Cómo pasan los contaminantes de los pulmones a la sangre

1.070 lecturas

Cómo pasan los contaminantes de los pulmones a la sangre

La transmisión de la nanopartículas aumenta la probabilidad de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 72% de las muertes prematuras relacionadas con la contaminación del aire se produce por cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular (ictus). El otro 28% se asocia a la enfermedad pulmonar, infecciones respiratorias y cáncer de pulmón.

Los científicos sospechaban que las nanopartículas que inhalamos al respirar aire contaminado viajan desde los pulmones al torrente sanguíneo, pero no había evidencias que demostraran esta suposición para el caso de los seres humanos. Tampoco se conocía cómo esas partículas pueden afectar a los vasos sanguíneos y al corazón.

Ahora, investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) y el Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente (Países Bajos) han utilizado técnicas de microscopía y espectroscopía especializadas para rastrear el camino que siguen nanopartículas de oro después de ser inhaladas.

Para el estudio, que publica la revista ACS Nano, se reclutaron a 14 voluntarios sanos, 12 pacientes quirúrgicos y varios ratones. Todos inhalaron las nanopartículas de oro, utilizadas de forma controlada en experimentos con imágenes médicas y suministro de fármacos.

Poco después de la exposición, los investigadores detectaron las nanopartículas en la sangre y la orina de los participantes. “El oro se detectó en ambos fluidos entre los 15 minutos y las 24 horas después de la exposición, y permanecía hasta tres meses después en el organismo”, destacan los autores en su estudio. “Los niveles fueron mayores tras la inhalación de partículas de cinco nanómetros de diámetro en comparación con las de 30 nanómetros”.

Los experimentos con ratones también detectaron una acumulación de esas partículas en la sangre y el hígado tras la exposición pulmonar, con diámetros entre dos y 200 nanómetros, aunque las inferiores a 10 nanómetros fueron las más transferidas.

Endurecimiento y estrechamiento de las arterias

Pero si hay un resultado que destacan especialmente los investigadores es el hecho de que las nanopartículas parecen acumularse preferentemente en regiones vasculares inflamadas, como las placas carotideas de pacientes con riesgo de ictus.

Cuando la placa –un material graso– se acumula dentro de las arterias se produce ateroesclerosis (endurecimiento y estrechamiento de las arterias). El bloqueo o estrechamiento de la arteria carótida puede provocar la formación de un coágulo (trombo) de manera súbita, lo que puede acabar en accidente cerebrovascular.

Los nuevos hallazgos muestran que las nanopartículas pueden viajar desde los pulmones hacia el torrente sanguíneo y llegar a zonas susceptibles del sistema cardiovascular, como las placas carotídeas, con lo que aumenta la probabilidad de un ataque al corazón o un derrame cerebral, según los investigadores.

“La transferencia de las nanopartículas inhaladas hacia la circulación sistémica y la acumulación en los sitios con inflamación vascular ofrece un mecanismo directo que puede explicar el vínculo entre las nanopartículas ambientales y las enfermedades cardiovasculares, con importantes implicaciones para gestionar el riesgo cuando se usan nanomateriales artificiales”, concluyen los autores.

Vía: ecoavant

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies.

Uso de cookies

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.

¿Es usted profesional sanitario?

Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿es usted profesional sanitario?