La enfermedad pulmonar obstructiva crónica aumenta en España

La prevalencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) sigue aumentando en España, especialmente entre las mujeres, y, lejos de mejorar, la tasa de diagnóstico sigue empeorando, según los nuevos datos del estudio ‘EPI-SCAN II’ comentados por el jefe del servicio de Neumología del Hospital La Princesa de Madrid, Julio Ancochea.

El experto se ha pronunciado así con motivo de la celebración de la octava edición de ‘NeumoChiesi’, titulada ‘Actualización en Neumología 2018: una mirada al futuro’, organizada por Omniprex S, con el aval científico de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y el patrocinio de Chiesi.

Precisamente la EPOC va a ser uno de los temas centrales del encuentro, al igual que el asma. Y es que, esta enfermedad sigue siendo una “gran desconocida” a pesar de que hay más de dos millones de personas afectadas en España, con edades comprendidas entre los 40 y los 80 años, y su incidencia no deja de aumentar. En concreto, según los resultados preeliminares del ‘EPI-SCAN II’, ya afecta al 11 por ciento de la población, de los cuales el 9 por ciento ya son mujeres.

“Son cifras preocupantes, más aún si tenemos en cuenta los últimos estudios que señalan que las niñas están empezando ya a fumar antes que los niños”, ha recalcado el doctor Ancochea, para alertar de que, además, si en el trabajo ‘EPI-SCAN I’ la tasa de infradiagnóstico se situaba en el 73 por ciento, el porcentaje ya parece haber aumentado hasta el 80 por ciento.

Una de las razones que, a su juicio, puede explicar el elevado infradiagnósticos es la escasa utilización de las espirometrías en las consultas de Atención Primaria, ya que no se están realizando de forma homogénea en toda España y porque muchos médicos de familia siguen realizar esta prueba a los pacientes que están en riesgo de padecer EPOC.

“Tenemos el mejor programa de trasplante pulmonar del mundo, pero somos incapaces de realizar espirometrías en toda España, lo que no deja de ser una paradoja. La Atención Primaria debe implicarse más en la difusión de esta enfermedad que mata cada año a 18.000 personas y que sigue siendo una gran desconocida”, ha argumentado el doctor Ancochea.

ELEVADO INFRA Y SOBREDIAGNÓSTICO DEL ASMA

De la misma opinión se ha manifestado el jefe del servicio de Neumología del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo, Luis Pérez de Llano, quien ha informado de que, en el caso del asma, los servicios de Atención Primaria también deberían realizar un mayor esfuerzo para detectar los casos leves y derivar eficazmente al especialista los graves.

Y es que, según han comentado, el 20 por ciento de los pacientes que le derivan a su unidad por asma no la padece, si bien esto suele ocurrir en el resto de España, dado que existe tanto un elevado infradiagnóstico como sobrediagnóstico. “Muchas crisis de ansiedad son tratadas como asma y no lo son, por eso es importante que se conozcan bien los síntomas para tratarlo adecuadamente”, ha apostillado.

El asma afecta actualmente a uno de cada 20 niños en España y a uno de cada 25 adultos y, aunque no es mortal, sí puede llegar a ser invalidante si no se trata bien. De hecho, con un tratamiento adecuado los pacientes suelen poder hacer una vida normal, siempre y cuando no lo abandonen, algo que, según ha avisado el doctor Pérez de Llano, hace el 50 por ciento de los asmáticos leves.

“Estamos en un momento que podemos considerar como una pequeña revolución en el abordaje del asma, incluida la grave, porque gracias a los nuevos tratamientos se puede controlar en la mayoría de los casos. No obstante, tenemos que incidir en los servicios de Atención Primaria para creen sistemas de alerta de pacientes asmáticos y de que los casos graves siempre sean abordados por expertos”, ha zanjado.

Colegios profesionales y sociedades científicas piden al Gobierno aumentar el precio del tabaco para reducir la adicción

Estas asociaciones han impulsado un la ‘Declaración de Madrid’, un documento que reivindican como “hoja de ruta” para reducir las cotas de adicción tabáquica en España. Proponen medidas como subir el precio del tabaco, introducir un empaquetado neutro o expandir los espacios libres de humo hasta playas, piscinas y espacios naturales.

Los colegios españoles de médicos, enfermeros, dentistas, farmacéuticos y psicólogos, junto con unas 60 sociedades científicas y varias asociaciones de pacientes, han impulsado la ‘Declaración de Madrid’, un documento que reivindican como “hoja de ruta” para reducir las cotas de adicción tabáquica en España a través de medidas como subir el precio del tabaco, la introducción del empaquetado neutro de las cajetillas para eliminar su atractivo publicitario o expandir los espacios libres de humo hasta playas, piscinas y espacios naturales.

El documento, redactado por numerosos expertos al término de la Conferencia Internacional sobre Control del Tabaco, que tuvo lugar el pasado 14 de junio en Madrid, y ratificado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), alerta en primera instancia de que el consumo de tabaco sigue siendo el principal problema de salud pública en España, con más de 50.000 defunciones al año, pese a las leyes de 2005 y 2010 que “contribuyeron a desnormalizar el hábito”.

Sin embargo, tal y como ha señalado en la rueda de prensa de presentación del texto el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, para acabar con el tabaquismo, primera causa de muerte evitable y que está involucrado en la mitad de las muertes prematuras de sus consumidores, hay que “dar un impulso” a las políticas antitabaco.

“Antes fuimos a la vanguardia en esta materia y ahora hemos bajado la guardia. Hemos recogido una batería de medidas que en otros países se han puesto en marcha con éxito”, ha explicado.

De hecho, la Declaración no ignora “lo conseguido hasta ahora”. “Los dos efectos primarios de las dos sucesivas leyes han sido la disminución de la exposición general de la población al humo ambiental de tabaco y la desaparición de la publicidad directa, lo que contribuyó decisivamente a que aumentara la percepción de riesgo asociada al consumo de tabaco y, en consecuencia, a que este bajara desde tasas de población adulta fumadora que a principios de siglo se situaban holgadamente por encima del 32%”, recoge el texto.

Pero esos logros, advierten, “no deben llevar a perder de vista ni las limitaciones originales de tales normas ni los aspectos pendientes de implementación”.

En este contexto, recuerdan que, según la última Encuesta Nacional de Salud, el 22,1% de los adultos fuma, una cifra que consideran “excesivamente alta”.

Además, inciden en que el consumo de tabaco se concentra en los niveles sociales más desfavorecidos, y alertan de la prevalencia entre las mujeres embarazadas. Por esos y otros motivos, las organizaciones firmantes del documento consideran “urgente” que el Gobierno tome una serie de medidas para “volver a adquirir el liderazgo social alcanzado en Europa en este campo en los primeros años de siglo”.

“Todo esto requiere de una voluntad política clara, y el cambio de Gobierno puede ser una oportunidad, ya que sabemos que estas propuestas, que llevamos reclamando desde hace tiempo, son apoyadas por los profesionales técnicos del Ministerio de Sanidad y de las consejerías de las comunidades autónomas”, ha asegurado Regina Dalmau, presidenta del CNPT.

En este contexto, han enumerado algunas de las medidas que, según la evidencia científica disponible, deberían adoptarse en España, y que pasan desde mejorar el acceso a los programas de deshabituación tabáquica hasta la financiación de varios tratamientos que está demostrado sirven para dejar de fumar. Los autores y firmantes de la declaración sostienen que la mayoría de estas medidas pueden ser aplicadas “sin apenas coste”, y que “la evidencia científica muestra que su aplicación contribuye decisivamente a prevenir el inicio en el consumo y a que quien quiera dejar de fumar tenga más posibilidades de conseguirlo”.

Fuente Original: Antena3

Una pobre función pulmonar en la etapa adulta temprana puede causar EPOC, comorbilidades y muertes prematuras.

El bajo desarrollo de la función pulmonar en la edad adulta temprana se ha asociado a un mayor riesgo de anomalías respiratorias, cardiovasculares, y metabólicas diez años antes de lo habitual y a muerte prematura.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) también afecta a no fumadores. Distintos estudios epidemiológicos han demostrado que entre un 25% y un 45% de los pacientes que sufren EPOC nunca han fumado, pero sí confluyen en ellos otros factores de riesgo distintos al tabaquismo, tales como factores genéticos y ambientales. Desarrollar una baja función pulmonar en la etapa adulta temprana, entre los 25 y los 40 años, se ha relacionado con una mayor incidencia y prevalencia tanto de la EPOC como de otros desórdenes respiratorios, cardiovasculares y metabólicos alrededor de una década antes de lo que es más habitual y de muertes prematuras, según ha expuesto el Dr. Àlvar Agustí, director del Instituto Respiratorio del Hospital Clínic de Barcelona y miembro de honor de SEPAR, en su ponencia “Revisando la historia natural de la EPOC” incluida en el programa científico del 51º Congreso SEPAR 2018, celebrado recientemente en la capital balear.

Factores de riesgo distintos al tabaquismo

La EPOC tiene múltiples causas. Tradicionalmente, se consideraba que la mayor parte de casos de EPOC estaban causados por el tabaquismo. Sin embargo, aunque es cierto que los fumadores presentan un riesgo más alto respecto a la población no fumadora de desarrollar esta enfermedad respiratoria, se ha visto que hay fumadores que no la desarrollan, lo que sustenta el hecho de que los factores genéticos también pueden influir en su aparición y que existen factores ambientales que pueden favorecerla.

Entre los factores ambientales de riesgo para desarrollar EPOC figuran la exposición a polvos orgánicos e inorgánicos, la polución debida a la biomasa, humos y agentes químicos, la contaminación del aire en interiores por quemar biomasa para cocinar o para calentarse. Aunque en la aparición de la EPOC también pueden incidir otros tipos de factores como la historia infantil de infecciones, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la tuberculosis.

“Históricamente la EPOC se ha considerado una enfermedad autoinfligida, inducida por el tabaquismo. No cabe duda de que el tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo de esta y de otras enfermedades, y de que el hábito nocivo de fumar debe prevenirse desde la adolescencia, así como favorecer su abandono. Sin embargo, en realidad, la EPOC es el resultado común de un conjunto de diferentes interacciones dinámicas entre el ambiente y la genética, incluyendo también al tabaquismo, que puede ocurrir durante toda la vida del individuo, tanto antes como después del nacimiento, y en cuyo desarrollo están implicados uno o dos procesos fisiológicos clave: uno es el desarrollo pulmonar y el otro el envejecimiento pulmonar”, explica el Dr. Àlvar Agustí, en el artículo “EPOC más allá del tabaquismo: un nuevo paradigma, nuevas oportunidades”, publicado conjuntamente con la Dra. Rosa Faner en The Lancet Respiratory Medicine este mismo año.

Asimismo, estudios recientes realizados en tres cohortes diferentes de pacientes han demostrado que “aproximadamente la mitad de los pacientes diagnosticados con EPOC a la edad de 60 o 70 años ya mostraban un pico bajo de función pulmonar en la etapa adulta temprana y que desarrollaron EPOC con un declive normal de la función pulmonar, lo que sugiere que el desarrollo anormal de la función pulmonar, en el útero, después del nacimiento o en ambos casos, es un nuevo factor de riesgo para el desarrollo de EPOC”, destaca el Dr. Agustí.

Evolución natural de la función pulmonar

Al nacer, el pulmón humano no se ha desarrollado por completo, sino que lo sigue haciendo durante la infancia, la adolescencia y la juventud y, en individuos normales, alcanza su pico de desarrollo en la etapa adulta temprana y antes en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, se ha visto que entre un 4% y un 13% de la población general nunca llega a alcanzar un pico normal de desarrollo de la función pulmonar en la etapa adulta.

“Estas personas, en torno a una década antes de lo más habitual, tienen una mayor prevalencia e incidencia de desórdenes respiratorios, cardiovasculares y metabólicos, y mueren antes”, informa el Dr. Agustí, a raíz de otro importante estudio sobre función pulmonar en la etapa adulta temprana llevado a cabo por él mismo junto a otros investigadores y publicado en The Lancet en 2017.

En particular, este experto relaciona que una función pulmonar baja (FEV1 <80% pronosticado) en la etapa adulta temprana (entre los 25 y los 40 años) se asocia con una mayor prevalencia e incidencia más temprana, alrededor de una década antes, de sufrir anomalías respiratorias, cardiovasculares y metabólicas, así como muertes prematuras, según se ha demostrado con un análisis en una cohorte transgeneracional de 1.161 participantes con diferentes enfermedades y comorbilidades.

“Este hallazgo sugiere que factores genéticos y ambientales que contribuyen a un desarrollo pobre de la función pulmonar también pueden conducir a un pobre desarrollo de otros órganos y sistemas, y esto puede influir negativamente en la supervivencia”, comenta el Dr. Agustí.

Además, los investigadores constataron que estas personas tenían una mayor mortalidad por todas las causas, respecto a las personas con una función pulmonar normal en la adultez temprana, que era independiente, y no aditiva, a la exposición acumulativa de fumar. También se observó que las personas con al menos un padre estratificado con baja función pulmonar en la adultez temprana también tenía una función pulmonar más baja en la edad adulta temprana, versus aquellos cuyos padres habían sido clasificados con una función pulmonar normal en la adultez temprana.

Replanteamiento de los tratamientos y biomarcadores

“Todos estos hallazgos ponen sobre la mesa la necesidad de identificar y validar biomarcadores apropiados para poder identificar a los individuos con una baja función pulmonar en la etapa adulta temprana, con el objetivo de poder prevenir su desarrollo”, informa el Dr. Agustí.

Los recientes estudios realizados también ponen de manifiesto que hay una mezcla de pacientes con EPOC con diferentes trayectorias de la función pulmonar y, por lo tanto, con diferentes enfermedades y, como señala el Dr. Agustí: “Una vez tengamos biomarcadores disponibles, los tratamientos existentes deberán ser reevaluados, para un reposicionamiento, así como para identificar nuevas dianas terapéuticas, puesto que algunos de estos tratamientos actuales (los corticoides inhalados) pueden alterar el curso de la enfermedad en algunos pacientes, como los que tienen una respuesta excesiva a la inhalación de partículas y gases tóxicos, pero no lo consiguen en aquellos con un desarrollo anormal de los pulmones”.

Documentación Adicional.PDF

Fuente Original: immedicohospitalario

,

El modelo experimental animal abre la puerta a mejorar las terapias en EPOC . Entrevista al Dr. Germán Peces-Barba

Los pacientes con EPOC tienen mejores tratamientos gracias al trabajo de Germán Peces-Barba y su investigación. Dentro del 51º Congreso de Separ, Germán Peces-Barba podrá explicar la importancia del abordaje de dicha enfermedad sobre el modelo experimental animal, el cual permite identificar los marcadores que puedan ser de utilidad para luego ser trasladados a los pacientes.

¿Sobre qué versará su mesa en el 51º Congreso de Separ?

La mesa ‘del modelo animal al paciente con EPOC’ está relacionada con los biomarcadores de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Es una mesa que se va a fundamentar sobre dos puntos de vista. A mí me corresponderá hablar sobre el abordaje desde el modelo experimental animal, que permitirá identificar los marcadores que puedan ser de utilidad para luego ser trasladados a los pacientes. El otro continuará con la ponencia del Joaquín Gea que hablará sobre los marcadores detectados o en estudio en los pacientes con EPOC.

¿Este proyecto científico cómo se podría explicar?

El uso de los modelos animales de una enfermedad permite seleccionar aspectos concretos a estudiar en su diagnóstico o tratamiento, algo que puede llegar a ser difícil obtener directamente de los pacientes por las dificultades que hay en la obtención de muestras y por la variabilidad existente de un individuo a otro.

¿Cuáles son las principales ventajas del uso de los modelos animales?

Existe una multitud de aproximaciones. Una de las principales ventajas de los modelos animales es la posibilidad de manipular genéticamente algunas de las características a estudiar. Por ejemplo, si se quiere detectar una vía metabólica por la cual hay unos marcadores que se saben que actúan, es posible manipular genéticamente esta vía para confirmar o descartar su potencial implicación en la enfermedad. Esta es una aproximación general. A partir de aquí se entablan colaboraciones concretas con otros grupos expertos y se avanza mejor en los diferentes aspectos que una enfermedad puede plantear.

Usted realiza esta investigación en la Fundación Jiménez Díaz, ¿no?

Efectivamente. Aquí desarrollamos ese modelo y aprovechamos las instalaciones para colaborar con otros grupos, que aportan otras opciones metabólicas y potencian los resultados globales. Ahora mismo la investigación no se concibe de forma individual.

¿Cuán importante es este tipo de investigación para el paciente con EPOC?

Siempre mantenemos como objetivo el concepto traslacional, que supone que un hallazgo concreto encontrado en un modelo pueda ser aplicado a un paciente concreto. Intentamos abordar varias aproximaciones fundamentales. Por ejemplo, encontrar vías por las cuales el fumador desarrolla la enfermedad y la susceptibilidad individual que origina la variabilidad existente en un paciente respecto a otro, con perfiles diferenciados que hacen que la enfermedad evolucione hacia un lado o hacia otro, con una intensidad diferente en cada caso.

Otras veces es al revés. Un determinado marcador es detectado en los pacientes y se necesita contrastarlo en un modelo para identificar la importancia de la ruta metabólica en la que pueda participar la mesa de este congreso está planteada en torno a esto. A hacer una revisión de los marcadores de utilidad que se han ido desarrollando alrededor de la enfermedad.

En su opinión, ¿cree usted que falta investigación al respecto sobre este tipo de prácticas?

Si, por supuesto. La EPOC es una enfermedad todavía muy desconocida en muchos aspectos y necesita de más investigación. Los aspectos de inicio de la enfermedad, la susceptibilidad individual necesaria para este inicio, su evolución posterior, etc, siguen siendo incógnitas muy importantes que necesitamos ir identificando.

¿Qué significa para usted defender su trabajo dentro del 51º Congreso de Separ?

Creo que exponer un trabajo de este tipo a la audiencia científica ayuda puede ayudar a los profesionales interesados en este tema puedan actualizarse en cuanto a la evolución de estas líneas de investigación en la EPOC.

¿Cuál ha sido la conclusión más importante que han realizado en todos estos años?

Difícil hacer un repaso de todas ellas. Nosotros empezábamos en los años 90, bajo la dirección de Nicolás González Mangado. Por entonces, nuestro trabajo se hizo bajo una aproximación fisiopatológica, con el fin de comprender la función pulmonar existente en el enfisema panacinar y centroacinar y relacionarlo a la morfometría pulmonar en los modelos de enfisema inducidos en la rata. Luego hemos ido derivando hacia la identificación de marcadores patogénicos de la enfermedad y hacia el desarrollo de pruebas terapéuticas experimentales de la misma.

Estas pruebas terapéuticas suponen otra de las grandes ventajas del uso de los modelos animales. Sería  imposible en la actualidad considerar un nuevo tratamiento en los pacientes sin haber obtenido antes una evidencia en el modelo animal. En nuestro caso, seguimos interesados en explorar a respuesta al tratamiento con un factor de crecimiento que nos está proporcionando resultados prometedores en cuanto a su capacidad de revertir el enfisema pulmonar inducido en el modelo animal.

La Sociedad Valenciana de Neumología pide dedicar más esfuerzos en conocer la EPOC

En la cartera de servicios de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat  Valenciana la prevalencia del EPOC oscila entre un 4% y 7%.

La Sociedad Valenciana de Neumología en su XXV Congreso celebrado en Alicante, reivindica dedicar más esfuerzos de formación, investigación y concienciación sobre la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Para el presidente de la SVN, el Dr. Luis Hernández, “la EPOC es una enfermedad poco conocida porque los pacientes atribuyen los síntomas al tabaquismo y no acuden al médico”.

En la mesa dedicada a la EPOC denominada “Del dato al paciente”, el Dr. Rafael Golpe del HU Lucus Augusti de Lugo ha explicado que “esta enfermedad respiratoria ocupa actualmente el cuarto lugar en mortalidad y es la única enfermedad, entre las seis que producen más muertes, y la tasa de fallecimiento continúa aumentando en las previsiones para los próximos años”.

Los mayores avances que se están produciendo en la EPOC son sobre el tratamiento. Diferentes estudios en los dos últimos años han mostrado que ciertos perfiles de pacientes se benefician de combinaciones de tratamientos distintos, considerándose los broncodilatadores de larga duración la base de la terapia. Otros estudios evidencian que el ejercicio físico y la fisioterapia mejoran los síntomas de los pacientes con EPOC y puede impactar en su evolución.

Por su parte la Dra. Patricia García del HU de La Plana en Castellón ha señalado que “comparada con el cáncer o las enfermedades cardiovasculares, la ausencia de conocimiento de la población sobre la EPOC explica en gran medida la desproporción entre la magnitud del problema y su bajo impacto en la opinión pública, la reducida percepción de la urgencia para paliar el problema y la escasa asignación de recursos para asistencia e investigación, aunque en la actualidad existe tratamiento efectivo frente al tabaquismo y el neumólogo tiene más información para realizar un tratamiento individualizado de cada paciente”.

En una edición, la XXV, tan redonda como la de este año, el Congreso ha querido rendir un homenaje a los presidentes que durante la vida de la Sociedad Valenciana de Neumología han estado dirigiendo los destinos de esta sociedad científica y médica. Para ello, ha reunido a los ex-presidentes de la sociedad en la mesa redonda “¡Y parece que fue ayer!” en la que se ha recorrido la historia de los principales avatares de la sociedad científica y sus principales retos de futuro entre los que destaca seguir incrementando los recursos para investigación

En el XXV Congreso de la SVN también ha habido una atención especial al importante papel de enfermería en la atención especializada a pacientes con terapias respiratorias en domicilio, un curso-teórico para residentes sobre las ecografías torácicas, y un curso de actualización respiratoria para Médicos de Atención Primaria. Al congreso se han presentado 73 comunicaciones y 21 proyectos de investigación a las becas que concede todos los años la sociedad médica.

Fuente Original: eldiariodeaqui

EPOC: Aumenta significativamente la incidencia en mujeres

Tras el XXIII Congreso de Neumomadrid, la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica, ha analizado las cifras de incidencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, (EPOC) y esta ha aumentado significativamente en mujeres debido al incremento del consumo de tabaco desde una edad temprana.

Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud, (OMS), existe un progresivo aumento de la prevalencia de la EPOC a nivel mundial. En España, actualmente se barajan cifras de un 10,2 %. Lo cierto es que actualmente menos de un tercio de la población que padece esta enfermedad está diagnosticada y aunque existe un gran conocimiento de la enfermedad no se está tratando como debiera por esa causa.

La EPOC, cuya causa principal es el abuso del tabaco, a lo largo de décadas, genera síntomas persistentes y limitación crónica al flujo aéreo. En el mundo, tres millones de personas fallecieron el año pasado por esta causa y quizá, si hubieran abandonado el hábito tabáquico podrían haber sobrevivido con ayuda.

El aumento, especialmente significativo en mujeres resalta que estas consumen tabaco al igual que los hombres y además existe una mayor concienciación sobre la enfermedad y ante síntomas como son el ahogo, las bronquitis crónicas y otros síntomas se acude al médico. Si las cifras que se barajan hacen prever que menos de un tercio de la población está diagnosticada, muchas personas mantienen un tratamiento con médicos de primaria y son recetadas con broncodilatadores de larga duración pero no tienen un diagnóstico certero.

Es importante analizar a cada paciente en su contexto y la evolución y tratamiento individualizado porque no todos cursan igual.

Los datos no son nada halagüeños si sabemos que además del tabaco, la contaminación ambiental tiene un gran impacto en la función pulmonar si hablamos de las partículas de menor tamaño suspendidas en el aire que respiramos. La exposición crónica al humo de combustión de biomasa en espacios cerrados causa EPOC y también el humo de fuego que se utiliza para cocinar o calentar la vivienda.

El día a día de los pacientes que la sufren, dependiendo del grado de afección, puede ir desde leves síntomas respiratorios (disnea, tos y expectoración) en pacientes menos graves hasta incapacitar al paciente para cualquier actividad básica de la vida diaria como el aseo o la alimentación, en casos graves. Es importante resaltar que la enfermedad EPOC no tiene cura y puede afectar también a fumadores indirectos.

El diagnóstico se realiza cuando existe una sospecha ante un adulto fumador o exfumador que presente síntomas respiratorios. Si se hace una espirometría se puede confirmar además del grado de la misma además de determinar el fenotipo en pacientes de alto riesgo. En cuanto se tengan los mínimos síntomas se debe acudir al médico; ya sean sibilancias, expectoración habitual, tos crónica o síntomas de ahogo (disnea). La forma de abordar la enfermedad supone que se disminuye la frecuencia y gravedad de las agudizaciones y se puede pautar oxigenoterapia en casos graves si se asocia a una insuficiencia respiratoria.

Una adecuada nutrición, actividad física regular, abandono total del tabaco y una vida relajada puede hacer que la enfermedad se sobrelleve y no empeore.

Autora:

Fuente Original: periodistasenespañol

Los expertos afirman que la enfermedad pulmonar intersticial difusa aumentará en los próximos años en España

La incidencia de la enfermedad pulmonar intersticial difusa (EPID) aumentará en los próximos años en España por la mayor concienciación de los médicos y los nuevos métodos radiológicos, según manifestaron expertos que participan en el XXIII Congreso de Neumomadrid (Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica), que se celebra estos días en Madrid.

Durante el encuentro, la doctora María Teresa Río, facultativa adjunta del servicio de Neumología del Hospital Universitario de Getafe, en Madrid, afirmó que la EPID irá en aumento. En la actualidad “se estima que está alrededor de 7,6/8 casos por cada 100.000 habitantes, siendo la fibrosis pulmonar idiopática la más frecuente, con una incidencia de 1,6 casos por cada 100.000 habitantes”.

“La incidencia parece que puede ir aumentado en los próximos años por la mayor concienciación de los médicos a la hora de la valoración de los pacientes y por los nuevos métodos radiológicos, sobre todo la tomografía computerizada (TC), que aportan mayor sensibilidad para diagnósticos precoces cuando se cursan para otros motivos”, añadió esta especialista.

Los síntomas más frecuentes de la EPID son la fatiga al esfuerzo (disnea) y la tos. En los primeros años pueden pasar inadvertidos hasta que, ya en fases más evolucionadas, producen fatiga incapacitante e insuficiencia respiratoria y que pueden llegar a provocar complicaciones como hipertensión pulmonar y fallecimiento. A lo largo de la evolución pueden producirse “deterioros más acentuados (agudizaciones) que requieren hospitalizaciones, muchas de ellas muy graves y con alta incidencia de mortalidad”, aseguró.

Durante estas jornadas, la doctora Teresa Bilbao-Goyoaga Arenas, facultativa del servicio de Neumología del Hospital Universitario de Móstoles (Madrid), advirtió de la influencia del tabaco en la patología intersticial. El tabaquismo no sólo produce EPOC, enfisema o cáncer de pulmón. “Se reconocen una serie de enfermedades que se encuadran dentro de la EPID y que se asocian al consumo de tabaco. Entre ellas destacan la neumonía intersticial descamativa, la bronquiolitis respiratoria asociada a enfermedad pulmonar intersticial o la histiocitosis pulmonar de células de Langerhans”, añadió.

Las EPID asociadas a otros órganos

El objetivo de esta mesa ha consistido en hacer una revisión crítica y actualizada sobre  algunas EPID  con un  perfil especialmente diferente y con características especiales.

Durante esta jornada, Caroline Wagner Truwing, facultativa del área de Neumología del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, Madrid, ha hablado de aquellas EPID que tienen afectación de otros órganos, además del pulmón, y que se asocian a inflamación de los vasos (vasculitis) con producción de autoanticuerpos anticitoplasma de neutrófilos (denominados “ANCA”).
Fuente Original: eleconomista

La asistencia en Neumología mejora con un abordaje multidisciplinar

La presidenta de Neumomadrid, María Jesús Rodríguez Nieto, ha recalcado la importancia del abordaje multidisciplinar para mejorar la asistencia de enfermedades respiratorias.

Esta vigesimotercera edición del Congreso demuestra la consolidación tanto del nivel científico como de la participación de los neumólogos de la Comunidad de Madrid. “Neumomadrid es una sociedad muy dinámica. Por eso, desde hace 20 años, la organización no ha parado de crecer para seguir ofreciendo una formación científica atractiva y de calidad a sus socios”, ha afirmado Rodríguez Nieto, durante el acto inaugural. “Pero tenemos que seguir avanzando y esforzarnos cada día para que la atención que ofrecemos a los pacientes con enfermedades respiratorias sea de mayor calidad. Para ello, es importante que en su abordaje exista una evaluación multidisciplinar con otros profesionales sanitarios (como médicos de Atención Primaria, Enfermería o Fisioterapia)”, ha recordado.

En la misma línea, la presidenta de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Inmaculada Alfageme Michavila, ha destacado la “estrecha y fraternal” colaboración que mantienen desde siempre su sociedad científica y su homóloga madrileña, resaltando que “Neumomadrid es una de las sociedades científicas de Neumología más activas e importantes de España, y todo un ejemplo a seguir entre el sector médico”.

Ruta asistencial para abordar la EPOC

Al acto inaugural del XXIII Congreso de Neumomadrid ha acudido también el viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Manuel Molina Muñoz, quien ha reconocido “la importante labor que realiza esta sociedad científica en formación, tratamiento y prevención de las enfermedades respiratorias” en los pacientes de la región. Tanto es así, ha manifestado el viceconsejero de Sanidad madrileño, que Neumomadrid y el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) han unido sus fuerzas para constituir una hoja de ruta asistencial que permita dar respuesta a las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) de forma integral. “Las patologías respiratorias tienen un importante impacto en la morbilidad de los pacientes, por lo que su tratamiento debe ser una prioridad tanto para las administraciones sanitarias como para los profesionales”, ha asegurado.

Por su parte, José Luis Álvarez-Sala, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, ha puesto en valor el trabajo que realizan las sociedades científicas como Neumomadrid en la actividad docente y formativa de los futuros médicos y ha animado a los futuros residentes a elegir la Neumología, una especialidad, según su criterio, “muy completa, tanto en la parte clínica como en la de especialización”.

En la mesa presidencial del acto también se encontraba Miguel Ángel Sánchez Chillón, presidente del Colegio de Médicos de Madrid, quien ha destacado el “relevante” papel que tiene la profesión médica en la sociedad y el trabajo conjunto que deben realizar tanto los colegios profesionales como las sociedades científicas para seguir potenciándolo.

Finalmente, Claudia Valenzuela, presidenta del Comité de Congresos de Neumomadrid, ha agradecido el esfuerzo realizado por el Comité Científico y la Junta Directiva de esta sociedad científica para sacar adelante esta cita anual, con la que es posible, ha recordado, “estar actualizados con nuestros pacientes, nuestra verdadera responsabilidad”.

Fotografía: Joana Huertas

Fuente Original: redacciónmedica

 

La coordinación entre Primaria, Neumología y Urgencias, clave en la EPOC

Las IX Jornadas de Neumología en Atención Primaria se celebran en Soria con el fin de desarrollar planes de atención integral al paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Las IX Jornadas de Neumología en Atención Primaria se celebran este año en Soria, dónde las cinco sociedades científicas Semergen CyL, Semes CyL, Socalemfyc, SEMG CyL y Socalpar, junto con Boehringer Inhelheim, reunirán a los principales expertos de la región para analizar mediante mesas de debate, talleres y sesiones de casos clínicos, los proyectos más destacados en torno a las enfermedades respiratorias.

Durante estas Jornadas se hará especial énfasis en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que según el estudio Global Burden of Disease 2015, ya afecta a 2,9 millones de personas en España. En el caso concreto de Castilla y León, la enfermedad tiene una prevalencia del 3,6%, según datos de diciembre de 2017 procedentes de las historias informatizadas de la Gerencia de Dirección General de Salud Pública de Castilla y León.

Para la doctora Elvira Callejo, presidenta de Socalemyc y miembro del Comité de las Jornadas, el fin de esta novena edición es “seguir desarrollando planes de actuación conjuntos que nos permitan prestar al paciente la atención integral más adecuada y personalizada posible. Nuestra función es dar la mejor respuesta a los pacientes con EPOC con las capacidades y recursos de los que disponemos en Atención Primaria”.

GUÍA GESEPOC

Como parte del Programa Científico, se debatirá la última actualización de GesEPOC, que aporta como novedad respecto a la edición anterior la simplificación del manejo del paciente EPOC proponiendo su estratificación en riesgo alto o bajo. Además, esta nueva edición de las Jornadas también trata de simplificar cuál es el papel de Atención Primaria (AP), Neumología y Urgencias y determinar cómo conseguir la integración entre estos profesionales asistenciales.

La mesa debate donde se tratará esta nueva edición de la guía estará moderada por el médico de Atención Primaria, el doctor Jesús Aguarón, miembro de Semg CyL, quien apunta en relación a las jornadas que “las actualizaciones de GesEPOC representan un avance importante respecto a las ediciones anteriores, sobre todo porque damos un gran paso hacia la simplificación del manejo del paciente. Se trata de una actualización mucho más clara, más sencilla y resumida. Además, los roles de cada nivel asistencial están bien definidos en la guía, lo que resulta ser de gran apoyo a la hora de tratar al paciente”.

El doctor Javier Ayllón, médico familia y miembro de Semergen comenta también sobreel encuentro que, “desde Atención Primaria estamos preparados, formados y disponemos de espirómetros para hacer el diagnóstico inicial. Es más, ante de un paciente con EPOC de bajo riesgo se puede y debe tratar desde su mismo centro de salud. La nueva estratificación nos facilita la categorización del paciente, y nos va a permitir adecuar nuestro nivel de actuación en Primaria tanto para el diagnóstico como para el tratamiento y el plan de seguimiento”.

Por su parte, el doctor Jesús Hernández, jefe de sección de Neumología del Complejo Asistencial de Ávila, y miembro de Socalpar, considera que encuentros como estas Jornadas son imprescindibles, “ya que tratamos la EPOC desde diferentes ángulos y elaboramos procesos junto a Atención Primaria y los servicios de Urgencias, que nos permiten dar solución a los problemas del paciente”. En esta línea, el doctor Adolfo Simón, neumólogo del Servicio Urgencias del Hospital Universitario Burgos y miembro de Semes CyL, apunta que “aunque las mayores novedades de la guía se aplican a la situación estable del paciente con EPOC, es fundamental conocer qué posibilidades tiene éste cuando llega a Urgencias con una agudización y qué circuito debe seguir según los criterios de la guía GesEPOC. De igual manera, sería interesante que desde Atención Primaria se destinen recursos a educar al paciente para que conozca en qué situaciones debe acudir a Urgencias o al especialista o por el contrario cuándo puede ser tratado de forma ambulatoria”.

TALLER DE DIAGNÓSTICO

Durante la Jornada, la doctora Ana Pueyo, neumóloga del Hospital Universitario de Burgos y miembro de Socalpar, dirigirá un taller de diagnóstico rápido y seguimiento de pacientes con EPOC, Asma y Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI). “En ocasiones, las guías pueden dar un idea de complejidad al médico de Atención Primaria. A este respecto, la especialista insiste en la importancia de la actuación precoz y el papel de los médicos de atención primaria como pilar para la detección de enfermedades como la EPOC o el asma. En el caso de patologías más complejas de diagnosticar como la fibrosis pulmonar idiopática, la doctora precisa que: “la tarea del médico de familia es detectar esta posibilidad, establecer la primera alarma y derivarlo directamente al neumólogo”.

Vía: consalud

,

Los nuevos tratamientos en EPOC y FPI marcan un cambio de paradigma para los pacientes exacerbadores. SEPAR 2017

La prevención y el control de las exacerbaciones en el paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una de las asignaturas pendientes a nivel asistencial para continuar mejorando en el manejo de estos casos. Las exacerbaciones son la principal complicación del paciente con EPOC y cabe destacar que, más allá de su impacto personal y familiar, los estudios económicos muestran que los ingresos hospitalarios por agudizaciones de la EPOC implican entre el 40% y 70% del gasto médico total de esta patología.

Entonces, ¿cómo se está avanzado en el manejo del paciente con EPOC exacerbador? “Las pautas de tratamiento de las exacerbaciones en enfermedad pulmonar obstructiva crónica deben adecuarse a cada paciente en función de la posible etiología de cada agudización y su gravedad”, explica el Dr. Julio Ancochea, Jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid). En todos los casos, el tratamiento broncodilatador es fundamental, mientras que el uso de antibióticos, corticoides sistémicos, oxigenoterapia o el tratamiento de las propias comorbilidades varía según las características de la agudización”, añade el experto.

De este modo, la última versión de la guía americana Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD) 2017 recoge por primera vez la combinación LAMA/LABA como tratamiento de base del paciente EPOC exacerbador, un cambio de paradigma que también se replica en la Guía Española de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica 2017 (GesEPOC).

El manejo de la EPOC ha cambiado sustancialmente en los últimos años. “Disponemos de nuevos medicamentos, como las combinaciones de un broncodilatador beta-adrenérgico de acción prolongada y un anticolinérgico de acción prolongada (LABA/LAMA) en el mismo dispositivo, que han demostrado mejorar la función pulmonar y, en consecuencia, la calidad de vida de estos pacientes”, destaca el Dr. Antonio Anzueto, neumólogo del Health Science Center de la Universidad de Texas de San Antonio (Estados Unidos).

El diagnóstico precoz de FPI, reto para los profesionales sanitarios

Durante el simposio se han mencionado los avances logrados en el manejo de la fibrosis pulmonar idiopática (FPI), una enfermedad minoritaria, gravemente incapacitante y, a la larga, letal, que hasta hace poco carecía de opciones terapéuticas.

Como valora el Dr. Luca Richeldi, catedrático de Medicina Respiratoria y titular de la Università Cattolica del Sacro Cuore de Roma (Italia) “el principal cambio es disponer de fármacos seguros y eficaces para tratar la FPI, ya que después de muchos años sin tratamientos se ha logrado modificar el curso de la enfermedad”. Concretamente, nintedanib consigue frenar la progresión de la enfermedad hasta un 50%7-10 en un amplio perfil de pacientes.

Ahora bien, la FPI continúa siendo una patología muy desconocida entre la comunidad médica y por ello es básica la correcta detección de la enfermedad en etapas precoces. El Dr. Richeldi puntualiza que, “la principal barrera para mejorar el manejo de los pacientes con FPI es la detección precoz de la enfermedad”.

Novedades de las Guías GesEPOC y Normativa FPI

Durante el Congreso SEPAR, se ha presentado la nueva edición de la Guía GesEPOC, que incluye algunas novedades tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la EPOC.

Por ejemplo, contempla la intensificación paulatina del tratamiento de la patología en función de la estratificación del riesgo y del fenotipo clínico, así como una nueva clasificación de pacientes. Asimismo, se ha presentado también la reciente Normativa sobre el tratamiento de la FPI, donde destaca la recomendación del uso de Nintedanib en paciente con FPI leve-moderada (CVF>50%).

“Para los pacientes que sufren un riesgo alto, GesEPOC reconoce cuatro fenotipos: no agudizador, EPOC-asma (ACO), agudizador con enfisema y agudizador con bronquitis crónica. Para cada fenotipo se recomienda un tratamiento específico, con un común denominador que es el tratamiento broncodilatador” como apunta el Dr. Julio Ancochea.

Una vez establecido el diagnóstico de EPOC, explica el Dr. Ancochea, “se debe definir el nivel de riesgo (estratificación de los pacientes) en función del grado de obstrucción (FEV1% postbroncodilatador), el nivel de disnea (escala mMRC) y la presencia de exacerbaciones en el último año”. Por ello, se confirma que, a mayor nivel de riesgo, mayor necesidad de intervenciones diagnósticas y terapéuticas.

Vía: prnoticias