmonar intersticial, anomalías de la caja torácica u obesidad, tienen una prevalencia cercana al 6%.

Aunque la gravedad de la alteración de la función pulmonar confiere un mal pronóstico debido a la aparición de complicaciones respiratorias en pacientes con neumopatía conocida, también se ha establecido en estudios previos que tanto el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) como la capacidad vital forzada (FVC) son predictores de mortalidad y/o complicaciones respiratorias en la población general.

Este mal pronóstico se ha atribuido principalmente al desarrollo de eventos cardiovasculares, independientemente de otros factores como la exposición al tabaco. Aunque los mecanismos específicos de esta asociación no se comprenden completamente, se ha postulado que la inflamación sistémica, un tono simpático incrementado y la rigidez arterial en pacientes con alteración de la función pulmonar pueden tener un papel específico en el aumento del riesgo cardiovascular.

Fuente Original: ConSalud

Determinan genes que diferencian a pacientes con EPOC que además tienen asma

Neumólogos del Hospital del Mar y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) han logrado determinar los genes que diferencian a los pacientes con EPOC que asocian componentes asmáticos.

Los investigadores han analizado más de 25.000 genes de 60 pacientes de siete hospitales españoles (Hospital del Mar, 12 de Octubre, Son Espases, Clínic de Barcelona, Virgen del Rocío, Parc Taulí y Fundación Jiménez Díaz) con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), unos que asocian asma bronquial y otros que no.

Así, los neumólogos han descubierto que 36 genes presentan diferencias muy significativas en su expresión entre los dos grupos de pacientes y que, por tanto pueden ser determinantes para diagnosticar y tratar a aquellos pacientes de EPOC que a la vez presentan aspectos característicos de asma, una nueva patología también conocida como ACO (síndrome de superposición EPOC-asma).

El doctor Joaquim Gea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital del Mar, director de uno de los grupos de investigación del IMIM y catedrático de la Universidat Pompeu Fabra, ha explicado que “estos resultados pueden explicar la tendencia de estos pacientes a tener simultáneamente características de las dos enfermedades y, a la vez, nos pueden facilitar descubrir futuras dianas terapéuticas para su tratamiento”.

Para llegar a esta conclusión han secuenciado el transcriptoma (el conjunto de moléculas del ARN) de 25.221 genes de los pacientes seleccionados, comparando aquellos que tenían EPOC y asma con aquellos que tenían solo EPOC.

Así han podido comprobar cuáles de estos genes se expresaban (tenían actividad, es decir, codificaban proteínas), y con qué intensidad.

En total, 36 de estos genes se mostraban mucho más o mucho menos expresados en los pacientes con ACO en comparación con los pacientes con EPOC.

Según Gea, “tenemos evidencia de marcadores del fenotipo que mezcla asma con EPOC (ACO), que se diferencia del fenotipo de EPOC aislada, y esto nos sugiere potenciales biomarcadores y dianas terapéuticas hasta ahora inexploradas”.

Más de la mitad de estos genes no habían sido descritos nunca antes como relacionados con estas enfermedades, ni con la alergia.

Joaquim Gea ha destacado que el resultado de esta investigación es importante a la hora de diagnosticar y tratar a un grupo de pacientes que muestran síntomas de dos enfermedades consideradas hasta ahora como muy diferentes, la EPOC y el asma.

Se trata de enfermos que generalmente presentan eosinofilia en sangre periférica, es decir, presencia por encima de lo normal de un tipo concreto de leucocitos (glóbulos blancos) en la sangre, y han sido o son fumadores.

Diferenciarlos permitirá decidir si tienen que recibir tratamiento con corticoides y buscar nuevos enfoques de terapias biológicas basándose en las potenciales dianas terapéuticas que ha revelado el estudio.

“Estamos viviendo un cambio de paradigma absoluto en los tratamientos de las enfermedades respiratorias crónicas. Se pasará de los tratamientos actuales, que buscan abrir los bronquios y dilatar los pulmones a tratamientos más específicos y dirigidos a las moléculas y vías metabólicas que provocan estas enfermedades”, ha asegurado Gea.

El trabajo ha recibido el primer premio de trabajos relacionados con la EPOC de la Asociación Latinoamericana del Tórax (ALAT) y un galardón en la Barcelona-Boston Lung Conference, organizada por la Universidad de Harvard y la Universidad de Barcelona.

Fuente Original: laVanguardia

Relacionan alteraciones pulmonares con mejor pronóstico de síndrome coronario

Un estudio coordinado por expertos del Instituto de Investigación Biomédica de Lleida (IRBLleida) ha relacionado la presencia de alteraciones de la función pulmonar como la apnea del sueño con un mejor pronóstico de los pacientes con síndrome coronario agudo.

En concreto, el estudio muestra que hay un fenotipo clínico de sujetos con síndrome coronario agudo (SCA) en los que la presencia de alteraciones de la función pulmonar y otras comorbilidades respiratorias podrían asociarse con un mejor pronóstico a corto plazo.

Según han explicado desde el IRBLleida, estudios previos han sugerido que las alteraciones de la función pulmonar podrían asociarse a un aumento en la mortalidad de episodios cardiovasculares.

El trabajo es un subestudio del estudio ISAACC (Impacto del síndrome de apneas-hiponeas del sueño en la evolución del síndrome coronario agudo. Efecto de la intervención con presión positiva continua (CPAP)), en el que participan 15 hospitales de toda España.

Desde el mes de junio de 2011 hasta el mes de septiembre de 2014 se seleccionaron 318 pacientes y se evaluaron las asociaciones entre las alteraciones de la función pulmonar y la gravedad y el pronóstico a corto plazo del SCA, además de su interacción con el síndrome de apnea obstructiva del sueño.

El estudio, publicado en la revista Journal of Thoracic Disease, ha estado coordinador por Ferran Barbé, investigador principal del grupo 35 del Centro de Investigación Biomédica en Red Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y jefe del servicio de neumología del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida.

Las alteraciones de la función pulmonar son comunes en la población general y, a menudo, están infradiagnosticadas, según el IRBLleida.

Globalmente, afirman, la prevalencia aproximada de enfermedades asociadas con una obstrucción crónica al flujo aéreo es superior al 13 % en la población adulta, principalmente, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma.

Por el contrario, las asociadas con un defecto restrictivo, ya sea por patología pulmonar intersticial, anomalías de la caja torácica u obesidad, tienen una prevalencia cerca al 6 %.

Fuente Original: lavanguardia

Los casos de EPOC aumentan un 70% entre las mujeres en 10 años

El mayor estudio epidemiológico de la enfermedad refleja el impacto del tabaquismo femenino

El propio especialista, Julio Ancochea, jefe de Neumología del Hospital de la Princesa, admite que el nombre es feo, pero descriptivo: enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Quizá esa sea una causa más para que esta patología (básicamente, el cierre y pérdida de capacidad de las vías respiratorias, sobre todo por el tabaco) sea “una gran desconocida”. Y no porque sea minoritaria.

Según un avance de los datos del estudio EPISCAN 2 que ha ofrecido esta mañana Ancochea, desde el anterior trabajo, de 2007, la proporción de mujeres afectadas ha pasado del 5,7% de las mayores de 40 años al 9,7%, una subida del 70%. Entre los hombres, la proporción “ha subido significativamente, pero mucho menos”. Y es que ya era alta, el 15% hace 10 años. En total se calcula que son más de dos millones de afectados en España (el INE le atribuyó 11.665 muertes directas en 2016).

En lo que hay poca variación desde 2007 es en los infradiagnósticos. En la jornada, organizada por la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) con el patrocinio del laboratorio Chiesi, Ancochea ha recordado que hace 10 años era del 73%, y ha dicho que actualmente no se ha mejorado. Y que en este aspecto las mujeres están peor, con porcentajes del 80% de enfermedad oculta.

Estos datos han hecho que los estudios hayan incorporado una perspectiva de género. Entre las mujeres la enfermedad aparece antes, y ellas tienen peor función pulmonar y una mayor susceptibilidad por razones anatómicas y hormonales, ha explicado el médico.

El diagnóstico de la EPOC es sencillo. “En todos los centros de primaria hay un espirómetro, aunque en muchos está todavía en la caja”, ha dicho el neumólogo, quien anima a que cualquier persona con más de 35 años, antecedentes de tabaquismo y tos o disnea (ahogos) se haga una espirometría para detectar la posible enfermedad.

La EPOC tiene una causa principal: la exposición a los compuestos del tabaco. De hecho, algunos especialistas han propuesto denominarla tabacosis. Su tratamiento se calcula que cuesta unos 3.000 millones de euros al año, aunque este gasto se concentra en el 15% más grave, que consume un 85% de estos recursos, ha dicho Ancochea. La enfermedad no tiene cura, pero se puede detener su avance con una medida sencilla: dejar de fumar. “Tenemos 200 millones de alveolos pulmonares, y los que se han perdido no se recuperan”, ha explicado Ancochea, pero las gráficas de capacidad pulmonar muestran que cuando se abandona el tabaco el ritmo de deterioro se frena y se produce con normalidad de acuerdo con la edad. El hecho de que las jóvenes ya fumen tanto como sus compañeros varones apunta a que la EPOC femenina va a ir a más.

El especialista ha explicado que actualmente en España hay una Estrategia Nacional de EPOC, pero que su puesta en marcha es muy dispar entre las comunidades. Aunque el médico no quiso detallar cuáles estaban mejor y peor, sí dio algunas pistas. Por ejemplo, dado que se trata de una enfermedad crónica, es lógico que una comunidad como el País Vasco, con una potente política de atención a estos pacientes, esté bien. También dio el detalle de que en la evaluación de buenas prácticas de 2015 se reconocieron 11 proyectos de los que tres eran de Galicia, dos de Madrid y País Vasco, y uno de Aragón, Cataluña, La Rioja y Navarra.

Aparte de los datos epidemiológicos, el mayor avance es que se han establecido una serie de fenotipos del enfermo —y la enferma— de EPOC, lo que junto con la elaboración de escalas para medir su gravedad permite ofrecer tratamientos específicos. Como ha dicho el médico, no se trata de una aproximación tan al detalle como en algunos casos de cáncer, donde la medicación depende de mutaciones concretas, pero se acerca a una medicina personalizada. También hay avances en el tratamiento farmacológico, como integrar en único dispositivo de inhalación los distintos medicamentos que necesitan los pacientes más graves.

Y Ancochea señala que aún hay muchos campos de mejora. Por ejemplo, todavía hay un 30% de los enfermos más graves que fuma. Por el otro lado, solo el 20% de los fumadores desarrolla EPOC. También hay cada vez más evidencia de insuficiencias en niños. Los datos detallados del estudio epidemiológico se espera que estén disponibles para fin de año.

Autor: Emilio de Benito

Fuente Original: elPais

«El tabaco debería costar el triple para evitar nuevos fumadores» Entrevista Dr. Pedro Marcos Rodríguez

El neumólogo del Chuac, premiado por sus colegas españoles por un estudio sobre el tratamiento de la EPOC

Pedro Marcos Rodríguez (Salamanca, 1977) es neumólogo, subdirector de Procesos Asistenciales del área sanitaria de A Coruña y presidente de la Sociedade Galega de Neumoloxía. En el congreso nacional de la especialidad que se celebra en Mallorca, recibirá un premio por su investigación sobre el tratamiento de la EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica directamente relacionada con los cigarrillos.

-Sentencie, por favor, sobre la adicción.

-Dejar el tabaco te va a mejorar la vida en todos los aspectos. Ahora vivimos más, es verdad, pero se trata de vivir más y mejor. El tabaco es la primera causa de mortalidad y morbilidad evitable. Todas las medidas que tomemos van a ser pocas. En una sociedad como la nuestra, que se considera evolucionada, no vale ir a mínimos, hay que ir máximos.

-¿Qué medidas echa en falta?

-Hay que ser más restrictivos en las prohibiciones antitabaco, por ejemplo en las zonas públicas al aire libre, como jardines y playas. Y aumentar muchísimo el precio. Y después tomar medidas drásticas frente a sistemas como los cigarrillos electrónicos o, ahora, los combustionadores.

-¿Subir el precio? ¿Cuánto?

El tabaco debería costar el triple de lo que vale ahora para evitar nuevos fumadores. La clave es frenar nuevas adicciones y el contacto con el tabaco se inicia en la adolescencia. Se ha visto en otros países que funciona.

-Al margen de su relación con el cáncer, está la EPOC.

-El tabaco es la principal causa de mortalidad por cáncer de pulmón, está relacionado con otros cánceres, y es la causa de la EPOC. El problema de esta enfermedad es que no te mata de repente, pero te condiciona la vida. Muchos no se dan cuenta de o sí, pero por culpabilidad, no van al médico porque ‘cómo no me voy a fatigar o tener tos si fumo’. Hay mucho infradiagnóstico y cuando lo detectamos, ya suele estar muy avanzada.

-¿Hasta qué punto?

Se calcula que afecta al 10,2 % de la población de 40 a 80 años, y que el infradiagnóstico alcanza al 70 %. A menudo su primer síntoma ya es un ingreso por insuficiencia respiratoria severa.

-¿El remedio es dejar de fumar?

-Eso es innegociable. Pero hay un porcentaje muy alto que cuando nos llega ya lo ha dejado, pero el daño está ahí y con el paso de los años… Los pulmones van teniendo sus arrugas.

-Ha investigado sobre cambios en el tratamiento.

-Clásicamente, cuando ingresa un paciente con deterioro agudo e insuficiencia respiratoria se le administran dosis altas de corticoides durante estancias largas. Hemos analizado la aplicación de dosis más bajas y durante menos días, con lo que se logran los mismos resultados.

«Al igual que en cirugía, hay medicina mínimamente invasiva»

El estudio premiado por la Sociedad Española de Neumología incluyó a 158 pacientes del Chuac, de 69,8 años de edad media.

-¿Qué ventajas ofrece este tratamiento «reducido»?

-Para el enfermo, menos tiempo de ingreso, que pasó de 11,1 días a 6,1, y sobre todo reducir los efectos secundarios de los corticoides: diabetes, infecciones, cuadros de delirio, osteoporosis, trombosis… Y desde el punto de vista de la gestión es importante, porque se liberan camas para otros pacientes. Estamos también haciendo un estudio fármaco-económico sobre el tema, aunque los corticoides son unos fármacos muy baratos. Al final, lo importante, es reducir el impacto sobre el enfermo. Al igual que existe cirugía mínimamente invasiva, esto es medicina mínimamente invasiva.

-¿Se está aplicando?

-Pese a que las guías clínicas ya lo recomendaban, cuando empezamos el estudio, vimos que apenas se aplicaba en el 5 % de los casos. El tratamiento convencional funcionaba y lo importante era salvarle la vida al paciente. Ahora, estamos haciendo un estudio con 20 hospitales de toda España, pero ya hemos visto, por ejemplo, que en Urgencias, que era donde se le daba el 80 % de la dosis en las primeras 24 horas, se ha reducido en un 70 %.

Autora: R. DOMÍNGUEZ

Fuente Original: laVozdeGalicia

Los radiólogos españoles crean una plataforma digital de consultoría para el diagnóstico de la FPI

La Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), con la colaboración de Boehringer Ingelheim, ha creado la plataforma digital DICOM-SERAM de consultoría para el diagnóstico de la fibrosis pulmonar idiopática (FPI), una enfermedad respiratoria poco frecuente, progresiva y con una media de supervivencia de 2 a 3 años tras su detección.

En la actualidad, la inespecificidad de los síntomas y su complejidad diagnóstica pueden retrasar el diagnóstico de esta patología entre uno y tres años.

La plataforma permitirá a los más de seis mil radiólogos de la SERAM consultar de manera virtual sobre aquellos casos en los que existen dudas diagnósticas y aportará equidad en el diagnóstico y tratamiento de la FPI en todo el territorio español, ya que los especialistas de cualquier lugar de España podrán transmitir sus consultas a lectores expertos de equipos multidisciplinares, habitualmente constituidos, entre otros profesionales, por radiólogos, neumólogos y anatomopatólogos que les orientarán sobre el diagnóstico.

Como comenta Àngel Gayete, presidente de la SERAM, “aunque en los últimos años ha aumentado el número de unidades multidisciplinares orientadas al diagnóstico y tratamiento de la FPI, no todos los dispositivos asistenciales pueden disponer de los profesionales expertos necesarios para constituir uno de esos equipos. Con esta plataforma logramos que los radiólogos de cualquier lugar de España puedan tener acceso directo a estos equipos, lo que revertirá en un diagnóstico más rápido y eficiente y en un mejor tratamiento del paciente, independientemente de la población en la que resida”.

Además, Gayete añade que, en ocasiones, a pesar de que los centros hospitalarios disponen de los equipos: “aparecen dudas razonables sobre el mejor manejo de algunos pacientes”. De ahí que, como también apoya el Dr. Tomás Franquet, radiólogo y miembro del comité científico de la Plataforma, “se ha creado este vehículo para consultar dudas a los especialistas que cuentan con más experiencia, garantizando así las redes de interconexión interhospitalaria”.

Un ejemplo de la utilidad de esta plataforma es que permite compartir pruebas médicas como la Tomografía Computarizada de Alta Resolución (TCAR) en formato original y anonimizadas automáticamente. De esta manera, “el radiólogo experto asignado podrá evaluar el caso tal como lo haría en su práctica asistencial habitual”.

Este tipo de utilidades hace que la plataforma tenga, además, un enorme potencial en el área de la formación y la investigación. Como añade el Dr. Franquet,a nivel formativo la plataforma tiene un potencial muy importante, ya que dará acceso a un banco de recursos que incluirá imágenes e información clínica además de otras exploraciones complementarias de los pacientes”.

Un diagnóstico precoz y adecuado, clave para el tratamiento de la FPI

Como afirma Àngel Gayete, “hasta hace relativamente poco tiempo no existía un tratamiento específico para esta enfermedad, por lo que los tratamientos que se utilizaban eran sintomáticos, pero en la actualidad ya existen terapias especialmente dirigidas a esta patología, que pueden aportar beneficio clínico a los pacientes cambiando la evolución natural de la enfermedad y, por tanto, su pronóstico. Sin embargo, la prescripción de esos fármacos debe basarse en un diagnóstico preciso de la enfermedad”.

Por su parte, Holger Gellermann, director médico de Boehringer Ingelheim España, afirma que, “en Boehringer Ingelheim estamos comprometidos con la salud y bienestar de los pacientes, de modo que apoyamos este tipo de herramientas con la firme convicción de que contribuyen a mejorar el trabajo multidisciplinar entre expertos, en beneficio, siempre, de los pacientes”. Además, añade: “en este caso el trabajo en red es clave para seguir mejorando el diagnóstico y el manejo de la FPI y debemos seguir avanzando en este camino”.

Fuente Original: GacetaMédica

Un nuevo sistema incrementa la precisión diagnóstica en asma y EPOC

Un nuevo sistema permitirá que pacientes con enfermedades respiratorias crónicas puedan hacerse espirometrías forzadas de alta calidad en los centros de Atención Primaria catalanes y que los datos se integren automáticamente en su historia clínica.

Esto permitirá un mejor control de la evolución de la función pulmonar y, a medio plazo, se podrá observar una reducción de las derivaciones de pacientes a las consultas de los hospitales.

El nuevo programa de espirometrías ha sido liderado por el consorcio ‘Nextcare’ con el trabajo colaborativo de la oficina de eSalud del Departament de Salut de la Generalitat de Cataluña, el Institut Català de la Salut (ICS), Eurecat y el Hospital Clínic de Barcelona en el marco de ‘Nexthealth’, la comunidad Ris3Cat en salud liderada por Biocat, impulsada por Acció y financiada por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

La espirometría forzada es una prueba que permite medir el volumen pulmonar y la rapidez de vaciado del aire del pulmón. Para ello hay que soplar con la máxima fuerza y ​​rapidez todo el aire que sea posible desde una posición de inspiración màxima. Se trata de una de las herramientas diagnósticas que se utilizan con más frecuencia para pacientes con enfermedades respiratorias crónicas (como asma y EPOC).

Hasta ahora, tal y como explican desde Biocat, la realización y/o interpretación de la prueba se hacía en la mayoría de centros de Atención Primaria, pero el control de calidad se tenía que hacer manualmente y los resultados de la prueba no se incorporaban directamente a la historia clínica del paciente.

Estas circunstancias dibujaban un mapa muy heterogéneo en cuanto a la utilidad de la espirometría y en muchos casos generaban derivaciones del paciente a los hospitales. Con el nuevo programa, aumentará la capacidad de resolución de los profesionales de Atención Primaria y se contribuirá a optimizar la colaboración entre estos profesionales y los especialistas de respiratorio.

Innovación ‘Made in Catalonia’ para exportar a otros sistemes sanitarios

El nuevo programa de espirometrías cuenta con un software y un documento estandarizado que mejoran de forma muy significativa la calidad y la interpretación de la prueba. El nuevo sistema, además, facilita la evaluación de la evolución temporal de los resultados de un determinado paciente independientemente del lugar donde se haya hecho la prueba.

De esta manera -dicen desde Biocat- los profesionales de Atención Primaria mejorarán de forma notable la capacidad de resolución de problemas de estos pacientes ahorrando visitas al hospital. En caso de duda en la interpretación de los resultados, los especialistas hospitalarios podrán valorar el informe del paciente desde su carpeta electrónica de salud, sin necesidad de visita presencial. El especialista podrá ver de un vistazo todo el historial de espirometrías realizadas por el paciente y utilizar esta información para tomar decisiones.

Los diferentes aspectos del nuevo programa han sido evaluados por varios estudios publicados en revistas científicas. El potencial de transferencia de la iniciativa se ha analizado durante 6 meses en el CAP de Numancia del Institut Català de la Salut, en Barcelona. En enero de 2018 se inició el periodo de despliegue en toda Cataluña con la evaluación de su aceptación por parte de los profesionales y el impacto en el sistema de salud.

“Después de presentarlo en Londres en el marco del congreso de la Sociedad Europea de Respiratorio (ERS, por sus siglas en inglés), el nuevo sistema ha generado gran expectación entre las sociedades científicas internacionales, con notables expectativas de despliegue en diferentes sistemas sanitarios en todo el mundo”, destaca Felip Burgos, enfermero doctor en Medicina del Hospital Clínico-Idibaps. El nuevo método abre la puerta a la elaboración de modelos predictivos para la atención más personalizada de los pacientes respiratorios crónicos.

Fuente Original: RedacciónMedica

Un estudio desvela que pacientes con EPOC padecen más migrañas y dolor de cuello

Un estudio elaborado por el Servicio de Neumología del Hospital Gregorio Marañón ha desvelado que los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) padecen con más frecuencia migrañas y molestias en cuello y espalda.

El estudio se ha realizado a 44.000 pacientes y ha mostrado que los pacientes de EPOC tienen más riesgo de padecer dolor crónico en comparación a los pacientes sin ella.

“Este estudio surge porque en las consultas externas observamos a menudo que los pacientes con esta enfermedad se quejan, no sólo de los síntomas respiratorios característicos, sino también de otros como dolor de espalda, de cuello y migrañas, sobre todo aquellos con una enfermedad más evolucionada” explica Javier de Miguel Diez, jefe de sección de Neumología del Marañón, que ha dirigido el estudio “Prevalencia del dolor en pacientes con EPOC y factores asociados, resultados de un estudio de base poblacional”.

El estudio ha evaluado, mediante encuestas de salud a la población, a 44.000 pacientes, que se han dividido en dos periodos distintos, en 2009 y en 2014, diferenciando para ello dos grupos, uno con EPOC y otro de sujetos control que no padecen esta enfermedad, todos ellos mayores de 35 años, edad a partir de la cual puede manifestarse.

La finalidad del artículo ha sido demostrar que hay una mayor incidencia de dolor crónico en personas que padecen esta patología en base a tres puntos: el dolor en el cuello y el dolor en la espalda, a causa de aplastamientos vertebrales por la propia evolución de la enfermedad; y el dolor de cabeza o migraña, debido principalmente a la tos crónica.

Los resultados del estudio han demostrado que los pacientes con EPOC tienen 1,2 veces más riesgo de tener dolor crónico de cuello, 1,38 veces más de tener dolor de espalda y hasta 1,36 veces más de probabilidad de sufrir cefaleas que los que no padecen esta enfermedad.

Además, se ha contemplado que factores como la obesidad, la edad (la prevalencia del dolor es mayor en los pacientes más jóvenes), el sexo (las mujeres con EPOC padecen más dolor que los varones), la calidad de vida o la depresión, aumentan su incidencia.

Los resultados de este trabajo han sido publicados en The Clinical Journal of Pain. Junto a Javier de Miguel han participado de manera conjunta profesionales sanitarios del Hospital Gregorio Marañón, de la Paz e investigadores de los Departamentos de Medicina Preventiva de la Universidad Rey Juan Carlos.

Fuente Original: laVanguardia