Los corticoides inhalados que administran un tamaño de partícula extrafina podrían proporcionar beneficios para el paciente con asma de control difícil.

2.757 lecturas

Los corticoides inhalados que administran un tamaño de partícula extrafina podrían proporcionar beneficios para el paciente con asma de control difícil.

Hoy en día, el 95% de los pacientes con asma responde bien al tratamiento habitual porque lo cumplen diariamente y lo llevan a cabo de forma correcta. En cambio, existe un porcentaje de pacientes que pese a cumplir con él su asma es más rebelde y no alcanzan un control adecuado con el tratamiento óptimo. Son los denominados pacientes con asma de control difícil (ACD) y en España se registran entre 200.0000 y 500.000 entre niños y adultos.

El Dr. Vicente Plaza, director del Servicio de Neumología del Hospital de Sant Pau de Barcelona y director del Programa de Investigación Integrada de ASMA en la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), explica que “es una variante de enfermo, más que de asma. Es más común en adultos que en niños y a pesar de que no hay un perfil tipo de paciente con ACD, sí que hay algunas variantes que la hacen más frecuente. Por ejemplo, las personas con intolerancia al ácido acetilsalicílico tienen algo más de probabilidad de padecer este asma más grave y más difícil de controlar”.

“En la actualidad, se están investigando nuevos fármacos dirigidos a estos pacientes. Se trata de corticoides inhalados que administran un tamaño de partícula extrafina, lo que podría proporcionar efectos beneficiosos para estos pacientes al desinflamar mejor los bronquios más distales, al alcanzar mejor las partículas extrafinas dicha zona, tal y como apuntan algunas publicaciones científicas”, asegura el Dr. Plaza. Asimismo, aclara que “cuando las vías bronquiales están muy inflamadas, los inhaladores que generan moléculas normales hacen que estas queden retenidas en las grandes vías y lleguen mal, por lo que estaríamos hablando de un gran avance”.

Los expertos que se reúnen en ambos talleres debaten también sobre la importancia de adiestrar al paciente antes de que comience su tratamiento con el inhalador. “En España, aunque existen excepciones, los médicos que los prescriben muchas veces no conocen bien cómo funcionan. Se trata de un tema complejo porque no se puede hacer una prescripción de un inhalador si no se acompaña de un adiestramiento correcto y, por desgracia, tanto en España como fuera de ella esto no se produce”, apunta el Dr. Plaza, quien destaca la importancia de celebrar encuentros como estos para ayudar a paliar el desconocimiento de los profesionales. “Todo lo que se haga para mejorar la docencia y la formación es bien recibido”.

Ejecutar e interpretar la espirometría desde Atención Primaria

El asma y la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) son las principales enfermedades respiratorias obstructivas. La manera de diagnosticarlas es a través de la espirometría, considerada la base de la neumología. Tal y como apunta el Dr. Plaza, “en el mundo de la Atención Primaria es bastante común encontrar a profesionales que todavía no tienen una buena formación en la ejecución e interpretación de las espirometrías, lo que trae consigo una mayor complicación a la hora de manejar a pacientes con estos problemas”. En su opinión, “su papel es muy importante porque están más cerca de la persona sana o con riesgo de enfermar. A través de ellos, se podrían prevenir el asma y la EPOC e incluso identificarlas, diagnosticarlas y tratarlas de forma precoz”.

 Teniendo en cuenta que la espirometría sirve para diagnosticar estas enfermedades, es vital que desde Atención Primaria se sepa manejar. La técnica consiste en soplar a través de un tubo que está conectado a un sistema inteligente, y según la fuerza con la que se sopla dentro del aparato se puede determinar si hay una merma o no de la capacidad del flujo aéreo. “La gente con problemas obstructivos necesita más tiempo para vaciar todos los pulmones”, añade el Dr. Plaza.

En España, 5.000.000 millones de personas padecen asma y un 10% de los varones mayores de 40 años, presenta EPOC. “Sabiendo el perfil de los pacientes con EPOC todos los varones fumadores y mayores de 40 años deberían realizarse una espirometría, pero hoy en día no se hace”, aclara este especialista.

Vía: noticiasmedicas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?