La baja exposición a la contaminación también perjudica a los pulmones, según un estudio

Incluso niveles bajos de exposición a la contaminación tienen un efecto perjudicial en los pulmones, causando inflamación pulmonar y afectando de forma negativa a las células. Estudio

Un equipo de investigación internacional, dirigido por la Universidad de Tecnología de Sydney (UTS) y el Instituto Woolcock de Investigación Médica (WIMR) investigó si un bajo nivel de exposición a PM10 – partículas de tamaño igual o inferior a 10 micras que constituyen una gran proporción de la contaminación del aire- podían ingresar al pulmón y tener consecuencias en la salud.

El estudio fue llevado a cabo en ratones, a los que se expuso a PM10 durante tres semanas, observándose un aumento de los linfocitos y los macrófagos. Investigadores del Instituto Kolling, la Universidad China de Hong Kong y la Academia de Ciencias de China también participaron en el estudio, que demostró que, después de tres semanas, los ratones expuestos a bajos niveles de PM10 relacionado con el tráfico tuvieron una respuesta inflamatoria. Los resultados del estudio han sido publicados en el ‘American Journal of Physiology – Lung Cellular and Molecular Physiology’.

“Nuestros resultados indican que la PM es una molécula proinflamatoria, que ejerce efectos incluso a bajas concentraciones. En nuestro modelo encontramos evidencia fuerte y estadísticamente significativa de inflamación pulmonar y actividad mitocondrial desregulada. Las mitocondrias son la fuente inagotable de la célula, lo que significa que cualquier cambio en las mitocondrias afecta la producción de energía de la célula y, por lo tanto, cómo la célula se divide y responde a los estímulos externos”, ha asegurado el investigador jefe, Brian Oliver.

El doctor Yik Chan de UTS y WIMR, y coautor principal del artículo, ha asegurado que la contaminación atmosférica de bajo nivel a menudo se trataba erróneamente como “segura” y no dañina para la salud.

“En Sydney y otras ciudades capitales australianas, los niveles de contaminación del aire relacionada con el tráfico (TRAP) son bajos según los estándares mundiales y no suelen considerarse un problema en términos de desarrollar enfermedad pulmonar crónica. Sin embargo, casi todas las personas que viven en un área urbana están expuestas a TRAP”, ha indicado el doctor Chan.

El profesor asociado Brian Oliver ha expresado que estos resultados pueden tener “implicaciones importantes para los nuevos desarrollos de construcción de edificios y carreteras”.

Fuente Original: DiarioSigloXXI

¿Alguien dijo que el tabaco de liar fuera menos dañino?

Un estudio liderado por investigadores de la UIC Barcelona señala que el tabaco de liar es tan perjudicial como el convencional, en contra de lo que cree gran parte de la población.

El tabaco de liar es tan perjudicial como el convencional, en contra de lo que cree gran parte de la población. Así lo confirma un estudio liderado por investigadores de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC Barcelona) cuyas conclusiones se han publicado recientemente en la revista científica Environmental Research.

Este estudio nace de un proyecto más amplio basado en la evaluación de las leyes del tabaco aplicadas en España en 2006 y 2011. Concretamente, el trabajo se ha centrado en el estudio de las nitrosaminas específicas del tabaco, carcinógenos más prevalentes en el tabaco, presentes en la saliva de 165 fumadores adultos mayores de 16 añosresidentes en Barcelona. Algunas de estas nitrosaminas, como la NNAL, NNK y la NNN, están vinculadas directamente con el cáncer oral, de esófago y de pulmón.

“Los resultados concluyen que las concentraciones de estas nitrosaminas específicas del tabaco son similares en la saliva de los fumadores que consumen tabaco de liar que en la de aquellos que fuman tabaco convencional. La fuerza de este estudio es que es una muestra de la vida cotidiana”, cuenta a CF José María Martínez Sánchez, responsable del Grupo de Investigación de Evaluación de Determinantes de Salud y Políticas Sanitarias de la UIC Barcelona.

Falsa creencia

“Una de las falsas creencias que hay es que el tabaco de liar, también llamado picadura de tabaco, es menos perjudicial que el tabaco manufacturado. No solo eso. Algunas personas llegan a decir, incluso, que el tabaco de liar es más beneficioso’”, advierte Martínez Sánchez.

Aunque “desafortunadamente la Encuesta Nacional de Salud no registra todos los tipos de consumo de tabaco, existen estudios realizados en nuestro país con buena metodología que nos pueden dar una aproximación: alrededor del 4% de la población fuma tabaco de liar. Entre los fumadores, el 16% declara fumar este tipo de tabaco”.

Hay fumadores de tabaco de liar que no solo fuman ese tipo, sino también el manufacturado, incrementando así el consumo. De hecho, alrededor del 10% de todos los fumadores consumen conjuntamente los dos tipos. Además, dice el experto de la UIC, “algunos estudios han visto cierta asociación entre fumar tabaco de liar y el consumo de otras drogas como el hachís”.

Por qué se fuma tabaco de liar

En el caso de la ciudad de Barcelona, si el consumo de tabaco convencional era del 89,1% entre 2004 y 2005, este cayó al 71,8% entre 2011 y 2012. En cuanto al tabaco de liar, el consumo pasó del 1,4 % al 15,4% en los mismos periodos. ¿A qué se puede deber este incremento del consumo de picadura de tabaco? “Está claro”, contesta Martínez-Sánchez, quien explica que la población joven (ligeramente más los hombres) es la que más consume este tipo de tabaco debido a que es más barato que el convencional.

Otro motivo es que tienen la percepción de que “es más saludable”, pensando que es más natural. También piensan que “se están metiendo menos cantidad de tabaco cuando elaboran ellos el cigarrillo”. Una última causa puede ser el acto social de liarse el cigarrillo con los compañeros. Todo ello suma.

Medidas para disminuir el consumo de la picadura de tabaco

A partir de sus hallazgos, los investigadores de la UIC de Barcelona lanzan tres propuestas para reducir la prevalencia del consumo de tabaco de liar:

1. Aumentar los precios. Fumar tabaco en España, en general, es más barato, en comparación con los países de nuestro entorno. Si se trata del de liar, más todavía. El objetivo de esta medida sería que la picadura de tabaco “no fuera una alternativa más económica al tabaco convencional”, añade Àurea Cartanyà, primera autora del trabajo y miembro del grupo de Martínez Sánchez.

2. Concienciar a la población, sobre todo a la juvenil, de que el tabaco de liar es igual de perjudicial que el manufacturado. “Es importante seguir realizando campañas de salud en las escuelas para incidir en las edades en que los jóvenes empiezan a fumar”, destaca el responsable del Grupo de Investigación de Evaluación de Determinantes de Salud y Políticas Sanitarias.

3. Añadir en las bolsas donde se envasa la advertencia de que “el tabaco de liar es igual de perjudicial que el manufacturado porque contiene las mismas nitrosaminas”.

Los investigadores de la UIC de Barcelona piensan continuar investigando las repercusiones del consumo de tabaco de liar, pero además, están evaluando el posible impacto del cigarrillo electrónico y también la epidemia del tabaquismo en las mujeres, considerando el aumento del cáncer de pulmón en esta población

Autora:  Ana Callejo Mora

Fuente Original : CorreoFarmaceutico

El humo del tabaco haría a bacterias más resistentes a antibióticos

Estudios anteriores habían atribuido la mayor susceptibilidad de los fumadores a la infección a los efectos dañinos del humo en el sistema inmunológico

El humo del cigarrillo puede hacer más daño a tu salud más allá de tus pulmones e incluso puede hacer que ciertas bacterias sean resistentes a los antibióticos, tal como ocurrió con cepas bacterianas de ‘Staphylococcus aureus’ que se volvieron resistentes a la meticilina al ser expuestas al humo del cigarro, de acuerdo a una investigación del Reino Unido.

El estudio fue publicado por ‘Scientific Reports’ y en el se demostró que algunas cepas del Staphylococcus aureus; que está presente en el 30-60 por ciento de la población, sean más invasivas en personas fumadoras.

Los investigadores piensan que el humo del cigarro expone a la bacteria en cuestión a una respuesta de emergencia, lo que hace que de una mutación en el ADN microbiano y los resultantes se vuelvan más invasivos y resistentes capaces de resistir mejor a los antibióticos.

Estudios anteriores habían atribuido la mayor susceptibilidad de los fumadores a la infección a los efectos dañinos del humo en el sistema inmunológico, pero este estudio muestra que también puede estar cambiando el ADN y las características de los microbios patógenos.

Para este estudio se expusieron cepas de bacterias al humo del cigarrillo y algunas de ellas reaccionaron con mayor resistencia a los antibióticos. En estos estudios participaron investigadores del Imperial College London, la Universidad de Oxford (Reino Unido) y el Institut d’Investigació Germans Trias i Pujol, la Universitat Autónoma de Barcelona y el CIBER Enfermedades Respiratorias.

El humo del cigarro

Las sustancias nocivas del tabaco pueden seguirse exhalando hasta seis horas después de haberse consumido y, por ello, se pueden convertir en fumadores pasivos a familiares, incluyendo a menores de edad, dijo hoy una especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En el caso de las mujeres embarazadas se ha detectado que la repercusión es directamente para los recién nacidos, ya que nacen con una función pulmonar disminuida.

Autor: JUAN LEYVA

Fuente Original: elDebate

La polución causa hasta un tercio de los casos de asma infantil en Europa

Hasta un 11% de los casos nuevos de asma infantil podrían ser prevenidos cada año si los países europeos cumplieran con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

El 33% se podrían evitar si la reducción de la contaminación atmosférica por PM2,5 se ampliase hasta alcanzar los niveles más bajos registrados en la literatura científica. Estas son las conclusiones de un estudio realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) publicado en el European Respiratory Journal en el que se han estudiado 18 países europeos.

El asma es la enfermedad crónica más común en la infancia. Existe evidencia emergente que sugiere que la exposición a la contaminación atmosférica podría incrementar el riesgo de desarrollar esta enfermedad respiratoria durante la infancia.

La investigación partió de datos del censo de población de 18 países europeos y obtuvo las tasas de incidencia de asma en niños y niñas de la base de datos del estudio de la Carga de Enfermedad Global (Global Burden of Disease). La exposición a los diferentes contaminantes se calculó utilizando un modelo estadístico europeo armonizado (regresión de uso del suelo o LUR) basado en múltiples medidas reales realizadas en el continente.

Para estimar la carga de enfermedad del asma infantil, el equipo científico planteó dos escenarios diferentes: el primero se basaba en los niveles máximos de contaminación atmosférica contemplados en las recomendaciones de la OMS. El segundo tomaba como referencia los niveles más bajos de contaminación del aire detectados en una revisión de 41 estudios científicos anteriores.

A cumplir

El análisis del primer escenario sugirió que 66.600 casos de asma infantil (el 11% del total de casos incidentes) podrían ser prevenidos cada año si los 18 países estudiados cumplieran con las recomendaciones de la OMS sobre los niveles de partículas PM2,5. Así mismo, las estimaciones indican que cumplir con los niveles recomendados de NO2 permitiría prevenir 2.400 casos de asma infantil al año (el 0,4% del total de casos incidentes).

“El análisis mostró que, si bien cumplir con las recomendaciones de la OMS para PM2,5 implicaría una reducción significativa de casos de asma infantil por año, ese no es el caso con NO2, donde solo un 0,4% de los casos podrían ser prevenidos. En consecuencia, nuestras estimaciones indican que las recomendaciones actuales de la OMS sobre los niveles máximos de NO2 parecen proporcionar mucha menos protección que las de PM2,5. Proponemos que estos valores sean revisados a la baja para hacerlos más apropiados para la protección de la salud de niñas y niños”, sostiene David Rojas-Rueda, uno de los científicos que lideró el estudio en el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

En lo que se refiere a los resultados del segundo de los escenarios, si los 18 países fuesen capaces de reducir las concentraciones de PM2,5 hasta los niveles más bajos registrados en estudios anteriores, cada año se podría prevenir más de 190.000 casos (o el 33% de los casos incidentes). El número de casos que podrían ser evitados cada año si se alcanzasen los niveles más bajos de NO2 y carbono negro sería de 135.000 (o el 23%) y de 89.000 (o el 15% de los casos incidentes), respectivamente.

Peor en las ciudades

En general, estas estimaciones se encuentran en la misma línea que las de dos estudios anteriores llevados a cabo en el Reino Unido, los cuales concluyeron que el 22% de los casos incidentes de asma infantil se podrían atribuir a la contaminación atmosférica. Otro estudio estimó que cada año 4 millones de nuevos casos de asma pediátrico podrían ser atribuibles a la contaminación atmosférica por NO2 en todo el mundo y que el 64% de ellos se producen en centros urbanos.

Este último dato no sorprende en absoluto a J. G., una joven asmática de 22 años que reside en Barcelona. Reconoce que en su ciudad le resulta más dificultoso respirar y que tiene episodios leves de asma con frecuencia, algo que no le pasa cuando se aleja de los núcleos urbanos en períodos vacacionales. “En Barcelona siempre intento tener el Ventolin (inhalador) a mano, porque a menudo siento que me cuesta respirar bien. Por el contrario, cuando me marcho de la ciudad me olvido de él”, explica.

Haneen Khreis, primera autora del estudio e investigadora asociada al Centro para el Avance de la Investigación en Emisiones del Transporte, Energía y Salud del Instituto A&M del Transporte de Texas, considera que este nuevo análisis es “una llamada a la acción urgente”.

“Solo en los dos últimos años, han surgido diversos análisis sobre contaminación atmosférica y la aparición del asma infantil, lo cual refuerza la hipótesis de diversos grupos de investigación que sostienen que la contaminación atmosférica contribuye de manera sustancial a la carga de enfermedad del asma pediátrico. En gran medida, estos impactos en la salud se pueden prevenir y existen numerosas intervenciones que pueden reducir los niveles ambientales de contaminación del aire y la exposición de niños y niñas. Podemos y debemos hacer alguna cosa al respecto”, añade Khreis.

Los 18 países cubiertos en el estudio son Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Lituania, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza.

Qué son las PM2,5

La materia particulada 2.5, o PM 2.5 por sus siglas en inglés, son partículas muy pequeñas que se encuentran suspendidas en el aire, de un diámetro de 2.5 micrómetros. Esto es, un grosor inferior al de un cabello humano, por lo que también se las conoce como partículas finas, explica la agencia de gobierno estadounidense California Office of Environment Health Hazard (OEHHA). Al ser tan diminutas, las PM 2.5 se desplazan con gran facilidad hacia los pulmones cuando los ciudadanos inhalan el aire de la ciudad.

Esto provoca efectos nocivos y enfermedades cardíacas y pulmonares que preocupan en la actualidad a expertos, activistas y políticos de la Ciudad de México. “Los niños, las personas mayores de 65 años, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades del corazón o pulmonares (incluyendo asma) son más sensibles a los efectos de respirar estas partículas. Los síntomas pueden incluir sibilancias -silbido agudo al pasar el aire por los conductos respiratorios-, opresión en el pecho y dificultad para respirar”, indica la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EEUU en su sitio web.

Además, niveles altos de PM 2.5 producen también irritación en los ojos, en la nariz y en la garganta; tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar; función pulmonar reducida; ataques de asma; ataques al corazón y muerte prematura en personas con enfermedades cardíacas y pulmonares.

Fuente Original: Huffington Post

“Cada euro en tabaco equivale a dos o tres euros en sus efectos”

Las nuevas formas de fumar -el cigarrillo electrónico y el calentamiento de tabaco- ganan adeptos, pero “no son un medicamento, sino un sustancia tóxica”, según Alfonso Pérez Trullén, para el que “hay que equipararlas al tabaco”.

“Cuando alguien dice “es que lo voy a usar para dejar de fumar”, lo que hace es convertirse en un fumador dual”, indicó el jefe de Neumología del Hospital Universitario Lozano Blesa de Zaragoza. “En los sitios donde está permitido, fuman cigarrillos y en los que está prohibido, emplean cigarrillos electrónicos”.

“El tabaquismo es la primera causa de muerte evitable”, tras haber motivado 100 millones de muertos en el siglo XX y más de 50.000 fallecimientos anuales en España. “En países desarrollados, se endurece la ley y cada vez se fuma menos, pero las compañías tienen que sacar ganancias y van a países en vías de África o Asia”.

Para Alfonso Pérez Trullén, “el Gobierno -desde el Ministerio de Sanidad- tiene que poner medidas preventivas para que la gente no se inicie en el tabaquismo y debe aplicar medidas terapéuticas para que lo dejen”. A tenor de estudios recientes, “cada euro en tabaco equivale a entre dos y tres euros en sus efectos”, que incluyen bajas laborales o fallecimientos.

“Cuando damos una calada, lo que tarda la nicotina en llegar al cerebro es entre 4 y 6 segundos. Los niveles van bajando y al llegar a un mínimo, que es entre hora y hora y media, tenemos mono y el cuerpo pide que fumemos otro”, declaró el especialista, que lamentó que “con el tiempo se adquieren rutinas asociadas al tabaco”. “Antes, se permitía fumar en los bares y rara era la persona que al tomar un café o una caña no se encendiera un cigarrillo”.

Su conferencia abordó la influencia del cine y la tele. Hace unas décadas, “los jóvenes veían fumar a Olivia Newton-John o James Dean”. Incluso, en 1961, “Los Picapiedra anunciaban Winston”. En los últimos años, “en Supermán había anuncios de tabaco y en Los Simpsons, Homer fumaba un puro”.

“El humo del tabaco desprende 7.000 sustancias” que Alfonso Pérez Trullén clasifica en 4 grupos. Junto a la nicotina, figuran “las irritantes, que provocan el enfisema o la bronquitis; el monóxido de carbono, que atraviesa la membrana pulmonar 250 veces más fácil que el oxígeno; y los alquitranes, que modifican las células y degeneran en 17 tipos de cáncer”. Aparte de los de pulmón, laringe o esófago, “cada vez es más frecuente el de vejiga, al eliminarse las sustancias cancerígenas a través de la orina”.

“En las nuevas formas de tabaco hay los mismos cancerígenos, sustancias que de por sí producen cáncer o que son cancerígenas junto a otras sustancias”, según el doctor, que recuerda que detrás del cigarrillo electrónico o el calentamiento de tabaco hay grandes marcas como Philip Morris, dueña de Marlboro.

Autor: RICARDO GRASA

Fuente Original: DiarioAltoAragon

Los dos factores de riesgo más importantes para las patologías respiratorias: Tabaco y Contaminación

Tabaquismo y contaminación ambiental son dos de los principales factores de riesgo de enfermedad respiratoria.

El pulmón es el órgano encargado de ejercer una de las funciones imprescindibles para la vida: la respiración. Mediante ésta, el cuerpo humano se libera de los tóxicos producidos en nuestro organismo como consecuencia de su funcionamiento y proporciona aire, cargado de oxígeno, a todas sus células.

Al respirar el ser humano introduce en su cuerpo un total de diez mil litros de aire cada día. Teniendo en cuenta estas premisas es fácil imaginar la gran importancia que tiene, para el mantenimiento de la salud respiratoria, que el aire que respiremos sea puro, cargado de oxígeno y limpio de contaminantes.

Con el consumo de cigarrillos (tanto los manufacturados como aquellos que son liados por los usuarios con sus propias manos), de puros, de pipas, de pipas de agua, de cigarrillos electrónicos y de los nuevos cigarrillos IQOS, los usuarios introducen a sus pulmones muchas sustancias tóxicas con gran capacidad para producir enfermedades no sólo del ámbito respiratorio sino, también, del ámbito cardiovascular y tumoral.

El tabaquismo

El tabaquismo ocasiona casi 60.000 muertes anuales en nuestro país, es decir, más de 1.000 muertes cada semana. Pero hay que reseñar que el tabaquismo no sólo es un factor de riesgo, también debe ser considerado una enfermedad crónica, ya que la nicotina, sustancia que los consumidores de cualquier tipo de tabaco introducen a su cuerpo, es una droga con alta capacidad adictiva que hace que el fumador tenga recaída cada vez que intenta dejar de serlo.

En España, en los últimos dos-tres años, hemos asistido a un incremento progresivo en el número de fumadores. Este aumento se ha detectado entre las mujeres, fundamentalmente las más jóvenes, aunque también ha afectado a los hombres de mediana edad. Aunque, en nuestro país, tenemos una ley reguladora del consumo del tabaco que fue implementada en el año 2010, no esta siendo suficiente para controlar esta temible epidemia.

Es imprescindible que las autoridades político sanitarias españolas inicien una nueva estrategia normativa del tabaquismo que cumpla con tres objetivos fundamentales: extender la regulación del consumo del tabaco a todos los espacios (parques, terrazas, estadios deportivos, playas, coches, etc.), incrementar la vigilancia del cumplimiento de esta regulación, regular los nuevos dispositivos de consumo de tabaco, como los cigarrillos electrónicos y el IQOS, con la misma legislación con que se regula el tabaco y por último, aunque no por ello menos importante, facilitar la asistencia sanitaria pública a aquellos fumadores que quieren dejar de serlo.

En este sentido, desde nuestra Sociedad científica (Separ), aplaudimos la iniciativa que recientemente han tenido los responsables del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para la financiación pública de los tratamientos para dejar de fumar. Desde aquí queremos hacer una llamada a la responsabilidad de todas las instituciones sanitarias públicas de nuestro país, de cualquier ámbito: local, regional, autonómico y nacional, para que trabajen en común para lograr este objetivo.

La contaminación

La contaminación ambiental causa alrededor de 10.000 muertes anuales en nuestro país. Los principales contaminantes que se detectan en nuestras ciudades son de cuatro tipos: el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre, el ozono troposférico y el material particulado.

Las principales fuentes de estos contaminantes en nuestras ciudades son las siguientes: motores de los coches, fundamentalmente los diésel, las plantas industriales y las centrales térmicas.

Se calcula que el tráfico de coches puede ser responsable de más del 60% de la contaminación. Todos estos contaminantes afectan a las personas que vivimos sometidos a ellos, pero, sobre todo, afectan a los niños, a las embarazadas, a los ancianos y a los pacientes con enfermedades crónicas del pulmón o del corazón.

Enfermedades como la bronquitis crónica, el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el cáncer de pulmón son procesos patológicos que puede estar causados directamente por estos contaminantes o que, incluso, su curso clínico puede verse empeorado por los mismos.

Además, es muy reseñable que las últimas investigaciones han encontrado que los hijos de madres que han estado sometidas a altas tasas de contaminantes ambientales, al nacer pueden tener un mayor número de problemas respiratorios, o incluso, tener un deficiente desarrollo pulmonar que haga que en su edad adulta padezcan enfermedades respiratorias.

Algo similar ha sido encontrado en estos niños con respecto al desarrollo de su sistema nervioso central. Todas estas razones nos deben hacer pensar que es necesario el establecimiento de medidas legislativas que controlen las emisiones de estos contaminantes al medio ambiente y que busquen la limpieza del aire en nuestras ciudades.

La contaminación ambiental no debe ser un problema político, la contaminación es un problema sanitario y así debe ser enfocada su solución.

Tabaquismo y contaminación ambiental son dos de los principales factores de riesgo de enfermedad respiratoria. Desde Separ, como sociedad científica líder en la prevención de esta patología, pedimos a nuestras autoridades político-sanitarias que tomen las medidas necesarias para su control. Si así lo hacen se salvarán miles de vidas cada año en nuestro país.

Autor: Carlos A. Jiménez-Ruiz. Presidente de SEPAR

Fuente Original: laRazon

Seis cosas que debes tener en cuenta si tienes EPOC y te vas de vacaciones

El 12% de la población mayor de 40 años padece EPOC, una afección crónica estrechamente relacionada con el tabaquismo.

La EPOC o, lo que es lo mismo, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, es una enfermedad respiratoria crónica que se caracteriza por la dificultad para respirar ocasionada por una obstrucción pulmonar. El principal factor de riesgo es el tabaquismo. No en vano, hasta el 50% de los fumadores la llega a desarrollar.

A nivel general, entre un 10 y un 12% de la población global de más de 40 años la padece, y representa la cuarta causa de muerte en España, con más de 50.000 fallecidos al año. Tal y como indica el doctor Germán Peces-Barba, jefe asociado del servicio de neumología de la Fundación Jiménez Díaz “en el ranking solo le superan las enfermedades cardio y cerebrovasculares”.

Sus síntomas más importantes son la tos, la expectoración o la sensación de falta de aire, y puede llegar a ser invalidante en los casos graves. No obstante, con un diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado los pacientes pueden llevar una vida casi normal, inclusive en el periodo vacacional. A este respecto, cabe señalar que los enfermos de EPOC pueden trasladarse a dónde deseen. Dicha dolencia, por sí misma, no es una limitación a la hora de viajar, pero los que la sufren sí deben tener en cuenta y aplicar una serie de medidas:

1. Escoger un destino con temperaturas suaves

Si bien los enfermos de EPOC pueden viajar a cualquier destino, lo ideal es que eviten aquellos en los que puedan llegar a experimentar temperaturas extremas o mucha humedad. “Hay que huir de los cambios bruscos, y del calor y del frío intenso, que pueden generar complicaciones”, asegura la doctora Carolina Gotera, neumóloga en el citado hospital madrileño.

2. Mejor si se evitan las grandes ciudades

Las capitales grandes, debido a la contaminación, no son la mejor opción para los enfermos de EPOC. Sí lo son las localidades cercanas al mar y los lugares montañosos, donde el aire es menos denso, siempre y cuando “no se superen los 1.500 metros de altitud”, afirma Gotera.

3. ¿Tren, avión o coche?

El medio de transporte en el que se realizará el trayecto también es crucial, pues en función de las necesidades del paciente se deberá optar por uno u otro. El coche particular quizá sea el sistema más cómodo para viajar, pero en ellos, a diferencia del tren, no siempre es posible cargar los sistemas de oxigenación, un elemento que los pacientes más graves de EPOC pueden necesitar llevar consigo.

En cuanto al avión, la EPOC por sí misma no impide volar, pero sí que es cierto que no todas las compañías aéreas permiten subir a bordo los mencionados sistemas de oxigenación, por lo que se antoja crucial informarse antes de comprar un billete. Si finalmente el paciente se decanta por este medio de transporte, es recomendable que se levante con frecuencia para evitar el llamado ‘síndrome de la clase turísticas’, así como que porte en su equipaje de mano su medicación habitual. Esto último no es solo aconsejable por si sufre una crisis, también para sortear posibles daños o la pérdida de la maleta.

4. No suspender la medicación

Aunque sean tan solo unos días, no se debe interrumpir el tratamiento en ningún caso. Si la persona precisa de oxígeno o de un inhalador y opta por no llevárselos a sus vacaciones, “puede producirse una descompensación de la enfermedad y que sea necesario el ingreso hospitalario”, cuenta Gotera. En este sentido, también es muy recomendable que el paciente lleve consigo su informe médico actualizado y que se informe de qué hospitales cercanos se encuentran en las proximidades de su alojamiento.

5. No frenar la actividad física por vacaciones

Ya se ha mencionado con anterioridad que los enfermos de EPOC no deben hacer grandes esfuerzos, pero sí se les invita a realizar ejercicio físico moderado, también en sus días de asueto. “La actividad física es el principal problema de los pacientes con EPOC. Se ahogan y eso provoca que se autolimiten, lo que les genera pérdida de masa muscular y una mayor sensación de ahogo”, relata la doctora Gotera. Por ello es fundamental que, en vacaciones, cuando se dispone de más tiempo libre, impulsen la práctica del deporte comedido.

6. Ser previsores

La programación a la hora de organizar unas vacaciones es fundamental para cualquier enfermo de EPOC. Muchos requieren oxigenación hasta 16 horas al día, por lo que deben trasladar a su alojamiento dicho sistema. Esto puede hacerse sin problemas, ya que las empresas que suministran el oxígeno de forma habitual también facilitan su transporte a otras ciudades. Eso sí, siempre y cuando la petición se realice con antelación (al menos 15 días) y se circunscriba a dentro de España.

Autora:

Fuente Original: elDiario

Más presión sobre Sanidad y Hacienda para que el precio del tabaco suba a 10 €

Aumentar un 10% el coste conlleva una caída del 10% de fumadores adolescentes

Es una realidad incontestable. Se está perdiendo la batalla contra el consumo de tabaco, una guerra que se inició en el 2005, prosiguió en el 2010 con buenos resultados tras la prohibición de fumar en cualquier espacio cerrado y que liberó de humos los locales y ayudó a miles de ciudadanos a dejar el tabaco.

Pero la falta de apoyo de la administración sanitaria para mantener la concienciación en que el tabaco es uno de los problemas más graves de salud pública actuales, unido a la dejadez de las autonomías a la hora de vigilar que la ley se cumpla, ha supuesto una marcha atrás en esta guerra que cada año se lleva por delante la vida de 52.000 personas, 3.000 de ellas fumadores pasivos (no consumen tabaco, pero inhalan el humo).

Ahora, las propuestas de Catalunya de dar un paso adelante han vuelto a poner encima de la mesa la necesidad de adoptar medidas. Pero, ¿cuáles?

Salut querría prohibir fumar en las terrazas y en todo lugar abierto donde cualquiera se vea obligado a respirar el humo del tabaco de otro, entre ellos, las marquesinas de los autobuses y en los apeaderos de los trenes. Aunque la reacción de los restauradores, les ha llevado a dejar en estudio estas medidas y centrarse en que se suba el precio del tabaco (competencia del Gobierno). Actualmente ronda los 5 euros y piden duplicarlo.

De esta manera, Catalunya recupera lo que desde meses llevan pidiendo los expertos en salud pública y decenas de sociedades científicas. Estos apuestan, por encima de cualquier otra medida, por una subida importante del precio del tabaco, tanto el industrial como el de liar. Aseguran que incrementar el precio del paquete a 10 euros es el instrumento más contundente para reducir de manera drástica el consumo de tabaco. Más, incluso, que ampliar los espacios donde se prohíbe fumar. Eso, afirman, sería adecuado en una segunda etapa.

Así lo plasmaron el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y los consejos generales de todas las profesiones sanitarias (médicos, enfermeros, dentistas, farmacéuticos y psicólogos), además de 60 sociedades científicas y varias asociaciones de pacientes, en la llamada Declaración de Madrid del 2018, que en noviembre fue presentada en el Parlamento Europeo.

Allí pidieron alto y claro que se incremente de manera brusca el precio de las cajetillas y “de cualquier producto que lleve nicotina”, al considerar que es la medida más eficaz para luchar contra el tabaquismo, especialmente entre los más jóvenes. Esa subida debería alcanzar los 10 euros por cajetilla de manera progresiva. El modelo a ­seguir es el que ha puesto en marcha Francia y que se implementa en dos etapas: una primera (actual) de aumento del precio a 8 euros y, ­antes del 2020, a 10 euros. La respuesta inmediata ha sido que más de un millón de fumadores fran­ceses han dejado este hábito adic­tivo. Australia ha subido el precio a 20 euros. En Reino Unido es difícil encontrar un paquete que cueste menos de 10 euros.

Numerosos estudios científicos han demostrado que incrementar un 10% el coste lleva aparejado una caída del número de fumadores adultos de un 3,7% (casi un 10% en adolescentes y jóvenes), explica Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la European Network for Smoking and Tobacco Prevention (ENSP).

La decisión depende del Ministerio de Hacienda, actualmente en manos de una médico, María José Montero, quien en declaraciones a La Vanguardia hace unos meses descartó subir la fiscalidad al tabaco, aunque sin descartar hacerlo “más adelante”. De hecho, no figuraba en su propuesta de presupuestos para el 2019 (sí la subida de otros, pero no la del tabaco).

Desde Sanidad, por su parte, cree que lo más importante ahora es hacer cumplir la ley del 2010, “una de las más avanzadas de Europa”. La ministra en funciones, Luisa Carcedo, reconoce que se está incumpliendo en las terrazas, que se cubren casi totalmente y se deja fumar, e insiste en la necesidad de aumentar las inspecciones (competencia autonómica). No descarta, sin embargo, ampliar los espacios sin humo a las playas, marquesinas de autobuses e incluso vehículos donde viajen niños. Pero en un futuro que no suena inmediato.

Y mientras se debate qué hacer con el tabaco, los cigarrillos electrónicos (que también llevan nicotina) se han introducido en el mercado español captando a miles de menores. “Tenemos un problema muy serio y los políticos miran a otro lado”, dice Rodríguez Lozano.

Autora:

Fuente Original: laVanguardia

 

 

Un estudio confirma que prohibir la venta de tabaco a menores de 21 años reduce el tabaquismo

El estudio recogió los datos de 2011 hasta 2016 del Behavioral Risk Factor Surveillance System’s Selected Metropolitan/Micropolitan Area Risk Trends dataset.

Existe un gran diferencia entre los jóvenes de 18 a 20 años que viven en las áreas estadísticas metropolitanas o micropolitanas.

Son muchos los estados y los municipios donde se están llevando a cabo medidas para que el consumo de tabaco esté prohibido a menores de 21. Con ello se pretende que haya una reducción de jóvenes fumadores y de adultos jóvenes adictos al tabaco.

Los datos revelan que el porcentaje de jóvenes que fumaban en 2011 era del 16,5% mientras que en 2016,  el porcentaje de menores de 21 fumadores pasó a ser un 8,9%. El retroceso de los porcentajes en esta población localizada es aproximadamente de 3,1 puntos, una cantidad notable.

Estos datos suponen que los menores de entre 18 a 21 años que han convivido con estas políticas de restricciones de tabaco tendrán menos posibilidades de ser fumadores jóvenes, en un 1,2%. En contra posición de aquellos que no han vivido con las mismas políticas de prohibición del tabaquismo.

El estudio llevado a cabo muestra que las leyes que persiguen el consumo de esta sustancia a menores de 21 producen una reducción significativa entre los jóvenes de entre 18 y 21 que viven en en áreas estadísticas metropolitanas y micropolitanas. Dando así las claves para que las medidas puedan tomarse a nivel nacional y velar por la salud pública de los más jóvenes.

Fuente Original: DiariodeSevilla

Salut prohibirá fumar en las terrazas al aire libre y en las marquesinas del bus

Las medidas se incluirán en la ley catalana de adicciones que prepara para el 2020

La lucha contra el tabaquismo, que tanto rédito tuvo en el pasado, ha perdido fuelle con el paso de los años. El incremento del consumo de tabaco por parte de la población joven que constatan los estudios y que los expertos no cesaban de pronosticar ha obligado a los responsables sanitarios a tomar medidas.

Por un lado, hay coincidencia por parte del Ministerio de Sanidad y de las comunidades autónomas en incrementar las inspecciones, especialmente en las terrazas semicerradas (más del 80% incumple la norma según un estudio de la Universidad de Alcalá). Y por otro, para adoptar nuevas medidas que garanticen que los no fumadores no respiren el humo del tabaco.

En esta línea, la Agència de Salut Pública en Catalunya ha anunciado que prohibirá fumar en las terrazas y en todo lugar abierto donde cualquiera se vea obligado a respirar el humo del tabaco de otro. Por eso incluirá un apartado a nuevas limitaciones al tabacoen la próxima ley de adicciones que prepara y que espera tener lista en un año. Aún así, reconoce el secretario de Salut Pública Joan Guix, “hay mucho que negociar”.

El objetivo es conseguir el máximo consenso y apoyo del comercio, los restaurantes, los ayuntamientos y demás implicados para dar un nuevo paso en la limitación de la exposición al humo del tabaco. Además de las terrazas –probablemente el tema más espinoso–, se limitará el tabaco en las marquesinas de autobuses y trenes, en los recintos deportivos al aire libre y en el interior de los coches.

Y a la actual prohibición de fumar dentro de los recintos escolares y sanitarios se añadirá una zona de 5 metros para evitar que a la salida de clase los niños tengan que pasar por una nube de tabaco de los padres que esperan.

También se quiere equiparar al tabaco todas las modalidades nuevas de tabaco calentado sin combustión o de cigarrillo electrónico, para que no se les cuele ninguna novedad que ya empieza a ser problema sanitario en países donde se han extendido más que aquí.

El gran salto que supuso la ley antitabaco del 2005 y sus ampliación posterior del 2010 prácticamente sólo han tropezado en las terrazas cerradas. “Donde más se incumple la ley porque quizá no hemos vigilado suficiente”, reconoce Guix.

Por eso este otoño e invierno Salut emprenderá una campaña de inspecciones –“de la que avisaremos con tiempo suficiente”–, para vigilar el cumplimiento estricto de que no se puede fumar si la terraza no tiene dos paredes abiertas para que circule el aire (ver gráfico).

El siguiente paso, que esperan poder dar dentro de un año, será la prohibición total, con paredes o sin ellas.

La nueva ley que incluirá las medidas de protección frente al tabaco quiere atender las nuevas adicciones, hábitos posteriores a la ley actual, que es de 1985. Se ocupará de las apuestas y especialmente de cómo evitar el acceso de menores a esa actividad así como del juego online. “Hay mucho que analizar y definir, es importante encontrar el enfoque efectivo”, apunta Guix, más favorable a buscar el convencimiento que la imposición.

El Ministerio de Sanidad conoce las intenciones de la Generalitat en el marco de la comisión de Salud Pública, en el que las comunidades estudian nuevas medidas contra el tabaquismo. A día de hoy, el ministerio que dirige en funciones Luisa Carcedo se centra en hacer cumplir la ley del 2010, que cree “buena”, especialmente en lo que se refiere a las terrazas (aunque la inspección depende de las comunidades) y, “después, si es necesario, se estudiará ampliar la ley del 2010”, indican fuentes ministeriales. Encima de la mesa, la prohibición de fumar en el interior del coche cuando viajan niños y subir el precio del tabaco.

Autora: Celeste López

Fuente Original: laVanguardia