Las señales de alarma de la EPOC.

1.978 lecturas

Las señales de alarma de la EPOC.

Tos, flemas, fatiga. Muchos fumadores tienen estos síntomas, pero pocos se deciden a consultar a su médico. No se suele dar importancia a la «tosecilla del fumador», pero la realidad es que detrás de estas señales de alarma puede estar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), que afecta a más de dos millones de personas en España y provoca el fallecimiento de 18.000 cada año.

«Comienza con tos y flemas y según se va produciendo la obstrucción de los bronquios aparece la sensación de ahogo», explica a ABC el doctor Salvador Díaz Lobato, neumólogo en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid y coordinador de pacientes en la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica -Separ-, que recomienda consultar con el médico si se es fumador o exfumador y se sufren estos síntomas.

La única manera de diagnosticar esta enfermedad es que el paciente se someta a una espirometría. «El gran problema en la Epoc es que el oxígeno entra con facilidad pero tiene mucha dificultad para salir del pulmón, que se va llenando de aire que no vale», señala el experto.

En los últimos años, ha pasado de ser la quinta enfermedad más mortal en el mundo a ocupar la tercera posición, según el ranking de la prestigiosa revista médica «The Lancet». Un incremento que el doctor Díaz Lobato achaca al aumento de las mujeres fumadoras y a un inicio cada vez más temprano de los jóvenes en el tabaquismo. «Las mujeres tienen una mayor predisposición genética a padecer Epoc. », advierte.

De hecho, en consulta, los especialistas están observando un cambio en el perfil del enfermo. «Estamos viendo a gente mucho más joven con estados más graves. Hace diez años lo habitual era encontrarte a un hombre de más de 65 años y ahora puedes ver a una mujer de 48 años con un grado muy avanzado de la enfermedad», relata el neumólogo.

Lo primero, en cuanto se diagnostica la Epoc, es abandonar el tabaco. El daño ya hecho es irrecuperable, pero para que no vaya a más, el paciente tendrá que hacer uso de broncodilatadores y prácticar ejercicio físico. «En pocas enfermedades el ejercicio tiene tanto impacto como en la Epoc. Cuanto más se mueva el paciente menos fatiga sufrirá y viceversa», explica el doctor, que recomienda caminar una hora todos los días o apuntarse a la bicicleta estática.

Aunque en más de un 80% de los casos está causada por el tabaco, hay otros dos factores que pueden provocarla: el déficit de alfa-1 antitripsina, una condición genética que se caracteriza por unos niveles en la sangre muy bajos o inexistentes de esta proteína, o por la inhalación crónica de sustancias dañinas para el pulmón como la leña o el carbón en combustión.

Autora: Cristina Garrido

Vía: abc.es

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Última actualización del Web: 12/03/2017 Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

Descárgate la Nueva Guía

Cómo publicar Artículos en Revistas Biomédicas de impacto.

Una Guía fácil y práctica para evitar los rechazos.

Adaptado para especialistas de Aparato Respiratorio

Dra. Marta Pulido

imatge petita

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?