La EPOC aumenta el riesgo de muerte cardiovascular en pacientes fibrilación auricular, pero no el de derrame cerebral

3.850 lecturas

La EPOC aumenta el riesgo de muerte cardiovascular en pacientes fibrilación auricular, pero no el de derrame cerebral

La enfermedad pulmonar no se halla asociada con un mayor riesgo de ictus o embolia sistémica, segun un estudio dado a conocer en la Conferencia Internacional de la Sociedad Torácica Americana.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se asocia con un mayor riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca o infarto de miocardio, pero no con un mayor riesgo de derrame cerebral o embolia sistémica, según concluye un estudio de la Universidad de Duke y la Clínica Mayo, en Estados Unidos, basado en los datos de un gran estudio aleatorizado de pacientes con fibrilación auricular, una enfermedad que produce un latido irregular.

El trabajo, denominado ‘ASRISTOTLE’, comparó la efectividad de dos anticoagulantes -warfarina y apixaban- en la reducción del riesgo de ictus o embolia sistémica en estos pacientes. Una embolia sistémica se produce cuando un coágulo formado en el corazón viaja a otra parte del cuerpo y bloquea el flujo de la sangre; normalmente, este bloqueo se produce en el cerebro, causando un accidente cerebrovascular, pero las embolias sistémicas también afectar a otros órganos o a extremidades.

Los científicos examinaron los datos de los 18.206 pacientes, todos con fibrilación auricular, inscritos en ‘ASRISTOTLE’, para explorar la relación entre la EPOC y el accidente cerebrovascular en esta población. Los datos se han presentado en la Conferencia Internacional de 2015 de la Sociedad Torácica Americana, que se celebra en Denver, Estados Unidos.

“Otros estudios han demostrado que la EPOC es un factor de riesgo independiente para la enfermedad cardiovascular, pero lo que no se había estudiado era si la EPOC es un factor de riesgo independiente para el accidente cerebrovascular, especialmente en los pacientes con fibrilación auricular”, detalla Michael Durheim, de Duke. La fibrilación auricular es en sí misma un factor de riesgo conocido para el ictus y la embolia sistémica porque los coágulos se forman más fácilmente cuando la sangre es bombeada irregularmente por el corazón.

En su análisis, Durheim y sus colegas encontraron que la EPOC estaba presente en 1.950 (10,8%) de los 18.134 pacientes en los que la historia de la enfermedad pulmonar estaba disponible. Los pacientes con EPOC eran mayores, más a menudo hombres y con más probabilidades de ser fumadores actuales o exfumadores. También fueron más propensos a sufrir de otras enfermedades que ponen en mayor riesgo de accidente cerebrovascular, como la enfermedad de las arterias coronarias, un ataque cardíaco previo e insuficiencia cardíaca.

Después de ajustar los resultados por éstas y otras características, la EPOC no se asoció con un mayor riesgo de ictus o embolia sistémica, pero sí con un aumento de la mortalidad por cualquier causa del 54%.

El efecto de apixaban en comparación con warfarina sobre el ictus o embolia sistémica no fue diferente entre los sujetos con y sin EPOC. “La presencia de EPOC no tiene por qué afectar a la elección del anticoagulante”, concluye Durheim.

Vía: jano

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Última actualización del Web: 2/05/2017 Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?