La dieta sana, ¿clave contra la EPOC?

3.838 lecturas

La dieta sana, ¿clave contra la EPOC?

Cada año mueren 18.000 españoles por causa de la EPOC, hecho que la convierte en la primera causa de muerte evitable en España y en la única patología relacionada con el tabaco cuya mortalidad sigue aumentando. Actualmente, está clasificada como la tercera causa de muerte en el mundo, por eso investigadores llevan tiempo investigando cómo la alimentación saludable podría promover la salud pulmonar.

Comer una dieta rica en grasas poliinsaturadas y nueces, así como baja en carne roja y procesada y bebidas azucaradas se asocia con un menor riesgo de enfermedad pulmonar crónica (enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC), según revela un estudio publicado esta semana en ‘British Medical Journal’.

El factor de riesgo predominante para la EPOC en el mundo desarrollado es el consumo de tabaco, pero hasta un tercio de los pacientes con EPOC nunca han fumado, lo que sugiere que otros factores están involucrados. Constantemente, se ha vinculado una dieta saludable con un menor riesgo de enfermedad cardiaca y cáncer, pero se desconoce el papel de la dieta en el riesgo de EPOC.

Un equipo de investigadores con sede en Francia y Estados Unidos se propuso estudiar la asociación entre el Índice Alternativo de Alimentación Saludable 2010 (AHEI-2010), una medida de la calidad de la dieta basada en el conocimiento científico actual, y el riesgo de la EPOC. Se analizaron los datos de más de 120.000 hombres y mujeres estadounidenses que participan en el Estudio de Salud de Enfermeras 1984-2000 y el Estudio de Profesionales de la Salud 1986-1998.

AMPLIA INVESTIGACIÓN  

Los participantes completaron cuestionarios periódicos sobre la ingesta alimentaria y a los que tenían un diagnóstico de enfisema o bronquitis crónica entre 1984 y 2000 también se les evaluó la EPOC. La puntuación de la dieta de AHEI-2010 se basa en 11 componentes, con más puntos reflejando un alto consumo de verduras, granos enteros, grasas poliinsaturadas, nueces y grasas omega-3 de cadena larga, consumo moderado de alcohol y baja ingesta de carnes rojas y procesadas, granos refinados y bebidas azucaradas.

Durante el periodo de estudio, se produjeron 723 casos de EPOC diagnóstico reciente en mujeres y 167 en hombres. Tras ajustar por 12 factores como la edad, la actividad física, el índice de masa corporal, el tabaquismo y el origen étnico, el riesgo de la EPOC de nuevo diagnóstico fue un tercio menor en los participantes que tomaron la dieta más saludable según AHEI-2010 en comparación con los que llevaban una alimentación menos saludable.

Los resultados fueron similares en los exfumadores y los fumadores actuales, así como en mujeres y hombres. Por el contrario, la puntuación de la dieta según AHEI-2010 no tenía relación con el asma incidente, como vieron los autores de esta investigación.

“Es un nuevo hallazgo que apoya la importancia de la dieta en la patogenia de la EPOC -subrayan los científicos–. A pesar de que los esfuerzos por prevenir la EPOC deben seguir centrándose en dejar de fumar, estos resultados prospectivos apoyan la importancia de una dieta saludable en programas multi-intervención para prevenir la EPOC”.

Vía: Infosalus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?