La broncodilatación dual en EPOC.

461 lecturas

La broncodilatación dual en EPOC.

“Todos los estudios clínicos han demostrado que la combinación de dos broncodilatadores (LAMA y LABA), de acción rápida y prolongada, aplicados en una sola dosis inhalada a primera hora de la mañana, mejora sustancialmente la función pulmonar de los pacientes y consigue evitar hasta un 20%, 25% o 30% más de exacerbaciones durante el desarrollo de la enfermedad”

Y esta declaración, clara y contundente, pertenece al doctor Antonio Anzueto, una autoridad mundial en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y profesor de Medicina en la estadounidense Universidad de San Antonio, en Texas. Es más, pide una actualización inaplazable de las guías médicas para ofrecer una mayor calidad de vida a los pacientes de epoc.

Inspirar y espirar es una necesidad vital y en esto son expertos los más de 380 millones de personas que se calcula padecen tos, disnea, fatiga, flemas, serias dificultades para abrocharse los cordones de unos zapatos o para subir una pequeña escalera, cuando no crisis respiratorias que les conducen, sirenas incluidas, al hospital… el 95% de ellos y ellas por fumar.

Broncodilatación dual sin efectos secundarios

Los broncodilatadores monodosis consiguen puntuaciones de menos cuatro (-4) de mejoría en el test de St. George, encuesta que sirve para determinar la calidad de vida de los pacientes. Los broncodilatadores duales obtienen resultados de menos seis y de menos ocho (-6/-8) contra sus síntomas, por tanto, se reduce la obstrucción aérea..

Desde el punto de vista de los efectos secundarios, la dosis broncodilatadora inhalada dual no tiene ni más ni menos, tiene mínimas alteraciones en la salud del paciente.

“Como hemos tenido once o doce años de experiencia clínica, estos medicamentos los hemos revisado por arriba, por abajo, por dentro, por fuera y hasta por el costado. Los broncodilatadores duales LAMA/LABA apenas tienen efectos secundarios, salvo posibles congestiones nasales u otras alteraciones inespecíficas”, atestigua. Para este médico avezado, son “altamente seguros”, incluso se pueden recetar concomitantemente con fármacos cardiovasculares o contra la diabetes.

En los próximos diez años, además, la tasa de mortalidad de la epoc prevista ascenderá un 30% y poco más tarde, en 2030, se habrá ganado el tercer puesto en esta competición mortal, solo por detrás de los famosos ictus cerebrales, segundo puesto del cajón, y las llamativas cardiopatías isquémicas, en lo más alto (donde el tabaquismo comparte honores con las grasas saturadas y el alcoholismo). Para colmo de males, las mujeres y los jóvenes se han subido a este carrusel diabólico del humo. las fumadoras que comenzaron con el hábito a partir de los años 70, aunque muchas dejaran de fumar en su juventud. Todas caen en picado al entrar en la menopausia y cuando se les diagnostica epoc ya están en fase dos”, señala. “Médicos, enfermeras y personal sanitario dimos por hecho que la tos de las mujeres tenía un origen alérgico o era debida a una sinusitis. No les hacíamos espirometrías y eso que ellas se quejan más que ellos de su tos y su disnea”, añade.

Autor: Gregorio del Rosario

Vía: efesalud

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Última actualización del Web: 2/05/2017 Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?