,

La EPOC afecta especialmente a pacientes de edad avanzada, polimedicados y con frecuentes comorbilidades

La Enfermedad Pulmonar Obstructora Crónica (EPOC) es una de las patologías más prevalentes, afectando a más del 10% de los españoles mayores de 40 años y siendo la cuarta causa de mortalidad en nuestro país, solo por detrás del cáncer, las enfermedades cardíacas y las cerebrovasculares.

Estos fueron algunos de los principales datos que trataron los más de 160 especialistas entre internistas, neumólogos, médicos de Atención Primaria y residentes de Medicina Interna durante la celebración de la XIV Reunión de EPOC que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebrada en Córdoba. Durante esta cita los expertos abordaron todo lo relacionado con la epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la EPOC, tanto en la fase de estabilidad como en las agudizaciones, adherencia y comorbilidades.

La EPOC es una enfermedad muy relacionada con el envejecimiento y suele afectar a pacientes de edad avanzada, polimedicados y con frecuentes comorbilidades. De hecho, para algunos autores la EPOC debe considerarse como una enfermedad asociada con un envejecimiento acelerado del pulmón.

“En la EPOC en el paciente anciano hay que tener en cuenta ciertas cuestiones, tales como la comorbilidad, la polifarmacia y la adecuación de los dispositivos de inhalación. Por ello, la atención de estos pacientes precisa de un abordaje multidisciplinar en la que se atienda de forma integral las necesidades del enfermo y de los familiares o cuidadores”, afirma el doctor Francisco López García, coordinador del Grupo de EPOC de la SEMI.

Así, las comorbilidades más comunes en EPOC suelen ser las enfermedades cardiovasculares (como insuficiencia cardiaca, arritmias, enfermedad coronaria…), las endocrino-metabólicas (diabetes, osteoporosis…) y otras como la insuficiencia renal o la anemia. Además, las enfermedades mentales como el deterioro cognitivo, la ansiedad y la depresión también son muy relevantes, ya que afectan de forma significativa a la calidad de vida de los pacientes.

Síntomas, causas y retos de la EPOC

Las agudizaciones infecciosas en el paciente con EPOC producen un deterioro de los síntomas y se relacionan con un pronóstico desfavorable, asociándose a más hospitalizaciones y peor supervivencia en los pacientes. En este sentido, “el abordaje de estas agudizaciones pasa por optimizar el tratamiento broncodilatador y, en determinados pacientes, administrar corticoides y antibióticos”, señala este especialista.

La disnea es el síntoma principal y el más limitante de esta enfermedad, ya que aumenta el riesgo de desarrollar agudizaciones y hospitalizaciones, además de fomentar la mala calidad de vida, inactividad y mala condición física en los pacientes.

El tabaquismo es la principal causa de la EPOC en el mundo occidental, provocando múltiples efectos nocivos y favoreciendo el desarrollo de enfermedades asociadas, como las cardiovasculares, las cerebrovasculares o las neoplásicas. “El hábito tabáquico aumenta las secreciones bronquiales y el riesgo de padecer infecciones víricas y bacterianas, además de incrementar el estrés oxidativo y destruir los alveolares llegando a provocar enfisema”, advierte el doctor  López García.

Además, existen otros marcadores pronósticos de morbilidad y mortalidad en los pacientes con EPOC, independientes del grado de obstrucción pulmonar que padezcan, siendo uno de ellos la nutrición. “La intervención temprana del estado nutricional en el paciente con EPOC parte de una adecuada detección precoz de la desnutrición. Por ello, un adecuado aporte nutricional es útil para mejorar la fuerza muscular y la tolerancia al ejercicio y puede influir en la progresión de la enfermedad”, comenta el experto.

Por todo ello, el abordaje de la EPOC debe llevarse a cabo desde un punto de vista multidisciplinar en el que innovaciones como el Big Data tienen un papel clave por delante, ya que permite definir con mayor precisión la efectividad de los fármacos utilizados en las diferentes enfermedades respiratorias. “La enorme capacidad de procesamiento y el análisis de un gran número de datos que proporciona el Big Data va a suponer un importante avance en el tratamiento de las enfermedades respiratorias”, concluye el doctor López García.

Fuente Original: Geriatricarea

Los sanitarios piden que el control del tabaco sea una prioridad en los programas electorales del 28-A

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), del que forman parte más de 30 sociedades científicas y asociaciones profesionales del sector sanitario, ha celebrado su IX Jornada en la ciudad de Toledo, bajo el lema ‘Por un futuro sin Tabaco

Los profesionales sanitarios solicitaron que el control del tabaco sea una prioridad en los programas electorales del 28-A, ya que ven una “relajación” en las medidas políticas para acotar el consumo de cigarrillos, que se está traduciendo en “un retroceso en el terreno ganado” desde que entró en vigor la actual Ley del Tabaco (2011).

La preocupación de los sanitarios tiene como base lo que ponen de manifiesto las últimas encuestas, como la realizada en el ámbito la enseñanza secundaria (ESTUDES), según la cual el número de escolares de 14 a 18 años que fumaron tabaco habitualmente entre 2014 y 2016 aumentó en más de 50.000, a la par que también se produjo un incremento en el consumo de cigarrillos electrónicos y de cannabis.

Respecto al repunte actual del consumo de tabaco y cannabis, el CNPT señala que puede ser explicado, al menos en parte, por el incremento en el consumo combinado de ambos a través de los porros, que es la forma más habitual de consumo del cannabis.

De hecho, según el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, el 86,5 por ciento de las personas consumidoras de cannabis también lo son de tabaco. “Constatamos una puerta giratoria entre ambas sustancias desde edad juvenil”, puntualizan los especialistas del grupo de trabajo sobre Evidencias Cannabis-Tabaco (EVICT), quienes destacan la necesidad de diferenciar claramente entre uso terapéutico de medicamentos que contienen cannabinoides y el uso de cannabis con fines recreativos.

Fuente Original: ActaSanitaria

Alertan de que más del 10% de los españoles mayores de 40 años padecen EPOC

En una nota, la SEMI ha recalcado que la EPOC que afecta a más del 10 por ciento de los españoles mayores de 40 años, es la cuarta causa de mortalidad en España, por detrás del cáncer, las enfermedades cardíacas y las cerebrovasculares y es el objeto de debate en Córdoba entre internistas, neumólogos, médicos de Atención Primaria y residentes de Medicina Interna.

Los expertos abordan todo lo relacionado con la epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la EPOC, tanto en la fase de estabilidad como en las agudizaciones, adherencia y comorbilidades, mientras que de forma paralela a la reunión, el sábado tiene lugar la II Reunión para Residentes de Medicina Interna.

El doctor Francisco López García, coordinador del Grupo de EPOC de la SEMI, ha explicado que en el paciente anciano “hay que tener en cuenta ciertas cuestiones, tales como la comorbilidad, la polifarmacia y la adecuación de los dispositivos de inhalación”.

Por ello, la atención de estos pacientes “precisa de un abordaje multidisciplinar en la que se atienda de forma integral las necesidades del enfermo y de los familiares o cuidadores”.

Además, las agudizaciones infecciosas en el paciente con EPOC producen un deterioro de los síntomas y se relacionan con un pronóstico desfavorable, asociándose a más hospitalizaciones y peor supervivencia en los pacientes.

“El abordaje de estas agudizaciones pasa por optimizar el tratamiento broncodilatador y, en determinados pacientes, administrar corticoides y antibióticos”, ha señalado el especialista.

La disnea es el síntoma principal y el más limitante de esta enfermedad, ya que aumenta el riesgo de desarrollar agudizaciones y hospitalizaciones, además de fomentar la mala calidad de vida, inactividad y mala condición física en los pacientes.

Precisamente, el tabaquismo es la principal causa de la EPOC en el mundo occidental y provoca múltiples efectos nocivos y favoreciendo el desarrollo de enfermedades asociadas, como las cardiovasculares, las cerebrovasculares o las neoplásicas.

“El hábito tabáquico aumenta las secreciones bronquiales y el riesgo de padecer infecciones víricas y bacterianas, además de incrementar el estrés oxidativo y destruir los alveolares llegando a provocar enfisema”, ha insistido el López.

Asimismo, existen otros marcadores pronósticos de morbilidad y mortalidad en los pacientes con EPOC, independientes del grado de obstrucción pulmonar que padezcan, uno de los cuales es la nutrición.

La intervención temprana del estado nutricional en el paciente parte de una adecuada detección precoz de la desnutrición, por lo que un adecuado aporte nutricional es “útil para mejorar la fuerza muscular y la tolerancia al ejercicio y puede influir en la progresión de la enfermedad”.

Por ello, el abordaje de la EPOC debe llevarse a cabo desde un punto de vista multidisciplinar en el que “innovaciones como el Big Data tienen un papel clave por delante, ya que permite definir con mayor precisión la efectividad de los fármacos utilizados en las diferentes enfermedades respiratorias”.

“La enorme capacidad de procesamiento y el análisis de un gran número de datos que proporciona el Big Data va a suponer un importante avance en el tratamiento de las enfermedades respiratorias”, ha concluido el doctor López.

Fuente Original: laVanguardia

Castilla-La Mancha: La inteligencia artificial como estrategia antitabaco

Se trata de la décimo quinta vía clínica al proyecto Sapiens de inteligencia artificial según manifestó el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz

Castilla-La Mancha incorporará próximamente la décimo quinta vía clínica al proyecto Sapiens, dedicada a una estrategia contra el tabaco. Así lo ha manifestado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, durante la inauguración del 11º Congreso de la Sociedad Castellano Manchega de Patología Respiratoria (Socampar) que se celebra estos días en Ciudad Real.

Fernández Sanz ha recordado que en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y en relación al uso de inteligencia artificial, se ha puesto en marcha el Proyecto Sapiens, un sistema inteligente de análisis de historias clínicas capaz de calcular de forma automática el grado de adherencia de los médicos de Atención Primaria a las 14  vías clínicas creadas en la propia institución, generando avisos en tiempo real en caso de incumplimiento y mostrando las recomendaciones que se deriven de cada proceso asistencial.

El consejero ha avanzado que próximamente la 15 vía clínica que se incorporará al proyecto Sapiens será una vía clínica antitabáquica, recordando que la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una de las más frecuentes patologías crónicas.

Fernández Sanz ha afirmado que en Castilla-La Mancha el 71% de las consultas de Atención Primaria lo copan pacientes con enfermedades crónicas, por lo que la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud se convierten en materias fundamentales a la hora de asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario.
 
“A esto se suma la adopción de la Inteligencia Artificial y el Big Data en la asistencia sanitaria”, afirmó el responsable de las políticas sanitarias, explicando que “es una realidad en aumento, en la que el Sescam se ha propuesto avanzar para facilitar el trabajo de sus profesionales sanitarios, mejorando la calidad de la asistencia sanitaria y profundizando en las estrategias de seguridad del paciente”.

Ahora, tras el proyecto pilotado en Alcázar de San Juan, el proyecto se extenderá progresivamente al resto del Sescam, y, en un futuro próximo, se continuará adaptando el sistema a la realidad científica, mejorando las recomendaciones. Además, será posible hacer una gestión proactiva de las mejores prácticas.

Fernández Sanz ha destacado la labor realizada por el Gobierno que preside Emiliano García-Page, destacando que a lo largo de esta legislatura la plantilla de neumólogos del SESCAM ha aumentado en seis, con un total de 69 especialistas.

Asimismo el consejero ha recordado que las Escuelas de Salud y Cuidados han incorporado la realización de talleres en EPOC, concibiendo los mismos “como un lugar de aprendizaje y encuentro entre pacientes, familiares, cuidadores, asociaciones y profesionales sanitarios, entre otros, con el objetivo de contribuir al empoderamiento de la ciudadanía mediante la mejora de su competencia en salud y en la gestión de la propia enfermedad en distintos procesos crónicos o prevalentes”.

Fuente Original: ConSalud

 

El II Congreso SEPAR de Pacientes Respiratorios reúne a más 230 pacientes, cuidadores y profesionales

El II Congreso SEPAR de Pacientes Respiratorios: respirando juntos, celebrado en Madrid, ha reunido a más 230 pacientes, cuidadores y profesionales con un programa “participativo y dinámico”, que ha partido de las propuestas y temas de interés planteados por las asociaciones de pacientes, “pudiendo crear un entorno agradable donde tratar los temas que preocupan y obtener respuestas a partir de la experiencia compartida”, ha argumentado una de las impulsoras del Congreso Carme Hernández.

El evento ha estado impulsado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), a través de su comité ‘SeparPacientes’, coordinado por Carme Hernández y Eusebi Chiner, y con la colaboración activa de 19 asociaciones de pacientes.

Según el doctor Chiner, el programa “trata de equilibrar los temas de interés común para todas las personas con enfermedades respiratorias” y, a la vez, “incidir en algunas enfermedades específicas como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), esclerosis lateral amiotrófica (ELA ), Déficit de alfa-1 antitripsina, Fibrosis Pulmonar Idiopática o el Trasplante Pulmonar”.

Entre los temas transversales destacan las vacunas, el uso de internet, corresponsabilidad en la toma de decisiones compartida, discapacidad laboral y equidad en la atención. Durante el Congreso, se organizaron talleres sobre terapia inhalada, salud emocional y cómo aprender a respirar.

ENTREGA DE PREMIOS A LOS MEJORES PROYECTOS

Por segundo año consecutivo, se premiaron los mejores proyectos presentados por las asociaciones de pacientes valorando su originalidad, la calidad en la ejecución del proyecto y la capacidad técnica de la asociación para llevarlo a cabo.

El primer premio ‘Vitalaire-SeparPacientes’ ha sido para la Asociación Alfa 1 España por su iniciativa ‘Alfas en Camino’, que llevó este verano a 76 acompañantes y personas con déficit de alfa 1-antitripsina a recorrer durante una semana, los últimos 175 kilómetros del Camino de Santiago.

El segundo Premio ‘SeparPacientes-Linde’ ha sido concedido a la asociación AsmaMadrid por su videoclip ‘Usa bien el inhalador’, que conciencia sobre la necesidad del aprendizaje del uso correcto de la terapia inhalatoria.

Y, finalmente, Proactiva y la asociación Hipertensión Pulmonar España Organización de Pacientes (HPE-ORG) obtuvieron el tercer premio ‘SeparPacientes-Vitalaire’ por la realización de diferentes talleres ‘on-line’ en tiempo real para que las personas con hipertensión pulmonar puedan participar desde sus hogares sin necesidad de desplazarse presencialmente a un lugar específico.

También se entregaron los galardones a los ganadores de la I edición del ‘Premio Separ de relatos breves’ a Jordi Estellers i Castellví por el relato ‘Un beso, un susurro, un te quiero’, Guillem Chiner Betlloch por el relato ‘Transparente y mortal’ y María Luisa Rodríguez Fidalgo por el relato ‘El albatros’.

Fuente Original: Cope

La EPOC exige un abordaje de género ante desigualdades en el diagnóstico

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) también exige un abordaje de género ante las desigualdades en el diagnóstico debido a que hay más mujeres que hombres no diagnosticadas por su sintomatología más leve y distinta en ellas que en ellos, y la peor calidad de vida de las mujeres que la padecen.

Se trata de una enfermedad que afecta al 10 por ciento de la población de entre 40 y 80 años, el 15 por ciento en el caso de los hombres y del 5,7 en el de las mujeres, que está infradiagnosticada en el 70 por ciento de los casos, porcentaje que se eleva en las mujeres debido a que en ellas la sintomatología es más débil, ha explicado hoy el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y Leon, Antonio Sáez.

Los casos además están aumentando en las mujeres y el abordaje en ellas para dejar el tabaco debe ser distinto, y cuando desarrollan la enfermedad su calidad de vida es peor que en los hombres.

Por ello hoy se ha desarrollado hoy en Valladolid una jornada, que ha clausurado el consejero, de “Atención a las personas con EPOC desde la perspectiva de género”.

Sáez ha precisado en declaraciones a los periodistas que cada vez más en los planes de salud se hace un análisis sobre la perspectiva de género, y concretamente el caso de la EPOC “merece una atención diferenciada”.

La jornada analizará que iniciativas hay que adoptar para que se reduzcan esas desigualdades en salud y abordar mejor “el diagnóstico, el tratamiento y la calidad de vida” de las mujeres que la padecen.

Se trata de aspectos que se pueden analizar en la atención primaria y en neumología para mejorar los datos de casos no diagnosticados o la deshabituación tabáquica en las mujeres para incidir en una mejor calidad de vida, ha concluido el consejero.

Fuente Original: laVanguardia

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica aumenta en España

La prevalencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) sigue aumentando en España, especialmente entre las mujeres, y, lejos de mejorar, la tasa de diagnóstico sigue empeorando, según los nuevos datos del estudio ‘EPI-SCAN II’ comentados por el jefe del servicio de Neumología del Hospital La Princesa de Madrid, Julio Ancochea.

El experto se ha pronunciado así con motivo de la celebración de la octava edición de ‘NeumoChiesi’, titulada ‘Actualización en Neumología 2018: una mirada al futuro’, organizada por Omniprex S, con el aval científico de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y el patrocinio de Chiesi.

Precisamente la EPOC va a ser uno de los temas centrales del encuentro, al igual que el asma. Y es que, esta enfermedad sigue siendo una “gran desconocida” a pesar de que hay más de dos millones de personas afectadas en España, con edades comprendidas entre los 40 y los 80 años, y su incidencia no deja de aumentar. En concreto, según los resultados preeliminares del ‘EPI-SCAN II’, ya afecta al 11 por ciento de la población, de los cuales el 9 por ciento ya son mujeres.

“Son cifras preocupantes, más aún si tenemos en cuenta los últimos estudios que señalan que las niñas están empezando ya a fumar antes que los niños”, ha recalcado el doctor Ancochea, para alertar de que, además, si en el trabajo ‘EPI-SCAN I’ la tasa de infradiagnóstico se situaba en el 73 por ciento, el porcentaje ya parece haber aumentado hasta el 80 por ciento.

Una de las razones que, a su juicio, puede explicar el elevado infradiagnósticos es la escasa utilización de las espirometrías en las consultas de Atención Primaria, ya que no se están realizando de forma homogénea en toda España y porque muchos médicos de familia siguen realizar esta prueba a los pacientes que están en riesgo de padecer EPOC.

“Tenemos el mejor programa de trasplante pulmonar del mundo, pero somos incapaces de realizar espirometrías en toda España, lo que no deja de ser una paradoja. La Atención Primaria debe implicarse más en la difusión de esta enfermedad que mata cada año a 18.000 personas y que sigue siendo una gran desconocida”, ha argumentado el doctor Ancochea.

ELEVADO INFRA Y SOBREDIAGNÓSTICO DEL ASMA

De la misma opinión se ha manifestado el jefe del servicio de Neumología del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo, Luis Pérez de Llano, quien ha informado de que, en el caso del asma, los servicios de Atención Primaria también deberían realizar un mayor esfuerzo para detectar los casos leves y derivar eficazmente al especialista los graves.

Y es que, según han comentado, el 20 por ciento de los pacientes que le derivan a su unidad por asma no la padece, si bien esto suele ocurrir en el resto de España, dado que existe tanto un elevado infradiagnóstico como sobrediagnóstico. “Muchas crisis de ansiedad son tratadas como asma y no lo son, por eso es importante que se conozcan bien los síntomas para tratarlo adecuadamente”, ha apostillado.

El asma afecta actualmente a uno de cada 20 niños en España y a uno de cada 25 adultos y, aunque no es mortal, sí puede llegar a ser invalidante si no se trata bien. De hecho, con un tratamiento adecuado los pacientes suelen poder hacer una vida normal, siempre y cuando no lo abandonen, algo que, según ha avisado el doctor Pérez de Llano, hace el 50 por ciento de los asmáticos leves.

“Estamos en un momento que podemos considerar como una pequeña revolución en el abordaje del asma, incluida la grave, porque gracias a los nuevos tratamientos se puede controlar en la mayoría de los casos. No obstante, tenemos que incidir en los servicios de Atención Primaria para creen sistemas de alerta de pacientes asmáticos y de que los casos graves siempre sean abordados por expertos”, ha zanjado.

Colegios profesionales y sociedades científicas piden al Gobierno aumentar el precio del tabaco para reducir la adicción

Estas asociaciones han impulsado un la ‘Declaración de Madrid’, un documento que reivindican como “hoja de ruta” para reducir las cotas de adicción tabáquica en España. Proponen medidas como subir el precio del tabaco, introducir un empaquetado neutro o expandir los espacios libres de humo hasta playas, piscinas y espacios naturales.

Los colegios españoles de médicos, enfermeros, dentistas, farmacéuticos y psicólogos, junto con unas 60 sociedades científicas y varias asociaciones de pacientes, han impulsado la ‘Declaración de Madrid’, un documento que reivindican como “hoja de ruta” para reducir las cotas de adicción tabáquica en España a través de medidas como subir el precio del tabaco, la introducción del empaquetado neutro de las cajetillas para eliminar su atractivo publicitario o expandir los espacios libres de humo hasta playas, piscinas y espacios naturales.

El documento, redactado por numerosos expertos al término de la Conferencia Internacional sobre Control del Tabaco, que tuvo lugar el pasado 14 de junio en Madrid, y ratificado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), alerta en primera instancia de que el consumo de tabaco sigue siendo el principal problema de salud pública en España, con más de 50.000 defunciones al año, pese a las leyes de 2005 y 2010 que “contribuyeron a desnormalizar el hábito”.

Sin embargo, tal y como ha señalado en la rueda de prensa de presentación del texto el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, para acabar con el tabaquismo, primera causa de muerte evitable y que está involucrado en la mitad de las muertes prematuras de sus consumidores, hay que “dar un impulso” a las políticas antitabaco.

“Antes fuimos a la vanguardia en esta materia y ahora hemos bajado la guardia. Hemos recogido una batería de medidas que en otros países se han puesto en marcha con éxito”, ha explicado.

De hecho, la Declaración no ignora “lo conseguido hasta ahora”. “Los dos efectos primarios de las dos sucesivas leyes han sido la disminución de la exposición general de la población al humo ambiental de tabaco y la desaparición de la publicidad directa, lo que contribuyó decisivamente a que aumentara la percepción de riesgo asociada al consumo de tabaco y, en consecuencia, a que este bajara desde tasas de población adulta fumadora que a principios de siglo se situaban holgadamente por encima del 32%”, recoge el texto.

Pero esos logros, advierten, “no deben llevar a perder de vista ni las limitaciones originales de tales normas ni los aspectos pendientes de implementación”.

En este contexto, recuerdan que, según la última Encuesta Nacional de Salud, el 22,1% de los adultos fuma, una cifra que consideran “excesivamente alta”.

Además, inciden en que el consumo de tabaco se concentra en los niveles sociales más desfavorecidos, y alertan de la prevalencia entre las mujeres embarazadas. Por esos y otros motivos, las organizaciones firmantes del documento consideran “urgente” que el Gobierno tome una serie de medidas para “volver a adquirir el liderazgo social alcanzado en Europa en este campo en los primeros años de siglo”.

“Todo esto requiere de una voluntad política clara, y el cambio de Gobierno puede ser una oportunidad, ya que sabemos que estas propuestas, que llevamos reclamando desde hace tiempo, son apoyadas por los profesionales técnicos del Ministerio de Sanidad y de las consejerías de las comunidades autónomas”, ha asegurado Regina Dalmau, presidenta del CNPT.

En este contexto, han enumerado algunas de las medidas que, según la evidencia científica disponible, deberían adoptarse en España, y que pasan desde mejorar el acceso a los programas de deshabituación tabáquica hasta la financiación de varios tratamientos que está demostrado sirven para dejar de fumar. Los autores y firmantes de la declaración sostienen que la mayoría de estas medidas pueden ser aplicadas “sin apenas coste”, y que “la evidencia científica muestra que su aplicación contribuye decisivamente a prevenir el inicio en el consumo y a que quien quiera dejar de fumar tenga más posibilidades de conseguirlo”.

Fuente Original: Antena3

Una pobre función pulmonar en la etapa adulta temprana puede causar EPOC, comorbilidades y muertes prematuras.

El bajo desarrollo de la función pulmonar en la edad adulta temprana se ha asociado a un mayor riesgo de anomalías respiratorias, cardiovasculares, y metabólicas diez años antes de lo habitual y a muerte prematura.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) también afecta a no fumadores. Distintos estudios epidemiológicos han demostrado que entre un 25% y un 45% de los pacientes que sufren EPOC nunca han fumado, pero sí confluyen en ellos otros factores de riesgo distintos al tabaquismo, tales como factores genéticos y ambientales. Desarrollar una baja función pulmonar en la etapa adulta temprana, entre los 25 y los 40 años, se ha relacionado con una mayor incidencia y prevalencia tanto de la EPOC como de otros desórdenes respiratorios, cardiovasculares y metabólicos alrededor de una década antes de lo que es más habitual y de muertes prematuras, según ha expuesto el Dr. Àlvar Agustí, director del Instituto Respiratorio del Hospital Clínic de Barcelona y miembro de honor de SEPAR, en su ponencia “Revisando la historia natural de la EPOC” incluida en el programa científico del 51º Congreso SEPAR 2018, celebrado recientemente en la capital balear.

Factores de riesgo distintos al tabaquismo

La EPOC tiene múltiples causas. Tradicionalmente, se consideraba que la mayor parte de casos de EPOC estaban causados por el tabaquismo. Sin embargo, aunque es cierto que los fumadores presentan un riesgo más alto respecto a la población no fumadora de desarrollar esta enfermedad respiratoria, se ha visto que hay fumadores que no la desarrollan, lo que sustenta el hecho de que los factores genéticos también pueden influir en su aparición y que existen factores ambientales que pueden favorecerla.

Entre los factores ambientales de riesgo para desarrollar EPOC figuran la exposición a polvos orgánicos e inorgánicos, la polución debida a la biomasa, humos y agentes químicos, la contaminación del aire en interiores por quemar biomasa para cocinar o para calentarse. Aunque en la aparición de la EPOC también pueden incidir otros tipos de factores como la historia infantil de infecciones, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la tuberculosis.

“Históricamente la EPOC se ha considerado una enfermedad autoinfligida, inducida por el tabaquismo. No cabe duda de que el tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo de esta y de otras enfermedades, y de que el hábito nocivo de fumar debe prevenirse desde la adolescencia, así como favorecer su abandono. Sin embargo, en realidad, la EPOC es el resultado común de un conjunto de diferentes interacciones dinámicas entre el ambiente y la genética, incluyendo también al tabaquismo, que puede ocurrir durante toda la vida del individuo, tanto antes como después del nacimiento, y en cuyo desarrollo están implicados uno o dos procesos fisiológicos clave: uno es el desarrollo pulmonar y el otro el envejecimiento pulmonar”, explica el Dr. Àlvar Agustí, en el artículo “EPOC más allá del tabaquismo: un nuevo paradigma, nuevas oportunidades”, publicado conjuntamente con la Dra. Rosa Faner en The Lancet Respiratory Medicine este mismo año.

Asimismo, estudios recientes realizados en tres cohortes diferentes de pacientes han demostrado que “aproximadamente la mitad de los pacientes diagnosticados con EPOC a la edad de 60 o 70 años ya mostraban un pico bajo de función pulmonar en la etapa adulta temprana y que desarrollaron EPOC con un declive normal de la función pulmonar, lo que sugiere que el desarrollo anormal de la función pulmonar, en el útero, después del nacimiento o en ambos casos, es un nuevo factor de riesgo para el desarrollo de EPOC”, destaca el Dr. Agustí.

Evolución natural de la función pulmonar

Al nacer, el pulmón humano no se ha desarrollado por completo, sino que lo sigue haciendo durante la infancia, la adolescencia y la juventud y, en individuos normales, alcanza su pico de desarrollo en la etapa adulta temprana y antes en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, se ha visto que entre un 4% y un 13% de la población general nunca llega a alcanzar un pico normal de desarrollo de la función pulmonar en la etapa adulta.

“Estas personas, en torno a una década antes de lo más habitual, tienen una mayor prevalencia e incidencia de desórdenes respiratorios, cardiovasculares y metabólicos, y mueren antes”, informa el Dr. Agustí, a raíz de otro importante estudio sobre función pulmonar en la etapa adulta temprana llevado a cabo por él mismo junto a otros investigadores y publicado en The Lancet en 2017.

En particular, este experto relaciona que una función pulmonar baja (FEV1 <80% pronosticado) en la etapa adulta temprana (entre los 25 y los 40 años) se asocia con una mayor prevalencia e incidencia más temprana, alrededor de una década antes, de sufrir anomalías respiratorias, cardiovasculares y metabólicas, así como muertes prematuras, según se ha demostrado con un análisis en una cohorte transgeneracional de 1.161 participantes con diferentes enfermedades y comorbilidades.

“Este hallazgo sugiere que factores genéticos y ambientales que contribuyen a un desarrollo pobre de la función pulmonar también pueden conducir a un pobre desarrollo de otros órganos y sistemas, y esto puede influir negativamente en la supervivencia”, comenta el Dr. Agustí.

Además, los investigadores constataron que estas personas tenían una mayor mortalidad por todas las causas, respecto a las personas con una función pulmonar normal en la adultez temprana, que era independiente, y no aditiva, a la exposición acumulativa de fumar. También se observó que las personas con al menos un padre estratificado con baja función pulmonar en la adultez temprana también tenía una función pulmonar más baja en la edad adulta temprana, versus aquellos cuyos padres habían sido clasificados con una función pulmonar normal en la adultez temprana.

Replanteamiento de los tratamientos y biomarcadores

“Todos estos hallazgos ponen sobre la mesa la necesidad de identificar y validar biomarcadores apropiados para poder identificar a los individuos con una baja función pulmonar en la etapa adulta temprana, con el objetivo de poder prevenir su desarrollo”, informa el Dr. Agustí.

Los recientes estudios realizados también ponen de manifiesto que hay una mezcla de pacientes con EPOC con diferentes trayectorias de la función pulmonar y, por lo tanto, con diferentes enfermedades y, como señala el Dr. Agustí: “Una vez tengamos biomarcadores disponibles, los tratamientos existentes deberán ser reevaluados, para un reposicionamiento, así como para identificar nuevas dianas terapéuticas, puesto que algunos de estos tratamientos actuales (los corticoides inhalados) pueden alterar el curso de la enfermedad en algunos pacientes, como los que tienen una respuesta excesiva a la inhalación de partículas y gases tóxicos, pero no lo consiguen en aquellos con un desarrollo anormal de los pulmones”.

Documentación Adicional.PDF

Fuente Original: immedicohospitalario

,

El modelo experimental animal abre la puerta a mejorar las terapias en EPOC . Entrevista al Dr. Germán Peces-Barba

Los pacientes con EPOC tienen mejores tratamientos gracias al trabajo de Germán Peces-Barba y su investigación. Dentro del 51º Congreso de Separ, Germán Peces-Barba podrá explicar la importancia del abordaje de dicha enfermedad sobre el modelo experimental animal, el cual permite identificar los marcadores que puedan ser de utilidad para luego ser trasladados a los pacientes.

¿Sobre qué versará su mesa en el 51º Congreso de Separ?

La mesa ‘del modelo animal al paciente con EPOC’ está relacionada con los biomarcadores de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Es una mesa que se va a fundamentar sobre dos puntos de vista. A mí me corresponderá hablar sobre el abordaje desde el modelo experimental animal, que permitirá identificar los marcadores que puedan ser de utilidad para luego ser trasladados a los pacientes. El otro continuará con la ponencia del Joaquín Gea que hablará sobre los marcadores detectados o en estudio en los pacientes con EPOC.

¿Este proyecto científico cómo se podría explicar?

El uso de los modelos animales de una enfermedad permite seleccionar aspectos concretos a estudiar en su diagnóstico o tratamiento, algo que puede llegar a ser difícil obtener directamente de los pacientes por las dificultades que hay en la obtención de muestras y por la variabilidad existente de un individuo a otro.

¿Cuáles son las principales ventajas del uso de los modelos animales?

Existe una multitud de aproximaciones. Una de las principales ventajas de los modelos animales es la posibilidad de manipular genéticamente algunas de las características a estudiar. Por ejemplo, si se quiere detectar una vía metabólica por la cual hay unos marcadores que se saben que actúan, es posible manipular genéticamente esta vía para confirmar o descartar su potencial implicación en la enfermedad. Esta es una aproximación general. A partir de aquí se entablan colaboraciones concretas con otros grupos expertos y se avanza mejor en los diferentes aspectos que una enfermedad puede plantear.

Usted realiza esta investigación en la Fundación Jiménez Díaz, ¿no?

Efectivamente. Aquí desarrollamos ese modelo y aprovechamos las instalaciones para colaborar con otros grupos, que aportan otras opciones metabólicas y potencian los resultados globales. Ahora mismo la investigación no se concibe de forma individual.

¿Cuán importante es este tipo de investigación para el paciente con EPOC?

Siempre mantenemos como objetivo el concepto traslacional, que supone que un hallazgo concreto encontrado en un modelo pueda ser aplicado a un paciente concreto. Intentamos abordar varias aproximaciones fundamentales. Por ejemplo, encontrar vías por las cuales el fumador desarrolla la enfermedad y la susceptibilidad individual que origina la variabilidad existente en un paciente respecto a otro, con perfiles diferenciados que hacen que la enfermedad evolucione hacia un lado o hacia otro, con una intensidad diferente en cada caso.

Otras veces es al revés. Un determinado marcador es detectado en los pacientes y se necesita contrastarlo en un modelo para identificar la importancia de la ruta metabólica en la que pueda participar la mesa de este congreso está planteada en torno a esto. A hacer una revisión de los marcadores de utilidad que se han ido desarrollando alrededor de la enfermedad.

En su opinión, ¿cree usted que falta investigación al respecto sobre este tipo de prácticas?

Si, por supuesto. La EPOC es una enfermedad todavía muy desconocida en muchos aspectos y necesita de más investigación. Los aspectos de inicio de la enfermedad, la susceptibilidad individual necesaria para este inicio, su evolución posterior, etc, siguen siendo incógnitas muy importantes que necesitamos ir identificando.

¿Qué significa para usted defender su trabajo dentro del 51º Congreso de Separ?

Creo que exponer un trabajo de este tipo a la audiencia científica ayuda puede ayudar a los profesionales interesados en este tema puedan actualizarse en cuanto a la evolución de estas líneas de investigación en la EPOC.

¿Cuál ha sido la conclusión más importante que han realizado en todos estos años?

Difícil hacer un repaso de todas ellas. Nosotros empezábamos en los años 90, bajo la dirección de Nicolás González Mangado. Por entonces, nuestro trabajo se hizo bajo una aproximación fisiopatológica, con el fin de comprender la función pulmonar existente en el enfisema panacinar y centroacinar y relacionarlo a la morfometría pulmonar en los modelos de enfisema inducidos en la rata. Luego hemos ido derivando hacia la identificación de marcadores patogénicos de la enfermedad y hacia el desarrollo de pruebas terapéuticas experimentales de la misma.

Estas pruebas terapéuticas suponen otra de las grandes ventajas del uso de los modelos animales. Sería  imposible en la actualidad considerar un nuevo tratamiento en los pacientes sin haber obtenido antes una evidencia en el modelo animal. En nuestro caso, seguimos interesados en explorar a respuesta al tratamiento con un factor de crecimiento que nos está proporcionando resultados prometedores en cuanto a su capacidad de revertir el enfisema pulmonar inducido en el modelo animal.