,

Clases de Enfermería para respirar mejor.

La consulta de Enfermería para la educación respiratoria lleva tres años tratando a quienes padecen Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (Epoc) y el resultado refleja una gran mejoría en su calidad de vida.

Un buen uso de los dispositivos de inhalación y un mejor conocimiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (Epoc) que suele aparecer a partir de los 40 años en forma de fatiga, tos y expectoración puede mejorar la calidad de vida de los enfermos que la padecen, evitando así recaídas e ingresos hospitalarios. En este contexto, tras ponerse en marcha en el año 2009 en el Hospital General de Elda-Virgen de la Salud la unidad de rehabilitación respiratoria para pacientes con Epoc, se habilitó una consulta de Enfermería orientada a la educación en el programa de rehabilitación respiratoria. En concreto enfermos crónicos, casi todos fumadores, que sufren una obstrucción persistente de las vías respiratorias con limitación del flujo aéreo por una respuesta inflamatoria anormal de los pulmones y la vía aérea.

El objetivo principal era mejorar la destreza en el uso de dispositivos de inhalación así como aumentar el conocimiento de su enfermedad y la adherencia al tratamiento. Y, a juzgar por los resultados obtenidos, las expectativas se han cubierto con creces. De hecho, antes de la primera consulta menos de un 30% de los usuarios utilizaba bien los inhaladores, mientras que en la última visita la cifra llega a ascender hasta el 90%.

Pilar Miralles, enfermera responsable de esta consulta en el Hospital de Elda, explica que “el hecho de que el paciente sepa distinguir los síntomas y seleccionar el tratamiento a aplicar, va a suponer una mayor adherencia al mismo y un mejor pronóstico de la enfermedad”. Por ello, a través de esta consulta se persigue el aprendizaje efectivo del uso de los dispositivos, cambiando de sistema según la habilidad del usuario, el abandono del tabaco, el cumplimiento en dosis y horario fijo, reducir los síntomas y mejorar la tolerancia al esfuerzo, conseguir el bienestar del paciente, disminuir el número de ingresos hospitalarios, rebajar el gasto público y obtener una mejor eficacia de la medicación. Y para conseguirlo se combinan las consultas individuales con las sesiones grupales.

Con el fin de valorar objetivamente los beneficios de esta consulta Pilar Miralles elaboró un estudio, que presentó en el último Congreso de la Sociedad Valenciana de Neumología celebrado en Benidorm, y también realizó un taller práctico. La experiencia suscitó gran interés y muchos asistentes ya se han planteado abrir este tipo de consultas en otros hospitales de la Comunidad Valenciana.

Beca para Neumología

En relación a la Epoc cabe informar, asimismo, que el equipo de Enfermería de la unidad de ingreso de Neumología del Hospital de Elda ha obtenido una beca de investigación, otorgada por la Sociedad Valenciana de Neumología, para estudiar la eficacia de ofrecer al paciente ingresado por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica una educación sanitaria que le permita controlar su enfermedad, y comprobar si esta educación reduce los ingresos.

María Virtudes Tomás, enfermera e investigadora principal del proyecto, ha explicado que durante un año los profesionales de Enfermería ofrecerán al paciente ingresado por Epoc en Neumología educación sanitaria sobre su enfermedad, incidiendo en los ejercicios respiratorios, el ejercicio físico que puede realizar para mantener el tono muscular sin fatigarse y un buen uso de los inhaladores. Asimismo, se valorará la eficacia de la intervención comprobando la reducción del número de ingresos y recaídas porque, en estos casos, la labor educativa que ejerce Enfermería es fundamental.

Vía: diarioinformacion

,

Neumólogos apuestan por la formación especializada en tabaquismo de los profesionales para combatir este hábito

Especialistas en neumología de Neumosor han apostado por la formación especializada en tabaquismo de los profesionales sanitarios, en respuesta a una comunicación realizada por expertos de las unidades de Neumología, Medicina Interna y Formación y Calidad del Complejo Hospitalario de Jaén, que revela que la inversión en formación contra este hábito pernicioso tiene un coste “calculable”, mientras que no invertir en esta formación tendría un coste “incalculable” en términos asistenciales.

La comunicación, que será presentada en el 38 Congreso de Neumosur, expone los resultados del plan de formación anual en tabaquismo puesto en marcha durante los años 2010 y 2011 para profesionales de este hospital andaluz, el cual está compuesto por 13 cursos básicos de formación y uno avanzado. En total, estos cursos han formado a un 36 por ciento de la plantilla de personal sanitario del Complejo Hospitalario de Jaén durante 2010 y 2011, porcentaje que asciende hasta un 57 por ciento del total de la plantilla si se suma los formados durante el 2009.

Tras analizar los datos, los expertos constatan un 26,5 por ciento de diferencia entre los conocimientos anteriores y posteriores de los profesionales que han seguido el plan de formación, subrayando además el alto grado de transferencia y aplicación de los conocimientos adquiridos a su puesto de trabajo.

Desde el punto de vista económico, Neumosur ha aludido a estudios recientes realizados en España que han “demostrado” que el coste directo por la atención a sólo seis de las principales enfermedades asociadas al consumo del tabaco, supone un gasto superior a las tres cuartas partes de la recaudación fiscal que genera este producto.

Así, el coste directo por la atención a EPOC, asma, enfermedades coronarias, ictus, cáncer de pulmón y bajo peso al nacer, fue, durante el año 2003, de alrededor 3.919 millones de euros. Al añadir los costes indirectos y los costes por la atención a otras enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco, esta cifra se triplicaría. Mientras que la recaudación fiscal por tabaco en ese año alcanzó los 5.525 millones de euros.

,

El tabaco pasivo en niños aumenta su riesgo de EPOC.

La exposición al humo del tabaco durante la infancia eleva el riesgo de padecer enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) de adulto, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Respirology. El trabajo revela que los niños que están expuestos al humo del tabaco tienen casi el doble de riesgo de desarrollar EPOC en la edad adulta en comparación con niños no expuestos.

En el Hospital Universitario de Haukeland en Bergen, (Noruega), los investigadores examinaron a un grupo de pacientes con EPOC (433) y a otro de sujetos control (325) que participaron en el Estudio de Cohorte de Bergen EPOC durante el período 2006-2009.

Los resultados del estudio coordinador por Ane Johannessen demostraron que la exposición al humo pasivo durante su proceso de crecimiento duplicaba el riesgo de síntomas respiratorios y de EPOC en la edad adulta.

Más en mujeres

El trabajo también analizó las diferencias de género. Según los datos, el riesgo de EPOC en las mujeres expuestas al humo del tabaco durante la infancia es un 1,9 veces mayor que las que no habían estado expuestas. En los varones, este riesgo era de 1,5 a 1,7 veces mayor. En general, la exposición de los menores al tabaquismo pasivo era el factor de riesgo más fuerte para los síntomas de EPOC.

«Los resultados sugieren que el impacto de la EPOC podría reducirse si los niños no hubieran estado expuestos al humo del cigarrillo», señala Johannessen. «Además, indican que los factores que afectan al desarrollo de la función pulmonar en fases tempranas tiene importantes consecuencias a largo plazo para la vida adulta».

Vía: abc

,

Ingresados por consumir embutidos en exceso.

La Dra. Judith Garcia-Aymerich, del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), es la autora principal del estudio, el primero en mostrar los efectos de la ingesta de embutidos en la progresión de la patología.

En declaraciones a ELMUNDO.es reconoce que “desde hace tiempo se publican estudios que han constatado que las personas que comen carnes curadas en exceso tienen más riesgo de desarrollar EPOC. Sabemos que el tabaco es el factor de riesgo más importante de la enfermedad, pero recientemente se ha despertado un especial interés por establecer si ciertos componentes específicos de la dieta pueden jugar un papel en el desarrollo o agravamiento de la patología”.

La EPOC, que se caracteriza por una dificultad del paso del aire por los bronquios, está entre las cinco causas de mortalidad de todo el mundo. En España se estima que mueren más de 18.000 personas cada año por su culpa.

Con 274 pacientes

La nueva investigación, recogida en el último número del ‘European Respiratory Journal’, forma parte del estudio PAC-COPD, (Caracterización Fenotípica y Evolución de la EPOC) que incluye a pacientes reclutados durante su primer ingreso hospitalario en nueve centros sanitarios universitarios españoles entre 2004 y 2006.

A todos los participantes (274) se les realizó un seguimiento durante dos años con el fin de establecer el número de ingresos acontecidos en el periodo de estudio. Y todos, también, rellenaron un cuestionario sobre su dieta (122 ítems, que incluía preguntas sobre el consumo diario de embutidos. Además, se tuvieron en cuenta otros factores, como los síntomas respiratorios, los tratamientos farmacológicos, el estilo de vida o el índice de masa corporal.

“Los datos son claros. Las personas que consumían más de 20 gramos al día (la media de consumo fue de 23 gr) de embutidos tenían más riesgo de ingresar en el hospital por agudización de los síntomas respiratorios. Esta cantidad es bastante elevada y tiene que mantenerse en el tiempo para provocar efectos nocivos”, declara la investigadora catalana.

Leer más

,

EPOC: El exceso de nitritos en la dieta aumenta los riesgos

Además de otros factores de riesgo, como el hábito del tabaco, los médicos e investigadores alertan ahora de que un consumo excesivo en nuestra de este tipo de carnes curadas eleva los riesgos en este tipo de pacientes, lo que conlleva más ingresos hospitalarios.

Los nitritos se emplean para aumentar el periodo de conservación de determinados alimentos como los embutidos (chorizo, salchichón, salami, entre otros), por su efecto conservante y antibacteriano. Aditivos alimentarios que, según constata el estudio realizado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental, Creal, pueden constituir un factor de riesgo si se abusa de su consumo en el caso de los pacientes diagnosticados con la enfermedad respiratoria denominada EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Un riesgo que, al tiempo, conlleva más ingresos hospitalarios al agudizarse los síntomas y que puede aparecer cuando se consumen más de 20 gramos al día de este tipo de alimentos.

La EPOC es una enfermedad que preocupa, sobre todo porque su prevalencia es cada vez mayor entre las mujeres, debido a que cada vez fuman más mujeres y a que el tabaco es doblemente perjudicial para la salud femenina. Las cifras hablan por sí solas. La EPOC provoca cada año la muerte de más de 18.000 personas en nuestro país. Entre los hombres es la quinta causa de mortalidad; la séptima entre las mujeres.

¿Cómo se produce este efecto negativo? Según explican los autores del estudio (bajo el título de Caracterización Fenotípica y Evolución de la EPOC), los nitritos pueden dañar el tejido del pulmón, aumentando los riesgos de inflamación, al generar una especie reactiva de nitrógeno (estrés oxidativo). No es la primera vez que el consumo de este tipo de carnes curadas está en el punto de mira. La novedad de este estudio radica en que por primera vez se han podido demostrar sus efectos en el desarrollo de esta enfermedad (con la hipótesis añadida de si también provocará el mismo efecto en pacientes con asma), con la participación durante dos años de pacientes de los centros hospitalarios de Cataluña, País Vasco y Baleares. Además de la dieta y sus componentes, también se analizaron otras variables como las terapias médicas, el índice de masa corporal y los hábitos de vida.

No se trata de eliminar directamente de nuestra dieta productos de este tipo, sino de comerlos con moderación y de manera ocasional, ya que una dieta sana y equilibrada es la que incluye alimentos de todos los grupos. Es decir, se trata de revisar nuestra dieta y equilibrarla a nuestras necesidades y a nuestro estado de salud. Al tiempo, es muy importante que la dieta vaya acompañada de otros hábitos saludables muy importantes tanto para prevenir problemas respiratorios como aliviar los síntomas, como el dejar definitivamente el tabaco y realizar ejercicio físico de manera regular.

,

Una prueba de 12 euros puede hacer mucho contra la EPOC

Entrevista al Dr. José Luís Izquierdo. Jefe del Servicio de Neumología del hospital de Guadalajara.

La EPOC, o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es un mal progresivo que dificulta en los afectados una función tan básica como es el poder respirar. El 74% de los enfermos no están diagnosticados, porcentaje que podría bajar sensiblemente si se utilizara más una simple aparato cuya utilización solo cuesta 12 euros, el espirómetro. La enfermedad afecta al 10,2% de la población entre 40 y 80 años, y constituye el 10% de las primeras consultas en atención primaria, y entre el 20 y el 30% en las de especializada. En la actualidad, la EPOC es la quinta causa de muerte en España y una de las principales causas de ingreso y gasto hospitalario. Hablamos con el doctor José Luis Izquierdo, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de Guadalajara.

Ustedes alertan de que si no existe una buena política de prevención, la EPOC puede incluso convertirse en la tercera causa de muerte.

 Si no modificamos la tasa de tabaquismo, origen de la enfermedad, la impresión es que siga progresando y que sea la tercera causa en 2020.

 ¿Afecta más a hombres?

En España más a hombres; suele ser aproximadamente el 85%. La previsión es que en 10 o 15 años el número de mujeres supere al de hombres.

 ¿El único factor de riesgo para esta enfermedad es el tabaquismo?

 Hay ciertos factores de riesgo como la inhalación de humo de leña, pero en países en vías de desarrollo. En países desarrollados como España no se puede hablar de EPOC si no es por el tabaco.

¿Cuál es el principal síntoma?

Normalmente, síntomas como la tos y las flemas alertan del síntoma fundamental, que es el ahogo. Los bronquios, aparte de irritarse, empiezan a dañarse, a cerrar, y luego comienza el ahogo, que es realmente lo que hace que la enfermedad sea grave e invalidante. Al principio, el afectado no puede subir dos o tres pisos de escaleras sin ahogarse. Un paciente lo definió muy gráficamente: vive para respirar porque está continuamente con esa sensación que llamamos disnea, realmente angustiosa.

¿Son grandes fumadores o no tienen por qué serlo para tener EPOC?

A partir de entre medio paquete y un paquete al día, durante 15 años, ya podemos tener la enfermedad. Lo que pasa es que, aparte del tabaco, sí es cierto que hay personas que son mucho más resistentes al daño del tabaco y otras mucho más delicadas.

 ¿De qué depende esto?

Fundamentalmente hay una serie de factores genéticos; hay otros pacientes que tienen una predisposición asmática alérgica y que, si fuman, acaban pagando mayor precio que una persona normalel caso es que, incluso fumando lo mismo, no todas las personas responden igual. Lo que sí sabemos es que si a esa persona se lo detectamos con 40 años porque tose, expectora, —que son los síntomas de aviso—, incluso antes de que se ahogue ya ha perdido mucha capacidad respiratoria. Y si le hacemos una espirometría y vemos que empieza a perder su función pulmonar, ya sabemos que es de ese grupo de pacientes que va a ir mal y que si no ponemos las medidas va a acabar en 5, 10, o 15 años con oxígeno, inválido y en una situación catastrófica. El tratamiento de esta enfermedad está muy bien pero la clave está en detectarla precozmente porque después, en una buena parte, es irreversible.

¿Qué puede hacer el médico de atención primaria?

Fundamentalmente, que ante todo paciente fumador mayor de 40 años, que tiene esos síntomas, tiene que hacerle una prueba que vale 12 euros y que se llama espirometría. Y que no se hace, curiosamente. Y es solo soplar. Muchas veces se están gastando en tratamientos o en medidas incorrectas cientos de euros y no se hace esa prueba sencilla que vale 12 euros y que nos dice, primero, si se tiene o no la enfermedad, porque hay muchos pacientes que están etiquetados en esta enfermedad y no la tienen.

¿Algún diagnosticado de EPOC continúa fumando?

Hombre, habrá pacientes que seguirán fumando; yo tengo en la consulta varios pacientes con EPOC que algunos siguen fumando, son pacientes que necesitan una ayuda especial, son enfermos por doble vertiente, por la adicción al tabaco, que incluso sabemos que es especialmente grave en estos pacientes hasta el punto de requerir tratamientos especiales; y por la propia EPOC. Y posiblemente sea un motivo, —si el paciente vemos que quiere pero no puede—, para hacer un doble esfuerzo en el tratamiento de la EPOC y en el tratamiento del tabaquismo, porque también tenemos tratamientos muy eficaces para dejar de fumar

¿Se refiere a los conocidos, pastillas, chicles, parches..?

Sí, eso, con un buen apoyo. Por ejemplo, en la Unidad de Guadalajara tenemos una tasa de abandonos del 40 por ciento después de un año.

Lleva 16 años de jefe de servicio en Guadalajara, ¿cómo ha sido la evolución de los fumadores castellano-manchegos?

No ha cambiado mucho.

¿Ni siquiera con la Ley Antitabaco de 2006?

No, lo que ha mejorado es el ambiente en ciertos entornos, pero la tasa de tabaquismo no. Creo que la ley es un paso adelante, pero no puede cambiar la actitud de un día para otro.Para que un fumador lo deje creo que hay otras medidas mucho más eficaces como es aumentar de forma notable el precio del tabaco. Y la concienciación social.

¿A qué media de edad se inician los menores en el tabaquismo?

Normalmente suele estar entre los 13 y los 15 años. La adolescencia es la diana clave porque es mucho más fácil hacer políticas para que no se inicien en el tabaquismo que hacer estrategias para el abandono.

 ¿Es cierto que coger a tiempo una EPOC disminuye los índices de aparición de cáncer de pulmón?

Lo que se sabe es que el tabaco produce mucho daño, y no solo en la EPOC sino en infarto de miocardio, problemas de riego en las piernas y, por supuesto, cáncer de pulmón.

¿Una esperanza de futuro?

Tenemos tratamientos tremendamente eficaces que han cambiado totalmente la historia de la enfermedad. Hoy mismo lo comentaba con varios colegas, que cada vez ingresan mucho menos los pacientes en nuestros hospitales por EPOC, cada vez viven más; antes se llenaba la sal. Aparte de hacer bien las cosas, la prevención, el diagnóstico precoz y los tratamientos que son muy eficaces. Podemos hacer mucho por estos pacientes, aunque ya tengan la enfermedad.

Autora: María José Muñoz.

Via: abc

,

El tabaco de liar no es más sano

«En ocasiones el humo que llega al fumador pasivo es más tóxico»

De los catorce profesionales que forman el equipo de Neumología del Hospital Universitario Donostia, ninguno fuma. Quizás porque constantemente ven los estragos que causa el tabaco. Su jefe, Javier Laparra, responsable durante años de la Unidad de Tabaquismo, hace balance del primer año de la Ley Antitabaco. Hemos pasado, dice, del disparate de que se fumase en sitios cerrados como el Velódromo a asumir que se puede ver pelota sin fumarse un puro.

Cada vez veo a más gente liando cigarrillos…

Según las estadísticas, ese tabaco ha aumentado un 200% desde 2007. Es más barato y la gente tiene la falsa sensación de seguridad de que está fumando algo más ‘sano’, porque en algunas cajetillas pone que no tiene aditivos… Pero no es así. La gente confunde lo natural con lo sano, que no son sinónimos. No hay nada más natural que una amanita phaloide. La hoja de tabaco, por su propia composición, tiene una serie de sustancias cancerígenas. Otra cosa es consumirla como lo hacían los indios. Es verdad que estimula, que te deja más espabilado, pero si te fumas 20 cigarrillos al día lo que tienes es adicción y mono.Y luego, con el tabaco de liar las caladas son más profundas, lo que puede generar monóxido de carbono en cifras más altas.

– Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), el porcentaje de fumadores pasivos ha descendido del 38% al 21% en cuatro años. Un dato positivo para todos los que se ‘fumaban’ los cigarrillos del vecino.

Así como no hay alcoholismo pasivo, el estar al lado de alguien que fuma es un factor de riesgo fundamental para tener prácticamente todas las enfermedades que provoca el consumo activo. Está estudiado que a veces el humo de la corriente secundaria puede llegar a ser más tóxica porque se quema a diferente temperatura que la que se inhala y los carcinógenos en el ambiente son distintos. De ahí la importancia de proteger la salud, sobre todo la de los menores, que no pueden decidir si quieren estar en determinados ambientes o no.

La Separ dice que más del 50% de los menores de 13 años está sometido al humo en su propia casa.

Hasta hace poco el tabaquismo pasivo en el hogar era más nocivo, porque ahora muchos padres dicen ‘fumamos en el balcón’. Es una forma de asumir que tú eres fumador pero no te gustaría que tus hijos lo fuesen. Luego hay cuestiones como tener un hijo asmático, que es una motivación para dejar el tabaco. Hay cantidad de chiquillos asmáticos que ingresan más porque los padres son fumadores. En la medida en que el tabaco sale de casa, mejoran. Porque aunque se fume en el balcón, vas a medir las concentraciones de monóxido de carbono en esas casas y suelen ser más altas que en las de no fumadores. En invierno hace frío, la puerta está medio abierta…

¿Qué balance hace del primer año de la ley antitabaco? ¿Se ha quedado corta?

La ley es positiva teniendo en cuenta de dónde partíamos, aunque creo que no se han atrevido a meter mano en cuestiones como las sociedades gastronómicas. Son privadas, pero de uso público, porque un socio puede meter a diez amigos que fuman. Se comportan un poco como los hoteles, bares…

El Nou Camp, libre de humos.

Separ ha felicitado al Barça. Yo recuerdo, por ejemplo, en un espacio cerrado como el Velódromo a la gente fumando en las ‘Seis horas de Euskadi’, mientras abajo la gente hacía deporte. Eso era un disparate. Y ahora hemos asumido con total naturalidad que no se puede fumar en el frontón, con la asociación que había entre la pelota y el puro. Antes se fumaba en los autobuses, los maestros en la escuela… Ahora los chavales saben cuál de sus profesores fuma porque huele a tabaco, pero que vean que es una cosa que no se puede hacer en clase, un poco marginal, está bien.

¿Fumar ha dejado de ser algo atractivo?

Ha dejado de ser tan atractivo, pero la industria sigue gastando mucho dinero en unir imágenes, el sex-appeal de fumar, tomar copas, la noche, las vacaciones, el relax, el peso de las mujeres… La industria es un poder fáctico.

Si tan malo es, ¿por qué no lo prohiben?, se preguntan algunos.

Porque no se puede prohibir una cosa que hace el 30% de la población. Sería como la ley seca. Sólo hay un país, que yo sepa, donde por ley no se puede fumar: Bután. La industria tabaquera hace un producto legal con muchos impuestos.

Los fumadores dicen que dejan mucho dinero a las arcas públicas.

Por ley, un mínimo del 70% de precio del tabaco que se vende en Europa son impuestos. ¿Qué hacen las marcas? Rebajar sus propios costes para que el producto final sea muy barato, porque por cada 10% que aumenta el precio, el consumo baja el 4%. Y si bajas el precio, el consumo sube. El fumador lo que ve es que de los 4,20 euros que paga por un paquete 3,50 va al Estado. Eso es así. Imagínate lo barato que es el tabaco. Calculo que el coste del producto será inferior a los 10 céntimos. En 2010, España recaudó 9.500 millones de euros por impuestos de tabaco. Pero solo lo que cuestan seis enfermedades relacionadas con el tabaco, de las más de 25 que hay, se llevan el 80%. Por lo tanto, si eres Hacienda, tienes que pasar lo recaudado a Sanidad para atender a los fumadores.

Mejor dejarlo antes de enfermar. ¿Qué beneficios se perciben?

Si se deja de fumar, uno empieza a saber cómo huelen las cosas. A menos que haya una obstrucción muy severa, la función pulmonar se recupera en relativamente poco tiempo. A partir de un año se equipara el riesgo de cardiopatía isquémica y, partir de los diez, el de cáncer de pulmón… Todo ello sin olvidar que está mal visto y que se asume un riesgo personal. En los Estados Unidos, por ejemplo, en una entrevista de trabajo como sepan que eres fumador es probable que no te cojan. Suelen hacer un test de monóxido de carbono y prefieren a los no fumadores, porque el seguro de vida del fumador es más caro. Además, teóricamente, el no fumador va a dar menos problemas: menos bajas, catarros, posibilidades de hospitalización… Y dentro de poco llegará la medicina del genoma. En Estados Unidos, enviando una muestra de tu saliva por correo, y por 10.000 dólares, te hacen tu genoma. Es la medicina personalizada, preventiva del futuro.

¿Y qué se ve en el genoma?

Las posibilidades que tienes de tener el gen de determinadas enfermedades que hoy por hoy están identificadas. Se sabe que el tabaco activa procesos genéticos que sin fumar no se activarían. Aquí vemos casos. Si eres portador de una anomalía genética lo más probable es que no te pase nada, pero si tienes la anomalía y fumas, es probable que con 50 años tengas un enfisema severísimo, como si tuvieras 75. Hay factores externos, como el tabaco, que contribuyen al deteriorio genético. ¿Por qué hace 20 años no éramos tan pesados con el tabaco? Porque no teníamos el conocimiento de ahora. El tabaco no tiene el ‘margen de seguridad’ del alcohol. El alcohol, con el consumo que hace el 96% de la gente, no provoca adicción. Con el tabaco, solo el 3% de los fumadores son ocasionales. Son la envidia del resto.

Dejar de fumar, ¿por dónde empezar?

Ahora hay más facilidades. Cualquiera tiene un médico de cabecera, una enfermera… en el centro de salud que le puede dar el empujoncito. La sanidad tiene una red tejida para echar una mano. Luego habrá quien diga que los fármacos para dejar de fumar cuestan un dinero, y es cierto, pero también los cigarrillos cuestan.

Autora: ANE URDANGARIN

Via: diariovasco

,

Un año después: menos humo y más salud.

El pasado 2 de enero se cumplió un año de la entrada en vigor de la nueva ley del tabaco en España. Desde su entrada en vigor, los comentarios de opinión a su favor y en contra han ocupado columnas de diarios, minutos en tertulias y noticias de radio y televisión, además de bits en las redes sociales.

En este año que ha transcurrido, hemos apreciado cierto cambio en el discurso de los detractores de la nueva ley. Antes de la ley, sus principales argumentos fueron las potenciales pérdidas económicas del sector hostelero y la falta de apoyo social de la norma. Tras la ley, los argumentos han girado alrededor de la supuesta pérdida de libertad individual del fumador y también del supuesto afán persecutorio de la autoridad sanitaria y de la sociedad en general a los fumadores.

Sin embargo, hemos podido comprobar empíricamente cómo los bares y restaurantes no han tenido que cerrar y tampoco han reducido su clientela. Si bien, el sector hostelero sufre la misma crisis que el resto de la sociedad, los indicadores económicos y de empleo oficiales no muestran el terrible impacto predicho por la patronal hostelera en estos 12 meses sin humo. Además, la aceptación social de la actual norma es elevada, tal y como han demostrado los primeros sondeos y encuestas realizados (el 66% de la población está de acuerdo con la nueva ley). Por otro lado, los datos disponibles de inspecciones y sanciones a los locales del sector de la hostelería muestran un alto cumplimiento de la ley por parte de los dueños de los establecimientos y de los clientes (cercano al 95%). A todo ello ha contribuido que no ha habido dudas sobre cómo se debía aplicar la nueva ley en el sector de la hostelería. Asimismo, los aislados casos de insumisión de algunos hosteleros en las primeras semanas de vigor de la ley han pasado a ser parte del “anecdotario popular”.

En términos de salud, una investigación sobre el impacto de la actual ley del tabaco en el sector de la hostelería realizado por el Grupo de Trabajo sobre Tabaquismo de la Sociedad Española de Epidemiología (GTt-SEE) muestra una reducción de los niveles de humo del tabaco después de la ley superior al 90%, utilizando como indicadores las concentraciones de nicotina ambiental y de partículas respirables de pequeño diámetro (PM2,5). La nueva ley ha conseguido reducir la principal fuente de exposición al humo del tabaco de la población española no fumadora, y particularmente la de los trabajadores de este importante sector (cerca de 1,4 millones de trabajadores, de los cuales aproximadamente el 60% no fuman). Así, estos trabajadores han dejado de estar expuestos al humo del tabaco (agente cancerígeno reconocido por la Organización Mundial de la Salud) en su lugar de trabajo. Esta reducción de la exposición pasiva se traducirá a corto plazo en mejoras de la salud respiratoria y cardiovascular, con una reducción de ataques de asma y de nuevos casos de infarto de miocardio, y a más largo plazo con una disminución de la incidencia de cáncer de pulmón en no fumadores. Asimismo, la venta de cigarrillos disminuyó 17% en el primer año de la ley (alrededor de 600.000 fumadores menos según estimaciones del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo).

Además del evidente beneficio de la actual ley del tabaco sobre la salud de la población, el proceso de cambio de una ley parcial a una ley total es un buen ejemplo a nivel internacional para promocionar medidas libres de humo sin excepciones. Debemos recordar que la anterior ley (Ley 28/2005) fue utilizada, a pesar de sus bondades, como mal ejemplo legislativo para el control del tabaquismo debido a la excepción en la hostelería. Este “modelo español” fue utilizado por la industria tabaquera y hostelera para dificultar el establecimiento de legislación sobre espacios totalmente libres de humo del tabaco en diversos países europeos y latinoamericanos. Por todo ello -ganancias en salud y ejemplo de buena práctica- sería un error retroceder en las medidas de control del tabaquismo en nuestro país en aras de argumentos económicos o de falsas libertades individuales.

No debemos olvidar que el tabaquismo sigue siendo la primera causa de muerte prevenible en España y en el resto de países desarrollados. Queda, por lo tanto, mucho por hacer para prevenir y hacer retroceder la epidemia del tabaquismo. Tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud es necesario seguir protegiendo a los no fumadores del humo del tabaco (especialmente a los menores de edad), proporcionar ayuda a los fumadores para que dejen de fumar y aumentar el precio de todos los productos del tabaco.

Hemos pasado ya un primer año sin humo en bares y restaurantes. Un año en que la ciudadanía española ha mostrado su madurez y apuesta decidida por una sociedad libre de humo del tabaco. La nueva ley en España es un éxito de convivencia y de salud pública. En definitiva, un año sin humo y con más salud.

 José M Martínez-Sánchez y Esteve Fernández son epidemiólogos e investigadores de la Unidad de Control del Tabaquismo del Institut Català d’Oncologia-IDIBELL.

,

Una bicicleta especial ayuda a pacientes con enfermedad pulmonar

NUEVA YORK (Reuters Health) – Una versión modernizada de la primera bicicleta ayudaría a algunas personas con enfisema a moverse con más facilidad.

Un pequeño estudio piloto, publicado en la revista Chest, analizó los efectos de un dispositivo para ayudar a caminar bautizado “dresina moderna”. La dresina inventada en 1817 fue un prototipo sin pedales de la bicicleta actual. Algunos fabricantes están produciendo un dispositivo similar para ayudar a caminar a personas con problemas de movilidad que se colocan en el asiento y sostienen las barras de comando, mientras utilizan los pies para impulsarse contra el piso.

Ya existen recursos para ayudar a caminar a las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una condición que reúne un conjunto de problemas pulmonares que incluyen al enfisema y la bronquitis crónica. Uno es un andador ortopédico llamado Rollator, que consta de cuatro ruedas, un cuadro y barras que las personas empujan mientras caminan. El cuadro tiene una canasta para que los pacientes con EPOC lleven el tanque de oxígeno portátil.

Pero un estudio halló que el 48 por ciento de los pacientes que usan el andador dijeron sentirse “avergonzados” de utilizarlo. Entonces, en el nuevo estudio, los autores evaluaron la dresina moderna versus el andador en 21 personas con EPOC que no podían andar solas y observaron que con la dresina caminaban un poco mejor dentro de un ambiente. En una prueba de seis minutos, caminaron unos 466 metros con la dresina y 383 metros con el andador. El 10 por ciento se sintió avergonzado de usar la dresina y el 19 por ciento tuvo la misma sensación con el andador.

El asiento de la dresina le restaría “carga” al paciente, según explicó el autor principal, Anouk W. Vaes, de CIRO, un centro de Holanda especializado en el tratamiento de la insuficiencia orgánica crónica. Vaes explicó que la dresina también proporcionaría un “centro de gravedad más estable”, lo que lograría un patrón de andar más efectivo que el del andador ortopédico. Pero todavía queda por ver si será el dispositivo de elección de los pacientes con EPOC. Aunque los participantes eran menos propensos a decir que los avergonzaba usar el dispositivo similar a una bicicleta, en realidad tendían a utilizar el andador. Dieciséis de los 21 pacientes preferían utilizar el andador a diario, pero ocho optaban por la dresina.

Vaes explicó que algunos se sentían con menos equilibrio y seguridad en la dresina de dos ruedas que en el andador de cuatro ruedas. “Esto disminuiría con el uso prolongado, pero todavía no se comprobó”, dijo. El uso de la dresina no está tan generalizado entre los pacientes con EPOC como el andador, del que se comercializan varios modelos en Holanda. Una desventaja del dispositivo es su costo, que es cinco veces mayor que el de un andador Rollator, según los autores. La dresina utilizada en el estudio cuesta 520 euros o unos 680 dólares.

Para Vaes, se necesitan estudios más grandes para confirmar la mejoría que produce la dresina al caminar. Con su equipo la está comparando con el Rollator al aire libre, donde los pacientes la utilizan en la vida real. Ningún autor declaró conflictos de interés en la realización del estudio.