Un método no invasivo ofrece una alternativa para el control de la EPOC

Una mecanomiografía, un método no invasivo para medir la vibración del músculo asociada con la contracción muscular, junto a una electromiografía de superficie, puede servir para evaluar la función muscular inspiratoria en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según un estudio llevado a cabo por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN).

“Actualmente, el estándar de referencia para la evaluación de la función muscular inspiratoria supone utilizar métodos invasivos para medir la presión transdiafragmática o realizar una electromiografía del diafragma crural”, ha señalado el jefe del grupo que ha elaborado el estudio, el de Procesamiento e Interpretación de la Señal Biomédica (BIOSPIN), Raimon Jané. El investigador posdoctoral Manuel Lozano García es el primer autor del artículo, que se ha publicado en el King’s College de Londres (Reino Unido).

Los investigadores han comparado, por primera vez, la mecanomiografía de superficie y la electromiografía con este método habitual. “Registramos la actividad mediante sensores colocados sobre la piel en los espacios intercostales inferiores en personas sanas y hemos encontrado correlaciones importantes con los resultados de los métodos tradicionales para medir la presión transdiafragmática o la electromiografía del diafragma crural”, ha explicado Jané.

La EPOC es una afección pulmonar progresiva sin cura en la que las vías respiratorias del paciente se estrechan, junto con otras anomalías mecánicas. La obstrucción de las vías respiratorias aumenta la carga sobre los músculos respiratorios y, en combinación con la debilidad muscular respiratoria en pacientes con EPOC, aumenta el desequilibrio de la capacidad de carga y contribuye a la disnea.

Fuente Original: GacetaMedica

Los especialistas insisten en vacunar al adulto para prevenir la neumonía

“En un estudio recientemente publicado sobre la efectividad de la vacuna conjugada frente a hospitalización por neumonía adquirida en la comunidad por serotipos vacunales, en adultos de 65 años o mayores, se mostró que la efectividad vacunal fue del 72,8 por ciento”

La actualización del posicionamiento para la prevención mediante vacunación de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC) en el adulto en España del Grupo Neumoexpertos en Prevención, presentada durante el 9º Taller Interactivo Infectológico Tipico (TIPiCO), celebrado en Santiago de Compostela, ha reflejado que las vacunas frente al neumococo y la gripe son las principales herramientas preventivas disponibles frente a la neumonía adquirida en la comunidad y pueden contribuir a disminuir la carga de enfermedad por esta patología respiratoria y sus complicaciones asociadas.

La coordinadora del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y una de las autoras del nuevo posicionamiento de Neumoexpertos, la doctora Esther Redondo, apuntó que uno de los aspectos más relevantes de la actualización de este documento tiene que ver con la disponibilidad de nuevos datos de efectividad en vida real de la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente, que vienen a confirmar los datos del ensayo clínico de eficacia Capita.

“En un estudio recientemente publicado sobre la efectividad de la vacuna conjugada frente a hospitalización por neumonía adquirida en la comunidad por serotipos vacunales, en adultos de 65 años o mayores, se mostró que la efectividad vacunal fue del 72,8 por ciento”, señaló Esther Redondo, durante su participación en estos talleres en los que colabora la compañía biofarmacéutica Pfizer.

Mayor riesgo de contraer la enfermedad

En dicho estudio, el 87,9 por ciento de los participantes presentaban al menos una patología crónica como insuficiencia cardiaca congestiva, diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), entre otras o alguna condición de inmunosupresión. Ambos grupos, pacientes crónicos e inmunodeprimidos, así como los adultos de edad avanzada, tienen mayor riesgo de contraer neumonía neumocócica.

Según se señala en el TIPiCO, la NAC neumocócica es una causa importante de morbimortalidad en adultos. “La mayor parte de carga de enfermedad neumocócica en el adulto es por neumonía neumocócica. Además, hay determinados serotipos de neumococo que aparecen casi exclusivamente en adultos y no en niños”, explicó Redondo. A su vez, recalcó que, “por estos motivos, es importante incidir en la vacunación del adulto con la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente”.

Fuente Original: ActaSanitaria

Un estudio muestra que el consumo regular de tabaco en Europa sigue siendo elevado entre los menores

Los investigadores han descubierto que las tasas de iniciación al tabaquismo durante la adolescencia temprana registra un notable incremento durante los últimos cuarenta años.

El tabaquismo es la principal causa de muerte evitable. Mata a más de siete millones de personas al año, según una ficha informativa de la Organización Mundial de la Salud. Vigilar el grado y el carácter de la exposición al tabaco es fundamental para la aplicación de políticas de salud. Un estudio que empleó datos del proyecto financiado con fondos europeos ALEC investigó las tendencias a largo plazo de la adopción del consumo regular de tabaco en toda Europa. Los resultados se publicaron recientemente en la revista «PLOS ONE».

Los investigadores destacaron que, si bien la mayor parte de las publicaciones científicas sobre el tabaquismo utilizan cifras de prevalencia, solo unas pocas proporcionan datos sobre la edad de iniciación al tabaquismo. «Esclarecer las tendencias de iniciación al tabaquismo resulta especialmente importante para desarrollar estrategias de prevención primarias».

En un comunicado de prensa de la Universidad de Bergen, en el que se resumen los hallazgos, su coautora, la profesora Cecilie Svanes, declaró: «Desde 1970, las campañas contra el tabaquismo parecen haber tenido un gran éxito, pero el mensaje no ha sido capaz de llegar a los más jóvenes». La profesora Svanes, colaboradora de ALEC, destacó la importancia de las campañas antitabaco centradas en los más jóvenes: «Evidentemente, se reduce el riesgo de infarto de miocardio y cáncer de pulmón si se deja de fumar a la edad adulta, pero la sociedad se beneficia más manteniendo sanos a los grupos de menor edad durante el resto de su vida».

Cuanto menor la edad, mayor es el consumo

El estudio combinó datos de seis estudios multicéntricos a gran escala incluidos en el consorcio del proyecto ALEC. Los datos abarcaron muestras aleatorias de población general de diecisiete países europeos. Para determinar las tendencias de iniciación al tabaquismo entre 1970 y 2009, una de las preguntas formuladas era: «¿Qué edad tenía cuando empezó a fumar?». Los datos mostraron que «la iniciación al tabaquismo una vez entrada la adolescencia (16-20 años) disminuyó en ambos sexos y en todas las regiones (salvo en el sur de Europa, donde la disminución se estabilizó después de 1990)», según se indica en el artículo de la revista.

«A finales de la década de los años 2000, las tasas de iniciación al final de la adolescencia todavía eran elevadas (un 40-80 por 1 000/año) en el este, sur y oeste de Europa en comparación con el norte de Europa (un 20 por 1 000/año). Las tasas de iniciación al tabaquismo durante la adolescencia temprana (11-15 años) presentaron un incremento después de 1990 en todas las regiones (salvo entre la población masculina del norte de Europa), pero especialmente en el oeste de Europa, donde alcanzó el 40 por 1 000/año alrededor de 2005».

Los investigadores destacaron la importancia de reducir la iniciación en los adolescentes, «puesto que los más jóvenes son especialmente vulnerables a la adicción a la nicotina y los efectos perjudiciales del tabaco». El proyecto en curso ALEC (Aging Lungs in European Cohorts) se creó para comprender mejor los factores que conducen a una función pulmonar deficiente, la discapacidad respiratoria y el desarrollo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Uno de los objetivos es identificar distintos determinantes y factores de riesgo de una función pulmonar deficiente, que incluyen factores conductuales, medioambientales, nutricionales, ocupacionales y genéticos. ALEC integra datos de biobancos basados en la población relacionados con cohortes y utiliza unas técnicas estadísticas modernas que también son pertinentes para el análisis multigeneracional. Además, los socios del proyecto esperan desarrollar una herramienta interactiva en línea para realizar una evaluación personalizada de los riesgos que estará disponible de forma gratuita para los pacientes y los proveedores de asistencia sanitaria.

Para más información, consulte:
Sitio web del proyecto ALEC

Fuente Original: Cordis

El cáncer de pulmón se feminiza: podría ser el más frecuente en mujeres en pocos años

Los oncólogos advierten de la necesidad de seguir combatiendo el tabaquismo para frenar la epidemia de cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es en la actualidad la primera causa de mortalidad por tumores entre los hombres y la tercera en las mujeres en nuestro país, según las últimas cifras disponibles. Además, la tendencia actual indica que la aparición de nuevos casos en mujeres va a seguir creciendo hasta convertirse en el tumor más habitual en las mujeres, por delante incluso del cáncer de mama.

El grupo de Investigación en Cáncer de Pulmón en Mujeres, Icapem, ha querido lanzar una llamada de atención para que no se relajen las políticas antitabaco y se ponga el foco de las políticas de salud pública en la prevención de este tumor.

El presidente de Icapem, el Dr. Javier de Castro, oncólogo médico del Hospital Universitario La Paz de Madrid y especialista en tumores torácicos, ha recordado que “el 80% de los casos de cáncer de pulmón están relacionados con el tabaco”. “Existen también casos de cáncer de pulmón entre no fumadores, pero sin el tabaco, estaríamos hablando de una enfermedad rara y no de la epidemia que afrontamos en la actualidad”, añadió.

Mantener el cumplimiento de la ley antitabaco para evitar el humo de los cigarrillos en espacios públicos, lugares cerrados y centros de trabajo es clave en esta tarea; “pero no podemos quedarnos ahí y es necesario seguir protegiendo a los fumadores pasivos (especialmente a los niños), y seguir realizando campañas para lograr la deshabituación tabáquica de un porcentaje cada vez más amplio de fumadores, con especial énfasis en los jóvenes y en las mujeres”.

La incorporación más tardía de las mujeres al tabaquismo también está relacionada con el repunte de casos de cáncer de pulmón entre mujeres que se está experimentando en la mayor parte de los países occidentales; y una tendencia a la que España no es ajena. “Cuando hablamos  de cáncer de pulmón, hablamos de una enfermedad que se está feminizando y todos los profesionales sanitarios debemos ser conscientes de ello para ampliar nuestro foco a la hora de sospechar de un posible diagnóstico”. De hecho, aunque la frecuencia y la mortalidad de este diagnóstico han disminuido entre el sexo masculino ligeramente, la mortalidad por cáncer de pulmón en el sexo femenino ha aumentado casi un 50 % en los últimos años.

La previsiones de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alertan del incremento de casos de cáncer de pulmón de aquí al año 2040. En España, concretamente, podrían aumentar los 6.914 casos que se estiman para el año 2018 a más de 8.600 en 2040.

“Además de la prevención, este día mundial nos debe servir para seguir reforzando la importancia de la investigación, como única vía para mejorar las cifras de supervivencia y las probabilidades de nuestros pacientes de hacer frente a la enfermedad”, ha destacado asimismo el Dr. De Castro. “La oncología española está jugando un papel destacado en numerosos ensayos clínicos internacionales y numerosos investigadores de nuestros hospitales son líderes mundiales en el abordaje de este tumor”.

En este sentido, el presidente de Icapem ha destacado que en las últimas décadas el cáncer de pulmón ha vivido una ‘edad de oro’ gracias al desarrollo de nuevas terapias que han logrado mejorar los porcentajes de supervivencia de la quimioterapia. “Hoy en día tenemos un amplio conocimiento de los mecanismos moleculares de la enfermedad, podemos ponerle ‘apellidos’ a los tumores de cada uno de nuestros pacientes para administrar en cada caso la terapia más adecuada”, explica.

En este sentido, desde ICAPEM se trabaja especialmente para impulsar la investigación acerca de las características biológicas y ambientales que provocan diferencias de género en el cáncer de pulmón con el fin de mejorar el abordaje y pronóstico de la enfermedad entre las mujeres. “Además, no podemos olvidar el aspecto psicosocial y familiar que tiene, tanto el cáncer en general como el de pulmón en particular, cuando la afectada es la mujer.”

De cara al futuro, el Dr. De Castro espera que se puedan seguir obteniendo avances en el terreno de la biopsia líquida, de manera que una muestra de sangre del paciente permita el diagnóstico y en análisis de la respuesta a las terapias, de una manera mucho menos invasiva que con los métodos actuales. “Los próximos años van a ser claves para tratar de cronificar al menos algunos subtipos de cáncer de pulmón. Sólo con una apuesta por la prevención y la investigación conseguiremos entre todos revertir las cifras tan poco alentadoras que ahora nos alertan las previsiones”, ha concluido.

Fuente Original: conSalud

Revelan las claves genómicas de la evolución adaptativa de bacterias patógenas en el pulmón de los pacientes con EPOC

De izq. a dcha: Ariadna Fernández-Calvet (co-primera autora del trabajo); Nahikari López-López; Junkal Garmendia (responsable del trabajo); Begoña Euba (co-autora del trabajo); Celia Gil-Campillo.

Revelan las claves genómicas de la evolución adaptativa de bacterias patógenas en el pulmón de los pacientes con EPOC

Las vías bajas del sistema respiratorio humano, y en particular los pulmones, se consideraron “estériles” hasta principios de esta década, momento en el que la utilización de técnicas de secuenciación masiva de ADN mostraron la existencia de un microbioma pulmonar humano, con estructura y composición variables según el sujeto en estudio, su capacidad pulmonar, la ocurrencia de patologías respiratorias de base, etc. Este avance tecnológico abrió paso al estudio de claves genómicas de adaptación de patógenos bacterianos oportunistas de origen ambiental que causan infección pulmonar persistente en pacientes crónicos. De hecho, la evidencia de rasgos genómicos de evolución adaptativa de Pseudomonas aeruginosa y Burkholderia dolosa in vivo durante la infección pulmonar crónica de pacientes que sufren fibrosis quística es paradigmática en este campo de estudio.

Ahora, el trabajo liderado por Junkal Garmendia, investigadora del CIBERES en el Instituto de Agrobiotecnología (IdAB-CSIC) y realizado en colaboración con investigadores de la Universidad de Drexel (EE.UU.) y del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB-CSIC), va un paso más allá, identifica las claves genómicas de pato-adaptación de la bacteria Haemophilus influenzae, y determina el significado biológico de las mismas. H. influenzae forma parte del microbioma respiratorio humano en vías altas, y es también un patógeno oportunista causante de infección pulmonar persistente en pacientes que sufren enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Según la Organización Mundial de la Salud, la EPOC es la tercera causa más frecuente de muerte a nivel mundial, por lo que entender las bases biológicas de su infección crónica concomitante es clave para dirigir nuevos desarrollos terapéuticos.

Para identificar la variación genómica bacteriana asociada a la infección del pulmón EPOC, los investigadores secuenciaron el genoma de 92 cepas de H. influenzae aisladas de muestras clínicas de esputo recogidas de 13 pacientes con EPOC durante visitas sucesivas al Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) entre los años 2000 y 2014.

A continuación, establecieron linajes clonales de H. influenzae, la relación filogenética de los mismos, y la distribución de cepas pertenecientes al mismo linaje clonal aisladas de un mismo paciente en visitas sucesivas, o aisladas de más de un paciente, lo que fue indicativo de su posible transmisión entre pacientes.

Asímismo, buscaron genes con mutaciones recurrentesen cepas de varios linajes clonales y aisladas de varios pacientes, ya que esta recurrencia es indicativa de su carácter adaptativo. Encontraron que aproximadamente un tercio de los linajes clonales establecidos contienen cepas con polimorfismos (cambios en la secuencia génica) en el gen fadL/ompP1.

Un alto porcentaje de estos polimorfismos dieron lugar a variantes inactivas o no-funcionales de este gen. El gen fadL/ompP1 codifica una proteína con dos funciones bien diferenciadas. Por una parte, FadL se une a modo de ligando al receptor hCEACAM1 (del inglés, human carcinoembryonic antigen-related cell adhesion molecule 1), facilitando la infección del epitelio respiratorio por H. influenzae. Por otra parte, FadL importa moléculas de ácido graso desde el medio externo al interior de la bacteria, lo que provoca su muerte porque H. influenzae no puede procesar estas moléculas que a su vez tienen efecto detergente. La inactivación natural de FadL durante la infección pulmonar de pacientes con EPOC tiene dos consecuencias. Se reduce la capacidad de H. influenzae para infectar el epitelio respiratorio, al no poder unirse a hCEACAM1; sin embargo, aumenta su supervivencia frente al efecto letal de los ácidos grasos. La inactivación natural de fadL ocurre únicamente en cepas de H. influenzae aisladas de vías respiratorias bajas, por lo que se trata claramente de un rasgo genómico de pato-adaptación pulmonar.

“La relevancia clínica de esta observación es muy notable porque los ácidos grasos de cadena larga son biomarcadores inflamatorios en el pulmón de los pacientes con EPOC. Por tanto, el aumento de resistencia a este tipo de moléculas por parte de patógenos persistentes en este nicho pulmonar es un rasgo pato-adaptativo con gran significado biológico, que servirá como guía en futuros desarrollos terapéuticos frente a la EPOC”, concluye la Dra. Garmendia.

Referencia del artículo científico:

Antagonistic pleiotropy in the bifunctional surface protein FadL (OmpP1) during adaptation of Haemophilus influenzae to chronic lung infection associated with chronic obstructive pulmonary disease. MBio (Moleres et al., MBio. 2018 Sep 25;9(5). pii: e01176-18. doi: 10.1128/mBio.01176-1).

Este trabajo ha sido destacado en la sección Journal Club de la revista PNAS (http://blog.pnas.org/2018/10/journal-club-being-less-infectious-pays-off-for-lung-pathogen/).

Fuente Original: Ciberes

Vinculan la apnea del sueño a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón

El médico gallego Luis Seijo apunta además una relación entre el tumor y dolencias pulmonares como el enfisema y la EPOC

Investigadores de la Clínica Universidad de Navarra han demostrado la existencia de una asociación entre el síndrome de apneas hipopneas del sueño (SAHS) y el cáncer de pulmón. Así lo desveló el doctor gallego Luis Seijo, codirector del Departamento de Neumología de la Clínica y coordinador de un simposio sobre EPOC, SAHS y cáncer de pulmón celebrado en Madrid.

En esta cita médica, organizada por la Clínica de forma conjunta junto a la Fundación Jiménez Díaz y Ciberes ISCIII (Centro de investigación Biomédica en Red del Instituto Carlos III), se abordó la relación del cáncer con otras dolencias pulmonares como el enfisema y la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

“Mientras que los mecanismos genéticos y moleculares que condicionan los vínculos entre el enfisema, la EPOC y el cáncer de pulmón comienzan a esclarecerse, se sabe muy poco de la confluencia entre esas tres patologías y la hipoxia nocturna provocada por el SAHS”, aseveró Seijo.

En todo caso, aseveró que a raíz de los estudios realizados por el grupo de la Clínica Universidad de Navarra “demuestran que los pacientes con SAHS y, especialmente con hipoxemia nocturna, tienen más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón o nódulos pulmonares”, subraya.

Además de la relación entre ambos factores, el simposio abordó también la inmunoterapia como tratamiento clave para tratar el cáncer de pulmón metastásico, dado que entre el 15% y el 20% de los pacientes que reciben esta terapia permanecen vivos a los cinco años, un logro nunca antes alcanzado con ningún otro tipo de tratamiento.

“Por primera vez hay un porcentaje relevante de pacientes que a los cinco años de comenzar el tratamiento inmunoterápico mantienen la enfermedad sin progresión, lo que sería lo más parecido a estar curado sin estarlo, según el concepto clásico de curación”, señaló el doctor Ignacio Gil Bazo, codirector del Departamento de Oncología Médica de la Clínica, que recordó que “en 2002 la supervivencia estimada de los pacientes, independientemente de las combinaciones con quimioterapia que recibieran, era de tan solo 7 u 8 meses de vida desde el diagnóstico”.

Fuente Original: elFarodeVigo

¿Cómo tratar la ansiedad y la depresión en pacientes con EPOC?

El apoyo de la familia es fundamental además de los fármacos y terapias de rehabilitación en pacientes diagnosticados con EPOC

La depresión asociada a enfermedades o patologías requiere de una mayor atención y cuidado debido a que descompensa y desequilibra los resultados que se puedan tener del uso de adecuados procedimiento médicos para mejorar las condiciones del paciente.

La ansiedad es muy frecuente en pacientes que son diagnosticados con EPOC ya que en algunas oportunidades presentan no adhesión a los tratamientos indicados, generando así abandono temprano de las terapias de rehabilitación pulmonar, aumento de la estancia hospitalaria y desmejora en la calidad de vida.

Cuando un paciente es diagnosticado con EPOC es necesario trabajar de forma paralela los tratamientos para atender la patología como tal y acudir con especialistas del área psicológica y social que puedan ayudar a sobrellevar esta enfermedad y evitar depresiones constantes.

Tras varias investigaciones realizadas además por la Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur, se determinó que es muy frecuente encontrar patologías psiquiátricas entre quienes han sido diagnosticados y que se vienen creando con años de anterioridad de manera inconsciente.

Este estudio determinó de toda su muestra que aproximadamente 36% de los pacientes padecían de ansiedad o depresión e incluso ambas al mismo tiempo y sólo 8% habían sido diagnosticado y tratado por esto.

Riesgos clínicos

La depresión más allá de la ansiedad es inclusive una enfermedad más abrasiva. Existe evidencia de un mayor número de agudizaciones de depresión y ansiedad un año previo al diagnóstico de EPOC y ante la falta de tratamiento para tales enfermedades.

Los estudios actuales y trabajos realizados en torno a esta enfermedad, arrojan sobre la necesaria evaluación psicológica que debe hacerse en pacientes que han sido diagnosticados con EPOC. Es fundamental una detección temprana de la misma para saber cómo se tratará al paciente.

Cuando las personas pierden la facilidad de respirar sin hacer esfuerzo físico alguno, es común que sientan que caen a un vacío, no pueden trabajar, valerse del todo por sí mismos ni llevar una vida normal.

Fuente Original: laOpinion

Un proyecto logra aumentar la actividad física en personas con EPOC

El proyecto “Entrenamiento Urbano”, diseñado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), ha conseguido aumentar la actividad física en personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y ha planteado una nueva vía para el manejo de esta enfermedad respiratoria.

“Hasta ahora, las intervenciones para tratar de aumentar la actividad física en personas con EPOC se habían centrado en factores biológicos y psicológicos a nivel individual”, ha explicado Ane Arbillaga, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio, que publica la revista ‘European Respiratory Journal‘.

“Nosotros, que ya habíamos observado que las personas con EPOC que pasean el perro o que están al cuidado de sus nietos muestran un nivel más elevado de actividad física, hemos cambiado de perspectiva para proponer una aproximación hecha a medida de los determinantes interpersonales y ambientales de la actividad física de cada paciente”, ha detallado Arbillaga.

El proyecto ‘Entrenamiento Urbano’ plantea una intervención a medida de cada paciente y basada en seis elementos de actuación: entrevistas para motivar a los participantes, con llamadas telefónicas posteriores de seguimiento; una selección de itinerarios validados con diferentes niveles de intensidad concebidos para que se pueda ir incrementando progresivamente el nivel de dificultad; y un podómetro y un calendario para que cada participante pueda llevar registro de su actividad física.

El cuarto elemento es información extra y mensajes de texto motivadores enviados periódicamente por teléfono móvil; el quinto paseos en grupo con presencia de un entrenador experimentado una vez al mes; y por último un teléfono de contacto donde el equipo de fisioterapia del proyecto está disponible para atender consultas.

Para demostrar la eficacia de este planteamiento innovador, los investigadores reclutaron a 407 pacientes con EPOC en 33 centros de salud de Viladecans, Gavà, Barcelona, Badalona y Mataró.

Las personas reclutadas fueron divididas en dos grupos: uno, que siguió el tratamiento y las recomendaciones habituales en caso de diagnóstico de EPOC y otro que, además, se sometió a la intervención ‘Entrenamiento Urbano’.

La comparación entre los dos grupos permitió observar que al cabo de 12 meses las personas que habían seguido las pautas de ‘Entrenamiento Urbano’ incrementaron su actividad física en más de 900 pasos por día, en comparación con el grupo de control, donde no se produjo aumento en la actividad física.

Según Arbillaga, nunca antes se había conseguido mantener el efecto de ninguna intervención de actividad física en EPOC más allá de 4 meses “y quizá por este motivo este trabajo fue seleccionado entre los 5 mejores de los últimos 12 meses para el área de rehabilitación de la Sociedad Europea de Respiratorio”.

“Los resultados de este estudio son alentadores para la investigación sobre EPOC y muestran que ‘Entrenamiento Urbano’ puede abrir una vía nueva para el manejo de la enfermedad”, ha añadido Judith Garcia-Aymerich, coordinadora del estudio y jefa del programa de Enfermedades no Transmisibles y Medio Ambiente de ISGlobal.

Fuente Original: laVanguardia

 

EPOC y anticoagulación oral: CatSalut edita nuevas pautas de armonización

El Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) ha publicado unas nuevas guías con pautas de armonización para el tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y por el uso de anticoagulantes orales para la prevención del ictus y la embolia sistémica en pacientes con fibrilación auricular.

El objetivo de esta publicación es dar a conocer esta armonización farmacoterapéutica del CatSalut, dirigida a todos los profesionales asistenciales, es “establecer unas buenas prácticas en el manejo farmacológico de diferentes patologías priorizada”. A este respecto, según indican, se tienen en cuenta aspectos poblacionales, criterios de eficiencia y de sostenibilidad de la prestación sanitaria para garantizar la accesibilidad universal y equidad.

En lo que se refiere a las pautas de EPOC, esta actualización recoge “las últimas novedades terapéuticas e incluye las recomendaciones de tratamiento de la EPOC estable y el manejo de las exacerbaciones”. Además, se incorpora información sobre otras terapias porque son fundamentales en la prevención y en el tratamiento de mantenimiento de la patología.

Las pautas ofrecidas pretenden, según el CatSalut, “fomentar el buen uso de los dispositivos inhaladores, insistiendo en la necesidad de asegurar una técnica de inhalación adecuada y en el seguimiento estrecho y la reevaluación periódica de los tratamientos”.

Por su parte, con respecto a los anticoagulantes orales, se establecen los criterios y las recomendaciones de uso de los antagonistas de la vitamina K (AVK) y de los anticoagulantes orales de acción directa (ACOD). Además, se trata de “una herramienta para fomentar el buen uso de los anticoagulantes orales e incide en aspectos fundamentales de seguimiento como el control del índice internacional normalizado (INR), el uso de las dosis adecuadas, la importancia de la adherencia o del seguimiento de la función renal”. Por último, también incorpora aspectos como el manejo de la anticoagulación en situaciones especiales como la cardioversión, el perioperatorio o los pacientes con enfermedad arterial coronaria, entre otros.

Con estas dos nuevas pautas de armonización, el CatSalut cuenta ya con un total de siete pautas en patologías como diabetes mellitus tipo 2, enfermedad renal crónica, enfermedad de Alzheimer, depresión mayor en adultos o insuficiencia cardíaca crónica, además de las dos nuevas anteriormente mencionadas.

Fuente Original: DiarioFarma

El tabaquismo entre los más jóvenes, una epidemia lejos de ser erradicada

Un nuevo estudio europeo evidencia el aumento entre 1990 y 2009 de fumadores que empezaron antes de los 16 años con respecto a las dos décadas anteriores

El eco de las alarmas sobre los efectos dañinos del tabaco suena repetidamente. Un reciente estudio que concluía que el humo roba cada año un millón de años de vida a los españoles es solo uno de los últimos ejemplos. Pero Europa todavía está lejos de erradicar esta epidemia, al menos según una nueva investigación internacional sobre las edades de inicio al tabaquismo en 17 países de la región entre 1970 y 2009.

Pese a constatar una reducción global de los fumadores en la franja más de riesgo para empezar (16-20 años), los autores destacan conclusiones preocupantes.

En las últimas dos décadas analizadas, los menores que empezaron a fumar antes de los 16 años, en particular las chicas, aumentaron en la mayoría de las regiones europeas, según afirman. El estudio subraya que también las tasas de adolescentes fumadores más mayores “son todavía inaceptables” y que solo los países del norte reflejan una tendencia claramente opuesta a la mayoritaria.

La investigación, publicada en PLOS ONE, tenía el objetivo de analizar “la historia de 40 años de tabaquismo” a partir de distintos estudios epidemiológicos, según explica por teléfono el autor principal, Alessandro Marcon de la Universidad de Verona (Italia). Su equipo recogió así datos sobre más de 119.000 personas, recopilados en cuatro décadas. Los países de los que procedía la información fueron divididos en cuatro macroáreas: sur (Italia, España y Portugal); este (Estonia, Polonia y Macedonia); oeste (Bélgica, Francia, Alemania, Holanda y Suiza) y norte (Reino Unido, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Noruega e Islandia). Los investigadores se centraron en estudiar la evolución de las edades de iniciación al tabaquismo, un aspecto “importante para desarrollar estrategias de prevención”, según asegura el artículo.

Los autores partían del hecho de que la mayoría de los fumadores empiezan en la adolescencia. El último Eurobarómetro sobre tabaco, publicado en 2017, afirma de hecho que el 37% de los europeos fumadores (uno de cada cuatro) empezó entre los 15 y los 17 años, mientas que el 41% entre los 18 y los 25. Según esta encuesta, los que han empezado antes de los 15 años son el 15% (en 2015 fueron un 19% , en 2012 un 17%).

Marcon asegura que los datos sobre los hábitos con respecto al tabaquismo en la población menor de 16 años es mucho menos detallada que para las otras franjas de edad. Para limitar esta carencia, el proyecto que lideró, financiado por la UE y coordinada por el Imperial College de Londres, se basó en las respuestas retrospectivas a entrevistas presenciales o por correo realizadas con personas de más de 20 años de edad. Se consideraron válidas las respuestas de quien aseguró haber fumado durante al menos un año.

Diferencias abismales entre norte y sur de Europa

“Los datos sobre los menores de 16 años nos ha sorprendido”, asegura Marcon. El estudio refleja que a lo largo de las décadas analizadas se redujo el número de las personas que inician con el hábito, pero aumentó el de los que empiezan muy temprano. Así, si en los setenta empezaban a fumar entre los 16 y los 20 años más de 100 de cada 1.000 varones y casi 90 de cada 1.000 mujeres al año, en la primera década del nuevo milenio los que iniciaron fueron poco más de 50 de cada 1.000 varones y poco más 55 de cada 1.000 mujeres. Pero la edad media de inicio bajó de los 18 a los 16 años en chicos y de los 19 a los 15 en chicas.

El número de los menores que empezaron entre los 11 y los 15 años aumentó para ambos sexos, menos en el norte de Europa.

Las diferencias entre las tendencias de los países nórdicos y los de Europa del sur y oeste es abismal, según el estudio. A partir de 1990, en Italia, Portugal y España no solo aumentó la tendencia a coger el vicio antes de los 16 años, sino que también se estancó la disminución de los que empezaban a partir de esa edad (alrededor de 80 varones y 60 mujeres de cada 1.000 personas en 2005). En los países del norte, este índice se había reducido con respecto a los años setenta de 90 cada 1.000 adolescentes a 20 cada 1.000.

Esteve Fernández, del Instituto Catalán de Oncología, duda de que la división en cuatro macroáreas sea la solución mejor para analizar las tendencias de inicio al tabaquismo en Europa. “Por ejemplo, el grupo sur combina Portugal, Italia y España, y sabemos que la dinámica del tabaquismo en estos tres países es bastante diferente”, afirma. También Joan Soriano de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) se centra en las diferencias geográficas. “Si se comparan norte, sur, este y oeste hay una gran variabilidad de cómo fuman los jóvenes”, asegura. Fernández agrega que el tipo de datos disponible “hace menos precisas algunas estimaciones” con respecto a la última década tomada en consideración, porque el número de jóvenes que contestaron a las encuestas es reducido.

El enfoque hacia los más vulnerables al tabaquismo

Pese a estas observaciones, ambos expertos muestran preocupación por la tendencia del tabaquismo entre los más jóvenes contraria a lo deseable. “Evidentemente, a pesar de conocerse sobradamente los efectos del tabaco, las campañas de educación y prevención a estas edades son muy importantes, y en la mayoría de países son deficientes”, afirma Fernández. El especialista subraya también que el precio del tabaco es “el principal determinante del consumo”, sobre todo entre los menores, y que en el sur de Europa es mucho más bajo que en el norte.

Otra posible causa de esta situación podría ser el aumento de consumo de cannabis y, en consecuencia, de jóvenes que se enganchan al tabaco por mezclarlo con esa sustancia, según mantiene Fernández. Los hábitos de familiares y amigos influencian la conducta de los niños y adolescentes, y “mensajes de riesgo como fumar mata no les dicen nada. A veces incluso son un aliciente porque experimentan el riesgo”, comenta por su lado Soriano.

Para Fernández el tabaquismo empieza entre hombres con más poder económico y luego se difunde entre las clases más desfavorecidas y las mujeres. Esta tendencia es común en muchas zonas de Europa en el siglo XXI, añade. Soriano asegura que cuando mejora la situación económica de un país, la edad de la pubertad se adelanta, sobre todo para las chicas. Estos factores sirven para explicar por qué el aumento de personas que empiezan antes de los 16 años es mayor para ellas, explican. El catedrático de la UAM recuerda también que en las últimas décadas han aumentado las campañas publicitarias de las tabaqueras enfocadas a mujeres que asocian el hábito del tabaco a la emancipación. “Subliminalmente aún se incluye el mensaje de que la mujer liberada, trabajadora e independiente fuma”, afirma.

Alessandro Marcon advierte de que los menores de 16 años que empiezan a fumar estarán expuestos durante más tiempo a los riesgos del tabaco. “Serán más sujetos a la adicción a la nicotina y para ellos será más difícil dejar de fumar”, observa. “El cuerpo, y sobre todo el aparato respiratorio y el sistema inmune, se desarrollan al menos hasta los 25 años. La contaminación y el humo a edades tan precoces hacen que el desarrollo físico y mental de los niños sea perjudicado”, añade Soriano.

Los tres especialistas consultados señalan algunas medidas útiles para frenar el consumo de tabaco. Entre ellas, la de aumentar el precio del tabaco, usar cajetillas neutras sin publicidad, proteger y ampliar áreas libres de humo, sobre todo si frecuentadas por menores, limitar la difusión de máquinas expendedoras y vigilar sobre la difusión y los efectos de productos como los cigarrillos electrónicos.

Autor: Francesco Rodella

Fuente Original: elPais