Una investigación revela que dos proteínas controlan la secreción de mocos

Científicos del Centro de Regulación Genómica (CRG) y de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) han revelado cómo dos proteínas llamadas TRPM4 y NCX trabajan juntas para controlar la secreción de mucinas (el principal componente del moco) en células sanas y en células de pacientes con fibrosis quística.

Según ha informado hoy el CRG en un comunicado, en la investigación, publicada en las revistas eLife y Journal of Biological Chemistry, se informa de que los científicos han identificado una tercera proteína llamada KChIP3, que capta los niveles de calcio en las células sanas para liberar mucinas.

Este hecho es considerado “crucial” por los investigadores para mantener la densidad y el grosor de moco necesarios en el colon.

Además, supone que las células tienen medios para controlar cuánta mucina producen en función de sus necesidades, y así, pueden producir grandes cantidades de moco cuando hay presencia de alérgenos o patógenos, o bien liberar la medida justa y de forma constante sólo para preservar la capa mucosa.

Otras investigaciones recientes han revelado cómo las células de nuestro cuerpo producen mucinas que protegen el intestino y las vías respiratorias de los patógenos, toxinas y alérgenos.

La ciencia ya ha relacionado los defectos en la secreción de mucinas con enfermedades en las vías respiratorias y el colon, como el asma o la colitis ulcerosa.

El hallazgo de los científicos del CRG y la UPF “podría resultar una nueva vía para tratar diversas enfermedades relacionadas con las mucinas”, se considera en la nota.

Las células producen mucinas a un ritmo constante y, cuando se encuentran expuestas a un alérgeno o patógeno, lo hacen en gran cantidad. La secreción en ambos casos, rápido y lento, está controlada por el calcio.

Los investigadores del CRG Gerard Cantero-Recasens y Vivek Malhotra han centrado su investigación en cómo las células normales secretan la cantidad y calidad adecuadas de mucinas y en diseñar procedimientos para corregir defectos en la secreción de estas mucinas en enfermedades donde se producen pocas o demasiadas, como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la enfermedad de Crohn o el cáncer colorrectal.

Gerard Cantero-Recasens ha indicado que “descubrimos que un grupo de estas proteínas se encuentra en la superficie de las células para controlar la entrada de calcio que, a su vez, controla la liberación rápida de mucinas”.

“También identificamos -ha añadido- un sensor de calcio dentro de las células, la proteína KChIP3, que controla la secreción basal de mucinas, que es crucial para mantener la capa óptima de mucinas en las mucosas. Si este sensor interno no funciona correctamente, las células de cáncer de colon liberan mucinas masivamente”.

Este descubrimiento “sorprendió” a los científicos, que no se esperaban que las células usaran diferentes fuentes de calcio en el interior y en el exterior de la célula para controlar la secreción de mucinas.

Otro apunte sorprendente es cómo funciona el sensor que controla la secreción basal de estas sustancias, que actúa “como un freno, evitando la liberación de mucinas”.

En el estudio con ratones sin el sensor KChIP3 tenían una capa más densa de mucosa en el colon, según el científico, que ha valorado que “esta proteína podría ser una nueva diana terapéutica para posibles tratamientos en enfermedades con niveles más altos o más bajos de mucinas”.

Este equipo colabora con investigadores del Hospital Del Mar y el IMIM (Fundación Instituto Mar de Investigaciones Médicas) para identificar si las mucinas y las proteínas implicadas en la secreción de mucinas tienen alguna alteración a nivel genético en pacientes con enfermedades en vías respiratorias y colon.

Fuente Original: laVanguardia

 

Los expertos creen que eliminar el tabaco permitiría reducir un 30% los casos de cáncer, que aumentaron de nuevo en 2018

El pasado año murieron en Galicia 8.511 personas, una cifra que creció por tercer año consecutivo

El número de casos de cáncer en Galicia mantiene la dinámica de crecimiento, ya que en 2018 se registraron 18.905 casos, casi 200 más que el año anterior y, por tercer año consecutivo, se incrementó la mortalidad, con 8.511 defunciones. Los expertos opinan que, si se consiguiese eliminar el tabaco, el número de tumores se reduciría un 30 por ciento en las próximas generaciones.

Coincidiendo con la conmemoración del Día Internacional contra el Cáncer, este lunes, 4 de febrero, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha actualizado los datos sobre incidencia, prevalencia y mortalidad como consecuencia de esta enfermedad.

En declaraciones a Europa Press, el coordinador de la AECC en la provincia de A Coruña, Marcos Calvo, ha apuntado que “es una enfermedad que va a más”. Por su parte, el jefe de servicio de Oncología Médica en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), Rafael López, ha atribuido estos incrementos a una “mayor esperanza de vida y también al tabaco”.

Edad, tabaco y sobrepeso, factores de riesgo

El jefe de servicio de Oncología Médica del CHUS ha asegurado que la principal causa de cáncer es la edad, ya que “al incrementar la esperanza de vida, aumenta la incidencia”. No en vano, según los datos de la AECC, el tramo de edad en el que más casos se han detectado en Galicia es el de personas mayores de 75 años, con más de 20.674 casos de prevalencia —pacientes de cáncer a los que se les ha diagnosticado en los últimos cinco años–.

Además, López ha advertido del “incremento del consumo de tabaco“, que pese a que “baja en varones, está aumentando en mujeres”. López lamenta que “se ha vuelto al mismo nivel que cuando se impulsó la ley”. “Hemos fracasado”, ha reflexionado.

Este médico ha apuntado que “no se ha convencido a la población” y ha añadido la “relajación de la sociedad”. Además, ha criticado que “ha habido muy pocas multas por incumplimiento de la ley” y que “no se ha avanzado” como sí se ha hecho “en países del norte en los que la ley se ha ido endureciendo y donde el tabaco tiene precios muy elevados”.

En esta línea, ha abogado por “ser proactivos”, ha destacado la necesidad de “tomar medidas en la educación e incidir en los colegios” y ha señalado que “eliminar el tabaco disminuiría un 30 por ciento el número de tumores en las próximas generaciones”.

Además del tabaco y de la edad, López ha destacado la importancia de la “buena alimentación, del peso ideal y del ejercicio”. El jefe de servicio se ha apoyado en datos de la Asociación Americana Contra el Cáncer que evidencian que el sobrepeso es, después de la edad y el tabaco, uno de los principales factores de riesgo.

En Galicia se registraron 18.905 casos en 2018

Según los datos del Observatorio de la AECC, en el último año en España se registraron 270.363 nuevos casos de cáncer (155.971 hombres y 114.392 mujeres). El ranking autonómico, Galicia ocupa la quinta posición, con 18.905 casos (10.935 hombres y 7.970 mujeres).

A Coruña fue en 2018 la provincia con un mayor número de incidencias (7.684), por delante de Pontevedra (6.007), Lugo (2.649) y Ourense (2.564).

En cuanto al tipo de cáncer, el más habitual el pasado año fue el colorrectal, con 2.664 pacientes. A continuación están el de mama (2.167), próstata (2.167), pulmón (1.911) y otros de piel (1.659), según los datos de la AECC.

El pasado año murieron en el país 110.753 enfermos de cáncer, 8.511 en Galicia. Por tercer año consecutivo, aumentaron las defunciones en la comunidad gallega, tras las 8.438 que se registraron en 2017. El cáncer de pulmón fue el de mayor mortalidad, con 1.581 fallecidos.

El Observatorio también elabora una proyección sobre la evolución de la mortalidad en las próximas décadas, basándose en los datos de mortalidad de los diferentes años provenientes de Globocan-Tomorrow. Según esta proyección, la evolución de la mortalidad crecería en Galicia desde los 8.492 casos previstos en 2020 hasta los 11.144 del año 2040.

Son unos datos con los que coincide Marcos Calvo, que ha asegurado que “la enfermedad va a más” y que ha señalado el “incremento de la incidencia” y ha asegurado que “es una enfermedad que va a más”.

No obstante, también ha subrayado que “ha aumentado la supervivencia” debido a que “mejoran los tratamientos” que permiten que haya una “mayor posibilidad de cura o de que la enfermedad se cronifique”. Así, ha cifrado en un “60 por ciento el porcentaje de pacientes con respuesta positiva”.

Fuente Original: laOpiniondeCoruña

Vacunar contra la gripe a las personas con EPOC evita su ingreso en el hospital

A pesar de los evidentes beneficios de la vacunación, según el estudio, sólo el 66,5 por ciento de los pacientes de EPOC estudiados lo estaban. Vacunar contra la gripe a personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) evita su ingreso en el hospital en un 38 por ciento, según una investigación canadiense publicada en ‘Chest’.

Según el estudio, una infección de influenza es una razón común de hospitalización entre las personas con EPOC, y sus consecuencias son severas.

En concreto, una vez hospitalizados, las personas con EPOC y virus de influenza requieren más frecuentemente ventilación mecánica, un 8,7 por ciento frente a un 5,2 por ciento de los que no tienen influenza; mueren más, un 9,7 por ciento frente a un 7,9; y necesitan más cuidados intensivos, un 17,2 por ciento frente al 12,1.

La investigación incluyó a adultos hospitalizados diagnosticados de EPOC que habían sido vacunados, un total de 4.755, de los que el 38,5 por ciento habían estado infectados con influenza. Los datos de la investigación proceden de 46 hospitales que forman parte del Canadian Immunization Research Network del Serious Outcomes Surveillance Network. Se recopilaron durante los inviernos de 2011 al 2015.

A pesar de los “claros” beneficios de la vacunación, según el estudio, sólo el 66,5 por ciento de los pacientes de EPOC estudiados lo estaban, por lo que la investigadora Sunita Mulpuru ha instado a los personas con EPOC a vacunarse contra la influenza.

“Dados los resultados del estudio, animamos fuertemente a los pacientes con EPOC a recibir la vacuna contra la influenza cada año como una medida protectora contra la gripe y sus consecuencias serias sobre la salud”, ha dicho Mulpuru.

Proporcionar antivirales

De forma paralela, la investigación también ha identificado brechas que deben ser abordadas, como que la vacunación contra la gripe es menos universal en pacientes con EPOC y que no se proporcione un medicamento antiviral de manera oportuna una vez que el paciente haya sido diagnosticado con gripe.

Según el estudio, sólo el 69 por ciento de estos recibieron una medicación antiviral cuando estaban hospitalizados y para la mayoría la prescripción de un antiviral fue denegada.

“Nuestros resultados sugieren que se necesita una mayor conciencia entre los pacientes con EPOC y sus proveedores de atención médica con respecto a las graves consecuencias de la infección por influenza y los beneficios de la vacunación. Encontrar métodos para mejorar las tasas de vacunación entre pacientes con EPOC probablemente tendrá un impacto significativo”, ha resumido la doctora Mulpuru.

Autor: Federico Pérez

Fuente Original: ElMedicoInteractivo

Los niños con más músculo tienen una mejor función pulmonar de adultos

La composición corporal en la infancia y la adolescencia podría determinar la salud respiratoria futura

Tener una mejor salud respiratoria en la vida adulta podría depender de los porcentajes de grasa y músculo que tuvimos en la infancia, según un estudio liderado por científicas del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación Bancaria la Caixa.

El estudio, publicado en « American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine», de la American Thoracic Society, revela que los chicos y chicas con más músculo en la infancia y en la adolescencia tienen una mejor función pulmonar. El equipo de investigación también halló que los chicos, pero no así las chicas, con más porcentaje de grasa tenían una función pulmonar más baja.

Las conclusiones del informe cobran ahora relevancia, pues estudios anteriores habían obtenido resultados contradictorios al analizar la asociación entre la masa corporal total y la función pulmonar. «Algunos estudios relacionaron una mayor masa corporal con una función pulmonar más elevada, mientras que otros relacionaron una mayor masa corporal con una función pulmonar más reducida», dice Judith Garcia-Aymerich, co-autora del artículo y jefe del programa de Enfermedades No Transmisibles y Medio Ambiente de ISGlobal. «Nuestra hipótesis era que los resultados anteriores contradictorios se podían atribuir al hecho de que la masa corporal total no tiene en cuenta cuál es la contribución del músculo y de la grasa a esta medida», aclara.

Se analizó la composición corporal

Las autoras creen que su estudio tiene importantes implicaciones en la investigación y en la salud pública: «Nuestros resultados ponen de relieve que la composición corporal, y no solo la masa corporal total, se deberían valorar a la hora de estudiar los efectos del peso de los niños en la salud», afirma Gabriela P. Peralta, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

Además, las investigadoras están convencidas de que las estrategias de salud pública que promuevan estilos de vida saludables pueden mejorar la función pulmonar y reducir la morbilidad respiratoria en la vida adulta. «Estas estrategias deben tener como finalidad no solo reducir el peso , sino también reducir la grasa y aumentar el músculo», señala Judith Garcia-Aymerich..

Para llevar a cabo el estudio, que contó con 6.964 participantes, las autoras combinaron medidas corporales con otras obtenidas utilizando absorciometría de rayos X de energía dual (DXA), que permite distinguir entre músculo y grasa. Además, se midió la función pulmonar en niños y niñas a los 8 y a los 15 años y se calculó el crecimiento que experimentaba durante este periodo.

Las autoras ajustaron su análisis por diversos factores que podrían sesgar los resultados, incluyendo el peso al nacer, el tabaquismo materno durante el embarazo y la edad en que los chicos y chicas alcanzaron la pubertad, así como los niveles de función pulmonar a los ocho años.

¿Cómo influye en la función respiratoria?

Algunas de las conclusiones específicas del estudio son:

Tanto en el caso de los niños como de las niñas, una mayor masa de músculo estuvo asociada con mayores niveles y tasas de crecimiento de Capacidad Vital Forzada (CVF), la cantidad total de aire que una persona puede exhalar respirando lo más profundamente posible; Volumen Espiratorio Forzado (VEF1), la cantidad de aire que una persona puede exhalar con fuerza en un segundo; y Flujo Espiratorio Forzado al 25-75% (FEF25-75), una medida de la velocidad con que sale el aire de los pulmones.

Unos mayores niveles de grasa (tanto en niños como en niñas) se asociaron con niveles más bajos de VEF1/CVF, una medida de la limitación del flujo de aire a menudo utilizada para diagnosticar el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

En niños, pero no en niñas, unos mayores niveles de grasa se asociaron con menores niveles y tasas de crecimiento pulmonar de VEF1 y FEF25-75.

Fuente Original: ABC

La baja masa muscular está relacionada con una menor supervivencia general

Una revisión científica reclama incluir las mediciones musculares en las evaluaciones médicas

Los profesionales de la salud confiaban históricamente en el índice de masa corporal (IMC) para evaluar la salud de una persona. Sin embargo, la ciencia confirmó que esta medida puede ser engañosa ya que no distingue entre masa muscular y masa grasa. Una masa muscular baja puede darse en cualquier peso corporal, por lo que alguien que es de peso normal puede parecer saludable cuando en realidad puede carecer de masa muscular.

Para continuar arrojando claridad sobre este asunto, un artículo publicado en Annals of Medicine, que ha contado con el apoyo de Abbott, ha confirmado el importante papel que juega la masa muscular en la salud a través de estudios que demuestran que las personas con menos masa muscular tienen más complicaciones quirúrgicas y postoperatorias, estancias hospitalarias más prolongadas, menor función física, peor calidad de vida y menor supervivencia general.

“Nuestro conocimiento sobre el papel que ejerce el músculo en la salud de las personas está creciendo considerablemente. De hecho, a día de hoy se está llevando a cabo una exhaustiva investigación que demuestra la importancia que tiene el músculo para el tratamiento de la desnutrición y para el proceso de recuperación de una enfermedad”, explica a GM Rebeca Sanz Barriuso, directora de Asuntos Científicos de Abbott en España.

La pérdida muscular es un aspecto importante de la desnutrición, pero el índice de masa corporal (IMC) no muestra una imagen precisa sobre la salud muscular de una persona. “Las personas con un IMC elevado, que pesan más, pueden tener poco músculo y estar desnutridas. Sin embargo, esto puede pasar inadvertido si los médicos no miden el músculo. La masa y la función muscular son mejores indicadores de la salud de los pacientes y de su velocidad de recuperación que el IMC”, añade la especialista.

Enfermedades crónicas

La revisión de la investigación, que se realizó durante un año (de enero de 2016 a enero de 2017) y que incluyó más de 140 estudios en ámbitos de atención hospitalaria, ambulatoria y de atención a largo plazo, llegó a la conclusión de que los datos muestran que la masa muscular tiene mucha importancia sobre el estado de salud general de una persona, especialmente si convive con una enfermedad crónica. Por ejemplo pudieron observar que las mujeres con cáncer de mama que sufrían una severa de pérdida muscular (sarcopenia) tenían tasas de supervivencia más bajas. Por otro lado, también se demostró que los pacientes de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que tienen menor masa muscular pasan más tiempo en el respirador —así como más tiempo en la UCI— y tienen una menor probabilidad de supervivencia. Finalmente, las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que tienen mayor masa muscular tienen más probabilidades de experimentar mejores resultados respiratorios y una menor incidencia de osteopenia u osteoporosis.

“El mensaje que se quiere comunicar a los profesionales de la salud es el de incluir las mediciones musculares en las evaluaciones médicas de aquellas personas que padezcan enfermedades crónicas; al mismo tiempo que pensar en estrategias nutricionales que permitan mejorar la salud de los músculos, como el aumento de proteínas, no solo el aumento de peso”, destaca Sanz Barriuso.

Incluirlo en las revisiones

Las personas adultas van al médico en España aproximadamente cinco veces al año y durante su visita se toman factores vitales como la presión arterial, la estatura y el peso.

Los especialistas reclaman ahora que se mida también la masa muscular de los pacientes.

“Sabiendo lo importante que es el músculo, tanto para la salud como para la recuperación, es esencial emplear prácticas que incorporen la evaluación de la masa y la función muscular”, continúa. “Mientras que las herramientas de análisis de la composición corporal, que miden la masa muscular, no se vayan utilizando de una forma más rutinaria y se encuentren disponibles en los centros de atención médica, los profesionales pueden utilizar también cuestionarios de detección y otros sencillos métodos que les permitan identificar a las personas de riesgo”, añadió.

Entre estos métodos se podrían utilizar, según la revisión de la investigación, el medir la fuerza de agarre o simplemente hacer algunas preguntas a los pacientes referidas a su capacidad de poder levantar objetos de una o a si suele tener caídas o fatiga constantes.

“Algo tan sencillo como la fuerza de un apretón de manos puede dar mucha información sobre la salud de una persona, y nunca es demasiado tarde para reconstruir los músculos por medio de una buena nutrición, incluyendo proteínas y ejercicio adecuado” puntualiza la directora de Asuntos Científicos.

Desnutrición

Esta reconstrucción de la masa muscular muchas veces viene desencadenado por la disminución de la ingesta calórica debido a las características de su enfermedad.

“La ingesta de proteínas por parte de adultos mayores suele ser inferior a 1 g/kg de peso corporal al día y según directrices de expertos (Espen) sobre apoyo nutricional se recomienda un mínimo de 1,0 g de proteína/kg al día para ayudar al organismo a mantener y recuperar su masa muscular”, afirma la especialista quien subraya que para aquellos pacientes que no pueden conseguir la nutrición suficiente solo por medio de la dieta “están disponibles suplementos nutricionales orales de múltiples nutrientes, incluyendo aquellos con alto contenido de proteínas y vitamina D”, concluye Sanz Barriuso. La nutrición adecuada permitirá los pacientes mantener sus músculos sanos.

Autora: Sandra Pulido

Fuente Original: GacetaMedica

Los médicos reclaman la ley del tabaco para cigarrillos electrónicos y vaporizadores

Los médicos piden que se aplique la ley del tabaco a los cigarrillos electrónicos y otros vaporizadores, ya que consideran que estos pueden incitar al consumo de nicotina en adultos y jóvenes no fumadores, y a la dependencia en las personas que los consumen a la vez que el tabaco tradicional.

La Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) ha instado a que se aplique la misma normativa del tabaco para estos sistemas electrónicos de administración de nicotina en su última reunión en la que ha aprobado un informe a raíz de la campaña publicitaria de Philip Morris Internacional para la promoción y venta de su nuevo dispositivo IQOS para consumo de tabaco.

En el informe, la OMC sostiene que el uso de los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN) para la deshabituación tabáquica “no está demostrada”.

“No hay pruebas que descarten en los cigarrillos electrónicos y otros dispositivos de administración de nicotina como vaporizadores como el sistema JUUL y el sistema IQOS, las mismas cualidades tóxicas de fumar tabaco quemado en cigarrillo convencional o las adictivas de la nicotina”, según los médicos.

Afecta a los no fumadores

Además, la OMC considera que el uso de nicotina en el cigarrillo electrónico expone a los no fumadores a los efectos negativos para la salud, que de otra manera no estarían expuestos, y puede aumentar la exposición total a la nicotina entre los fumadores.

Por eso, la organización colegial recomienda a los médicos que adviertan a los jóvenes del alto riesgo de drogadicción a la nicotina, independientemente del dispositivo utilizado para su inhalación.

También, les aconseja que incidan en los efectos negativos de la nicotina en sus distintas formas de administración, máxime teniendo en cuenta que a partir del 2030 se prevé que el tabaco sea la causa de más de ocho millones de muertes al año.

Por ello, los médicos reclaman también a los fabricantes que el etiquetado incluya una lista detallada de componentes, los productos liberados al medioambiente y además advertencias sobre la toxicidad del producto.

Fuente Original: elPeriodico

Por qué los fumadores bajan al 17% en Reino Unido pero suben al 34% en España

Hace más de una década, el 33% de los británicos fumaba. La adicción al tabaco era un problema de primer orden en Reino Unido, pues superaba la media de la Unión Europea (32%) y el Gobierno era incapaz de encontrar la tecla para mitigarlo. Hoy esa cuota no supera el 17%, con una bajada drástica que sitúa al país a años luz de la media europea actual (26%). ¿Cómo lo han conseguido? Y, sobre todo, ¿qué podemos aprender de su experiencia?

La pregunta cobra especial importancia esta semana, coincidiendo con las malas noticias anunciadas por el Ministerio de Sanidad. Tres de cada diez (34%) españoles fuman cigarrillos a diario, frente al 30,8% de 2015 o el 32,8% de 2005. Un tercio ni siquiera se ha planteado dejarlo, según los últimos datos de la encuesta sobre alcohol y drogas EDADES (2017). También preocupa la edad de inicio de los nuevos fumadores (16,6 años de media), con una prevalencia cercana al 39% para los menores de 35 años.

España fuma por encima de la media europea (26%) y ya no digamos británica (17%), o así se desprende del ‘E-cigarette Summit’ sobre salud pública y regulación, organizado en la Royal Society de Londres este mes. “Reino Unido lo ha hecho mucho mejor que el resto de Europa” con medidas como el encarecimiento del producto, campañas gubernamentales agresivas o regulación hiperrestrictiva para el tabaco convencional, sostiene Deborah Arnott, presidenta de la organización pública ‘Action on Smoking and Health’.

Es imposible encontrar una cajetilla por menos de diez euros en Reino Unido, el cuarto país más caro para comprar tabaco por detrás de Noruega, Islandia e Irlanda. Los cigarrillos de sabores están prohibidos, los paquetes tienen tamaño reducido sin colores corporativos, logos ni espacio para las marcas (empaquetado neutro) y las imágenes para desincentivar el consumo ocupan todo el envase.

A eso se suman las incontables facultades universitarias que destinan todos sus recursos a estudiar el fenómeno y a emitir informes anuales sobre el consumo de tabaco, en estrecha colaboración con los organismos reguladores y las asociaciones científicas. “¿Cuántas universidades hacen lo mismo en España? Falta interés”, critican fuentes del sector. Eso sin contar con la inversión pública en campañas de concienciación como ‘Stopover = It’s time to stop smoking in october‘ (es hora de parar de fumar en octubre).

Con todo, uno de cada siete británicos sigue fumando. Los expertos de ese país recomiendan subir los impuestos, publicar los datos de venta de las compañías tabacaleras, endurecer aún más la regulación.

Fuente Original: elConfidencial

La EPOC provoca la pérdida de la microbioma en el árbol broncopulmonar

El análisis de muestras de esputo de pacientes con esta enfermedad ha demostrado la existencia de una flora más restringida y patogénica respecto a la de las personas sanas. El hallazgo ha sido publicado en Archivos de Bronconeumología, la revista de SEPAR.

La aparición de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se asocia a la colonización del árbol bronquial por microorganismos potencialmente patógenos desde los primeros estadios de esta dolencia respiratoria, pero recientemente se ha constatado que su progresión y las exacerbaciones se asocian a una pérdida de la diversidad de la flora bacteriana (microbioma) en el árbol broncopulmonar, así como a la colonización por microorganismos patógenos.

Estos hallazgos se han recogido en un editorial sobre la EPOC y el microbioma publicado en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) firmado por el Dr. Eduard Monsó, neumólogo del Servicio de Neumología del Hospital Universitari Parc Taulí de Sabadell (Barcelona), y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). El Dr. Monsó igualmente ha firmado una revisión sobre el tema publicada recientemente en Annals of Translational Medicine y lo ha presentado en el marco de las Reuniones de Invierno de SEPAR.

El reciente uso de técnicas microbiológicas independientes de cultivo ha confirmado que el árbol broncopulmonar aloja una gran cantidad de microorganismos, conocido como microbioma, compuesto por bacterias, virus y hongos. Sin embargo, solo un 1% de este conjunto crece en cultivo.

El microbioma en la EPOC

En el caso de la EPOC, los estudios que han examinado el microbioma broncopulmonar en pacientes con EPOC estable han observado diferencias claras respecto a la flora propia de las personas sanas. “La colonización bronquial por microorganismos potencialmente patógenos ha sido bien establecida por cultivo en la EPOC, y la aparición de los síntomas respiratorios en la exacerbación se ha relacionado principalmente con la incorporación de nuevas cepas a esta flora”, explica el Dr. Monsó.

Así, en la EPOC son más comunes bacterias de los grupos filogénicos Proteobacteria, Bacteroidetes, Acinetobacteria y Firmicutes, con Pseudomonas, Streptococcus, Prevotella y Haemophilus como géneros frecuentes en estos pacientes. Esta predominancia se ha objectivado tanto en muestras de mucosa bronquial como de lavado broncoalveolar o de cepillo protegido, y también se han obtenido resultados similares en esputo.

El desarrollo de la EPOC se asocia a la colonización del árbol bronquial por microorganismos potencialmente patógenos desde los primeros estadios de esta patología. Estos microorganismos se pueden encontrar fácilmente en los cultivos de las muestras de esputos de los pacientes.

El estudio del microbioma en secreciones respiratorias durante las exacerbaciones o agudizaciones de la enfermedad ha permitido identificar géneros de bacterias que aumentan en su abundancia relativa, distintos de la flora colonizadora, que no se modifica respecto a la enfermedad estable. Las técnicas de microbiología convencional a menudo no son capaces de identificar este incremento de la abundancia relativa de la bacteria causal de la exacerbación, y pueden sólo recuperar en algunos casos microorganismos sin cambios en su abundancia relativa, ya presentes en la enfermedad estable. Entre estos microorganismos figuran algunos potencialmente patógenos como Pseudomonas aeruginosa.

“Así, el examen del microbioma respiratorio confirma que en una parte de las exacerbaciones el aumento en un patógeno bacteriano pasa desapercibido para la microbiología convencional, por sus limitaciones de sensibilidad, mientras que el cultivo identifica microorganismos que en realidad son únicamente colonizantes, lo que puede dar una información equívoca para el clínico”, según la valoración del Dr. Monsó.

Estos cambios en la composición bacteriana del microbioma respiratorio durante la exacerbación se ven facilitados por dos factores. Por un lado, por las infecciones virales, ya que en las semanas inmediatas a un resfriado común la abundancia relativa de Proteobacteria aumenta. Y, por otro, por los tratamientos antibióticos de la exacerbación de la EPOC, que reducen temporalmente la abundancia de ese grupo de microorganismos.

Implicaciones de futuro

La composición de la flora respiratoria se empieza a conocer mejor, pero la implicación del microbioma en la patogenia de las enfermedades respiratorias crónicas es aún desconocida. La microbiología convencional basada en el cultivo tiene sus limitaciones, en especial para el estudio de la interacción de los microorganismos patógenos con los no patógenos. No obstante, es claro que la pérdida de diversidad bacteriana se asocia a una mayor gravedad en la mayoría de estas enfermedades y es muy posible que este cambio en la composición del microbioma sea uno de los factores que influye en su progresión, como se ha demostrado en otra enfermedad respiratoria, la fibrosis pulmonar idiopática.

En cuanto a las implicaciones de este estudio de cara al futuro, el Dr. Monsó señala que “el análisis del ADN bacteriano y la metagenómica, técnicas de reciente implementación, serán capaces de proporcionar información funcional del microbioma respiratorio, de detallar interacciones entre virus, hongos y bacterias, y, potencialmente, de facilitar el diseño de estudios de intervención dirigidos a conservar la flora microbiana que actúa como protectora y facilita la funcionalidad del sistema respiratorio, frente a los patógenos respiratorios que la sustituyen progresivamente cuando se desarrolla EPOC o fibrosis pulmonar idiopática”

Fuente Original: inMedicoHospitalario

Un método no invasivo ofrece una alternativa para el control de la EPOC

Una mecanomiografía, un método no invasivo para medir la vibración del músculo asociada con la contracción muscular, junto a una electromiografía de superficie, puede servir para evaluar la función muscular inspiratoria en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según un estudio llevado a cabo por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN).

“Actualmente, el estándar de referencia para la evaluación de la función muscular inspiratoria supone utilizar métodos invasivos para medir la presión transdiafragmática o realizar una electromiografía del diafragma crural”, ha señalado el jefe del grupo que ha elaborado el estudio, el de Procesamiento e Interpretación de la Señal Biomédica (BIOSPIN), Raimon Jané. El investigador posdoctoral Manuel Lozano García es el primer autor del artículo, que se ha publicado en el King’s College de Londres (Reino Unido).

Los investigadores han comparado, por primera vez, la mecanomiografía de superficie y la electromiografía con este método habitual. “Registramos la actividad mediante sensores colocados sobre la piel en los espacios intercostales inferiores en personas sanas y hemos encontrado correlaciones importantes con los resultados de los métodos tradicionales para medir la presión transdiafragmática o la electromiografía del diafragma crural”, ha explicado Jané.

La EPOC es una afección pulmonar progresiva sin cura en la que las vías respiratorias del paciente se estrechan, junto con otras anomalías mecánicas. La obstrucción de las vías respiratorias aumenta la carga sobre los músculos respiratorios y, en combinación con la debilidad muscular respiratoria en pacientes con EPOC, aumenta el desequilibrio de la capacidad de carga y contribuye a la disnea.

Fuente Original: GacetaMedica

Los especialistas insisten en vacunar al adulto para prevenir la neumonía

“En un estudio recientemente publicado sobre la efectividad de la vacuna conjugada frente a hospitalización por neumonía adquirida en la comunidad por serotipos vacunales, en adultos de 65 años o mayores, se mostró que la efectividad vacunal fue del 72,8 por ciento”

La actualización del posicionamiento para la prevención mediante vacunación de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC) en el adulto en España del Grupo Neumoexpertos en Prevención, presentada durante el 9º Taller Interactivo Infectológico Tipico (TIPiCO), celebrado en Santiago de Compostela, ha reflejado que las vacunas frente al neumococo y la gripe son las principales herramientas preventivas disponibles frente a la neumonía adquirida en la comunidad y pueden contribuir a disminuir la carga de enfermedad por esta patología respiratoria y sus complicaciones asociadas.

La coordinadora del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y una de las autoras del nuevo posicionamiento de Neumoexpertos, la doctora Esther Redondo, apuntó que uno de los aspectos más relevantes de la actualización de este documento tiene que ver con la disponibilidad de nuevos datos de efectividad en vida real de la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente, que vienen a confirmar los datos del ensayo clínico de eficacia Capita.

“En un estudio recientemente publicado sobre la efectividad de la vacuna conjugada frente a hospitalización por neumonía adquirida en la comunidad por serotipos vacunales, en adultos de 65 años o mayores, se mostró que la efectividad vacunal fue del 72,8 por ciento”, señaló Esther Redondo, durante su participación en estos talleres en los que colabora la compañía biofarmacéutica Pfizer.

Mayor riesgo de contraer la enfermedad

En dicho estudio, el 87,9 por ciento de los participantes presentaban al menos una patología crónica como insuficiencia cardiaca congestiva, diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), entre otras o alguna condición de inmunosupresión. Ambos grupos, pacientes crónicos e inmunodeprimidos, así como los adultos de edad avanzada, tienen mayor riesgo de contraer neumonía neumocócica.

Según se señala en el TIPiCO, la NAC neumocócica es una causa importante de morbimortalidad en adultos. “La mayor parte de carga de enfermedad neumocócica en el adulto es por neumonía neumocócica. Además, hay determinados serotipos de neumococo que aparecen casi exclusivamente en adultos y no en niños”, explicó Redondo. A su vez, recalcó que, “por estos motivos, es importante incidir en la vacunación del adulto con la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente”.

Fuente Original: ActaSanitaria