,

Tres de cada diez pacientes tratados por EPOC no sufren esta enfermedad.

Estudios

El doctor José Luis Izquierdo incide en la importancia de hacer un diagnóstico diferencial, porque no se debe tratar igual a un bronquítico crónico que a un enfisematoso pulmonar.

Cada paciente es un mundo y en el caso de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) mucho más. De hecho, el 30 por ciento de las personas tratadas por esta patología en realidad no la tienen, según explicó ayer José Luis Izquierdo, jefe del Servicio de Neumología del Hospital General de Guadalajara, en el marco del IV Congreso de la Sociedad Castellano Manchega de Patología Respiratoria (Socampar), que reúne a más de 80 profesionales. Y, para más inri, cuatro de cada diez salen de las consultas de Neumología sin haber sido sometidos a una espirometría.

En este sentido, el experto incidió en el mal manejo de una enfermedad incapacitante, «tanto por exceso como por defecto» y expuso los criterios a seguir para llegar al diagnóstico más acertado en base a tres fenotipos: mixto (asma bronquial y EPOC), bronquitis crónica y enfisema pulmonar. Así, por ejemplo, mientras los pacientes que responden al último sufren más de osteoporosis (disminución de la masa ósea), «en los bronquíticos hay que estar atentos a las enfermedades cardiovasculares como la diabetes». Por su parte, los enfisematosos presentan una mayor disnea (sensación de falta de aire).

Via: latribunadeciudadreal