Se puede reducir la mortalidad por cáncer de pulmón.

1.858 lecturas

Se puede reducir la mortalidad por cáncer de pulmón.

Estados Unidos publica la primera guía oficial que recomienda el cribado mediante TAC para reducir la mortalidad por cáncer de pulmón. La Universidad de Navarra lleva 12 años practicándolo.

Una red que agrupa a los 21 centros hospitalarios estadounidenses punteros en el tratamiento del cáncer (NCCN, por sus siglas en inglés) ha publicado recientemente la primera guía oficial que recomienda el cribado mediante un TAC torácico en personas con alto riesgo de sufrir cáncer de pulmón, como medida para reducir las muertes por esta enfermedad.

En este sentido, cabe recordar que la Clínica Universidad de Navarra participa desde hace 12 años en un estudio internacional de detección precoz de cáncer de pulmón utilizando el TAC torácico o escáner de baja radiación. Los resultados de dicho estudio, denominado I-ELCAP (International Early Lung Cancer Action Program), demuestran que “entre el 80 y el 85% de los tumores detectados con esta técnica se encuentran en el estadio 1 o fase inicial, cuando lo habitual es que el 85% de estos tumores sean hallados en los estadios 3 ó 4, ya que la enfermedad no suele producir síntomas hasta que está avanzada, fases en las que la curación es más difícil.

Por otro lado, el 85% de los pacientes con cáncer de pulmón que hemos diagnosticado con nuestro programa de detección precoz sigue vivo a los 10 años”, según explica el doctor Javier Zulueta, director del Departamento de Neumología de la Clínica Universidad de Navarra.

Reducción de la mortalidad en más de un 20%

En cuanto a la guía publicada en Estados Unidos, su recomendación viene derivada por los resultados de un programa de detección precoz de la enfermedad, denominado National Lung Screening Trial (NSLT). Sus conclusiones indican que las pruebas mediante tomografía computarizada de baja dosis supusieron una reducción del 20,3% de la mortalidad vinculada al cáncer de pulmón.

“Estos datos demuestran los beneficios del cribado mediante el TAC torácico de baja radiación y validan los resultados del I-ELCAP, según los cuales el 80% de los tumores de pulmón pueden detectarse con esta técnica en el estadio 1, cuando la enfermedad tiene más posibilidades de curación”, afirma el doctor Zulueta.

El estudio NSLT fue promovido por la National Cancer Institute, organismo gubernamental norteamericano, y se realizó en 58 centros hospitalarios entre 2002 y 2010. Según apunta el doctor Zulueta, los resultados del NSLT desmontan parte de las dudas respecto a los obtenidos en el programa I-ELCAP. “Se trata de un estudio en el que los participantes se asignaron de manera aleatoria a dos formas de cribado anual (mediante radiografía de tórax convencional o mediante TAC de baja dosis de radiación).

Además, es el estudio más grande llevado a cabo hasta ahora sobre detección de cáncer de pulmón, ya que han participado más de 50.000 pacientes. El estudio I-ELCAP, por el contrario, no comparaba a dos grupos, sino que todos los participantes se sometieron a pruebas de detección precoz mediante TAC de baja dosis de radiación.

El método empleado por I-ELCAP permitió demostrar que el uso del TAC de tórax resulta eficaz en un porcentaje elevado de detección en fases tempranas del cáncer, mientras que el método del NLST permitió demostrar que el empleo del TAC disminuye la mortalidad por cáncer de pulmón”.

El estudio acalla algunas críticas sobre la efectividad del cribado Por otro lado, señala el especialista de la Clínica Universidad de Navarra, estos resultados restan fuerza a los argumentos que cuestionaban la efectividad del TAC de tórax para la detección precoz. “Una de las discusiones se refiere a que la prueba conlleva en ocasiones un exceso de diagnóstico. Hay nódulos detectados que, aunque no se eliminen, pueden no causar la muerte del paciente, pero el estudio ha demostrado que no son más del 10%”.

Otro de los motivos que cuestionan el cribado se centra en el “daño que pueda suponer la radiación, algo muy discutible porque es un TAC de baja radiación, no uno convencional. La radiación recibida con uno de estos TAC es menor que la dosis a la que estamos expuestos habitualmente en un año”, aclara el doctor Zulueta.

Igualmente, añade, se cuestiona los posibles daños derivados de realización de pruebas invasivas, “pero el NSLT ha acallado esta crítica porque el daño por las punciones tuvo una incidencia muy baja”.

Via: Ayalasalud

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Última actualización del Web: 12/03/2017 Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

Descárgate la Nueva Guía

Cómo publicar Artículos en Revistas Biomédicas de impacto.

Una Guía fácil y práctica para evitar los rechazos.

Adaptado para especialistas de Aparato Respiratorio

Dra. Marta Pulido

imatge petita

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?