“Manejo Diagnóstico y Terapéutico de las comorbilidades en la EPOC”. Los primeros protocolos en EPOC.

3.623 lecturas

“Manejo Diagnóstico y Terapéutico de las comorbilidades en la EPOC”. Los primeros protocolos en EPOC.

Expertos del Grupo EPOC de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) han elaborado los protocolos “Manejo Diagnóstico y Terapéutico de las comorbilidades en la EPOC”, que por primera vez establece unas pautas clínicas en el abordaje de las comorbilidades en la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Para la realización de estos protocolos, “partimos de una revisión exhaustiva de la bibliografía médica intentando identificar los problemas que acompañan a cada una de esas comorbilidades en la elaboración del protocolo”, según ha explicado el doctor Jesús Díez Manglano, coordinador de los Protocolos y del Grupo de EPOC de la Sociedad Española de Medicina Interna además de médico especialista del Servicio de Medicina Interna del Hospital Royo Villanova, Zaragoza.

En cuanto a la metodología, el doctor Díez Manglano ha señalado que “primero nos fijamos en cuál era la prevalencia, la frecuencia con la que aparecía cada uno de los problemas; se analizaron los mecanismos por los que se producían y con qué factores se asociaba cada una de las comorbilidades en los pacientes con EPOC. Y, a partir de ello, elaboramos unas recomendaciones y un protocolo de actuación”.

Según señalan los protocolos, la presencia de otras enfermedades en los pacientes con EPOC empeora el pronóstico de éstos, tanto a medio como a largo plazo: “la supervivencia es menor en los pacientes con EPOC con otras enfermedades, y viceversa. La EPOC empeora el pronóstico de otras patologías como la cardiopatía isquémica. Las principales causas de mortalidad en los pacientes con EPOC leve son el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares. La comorbilidad se ha asociado a un mayor riesgo de hospitalización y de mortalidad, siendo mayor en los pacientes con peor función pulmonar”.

La importancia del diagnóstico de las comorbilidades.

Los protocolos elaborados por SEMI destacan la necesidad, entre otras, de valorar parámetros que permitan la búsqueda activa y control de las comorbilidades más habituales e importantes asociadas a la EPOC que, reducen la calidad de vida de los pacientes.

Trabajos recientes están poniendo de manifiesto la alta prevalencia de otras patologías. El estudio ECCO , realizado en los servicios de medicina interna españoles en pacientes con EPOC que ingresaron por exacerbación aguda, evidenció la presencia de Hipertensión arterial (HTA) en el 55% de los pacientes, de diabetes mellitus (DM) en el 29,5%, de insuficiencia cardíaca en el 27%, de cardiopatía isquémica en el 17%, de enfermedad arterial periférica en el 13%, de neoplasia en el 9,8% y de osteoporosis en el 9,7%, entre otras, con una media de 3,6 enfermedades crónicas asociadas a la EPOC. Estos datos hacen que se hable de la EPOC como enfermedad sistémica y de estos pacientes como pluripatológicos.

Sobre la EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una de las principales causas de muerte y discapacidad en todo el mundo y tiene un impacto físico y emocional significativo en las personas que la padecen. Cuando la EPOC progresa aparece la disnea que conlleva una disminución de la función pulmonar y se convierte en una causa importante de discapacidad y ansiedad. Acompañada de síntomas que desencadenan temor, frustración, aislamiento y depresión en los pacientes.

Según las estimaciones más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualmente más de 210 millones de personas conviven con la EPOC y se estima que pueda convertirse en la tercera causa de muerte mundial en 2030 . Además estos pacientes a menudo presentan otras comorbilidades graves como cardiopatías, diabetes, osteoporosis y depresión, lo que dificulta aún más el tratamiento concomitante de la EPOC y de estas enfermedades.

Debido al carácter crónico de la enfermedad y a sus síntomas incapacitantes, la EPOC también puede suponer una carga significativa para las personas que cuidan de amigos o familiares afectados por esta enfermedad. El diagnóstico precoz y una intervención terapéutica adecuada después de una exacerbación son esenciales para la recuperación rápida de los pacientes y la mejoría de su calidad de vida.

Vía: discapnet

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Última actualización del Web: 2/05/2017 Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?