La sequía aumenta el riesgo de patologías respiratorias en la población sana

3.295 lecturas

La sequía aumenta el riesgo de patologías respiratorias en la población sana

La contaminación favorece la aparición de alergias. Un ambiente seco impide que se limpie la atmósfera de partículas tóxicas que dañan las vías respiratorias.

La sequía no solo reduce el nivel de los embalses, la productividad de regadíos y la biodiversidad. También afecta a la población sana, ya que aumenta la predisposición a sufrir enfermedades respiratorias, sobre todo alergias. ¿Por qué? El ambiente seco no limpia el aire de las partículas tóxicas, que lo tienen más fácil para entrar en las vías respiratorias y causar cuadros catarrales e infecciones.

“La falta de humedad favorece la concentración de irrirantes de las vías respiratorias. Por eso, un ambiente seco hace que aumente la predisposición a tener un cuadro respiratorio. Además, está demostrado que cuanto más pico de contaminación ambiental, más riesgo hay de desarrollar una enfermedad respiratoria”, explica Javier García, neumólogo y estudioso de los efectos ambientales de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, SEPAR.

Que la contaminación incrementa las alegias tiene base científica. Gregorio Soto, vicepresidente de la sociedad andaluza de neumología, Neumosur, explica que la alta concentración de partículas de biodiésel aumenta la sensibilidad a determinados tipo de polen, como la gramínea, o el del olivo. “Los inviernos poco lluviosos agravan los casos de asma y de alergias, causando rinitis y poliposis”.

Pero no todo es dañino en un invierno seco. El doctor Soto recuerda que existen derminados virus que necesitan humedad para sobrevivir y causar infecciones que desembocan en neumonías o agudizan cuadros de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

El frío seco puede aumentar las infecciones leves de las vías respiratorias, porque el aire no se renueva y favorece la transmisión. También hay relación entre la mayor prevalencia de la gripe este año con el déficit de lluvias y la llegada brusca del frío intenso, según explica Juan Antonio Trigueros, responsable del grupo respiratorio de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, que ha detectado una mayor persistencia de enfermedades obstructivas crónicas este año. “En inviernos secos puede agravarse el EPOC y el asma”.

En el tema de la gripe discrepa el doctor Sergio Alcolea, de la Sociedad Madrileña de Neumología, para quien “no se han registrado picos de esta enfermedad epidémica” porque el frío intenso no ha persistido el tiempo que se esperaba y, por tanto, el invierno ha resultado “más benévolo”. Lo que sí ha observado es un repunte de casos agudos de enfermedades crónicas del aparato respiratorio. “Esta agudización se relaciona con el hecho de que se mantiene más tiempo el nivel de polución en grandes ciudades”.

En cambio, el doctor Enrique Carazo, presidente de la Fundación contra la Hipertensión Pulmonar, sostiene que lo que favorece la aparación de patologías respiratorias es el cambio brusco de temperatura: “En mi opinión, el clima seco no favorece las gripes, ni las neumonías. Los problemas surgen en los cambios de temporadas, al pasar del frío al calor”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?