La vuelta al cole aumenta las hospitalizaciones de niños con asma.

2.440 lecturas

La vuelta al cole aumenta las hospitalizaciones de niños con asma.

Los ingresos hospitalarios de los niños que padecen asma suelen aumentar en septiembre de entre el 20 y el 25 por ciento como consecuencia del inicio escolar, según ha explicado la médico adjunto del servicio de Pediatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y encargada de la sección de Neumología Pediátrica de este centro, Adelaida Lamas.

Este hecho provoca, a su vez, que los niños pierdan de entre dos a cinco días de clase y, por consiguiente, que muchos padres deban faltar a sus puestos de trabajo para atenderles. Por tanto, otro de los graves inconvenientes que tiene esta patología es el aumento del gasto sanitario tanto para la familia como para el Estado.

Y es que, una de las principales causas del repunte de las crisis asmáticas en septiembre es que durante el verano la mayor parte de los pacientes no suele tomar la medicación, dado que en esta época los síntomas son mucho menores. Este hecho provoca que, al inicio del curso escolar los niños sean más susceptibles de padecer cualquier infección u otra causa que desencadene una exacerbación asmática.

“Las posibilidades de transmisión son mayores con el inicio del colegio o de la guardería, lo que favorece el mayor contacto entre los niños con capacidad posterior de transmitirlo a sus familiares”, ha comentado Lamas. Y es que, según ha apostillado, los menores introducen en su entorno familiar las infecciones por rinovirus “tres veces más” que los adultos.

En este sentido, el otorrinolaringólogo en la Unidad de Rinología del Servicio de ORL del Hospital Universitario de Ramón y Cajal (Madrid), Claudio Fragola, ha avisado de la importancia que tiene tratar también la rinitis ya que, según un estudio, el 71 por ciento de los asmáticos españoles atendidos en consultas de neumología sufre también rinitis.

No obstante, los pacientes que padecen asma y rinitis –enfermedades que tienen una base fisiopatológica común por el componente inflamatorio a nivel pulmonar– suelen ser más jóvenes y presentan un asma más leve que los asmáticos sin rinitis. Asimismo, según otro estudio, el 44,9 por ciento de los niños con rinitis tratados en los departamentos de alergología en España sufren asma.

Por ello, cuando esto ocurre, los síntomas del asma –sibilancias, disnea o sensación de opresión torácica–, se unen a los efectos de la rinitis alérgica, que puede afectar al sueño nocturno y provocar somnolencia durante el día. “Un niño que tiene una mala clínica nasal, tiene una mala calidad de vida y de sueño lo que provoca que no descanse, esté irritable e incremente la clínica asmática que pueda, o no, tener”, ha aseverado Fragola.

Otro de los factores que favorecen la aparición de estas patologías es el ejercicio. Concretamente, las crisis asmáticas inducidas por la actividad física ocurren en el 80 y el 90 por ciento de los asmáticos, siendo especialmente problemáticas en los niños que, además, comienzan a presentar los síntomas al cabo de 5 y 10 minutos de empezar el deporte.

Vía: europapress

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Última actualización del Web: 2/05/2017 Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?