Estos alimentos te ayudan a dejar de fumar

La calabaza, la mandarina o el apio pueden ser grandes aliados en tu lucha

Un reciente estudio elaborado por la Universidad Duke de Carolina del Norte y publicado en el Journal, Nicotine Tobacco Research, señalaba que alimentos como las verduras, hortalizas y productos lácteos empeoran el sabor del tabaco, de manera que podrían ayudar a abandonar el hábito. Por el contrario, según la investigación, otros como la carne, el alcohol o el café producen el efecto contrario y realzan el sabor del cigarrillo, de modo que podrían incrementar el deseo de fumar.

Sin embargo, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), que ofrece desde hace años un completo programa gratuito para dejar de fumar, argumenta, en palabras de la responsable del Observatorio del Cáncer y experta en tabaquismo Belén Fernández, que “no nos consta ninguna evidencia concluyente de que determinados alimentos puedan incidir directamente sobre el sabor del tabaco, si bien es cierto que existen algunos que están íntimamente asociados al hábito, de manera que cuando se consumen suele apetecer más fumar”.

Para Fernández, “el deseo de fumar al consumir café, tabaco o comidas copiosas se debe a una cuestión comportamental sobre la que se debe trabajar cuando se decide abandonar el tabaco”, y no tanto a aspectos relacionados con las cualidades organolépticas de los alimentos.

Coincide con ella la dietista-nutricionista Paloma Quintana, quien explica que el de la Universidad de Duke es un estudio “observacional, basado en el análisis del comportamiento de una población determinada de fumadores”, del que se puede deducir que “cuando alguien consume más fruta y verdura y, por tanto, se cuida más, es probable que también tenga un mayor deseo de dejar de fumar y, precisamente por ello, más fuerza de voluntad”.

También es cierto, a juicio de Quintana, que ciertos alimentos o bebidas “han estado siempre culturalmente ligados al alcohol, de manera que más allá del sabor, los fumadores suelen tener el hábito de salir a tomar un café o una cerveza y acompañarlos de un cigarro. Esto no ocurre si comes un salmón con espárragos o unas legumbres”.

En este sentido, el hecho de que gran parte de fumadores asocie el hábito de fumar al consumo de determinados alimentos invita a eliminarlos, al menos temporalmente, de la dieta. Es recomendable, además, introducir otros que ayudarán al fumador a sentirse saciado y combatir la ansiedad que suele suponer el abandono de un hábito que genera una doble adicción: física y psicológica.

Mandarina

Naranjas y mandarinas suelen ser buenas aliadas para dejar de fumar, y además se encuentran en plena temporada y son de proximidad. “Estaremos entretenidos pelándolas, quitando las pieles, separando los gajos… y además están muy buenas”, explica Quintana. Es una fruta ideal, pues, para combatir esa ansiedad que suele sobrevenir a muchos fumadores después de comer, ya que además es saciante y tiene fibra. “Es cierto que si bien no cambiará el sabor del tabaco, si nos acostumbramos a acabar las comidas con una mandarina en lugar de hacerlo con un café, su sabor fresco resultará tan agradable que puede que apetezca menos fumar”.

Fernández, por su parte, señala que una buena manera de acabar con el hábito del cigarro después de comer –“así como otras asociaciones que van desde fumar cuando se sale a pasear al perro, al hacer una llamada o al ver la tele”– es introduciendo cambios en las situaciones que despiertan el deseo. Por tanto, “si al acabar de comer nos apetece mucho fumar con el café, lo más sensato es dejar de tomar café durante un tiempo y romper la rutina de raíz. Una buena idea es ir a lavarse los dientes”.

Calabaza

Otra verdura de otoño, saciante y sabrosa, que puede ser una aliada para todos aquellos que pretenden dejar el tabaco, es la calabaza. Pese a que desde la AECC, en sus programas para dejar de fumar, se aconseja “que los elementos sustitutivos del tabaco no sean calóricos, ya que pueden provocar un aumento de peso”, Fernández señala que suele ser inevitable que muchas personas calmen su ansiedad echando mano de algo de comer.

Quintana coincide en que “no se deben tapar las adicciones con comida, y es algo que los nutricionistas nunca recomendamos, pero es innegable que dejar el tabaco supone un caso excepcional y que en muchas ocasiones la ansiedad incrementa el apetito”. Por ello, la nutricionista recomienda siempre echar mano alimentos saludables y moderadamente calóricos, como es el caso de la calabaza. “Se puede cocinar al horno, con un pelín de canela, cuando el cuerpo nos pida algo dulce. El aporte calórico es escaso, y es sana y nutritiva”.

Apio

Un reciente estudio elaborado por la Universidad Duke de Carolina del Norte y publicado en el Journal, Nicotine Tobacco Research, señalaba que alimentos como las verduras, hortalizas y productos lácteos empeoran el sabor del tabaco, de manera que podrían ayudar a abandonar el hábito. Por el contrario, según la investigación, otros como la carne, el alcohol o el café producen el efecto contrario y realzan el sabor del cigarrillo, de modo que podrían incrementar el deseo de fumar.

Espinacas

Muchas personas tienden a consumir bollería o snacks para calmar la ansiedad, lo que supone un error no solo porque este hábito puede dar lugar a un aumento de peso, sino porque no son productos saludables y, además, crean adicción.

“El que come caramelitos todo el día, aunque sean edulcorados, lo único que consigue es que el paladar se acostumbre a tener un constante sabor dulce y el cuerpo le pida cada vez más dulce”, explica Quintana. Por este motivo, la nutricionista recomienda “el consumo regular de vegetales y hortalizas de sabor amargo, que puede ayudar a limitar la apetencia de dulce” y evitar así un aumento de peso.

Frutos secos sin pelar

Nueces, castañas o almendras serán grandes aliadas para dejar el tabaco, ya que no solo son saciantes y nutritivas, sino que “nos obligan a sentarnos a pelarlas, lo que hará que nos acordemos menos de fumar”, indica Quintana, quien considera que unas castañas asadas acompañadas de una mandarina constituirán la mejor merienda para aquellos que quieran dejar de fumar, pues es una opción saludable, nutritiva y –no menos importante, en este caso– entretenida.

Infusiones sin azúcar

Dado que el café y el alcohol suelen activar el deseo de fumar, una buena idea es sustituir su momento de consumo por el de una infusión sin azúcar, que si además es relajante contribuirá a calmar el nerviosismo. Si no apetece una infusión, Fernández señala que “un simple vaso de agua puede funcionar”.

La experta explica que el hábito de fumar genera una doble adicción, que debemos atacar íntegramente: “por un lado, la adicción a la nicotina, que remite pasado un tiempo, y por el otro la adicción psicológica que establecemos por asociación”, de manera que conviene ser muy meticulosos a la hora de erradicar cualquier mínimo hábito que se asocie a fumar. “Una vez abandonado el hábito de fumar, podremos incorporar poco a poco aquellos antiguos comportamientos, desde el café después de comer hasta la llamada de teléfono, pero tendrá que ser siempre progresivamente y en función de las fuerzas y seguridad de cada persona”.

Fernández insiste, sin embargo, en que dejar de fumar presenta múltiples ventajas, muchas de las cuales se notan de forma inmediata. “Se recupera el sabor y los olores, y se reduce inmediatamente el riesgo de accidente cardiovascular o las taquicardias”, señala la experta. No ocurre así, sin embargo, con el cáncer. “No estamos en condiciones de establecer ninguna cifra segura de consumo de tabaco con respecto al cáncer, porque no existe.

 Lamentablemente cada cigarro fumado incrementa el riesgo.

Un solo cigarrillo al día puede ocasionar un cambio genético, y solo se considera que un fumador tiene un riesgo similar de padecer cáncer que alguien que nunca ha fumado pasados unos diez años desde el abandono del hábito”. En el programa de la AECC, un 72% de pacientes logra dejar de fumar una vez finalizado el programa (que dura unos 3 meses), y al año esta cifra se reduce a alrededor del 40%.

Autora: LAURA CONDE

Fuente Original: laVanguardia

Más Información:

Recomendaciones nutricionales para los pacientes con EPOC

La continuidad asistencial, principal aliada en la atención de calidad al paciente crónico

La continuidad asistencial en el abordaje de los pacientes crónicos es uno de los postulados que defiende ‘Cronicidad: Horizonte 2025’, una plataforma que apuesta por la participación activa de un equipo multidisciplinar.

Tal y como sostienen todos los expertos en la materia, dos de las características que sustentan una atención óptima al paciente crónico son el trabajo en equipo de todos los profesionales sanitarios y la continuidad asistencial. Así lo aseguraba la doctora Juana Carretero, vicepresidenta segunda de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), en una reciente entrevista.

En el ámbito de la cronicidad, la coordinación entre Atención Primaria y Atención Hospitalaria resulta determinante para los pacientes. Si bien es cierto que el médico de Familia y el internista deben mantener una relación fluida para el correcto tratamiento de las patologías, entran en juego otros perfiles profesionales que son igual de necesarios en el abordaje de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Es el caso de los profesionales de Enfermería que trabajan en las unidades de Continuidad Asistencial. Toda vez que los pacientes reciben el alta hospitalaria, su misión es ponerse en contacto con las enfermeras y enfermeros de los centros de salud y explicarles cómo es la situación de la persona que abandona el hospital.

Unos enfermeros que, además, son el referente hospitalario para todos los profesionales de Trabajo Social que desarrollan sus labores en beneficio del paciente crónico complejo. De este modo, son el nexo de unión para la resolución de dudas, con especial énfasis en el Servicio de Geriatría, además de existir protocolos específicos de atención entre ambos.

VISIBILIZAR LA CRONICIDAD

En este contexto nace Cronicidad: Horizonte 2025, una estrategia de sensibilización sobre los retos de la cronicidad cuyo propósito principal es elevar la visibilidad de esta problemática en la sociedad española. La plataforma, de carácter multidisciplinar, abarca a entidades representantes de los distintos agentes clave involucrados (Atención Primaria, Medicina Interna, Enfermería, Farmacia, Trabajo Social, Think Tanks, Pacientes e Industria).

Así, Cronicidad: Horizonte 2025 nace con la vocación de consolidar un frente común que aglutine sociedades científicas, asociaciones de pacientes y consejos generales, junto a aquellas figuras públicas comprometidas con los pacientes y la buena salud del Sistema Nacional de Salud.

Fuente Original: ConSalud

Un proyecto europeo trabaja para mejorar tratamiento en enfermedades autoinmunes

El mayor proyecto de Inmunología de la Iniciativa de Medicinas Innovadoras 2 (IMI2) será coordinado desde el centro Genyo de Granada por la investigadora Marta Alarcón Riquelme.

Esta iniciativa de investigación a gran escala entre el sector público y el privado proporcionará nuevos conocimientos sobre los mecanismos de respuesta y la falta de respuesta al tratamiento mediante el análisis integrado y cruzado de tecnologías avanzadas de elaboración de perfiles.

Las enfermedades autoinmunes, inflamatorias y alérgicas son patologías crónicas comunes que afectan significativamente el bienestar de millones de personas en todo el mundo y suponen un esfuerzo importante para los sistemas sanitarios, ha informado este miércoles la Consejería de Salud.

Aunque existen diferentes tratamientos disponibles, la respuesta y la progresión de la enfermedad en pacientes individuales siguen siendo impredecibles.

En la actualidad, todavía se sabe muy poco sobre la base molecular que sustenta estas enfermedades, por lo que para poder predecir mejor la respuesta al tratamiento e identificar potencialmente nuevos biomarcadores que conduzcan a una mejor gestión del paciente y a un tratamiento personalizado se necesita urgentemente una comprensión más profunda de los mecanismos celulares que impulsan el desarrollo de la enfermedad.

El proyecto “3TR” estudiará las enfermedades lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria intestinal, asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

A pesar de su heterogeneidad, estudios recientes han demostrado que a nivel molecular ciertos patrones son compartidos por los pacientes de estas enfermedades, lo que sugiere que también pueden compartir vías de respuesta al tratamiento y de progresión de la enfermedad.

En este proyecto participan expertos de diferentes campos de la medicina, nuevas tecnologías moleculares, biología de sistemas y bioinformática junto a especialistas de pymes innovadoras y empresas farmacéuticas lideres en el campo.

Por primera vez, el equipo de 3TR alineará e integrará el análisis de las condiciones autoinmunes, alérgicas e inflamatorias para identificar la relación entre los perfiles moleculares longitudinales y microbianos en las células y tejidos sanguíneos, y las vías de la enfermedad.

En un enfoque único se estudiarán las siete enfermedades de forma paralela y conjunta, ha explicado Marta Alarcón-Riquelme, coordinadora científica del 3TR y responsable del área de Genómica Médica del centro Genyo, gestionado por la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, entidad de la Consejería de Salud y Familias.

“Creemos que este análisis de perfiles multiómicos de alta resolución facilitará la estratificación y la identificación de patrones moleculares que permitan predecir mejor la respuesta o la falta de respuesta a la terapia. Este enfoque integral ayudará a identificar biomarcadores para mejorar el manejo del paciente en estas enfermedades”, ha destacado.

Fuente Original: laVanguardia

“Debe hacerse espirometría en AP a todos los fumadores para detectar EPOC”

El infradiagnóstico de la EPOC afecta al 74,7 por ciento de la población española, tal y como se desprende del estudio Episcan II. Para mejorar estas cifras Jesús Molina, médico de Atención Primaria especializado en EPOC, propone “hacer una espirometría a todos los pacientes fumadores que pasan por la consulta”.

De esta forma, “se diagnosticaría a muchos pacientes en fases iniciales de la enfermedad a quienes se les podría proponer un tratamiento para frenarla y evitar llegar a fases más avanzadas de la EPOC que son las que empeoran la calidad de vida de los pacientes y las que suponen un mayor gasto sanitario”.

En cuanto al manejo de la EPOC en Atención Primaria, Molina opina que “ha ido en paralelo a los avances terapéuticos”. El médico de familia cada vez “está más formado en las enfermedades respiratorias en general y, en particular, en la EPOC”.

De la mano de una mejor formación “va también el hecho de poner directamente tratamiento cuando no es necesaria la derivación a Neumología, es decir, tomamos decisiones sobre cómo tratar a los pacientes con EPOC”, ha señalado el médico.

Los profesionales implicados en el manejo de pacientes con EPOC “hemos visto que en estos últimos años el pronóstico está mejorando de forma clara. Esto se debe a una mayor implicación de todos los profesionales, una mayor concienciación, la participación del personal de Enfermería y del conocimiento de los nuevos fármacos”.

Fuente Original: RedaccionMedica

Carcedo dice que están trabajando en modificar la legislación del tabaco para ampliarla a los “nuevos dispositivos”

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha manifestado que están trabajando en modificar la actual legislación del tabaco porque “están apareciendo nuevas realidades, sobre todo los nuevos dispositivos -cigarrillo electrónico, vapeadores…-, que aconsejan que se actualice la ley”.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de participar en la inauguración del I Foro Sanidad, Medicina y Ciudadanía, Carcedo ha indicado que “la legislación actual abarca solamente a los productos del tabaco y los nuevos dispositivos no solo contienen tabaco sino también otras sustancias que también son perjudiciales para la salud”.

Así, la ministra ha comentado que “debemos ampliar el alcance de las leyes” y ha afirmado que “mientras eso sea posible, hemos puesto en marcha una campaña para advertir a la población porque estamos detectando que estos dispositivos nuevos son consumidos por personas jóvenes y también generan adicción”. Según ha precisado, “tenemos que alertar a la población de que también estos productos son perjudiciales para la salud”. Además, ha señalado que “desde las Comunidades Autónomas están haciendo una labor importante”.

Fuente Original: 20Minutos

Salud alerta del aumento del consumo del tabaco y el cannabis entre jóvenes

Las encuestas que manejan el Ministerio de Salud advierten de que se está produciendo un repunte de las adicciones en jóvenes vinculadas al consumo del tabaco y el cannabis, con especial incidencia en las diferentes formas de consumir estas drogas mediante diversos dispositivos.

La ministra de Salud, Luisa Carcedo, que ha realizado estas declaraciones en la localidad asturiana de Pravia, donde ha visitado el centro terapéutico en adicciones Arais, ha apuntado que este repunte se contempla en la encuesta sobre edades realizadas en los jóvenes, que está a punto de publicarse, y por otras de Salud Pública.

Ha dicho que hay que prestar especial atención a estos consumo mediante diversos dispositivos y también sobre las adicciones “sin sustancia”, aquellas que tienen que ver con el juego o internet, “que son motivo de gran preocupación”, ha subrayado.

La ministra ha dicho que cree que estos consumos se disparan debido a que los jóvenes pierden el temor por cierta publicidad que indica que estas drogas son menos prejudiciales y porque no suelen pensar a largo plazo sobre el estado de su salud, y por eso “se asumen más riesgos”, ha puntualizado.

“Hay que poner más énfasis sobre los nuevos dispositivos para fumar, los que contienen tabaco u otras sustancias que perjudican a la salud a medio y largo plazo y también de forma aguda”, ha recalcado Carcedo, que ha indicado que en Estados Unidos se han producido “casi treinta casos de muerte por efectos agudos”

Fuente Original: laVanguardia

Encuentran depósitos de grasa en los pulmones de las personas obesas

El estudio mostró que el tejido graso se acumula en las paredes de las vías respiratorias

Los investigadores han demostrado por primera vez que el tejido graso se acumula en las paredes de las vías respiratorias, particularmente en personas con sobrepeso u obesidad, según un estudio publicado en el ‘European Respiratory Journal‘. Los científicos ya saben que las personas con sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de sufrir sibilancias y asma, pero las razones de esto no se han explicado por completo. El nuevo estudio sugiere que este tejido graso altera la estructura de las vías respiratorias de las personas y esto podría ser una de las razones del aumento del riesgo de asma.

El autor del estudio es John Elliot, un oficial de investigación senior en el Hospital Sir Charles Gairdner en Perth (Australia Occidental). “Nuestro equipo de investigación estudia la estructura de las vías respiratorias dentro de nuestros pulmones y cómo se alteran en personas con enfermedades respiratorias –ha explicado–. Al observar muestras de pulmón, vimos tejido graso que se había acumulado en las paredes de las vías respiratorias. Queríamos ver si esta acumulación se correlacionaba con el peso corporal“.

Los investigadores examinaron muestras de pulmón post mortem que habían sido donadas para investigación y almacenadas en el Biobanco de tejidos Airway. Estudiaron muestras de 52 personas, incluidas 15 que no habían reportado asma, 21 que tenían asma pero murieron por otras causas y 16 que murieron de asma.

Utilizando tintes para ayudar a visualizar las estructuras de 1.373 vías aéreas bajo un microscopio, identificaron y cuantificaron cualquier tejido graso presente. Compararon estos datos con el índice de masa corporal (IMC) de cada persona. Por primera vez, el estudio mostró que el tejido graso se acumula en las paredes de las vías respiratorias. El análisis reveló que la cantidad de grasa presente aumenta en línea con el aumento del IMC. La investigación también sugiere que este aumento de grasa altera la estructura normal de las vías respiratorias y provoca inflamación en los pulmones.

El coautor, el doctor Peter Noble, profesor asociado de la Universidad de Australia Occidental explica que “tener sobrepeso u obesidad ya se ha relacionado con tener asma o tener peores síntomas de asma. Los investigadores han sugerido que el vínculo podría explicarse por el presión directa del exceso de peso en los pulmones o por un aumento general de la inflamación creada por el exceso de peso”. “Este estudio sugiere que también está en juego otro mecanismo. Hemos encontrado que el exceso de grasa se acumula en las paredes de las vías respiratorias donde ocupa espacio y parece aumentar la inflamación dentro de los pulmones –añade–. Creemos que esto está causando un engrosamiento de las vías respiratorias que limita el flujo de aire dentro y fuera de los pulmones, y eso podría explicar al menos en parte un aumento en los síntomas de asma”.

El equipo está buscando nuevas formas de estudiar y medir el tejido graso en los pulmones. Quieren confirmar la relación con la enfermedad respiratoria y averiguar si el efecto puede revertirse con la terapia de pérdida de peso. El profesor Thierry Troosters, presidente de la European Respiratory Society, que no participó en el estudio, destaca que “este es un hallazgo importante sobre la relación entre el peso corporal y las enfermedades respiratorias porque muestra cómo el sobrepeso o la obesidad podrían empeorar los síntomas para las personas con asma. Esto va más allá de la simple observación de que los pacientes con obesidad necesitan respirar más con actividad y ejercicio, lo que aumenta su carga respiratoria. La observación apunta a los verdaderos cambios en las vías respiratorias que están asociados con la obesidad”.

“Necesitamos investigar este hallazgo con más detalle y particularmente si este fenómeno puede revertirse con la pérdida de peso. Mientras tanto, debemos apoyar a los pacientes con asma para ayudarlos a alcanzar o mantener un peso saludable”, concluye.

Fuente Original: laRazon

Dos ensayos muestran mejoras en un tipo de cáncer de pulmón tras tratamientos específicos

Dos ensayos presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) en Barcelona han mostrado una mayor supervivencia de pacientes con un tipo de cáncer de pulmón (el no microcítico, CPNM) en estado avanzado al emplear nuevas alternativas terapéuticas a la quimioterapia –fármacos inhibidores y de inmunoterapia– en el tratamiento.

Se trata de los ensayos FLAURA, que probó tratamientos orales inhibidores en 556 pacientes con una mutación genética concreta, y CHECKMATE 227, que contó con 1.189 pacientes con este cáncer en estado avanzado y aplicó inmunoterapia, según explicó la responsable del comité de prensa ESMO, Pilar Garrido, en rueda de prensa.

Garrido, jefa de la Unidad de Tumores Torácicos del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha explicado que se diagnostica tarde a estos cánceres, pero estos ensayos han demostrado mejoras en “pacientes metastásicos que, aunque no se les ha podido curar, se les ha ofrecido tratamiento con más supervivencia y más calidad de vida”.

La oncóloga ha añadido: “La noticia buena es que vamos aumentando el arsenal terapéutico para pacientes de cáncer pulmón, pero la segunda noticia es que no podemos quedarnos ahí”, y ha augurado que en un futuro se les podrá ofrecer más tiempo de vida y con mejor calidad.

El ensayo FLAURA se centró en pacientes con CPNM con mutación en el receptor EGFR: a un grupo se le administró un fármaco dirigido inhibidor de la tirosina quinasa de tercera generación, el ‘osimertinib’, y al grupo de control se le administró un inhibidor de primera generación –menos moderno–, que fue ‘erlotinib’ o ‘gefitinib’.

El fármaco más nuevo se asoció a una mejora significativa en la supervivencia global frente al tratamiento de comparación, con una media de 38,6 meses para el tratamiento de última generación, y de 31,8 meses en el grupo de control, mientras que los datos de seguridad son similares según estudios previos.

El estudio CHECKMATE 227, por su parte, probó dos inmunoterapias combinadas o no con quimioterapia, demostrando que la combinación de las dos quimioterapias es eficaz y bien tolerada, aunque “el reto mayor será cómo identifica los pacientes que obtendrán el mayor beneficio de esta estrategia, considerando que para muchos pacientes retrasar el uso de quimioterapia es importante”.

“Habrá que analizar los resultados con detalle para ver si esta combinación de inmunoterapia se traduce en un cambio en la práctica clínica”, ha añadido, y ha recordado la importancia de no fumar para reducir el riesgo de cáncer de pulmón, así como las políticas públicas antitabaco.

Fuente Original: laCope

El catarro puede complicar las afecciones respiratorias del paciente crónico pluripatológico

El Dr. Andrés Álvarez, de semFYC, explica que es fundamental tomar una serie de medidas preventivas en función del tipo de cronicidad

El catarro puede agravar las afecciones respiratorias del paciente crónico pluripatológico, por lo que es fundamental tomar una serie de medidas preventivas para evitar complicaciones, su contagio (nota explicativa: las medidas no previenen estas complicaciones), según ha explicado el Dr. Andrés Álvarez Hodel, miembro del Grupo de Trabajo en Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Este facultativo ha señalado que podríamos diferenciar distintos tipos de pacientes crónicos, “porque no es lo mismo un paciente con hipertensión arterial o diabetes que un paciente crónico con por alguna patología respiratoria o una enfermedad cardíaca o alguien que tenga varias patologías a la vez”. Por ello, ha destacado tres grupos: el paciente crónico, el crónico complejo y el paciente que además tiene patologías respiratorias.

“En una persona con pluripatologías no complejas, por ejemplo, alguien que tenga diabetes y sea hipertenso con una edad avanzada, la verdad es que las recomendaciones no son muy distintas de las del resto de la población. Para los pacientes, frente a personas con catarros e infecciones de vías respiratorias altas: siempre hay que comenzar a hablarles hablándoles de la prevención”.

Estas medidas preventivas, según el Dr. Álvarez Hodel, pueden ser gestos tan simples como:

  • Evitar el contacto con pacientes ya acatarrados o infectados con cualquier tipo de virus respiratorio, especialmente los niños pequeños.
  • Lavarse las manos de manera frecuente y siempre después de estornudar.
  • Utilizar pañuelos desechables para sonarse la nariz.
  • No toser en la mano, sino en el ángulo del codo.

“Son recomendaciones sumamente sencillas pero que ayudan mucho a evitar este tipo de situaciones. De todas formas, se trata de patologías muy fáciles de contagiar, sobre todo cuando un paciente anciano está en contacto con niños. Si los pequeños tienen catarro, es aconsejable disminuir o limitar su estancia con las personas mayores”, ha dicho.

Recomendaciones para el paciente crónico

En cuanto a las recomendaciones, una vez que un paciente crónico no complejo y pluripatológico se ha contagiado de catarro debe seguir, como se ha dicho, los mismos consejos que cualquier persona. Las principales complicaciones podrían ser, por ejemplo, una sinusitis no bacteriana o una bronquitis, que, al ser patologías virales, no tienen tratamientos específicos, sino que solo se pueden disminuir los síntomas, exactamente igual que en una persona que no tenga una patología compleja.

Pluripatológicos crónicos más complejos

Cuando el paciente es pluripatológico crónico de mayor complejidad, como, por ejemplo, con una patología oncológica o, que requieren tratamiento que puede causar una inmunosupresión como un trasplante o enfermedades inflamatorias intestinales enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, en este tipo de pacientes, deberían implementarse las además de medidas de prevención y medidas para evitar el contacto con personas infectadas. “No significa que no puedan compartir habitación o sentarse a tomar un café juntos, pero sí deberían evitar el contacto con los fluidos o por lo menos exigirle a la persona con catarro que tenga cuidado en el momento de toser o de estornudar y que también aumente la higiene de las manos. En ocasiones, puede ser recomendable que el paciente en cuestión utilice un tapabocas para protegerse. Son pacientes en los que sí puede haber riesgo de sufrir alguna complicación bacteriana, sobre todo infección respiratoria inferior tipo neumonía o, como una bronquitis de mayor dificultad para el tratamiento o incluso reinfección del propio catarro recidivas del catarro o una bronquitis con mayor dificultad de manejo con el tratamiento.

Como ha recordado este facultativo, los catarros no son un solo virus, sino varias familias de las cuales cada una tiene sumando aproximadamente 100 o 200 tipos de virus distintos. “Por tanto, no es raro que una persona que tenga inmunosupresión pueda contagiarse de una familia de catarro y luego, estando todavía con ella, se contagie de otra y sufra varios episodios consecutivos”.

Pluripatológico con afección respiratoria

En cuanto al paciente pluripatológico crónico con una afección respiratoria de base, que puede ser simplemente una persona asmática sin una enfermedad demasiado compleja no complicada (nota explicativa: tal vez me expliqué mal cuando hablamos. Me refería a un paciente pluripatológico y como afección respiratoria de base tiene también asma no complicada), el abordaje puede ser diferente: “Por ejemplo, un pluripatológico asmático de 45 años que está bien tratado controlado y sufre un catarro puede originar presentar una exacerbación en el asma o incluso exacerbaciones complicaciones más importantes que en una persona sin estos problemas una persona con las mismas patologías, sin asma. Las exacerbaciones del asma también pueden tener concurrencia con otras patologías como una bronquitis, con lo que aumenta la dificultad de su manejo. Otro ejemplo es el paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o una fibrosis pulmonar o un paciente que haya pasado alguna cirugía de pulmón. Son personas con más posibilidades mayor riesgo de tener complicaciones como una insuficiencia respiratoria aguda hipoxémica o infecciones respiratorias bajas tipo neumonía. De hecho, son pacientes que pueden requerir ingreso en algunas ocasiones”.

Autora: Eva Fariña

Fuente Original: elMedicoInteractivo

La OMS investiga los posibles daños por el uso de cigarrillos electrónicos en la UE

EE.UU. ha registrado ya 26 muertes y 1.300 pacientes con problemas pulmonares

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue de cerca lo que está ocurriendo en Estados Unidos con el uso de los cigarrillos electrónicos. Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC), a primeros de octubre se habían contabilizado 26 muertes asociadas al uso de estos dispositivos y casi 1.300 casos de pacientes con problemas pulmonares en 46 estados. Por ello, ha solicitado a la UE que informe si se han detectado casos de efectos adversos por esta causa en algún país europeo.

La ausencia de un centro de control europeo como el CDC impide a la UE controlar los posibles efectos adversos de los cigarrillos electrónicos, por lo que se ha requerido a los distintos países por esta información. En España la respuesta, que ha partido de la dirección de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, ha sido negativa.

Los ojos de la OMS, sin embargo, están puestos en el Reino Unido, donde podría haber unos 200 casos relacionados con el consumo de estos dispositivos en los últimos años, según fuentes de este organismo internacional. La UE ha mostrado su preocupación por este dato ya que no ha sido notificado a las instancias europeas.

Estos casos, sin embargo, no tendrían relación con los detectados en EE.UU., ya que según las autoridades sanitarias parece que están relacionados con la adulteración de los líquidos para el vapeo, adquiridos en el mercado negro o en lugares no aptos para ello.

El interés por el Reino Unido por parte de los expertos se debe a la extensión del uso del cigarrillo electrónico, impulsado en buena parte por las autoridades sanitarias como método para dejar de fumar. “A diferencia de EE.UU., la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud del Reino Unido regula estrictamente la calidad y la seguridad de todos los productos de cigarrillos electrónicos y operan bajo el esquema de tarjeta amarilla (un registro de los efectos adversos de los medicamentos), alentando a los vapeadores a informar cualquier mala experiencia”, según explicó Martin Dockrell, jefe de Control de Tabaco de Public Health England a The Guardian .

Desde el Reino Unido se insiste en que el cigarrillo es un 95% menos perjudicial para la salud que los cigarrillos convencionales. Y se señala que el porcentaje de fumadores se ha ido reduciendo paulatinamente hasta el 15% actual, al mismo tiempo que se ha ido incrementando el uso del cigarrillo electrónico, según John Britton, presidente del Grupo de Tabaquismo del Real Colegio de Médicos del Reino Unido.

Pero estos datos son muy cuestionados por la Organización Mundial de la Salud que advierte que no hay datos de sus efectos adversos a medio y largo plazo. Porque, insisten, los aerosoles de los cigarrillos electrónicos contienen, además de nicotina, partículas ultrafinas que pueden inhalarse y llegar al fondo de los pulmones, potenciadores del sabor como el diacetilo, una sustancia química vinculada a una enfermedad grave de los pulmones, así como compuestos orgánicos volátiles y metales pesados como níquel, estaño y plomo.

El doctor Esteve Fernández, director de la Unidad de Control del Tabaco del Institut Català d’Oncologia, recuerda lo ocurrido con el tabaco convencional. “Hasta que pasaron décadas no se supo, porque la industria se encargó de ello, que está detrás de numerosos cánceres. Y podemos estar ante un caso similar, con el agravante que los principales consumidores son los jóvenes, e incluso adolescentes”.

El doctor Fernández es el coordinador del proyecto europeo TackSHS, en el que han participado 12 países y decenas de investigadores, trabajo que se ha centrado en evaluar la exposición al humo ambiental del tabaco de los fumadores pasivos. Y también, por primera vez, de los cigarrillos electrónicos.

“Hemos comprobado que, en contra de lo que indica la industria, el vapor de estos dispositivos electrónicos no es inocuo. Uno de cada seis europeos reconoce que está expuesto al humo ambiental y se ha comprobado que altera la función respiratoria del fumador pasivo e irrita los ojos, la nariz y también la garganta.

Autora: 

Fuente Original: laVanguardia