Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España - Última actualización 03/2021

Caso clínico

Persistencia del infradiagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica: a propósito de un caso

Descripción 

Motivo de la consulta

Se examina el caso de una mujer de 65 años que había ingresado en marzo de 2020 por neumonía bilateral por coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2) e insuficiencia respiratoria aguda parcial asociada. Con el fin de valorar la evolución de la neumonía, es derivada a la consulta de neumología. Allí, la paciente refiere disnea de grado 2 en la escala modificada del Medical Research Council (mMRC) durante los dos últimos años, e infecciones respiratorias anuales que precisan tratamiento antibiótico ambulante y uso esporádico de terapia con inhaladores.

Antecedentes

Exfumadora desde hace 20 años de 40 cigarrillos al día con un índice tabáquico (IT) de 60. Sus antecedentes médicos son hipertensión arterial, dislipidemia, diabetes mellitus de tipo 2, dos episodios de trombosis venosa profunda, cardiopatía isquémica con función ventricular conservada y depresión.

Enfermedad pulmonar. Diagnóstico y tratamiento

Ante la sospecha clínica de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se le realiza espirometría con test broncodilatador y difusión (fig. 1) que muestra una obstrucción moderada irreversible al flujo aéreo, con una disminución leve de la difusión. La tomografía computarizada de tórax muestra signos de enfisema centrolobulillar más evidentes en los lóbulos superiores (fig. 2) sin patrón intersticial asociado (fig. 3).

Ante estos hallazgos, la paciente es diagnosticada de EPOC moderada de fenotipo enfisema y se inicia tratamiento inhalador con antagonista muscarínico de larga duración. En caso de que no experimentara mejoría clínica, se pautaría tratamiento con doble broncodilatador añadiendo un agonista b2 de larga duración.

Discusión

La EPOC es una enfermedad infradiagnosticada, con una elevada morbimortalidad y que supone un problema de salud pública de gran magnitud. Los síntomas principales son disnea, tos y expectoración1. Entre los principales factores de riesgo se cuentan la exposición tabáquica y el envejecimiento. De hecho, en España, el aumento de la esperanza de vida de la población así como la incorporación de la mujer al hábito tabáquico están produciendo un cambio epidemiológico y un incremento de las enfermedades como la EPOC. Los pacientes con esta afección presentan con más frecuencia que la población general otros procesos patológicos asociados que interactúan entre sí y dificultan el diagnóstico y el tratamiento2.

El diagnóstico debe comenzar por la sospecha clínica: ha de tenerse en cuenta en todas las personas adultas con exposición a factores de riesgo, básicamente el hábito tabáquico (con una exposición equivalente a un IT de 10 o más), que padecen tos crónica acompañada o no de esputo o disnea. Por lo general, el paciente es, o ha sido, fumador durante un tiempo prolongado1. La espirometría forzada es la prueba de referencia: se considera que existe obstrucción al flujo aéreo si el cociente entre el volumen espiratorio máximo en el primer segundo y la capacidad vital máxima tras broncodilatación es inferior a 0,73. Por otra parte, resulta fundamental realizar estudios epidemiológicos y espirometrías a la población con vistas a establecer la magnitud del problema y comparar la EPOC con otras enfermedades crónicas. Las mujeres se ven más afectadas que los hombres por el infradiagnóstico (hasta 1,27 veces). En un trabajo que extrapolaba los datos del estudio EPISCAN, se estimó que en España habría entre la población femenina con edades de entre 40 y 80 años 628102 mujeres con EPOC, de las cuales 540 168 aún estarían sin diagnosticar4. La percepción general de los médicos frente a las mujeres con síntomas respiratorios ante las que cabe sospechar de EPOC debe mejorar; en efecto, el desarrollo de acciones informativas y divulgativas sobre la importancia y sobre las características diferenciales de esta enfermedad en mujeres permitiría reducir el infradiagnóstico y su infratratamiento.

Por lo demás, resulta llamativo una vez más que tantos casos de pacientes como el que nos ocupa, con una elevada carga tabáquica y con comorbilidades cardiovasculares, no sean derivados previamente a la consulta de neumología para descartar EPOC. Y es que a día de hoy se sigue sin pensar en esta entidad en pacientes con una alta sospecha clínica, y menos aún si se trata de mujeres.

Bibliografía

  1. Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Versión 2017. Arch Bronconeumol. 2017;53(Supl 1):1-64.
  2. Soriano JB, Miravitlles M. Datos epidemiológicos en España. Arch Bronconeumol. 2007;43:2-11.
  3. Monteagudo M, Rodríguez-Blanco T, Parcet J, Peñalver N, Rubio C, Ferrer M, et al. Variabilidad en la realización de la espirometría y sus consecuencias en el tratamiento de la EPOC en Atención Primaria. Arch Bronconeumol. 2011;47:226-33.
  4. Ancochea J, Miravitlles M, García-Río F, Muñoz L, Sánchez G, Sobradillo V, et al. Infradiagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en mujeres: cuantificación del problema, determinantes y propuestas de acción. Arch Bronconeumol. 2013;49:223-29.

ANA ROCA NOVAL, ROCÍO GARCÍA GARCÍA Y LAYLA DIAB CÁCERES

Servicio de Neumología. Hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid.

Además, en la revista...

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos