Caso clínico

Infección crónica en enfermedad pulmonar obstructiva crónica con bronquiectasias

Introducción Caso Clínico: Infección crónica en EPOC con bronquiectasias

La presencia de bronquiectasias (BE) en los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) con bronquitis crónica y agudizaciones repetidas debe tenerse muy en cuenta por su negativo impacto sobre la supervivencia y la evolución de la enfermedad.

Descripción del caso

Se describe el caso de un varón de 79 años que había trabajado como soldador. Es exfumador desde hace más de 10 años, con un índice de consumo de cigarrillos acumulado superior a 50 (equiv. a 1 paq./día × 50 años). Se mantiene autonómo para las actividades de la vida diaria. Entre sus antecedentes patológicos figuraba una artritis reumatoide seropositiva en tratamiento con 4 mg de prednisolona diarios. Tiene fibrilación auricular en tratamiento con heparina de bajo peso molecular, y en 2002 se sometió a prostatectomía radical a resultas de un adenocarcinoma.

Fue diagnosticado de EPOC por infecciones respiratorias recurrentes y espirometría compatible en 2004 (capacidad vital máxima [FVC]: 2,38 L [67 %]; volumen espiratorio máximo en el primer segundo [FEV1]: 1,32 L [53 %]; cociente FEV1/FVC: 53,2 %; FEF25-75 %: 0,49 L/s [26 %]); prueba broncodilatadora, negativa. Se encuentra en tratamiento con la combinación indacaterol-glicopirronio 85/43 µg cada 24 horas y budesonida 400 µg cada 12 horas.

El paciente ingresa en el hospital después de haber consultado en urgencias por presentar deterioro del estado general y empeoramiento de la clase funcional respiratoria en la última semana junto a malestar abdominal, diarrea y, en las últimas 24 horas, expectoración purulenta.

La exploración física detectó, en la auscultación respiratoria, espiración alargada con sibilantes dispersos, así como crepitantes húmedos en ambas bases pulmonares; y en la auscultación cardíaca, tonos arrítmicos, con una frecuencia cardíaca de 120 lpm.

En la analítica de ingreso presentaba leucocitosis (14520 céls./mL), y la gasometría arterial revelaba discreta alcalosis (pH: 7,5) con pO2 de 65 mmHg y pCO2 de 35 mmHg. La radiografía de tórax no mostraba condensaciones parenquimatosas.

El cultivo de esputo fue positivo para Pseudomonas aeruginosa (PA) sensible a los antibióticos testados (entre ellos, el ciprofloxacino); esta fue la opción seleccionada para el tratamiento, con correcta evolución y resolución de la clínica. La tomografía computarizada mostró BE bibasales con infiltrados peribronquiales y signos de infección activa (fig. 1).

Discusión

Las BE son cada vez más frecuentes no solo en la EPOC1., sino también en la población general. La mayor longevidad de la población y la cronicidad de las patologías respiratorias, a las que se añade la notable fiabilidad de las técnicas actuales de diagnóstico mediante la imagen, están dando lugar a un número creciente de diagnósticos de BE2.. Además, la prevalencia de estas resulta mayor cuanto peor es la función respiratoria en la EPOC3. Su diagnóstico radiológico se asocia a un mayor número de infecciones y de ingresos hospitalarios por este motivo4.. La concurrencia de estas circunstancias convierte a las BE en un factor pronóstico muy relevante en la EPOC5.

La infección crónica por microorganismos potencialmente patógenos (MPP) supone un factor determinante en la evolución de la enfermedad. En concreto, la aparición de PA en cultivos repetidos se asocia a un empeoramiento de la calidad de vida, a un aumento del número y gravedad de las agudizaciones de tipo infeccioso y a un peor pronóstico de la enfermedad6..

Por ello, el aislamiento de este germen en cultivos de esputo debe ser un serio motivo de alerta que requiere tratamiento específico. Dicho tratamiento se basará en la administración prolongada de antibióticos ante la aparición de alguna de las siguientes situaciones: colonización intermitente o crónica por PA, agudizaciones repetidas (según la normativa de la British Thoracic Society, al menos dos agudizaciones al año con necesidad de tratamiento antibiótico sistémico), recaídas tempranas, ingresos hospitalarios o deterioro acelerado de la función pulmonar (en estos últimos cuatro casos, independientemente del MPP que provoque la situación)7..

Bibliografía

  1. Martínez-García MA, De la Rosa Carrillo D, Soler-Cataluña JJ, Donat-Sanz Y, Serra PC, Lerma MA, et al. Prognostic value of bronchiectasis in patients with moderate-to-severe chronic obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med. 2013;187:823-31.
  2. Naidich DP, McCauley DI, Khouri NF, Stitik PP, Siegalman SS. Computed tomography of bronchiectasis. J Comput Assist Tomogr. 1982;6:437-44.
  3. Patel IS, Vlahos I, Wilkinson TM, Lloyd-Owen SJ, Donaldson GC, Wilks M, et al. Bronchiectasis, exacerbation indices, and inflammation in chronic obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med. 2004; 170:400-7.
  4. Martínez-García MÁ, Soler-Cataluña JJ, Donat Sanz Y, Catalán Serra P, Agramunt Lerma M, Ballestín Vicente J, et al. Factors associated with bronchiectasis in patients with COPD. Chest. 2011;140:1130-7.
  5. Goeminne PC, Nawrot TS, Ruttens D, Seys S, Dupont LJ. Mortality in noncystic fibrosis bronchiectasis: a prospective cohort analysis. Respir Med. 2014;108: 287-96.
  6. Hernández C, Abreu J, Jiménez A, Fernández R, Martín C. Pulmonary function and quality of life in relation to bronchial colonization in adults with bronchiectasis not caused by cystic fi Med Clin (Barc). 2002;118:130-4.
  7. Martínez García MA, Maiz Carro L, Catalán Serra P. Tratamiento de las bronquiectasias no debidas a fibrosis quística. Arch Bronconeumol. 2011;47:599-609.

Compartir:

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos