Caso clínico

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica y tabaquismo en bajas dosis.

Caso Clínico. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica y tabaquismo en bajas dosis.

Presentamos el caso de un varón de 71 años con antecedentes de hipertensión arterial, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) de fenotipo agudizador de alto riesgo1 y bronquiectasias. Exfumador de 40 cigarrillos al día con un índice tabáquico de 90, es independiente para afrontar las actividades básicas de la vida diaria.

El paciente acude a consulta de Neumología refiriendo disnea progresiva sin tos ni expectoración a pesar de tratamiento con broncodilatadores de tipo LABA (agonistas β2 de acción prolongada) y LAMA (antagonistas muscarínicos de larga duración), en este caso bromuro de glicopirronio 50 µg y maleato de indacaterol 110 µg, y corticoide inhalado.

Aporta pruebas funcionales respiratorias posbroncodilatadoras con los siguientes valores: FVC (capacidad vital máxima), 2880 mL-69 %; FEV1 (volumen espiratorio máximo en el primer segundo), 1380-42%; FEV1/FVC, 0,47.

La analítica de sangre no revela signos de infección y la radiografía de tórax (fig. 1) es similar a otras anteriores.

Se revisa el cumplimiento terapéutico y la técnica inhalatoria, que aparece correcta, por lo que se le interroga sobre otros factores que podrían estar condicionando la persistencia de los síntomas, entre ellos el tabaquismo; así, se detecta que, aunque se considera a sí mismo como exfumador, ante la pregunta directa sobre si consume algún cigarrillo, refiere que continúa fumando diariamente «2 o 3 cigarrillos».

Dado que uno de los aspectos a mejorar del tratamiento es la deshabituación tabáquica2, se le practicó una intervención sobre el tabaquismo. Como afirmaba que fumaba siempre en momentos puntuales de estrés, se le recomendó el uso de espray de nicotina, que sustituiría a los cigarrillos, y se le prestó además apoyo psicológico.

En la primera consulta de revisión, el paciente continuaba fumando y no había llegado a iniciar el tratamiento; por ello, se le volvió a practicar una intervención conductual en la que se le insistió en la necesidad de la deshabituación tabáquica completa y se le explicó la relación del tabaquismo con su enfermedad.

En la siguiente cita, 15 días después, había iniciado dicho tratamiento y, si bien se quejaba del sabor desagradable del fármaco, lo usaba con buenos resultados y había sustituido todos los cigarrillos por este. Dos meses después, continúa utilizando el espray, no de forma diaria, y refiere mejoría de la disnea por la que había acudido a consulta.

Es importante señalar que un considerable número de pacientes con EPOC continúan fumando1, por lo que hay que preguntarles sobre su hábito tabáquico de forma directa y en cada una de las consultas, ya que los fumadores en bajas dosis tienden a considerarse a sí mismos no fumadores3; en ocasiones, creen que la disminución del consumo es suficiente para evitar los efectos nocivos del tabaco y no son conscientes de que también el tabaquismo en bajas dosis constituye un riesgo para su salud4,5.

Se debe transmitir que la deshabituación tabáquica tiene que ser completa y complementarse con soporte psicológico y tratamiento farmacológico.

Bibliografía

1. Miravitlles M, Soler-Cataluña JJ, Calle M, Molina J, Almagro P, Quintano JA, et al. Spanish Guidelines for Management of Chronic Obstructive Pulmonary Disease (GesEPOC) 2017. Pharmacological Treatment of Stable Phase. Arch Bronconeumol. 2017;53(6):324-35.

2. Jiménez-Ruiz CA, Riesco Miranda JA, Altet Gómez N, Lorza Blasco JJ, Signes-Costa Miñana J, Solano Reina S, et al. Tratamiento del tabaquismo en fumadores con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Arch Bronconeumol. 2013;49(8):354-63.

3.  Shiffman S, Tindle H, Li X, Scholl S, Dunbar M, Mitchell-Miland C. Characteristics and smoking patterns of intermittent smokers. Exp Clin Psychopharmacol. 2012;20(4):264-77.

4. Bjartveit K, Tverdal A. Health consequences of smoking 1-4 cigarettes per day. Tob Control. 2005;14(5): 315-20.

5. Prescott E, Scharling H, Osler M, Schnohr P. Importance of light smoking and inhalation habits on risk of myocardial infarction and all cause mortality. A 22 year follow up of 12 149 men and women in The Copenhagen City Heart Study. J Epidemiol Community Health. 2002;56(9):702-6

Compartir:

¿Eres un profesional sanitario?

Esta área contiene información dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos